Embajada de México en Cuba: crónica de un asalto anunciado

sábado, 2 de marzo de 2002
La Habana -A las 7:30 de la mañana del miércoles 27, Radio Martí inició su espacio informativo con la siguiente noticia: "El canciller mexicano Jorge Castañeda reiteró en Miami que las puertas de la embajada de su país en La Habana están abiertas a todos los ciudadanos cubanos, del mismo modo que lo está México" La nota añadió que durante el acto de inauguración del Centro Cultural mexicano en Miami, el canciller castañeda reiteró la posición expresada después de su reciente visita a Cuba: "Dejaron de existir las relaciones de México con la Revolución Cubana y han comenzado con la República de Cuba" Radio Martí ?con sede en Miami pero cuyas ondas llegan a La Habana? repitió la noticia cuatro veces por la mañana (a las 8:30, 9:00, 9:32 y 10:35 horas) y otras tres veces por la tarde (16:05, 18:07 y 20:00 horas) Castañeda dijo posteriormente que sus palabras fueron "tergiversadas" por elementos radicales de Miami En un boletín, el gobierno cubano señaló que las declaraciones del canciller fueron "cínicamente manipuladas" por Radio Martí Lo cierto es que en La Habana la noticia fue alimentada por Radio Bemba (lo que corre de boca en boca) al punto de alimentar el rumor de que la embajada mexicana estaba dejando entrar para dar "salidas" a México y que éste país había roto relaciones con el gobierno de la isla Un empleado de la embajada contó que durante todo el día llegaron a la sede diplomática raras llamadas de advertencia que anunciaban: "no se vayan, que esta noche vamos para allá" En horas de la tarde de ese miércoles, grupos de cubanos se acercaron a las inmediaciones de la embajada, ubicada en la esquina de la calle 12 y séptima avenida, en el barrio Miramar Algunos llevaban bolsas de naylon con algunos alimentos y botellas de plástico con agua Rumores de que "algo pasa" en la embajada de México llegaron a los corresponsales de la prensa extranjera quienes al final de la tarde se acercaron a las proximidades del edificio de la embajada El gobierno cubano ?que monitorea Radio Martí y con un eficaz servicios de información sobre lo que pasa en la isla? envío apenas un par de policías más para reforzar a los dos habituales guardias de la embajada Pronto estos conminaron a los piquetes de cubanos a que se retiraran del lugar: "aquí no hay nada Retírense", ordenaban Los grupos se dispersaron?para volverse a formar después Al anochecer, el gobierno había desplegado 40 hombres de la policía especializada del municipio Playa que rodearon las puertas de la embajada A las 9:30 varios grupos se aproximaron a las inmediaciones de la embajada Unos en la calle 10 y otros en la calle 14 Según una nota oficial cubana, cerca de las 22:00 horas unos 20 jóvenes secuestraron un autobús urbano en la calle 10 Nadie supo explicar cómo estos jóvenes pudieron, aparentemente sin armas, bajar a los pasajeros El hecho ?según la nota oficial cubana?es que de allí dirigieron el camión a la embajada Pero por la ubicación de las calles tuvieron que transitar una cuadra de Quinta Avenida en sentido contrario, luego dieron vuelta sobre calle 12 y, a toda velocidad, lo impactaron sobre la reja de la embajada que se abrió en medio de un gran estruendo El autobús casi entró por completo en el patio delantero del edifico Los policías lograron saltar antes de que la "gua-gua" los arrollara De inmediato, cerca de dos centenares de personas intentaron ingresar por la brecha que dejó el autobús Pero los policías lo impidieron a golpes y macanazos Algunos secuestradores del autobús corrieron hacia la entrada Estaba cerrada Subieron al techo del camión y saltaron a la marquesina del primer piso y luego a la azotea Desde allí gritaban: "Abajo Fidel" La policía se abstuvo de entrar por ellos Casi enfrente de la embajada, vive el corresponsal de Reuters en La Habana, Andrew Cawthorne A esas horas estaba cenando con el camarógrafo de la misma agencia, Alfredo Tedeschi Al oír el estruendo salieron inmediatamente y tomaron las escenas que aparecieron después por televisión A ellos también les tocaron macanazos y al fotógrafo le fue arrancado parte de su equipo Casi de inmediato llegaron varias patrullas y centenares de agentes Los periodistas vieron llegar y salir tres ambulancias del recinto de la embajada, al parecer con heridos de la colisión del autobús Luego, el resguardo de la policía abarcó varias cuadras a la redonda Incluso, camiones de volteo bloquearon cualquier acceso a la sede diplomática Cerca de las once de la noche Fidel Castro llegó al lugar en compañía del vicepresidente Carlos Lage, el canciller Felipe Pérez Roque y su ayudante, Carlos Valenciaga Los tres jeep waz del presidente, en los que viajaba también parte de su escolta, se detuvieron ante decenas de personas Fidel bajó y preguntó: --¿Y qué hacen por aquí? --Eh, mirando, Comandante, mirando, contestó uno de ellos De inmediato los demás empezaron a corear "Fidel/Fidel" Castro les pidió que se retiraran pues "mañana hay que trabajar temprano" Castro estuvo allí unos 20 minutos Según una fuente diplomática ingresó a la embajada La Habana negó oficialmente que ello haya sucedido Sin embargo, es la primera vez que Castro asiste al lugar dónde se toma una embajada Su presencia ?captada por fotógrafos y camarógrafos-- "elevó" el rango del conflicto Esa noche del miércoles, en la embajada mexicana había empleados y funcionarios de guardia Estaban prevenidos debido a los "extraños" movimientos de personas que se registraban en el exterior y a las también "extrañas" llamadas telefónicas El embajador, Ricardo Pascoe Pierce, se encontraba fuera de Cuba Como responsable de la misión al frente el encargado de negocios, Andrés Ordoñez Los 21 jóvenes que ingresaron a la embajada ?tres de ellos menores de edad? solicitaron que se les permitiera ir a México Ordoñez dijo que no se les podía dar asilo político por la "forma en que entraron" El canciller Castañeda, primero, y después la vocera de la cancillería, Gloria Abella, afirmaron que los jóvenes no habían solicitado asilo político "¿Y entonces a qué entraron?", se preguntaban corresponsales en La Habana Dichos jóvenes fueron alojados en una sala de espera del consulado mexicano en Cuba, que está anexo al edificio de la embajada Varios de ellos tenían contusiones producto del impacto del autobús con la reja de entrada de la embajada De hecho, según una nota oficial cubana, cuatro tenían lesiones de "cierta gravedad" y requirieron hospitalización A solicitud de la embajada, médicos cubanos entraron a la sede diplomática para atender a los lesionados Por la mañana del jueves 27, llegó a La Habana Gustavo Iruegas, subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y El Caribe y quien ya tiene la experiencia de ser diplomático en La Habana Se reunió con las autoridades cubanas y luego entró al edificio de la embajada para negociar con el grupo de cubanos Según sendos comunicados oficiales del gobierno cubano y mexicano emitidos el viernes 1, durante todo el jueves 28 el subsecretario de Relaciones Exteriores y funcionarios de la embajada exhortaron reiteradamente a los asaltantes que permanecían en la sede de la embajada a que la abandonaran la misma ya que no poseían ninguna verdadera razón, ni derechos alguno, de permanecer allí" Según dichas notas, "ante la negativa de los mismos a acatar la solicitud", el gobierno mexicano solicitó su desalojo" Este se efectuó a las 4:30 de la madrugada del viernes 1 de marzo Se realizó "sin incidente alguno" y además cumpliendo los deseos del gobierno de México: "evitando cualquier daño físico a los instrusos y con empleo mínimo de fuerza" Según ambos gobiernos, lo realizó "un destacamento de personal especializado desarmado" Fotógrados de agencias extranjeras que hacían guardia en las inmediaciones del edificio de la embajada, comentaron que se oyeron algunos gritos y luego los jóvenes fueron subidos a camiones policiacos que salieron a toda velocidad, presumiblemente hacia la cárcel Aunque el gobierno mexicano no presentó cargos por los daños cometidos a su inmueble y solicitó a las autoridades de la isla que "tomaran en cuenta razones humanitarias en el tratamiento de sus casos", una fuente diplomática mexicana comentó que no hubo garantías de que el gobierno no los enjuiciara por el secuestro del autobús y las lesiones que provocaron al entrar a la embajada Además, el diario Granma publicó que 13 de ellos tenían antecedentes penales por delitos como robo, agresiónes y conducta antisocial Paralelamente, en la misma madrugada del viernes 1 fueron detenidos unos 150 personas que ?según el gobierno cubano? también intentó ingresar a la embajada mexicana la noche del miércoles 27 Según el activista de derechos humanos, Elizardo Sánchez Santacruz, esta redada nocturna de la policía resultó en la detención de varios centenares de personas, muchas de las cuales se encontraban en los alrededores de la embajada mexicana y que no pudieron acreditar que vivían en esa zona

Comentarios