Legalizan el oficio más antiguo, en Alemania

viernes, 22 de marzo de 2002
Berlín (apro) - "Desde hace mucho estaba claro que la prostitución es parte de nuestra sociedad, y que era necesario contar con un buen servicio La nueva Ley contribuye a mejorar las condiciones de trabajo y le da un carácter oficial a lo que hasta ahora simplemente se toleraba", dice Felicitas Weigmann, la prostituta más famosa de Alemania Dueña del "Café Pssst" en Berlín, con más de la mitad de sus 43 años dedicados a ese oficia, su negocio es un reducto pequeño, casi elegante, con taburetes altos, música inocente, varios cuartos en la parte posterior, Felicitas obtuvo el año pasado una sentencia favorable en su juicio contra el Municipio berlinés de Wilmersdorf, que pretendía cerrarle el local El caso se convirtió en emblemático y ella en la prostituta más famosa de Alemania Ahora la justicia federal fue todavía más lejos: aprobó la Ley que determina que la prostitución no es inmoral y que, a partir del 1 de enero, se puede ejercer como cualquier otro trabajo Se trata de blanquear la moral establecida y poner trabas a la trata de blancas y al maltrato ?vinculado con la ilegalidad?que padecen estas mujeres La Ley acompaña con retraso la moral establecida Dos tercios de la sociedad alemana se pronunciaban desde hace tiempo en tal sentido, según publicó en diciembre el diario Frankfurter Rundschau La norma sigue los pasos de la vecina Holanda, donde desde octubre de 2000 la prostitución es considerada como cualquier otro oficio "La mayoría de las prostitutas recibió la noticia de forma positiva, aunque también se mostraron inseguras, porque creen que ahora deberán pagar impuestos, cuando en realidad esto siempre fue así", dice Felicitas "Lo que ha cambiado es que ahora no sólo tienen obligaciones, sino también derechos Por ejemplo: un seguro médico y pensión También pueden trabajar oficialmente en un burdel, como autónomas o bajo contrato", explica El proxenetismo sigue siendo penado siempre y cuando se fuerce a las mujeres a trabajar bajo amenaza o violencia corporal "También hay ?padrotes? que no obligan a trabajar a las mujeres, sino que las apoyan y ellas los necesitan para su trabajo", sostiene Felicitas Y agrega: "Ellos también están contentos de que todo esté reglamentado y sea aceptado por la sociedad" Claro que no todas las opiniones son tan entusiastas "La reacción del medio ha sido muy variada", dice Friederike Strack, asistente social de Hydra, centro de orientación para trabajadoras sexuales con sede en Berlín Explica: "Los que se pronuncian por la ley lo hacen por la posibilidad de acceso al seguro de enfermedad y al hecho de poder dormir tranquilas, sin temor a redadas policiales o controles impositivos" Otras siempre estuvieron en contra, acostumbradas a que el ingreso bruto sea igual que el neto, y también por pudor frente a la Oficina de Trabajo o la de Recaudación de Impuestos "Decir ?yo trabajo en la prostitución? es un paso que requiere valentía Una nunca sabe cómo puede reaccionar la gente", sostiene Strack Y está en lo cierto "Yo no creo que ninguna mujer vaya a decir en una dependencia: ?esto es lo que yo hago", señala Chantal, de 30 años, sentada en uno de los taburetes del "Café Pssst", mientras los primeros clientes --tipos en general bien vestidos, de entre 35 y 50 años-- empiezan a llegar Chantal tiene cara de niña y los labios en ocre contorneados de negro Trabaja desde hace tres años, dos o tres veces por semana "Sólo mi mejor amiga lo sabe Y ella también trabaja Yo nunca lo diría ¿Tú lo dirías?", le pregunta a Alisha, gordita, de 35 años, quien fuma unos cigarrillos ultrafinos a su lado "No Nunca me registraría Ni siquiera si éste fuera mi trabajo principal Hay que declarar impuestos" Ambas dicen que la Ley no les interesa porque no piensan recurrir a ella De hecho, muchas alemanas que se dedican a la prostitución encuentran la forma de tener alguna cobertura social por medio del exmarido o como amas de casa Prefieren seguir trabajando sin pagar impuestos Dejan el lobby para las organizaciones que las agrupan y defienden Este es un medio discreto En el "Café Pssst" la mayoría se niega a dar entrevistas La cantinera las regaña en broma, elevando la voz: "Acá todas quieren trabajar, pero no mueven ni un dedo gratis" En Alemania trabajan en la prostitución 200 mil personas, según estimaciones de Agisra, organización civil que asesora a prostitutas de Frankfurt y Colonia en temas legales y les brinda asistencia psicológica Otras estadísticas hablan de 400 mil Estas cifras no abarcan a las mujeres que trabajan ocasionalmente y que no están registradas en burdeles, clubes o departamentos privados "Nadie puede calcular exactamente el número, porque muchas mujeres tienen una profesión fija y practican la prostitución de vez en cuando ¿Dónde está la frontera? Algunas reciben dinero, otras regalos", sonríe Felicitas Las extranjeras Además la fluctuación en el sector es extrema Hay mujeres que van y vienen, trabajan cuando tienen ganas y dejan de trabajar cuando empiezan una relación de pareja También está el caso de las que no tienen papeles, que son muchas, y no entran en ninguna estadística Para ellas esta Ley no cuenta, pues contempla sólo la situación de las prostitutas alemanas y de las que tienen residencia legal en el país "Hay poca claridad en cuanto a cómo se va a aplicar la nueva legislación y eso se debe a que toca otros puntos muy sensibles como el Derecho de Extranjería", dice Christiane Howe, socióloga de Agisra El 60 por ciento de las mujeres que trabajan en la prostitución en el país son, según Agisra, extranjeras Dato que cobra especial relieve en estos días en los que se discute la propuesta de Ley del gobierno socialdemócrata-verde, con un sostenido rechazo de la oposición demócrata cristiana, cuyo argumento restrictivo son los 4 millones 300 mil desocupados La procedencia de las extranjeras varía en cada región En Berlín hay mucha gente del Este europeo, de Polonia, República Checa, Bulgaria, Rusia, y también de Tailandia y de países africanos como Ghana y Nigeria En Frankfurt y en Hamburgo hay muchas latinoamericanas, sobre todo dominicanas, colombianas, brasileñas y ecuatorianas Las mujeres llegan a Alemania a través de agencias, intermediarios o promesas de matrimonio, en búsqueda de mejores condiciones económicas y sociales Algunas trabajan por un tiempo y quieren volver a sus países Otras envían dinero a sus familias En cualquier caso, les urge la necesidad de ganar mucho en poco tiempo Un sueño que pocas veces alcanzan Por eso no es extraño que entre ellas reine el escepticismo frente a la Ley "Están asustadas porque creen que va a salir a la luz su trabajo como prostitutas, que van a estar fichadas y que no van a ganar tanto dinero como antes", dice Encarni Ramírez, asesora de Agisra Otras piensan hacer su vida aquí El matrimonio es el camino más corto También están las que se enamoran O las que se embarazan "La mayoría de las latinoamericanas intenta quedarse", indica Encarni Ramírez "Pero depende de cómo hablen el alemán Las que no están contentas con la prostitución se dedican a los trabajos de limpieza, aunque estén mal pagados "Yo trabajo también limpiando casas, pero aquí se gana más", dice Shirley de 26 años, una atractiva morena oriunda de Zimbabwe, quien desde hace dos semanas prueba suerte en el "Café Pssst" "No hago este trabajo todos los días, en mi país nunca lo hice y mi familia lo no sabe Tampoco mi novio, que es alemán Lo hago para ganar algo y para enviar ayuda a mi familia", añade Entre las latinoamericanas reina a menudo un sentimiento de inferioridad y culpa, sobre todo entre las que no han elegido esta profesión voluntariamente Un trasfondo religioso explica porqué muchas tienen dificultades de aceptarse a sí mismas como trabajadoras sexuales La mayoría de las que trabajan en Hamburgo ha decidido voluntariamente venir a Europa, a través de algún intermediario o un "padrote" Otras a causa de recomendaciones de amigos o amigas, que a su regreso les informan sobre las posibilidades de trabajo En los bares y clubes de Hamburgo trabajan muchos travestíes de Perú, Brasil, Colombia y Venezuela Todos han sufrido discriminación en sus países La mayoría no tiene un permiso de residencia Entre ellos se ha extendido mucho el miedo al SIDA En departamentos privados trabajan sobre todo mujeres de la República Dominicana, Brasil, Colombia, algunas de Ecuador, Costa Rica y Venezuela Sin papeles Las extranjeras entran normalmente a Alemania con visa de turista de tres meses, que les impide trabajar Al hacerlo, violan la Ley de Extranjería y se exponen a la expulsión Como muchas de ellas apenas hablan alemán, su situación precaria las expone a la explotación o a la violencia La ilegalidad coarta el acceso a un seguro médico, a la educación de sus hijos y las obliga a menudo a ganarse la vida bajo condiciones denigrantes El miedo a los controles policiales está siempre presente, pues significa la expulsión En caso de efectuar una denuncia, no pueden esperar ninguna protección como testigo, y deben abandonar el país después del proceso Esto explica su desconfianza a la policía y a las autoridades La nueva Ley contribuirá a disminuir los casos de trata de blancas y explotación de las extranjeras "A partir de ahora, una prostituta extranjera puede presentarse en la embajada alemana en su país y solicitar un permiso de trabajo, por ejemplo, para desempeñarse como trabajadora independiente en un burdel de Frankfurt", señala Howe Explica que la solicitud seguirá su trámite hacia la Oficina de Trabajo, que consulta a la Cámara de Industria y Trabajo para evaluar el nivel de necesidad y demanda en el sector "En caso de respuesta afirmativa, la Oficina de Extranjeros le otorga una visa de trabajo por un año, pasado el cual deberá demostrar un nivel de ingresos que le permita mantenerse y el haber pagado sus impuestos Entonces se le renueva la visa" Las mujeres que ingresaron con visa de turistas y residen aquí de manera ilegal, la única alternativa es tramitar el permiso en sus propios países El cliente anónimo En Alemania existe gran demanda por las mujeres "exóticas" En los burdeles ubicados en el barrio de la estación de trenes de Frankfurt, donde trabajan unas mil 500 mujeres, el 95 por ciento proviene de países que no pertenecen a la Unión Europea "Sólo para pagar los gastos fijos de alquiler de cuarto, comida, vestimenta y utensilios de trabajo, cada una necesita ganar 250 euros por día Esto significa, a 25 euros por servicio estándar, un promedio de 10 clientes diarios", dice Howe, quien realiza un estudio sobre los clientes "Esto quiere decir que por lo menos 15 mil hombres se acercan allí cada día" Según Agisra los servicios de las prostitutas en Alemania son requeridos diariamente por unos 600 mil hombres de todas las edades y clases sociales Se calcula que representan entre el 20 y 30 por ciento de la población masculina sexualmente activa en este país Strack dice que "con la nueva Ley está más claro el acuerdo entre cliente y trabajadora sexual en cuanto a precio y servicio, para que ellas cumplan con lo pactado y ellos no pidan más de lo que han pagado Felicitas sostiene que "ahora se pueden establecer precios para cada tipo de servicio Antes también los había pero no eran oficiales También es una garantía para los clientes porque a veces algunas chicas se pasan de listas y en lugar de cobrarles 125 euros la hora, se los cobran por media hora Yo me enteré de algunos casos en los que mis empleadas no fueron honestas, ahora eso será más derecho" Regine tiene su propia lista de precios Con ella no hay posibilidad de regateo Sexo oral, 25 euros En el coche, 40 En una pensión, 60 euros "Siempre con preservativo", aclara esta rubia de 19 años, quien desde hace cinco trabaja en la Kurfürstenstrasse Trabajar en la más céntrica avenida berlinesa es trabajar en la "K" No sólo por el nombre de la calle, sino porque en alemán comercio, cocaína y carbón (dinero), también empiezan con "K" "En la calle las condiciones son más duras y las chicas a menudo están presionadas por el ´padrote` y no pueden rechazar clientes", dice Felicitas "Además ?señala-- están a la intemperie durante horas, a veces a bajas temperaturas, y tienen que usar tacones muy altos y ropa ligera para verse siempre sexys Casi todas tienen problemas de la espalda y de los pies" Muchas mujeres sólo pueden soportar esa forma de trabajo con ayuda de las drogas Algunas caen en la cocaína o el alcohol Tal es el caso de Regine, quien empezó trabajando por dinero y después para pagarse la droga El asfalto es peligroso "En la calle solamente con padrote", dice Chantal "Además es otro nivel: mi mejor amiga trabajó diez años en Hamburgo Terminó con la nariz quebrada" Money, money Aunque en la calle algunas ganan hasta 2 mil 500 euros mensuales, en general las entradas no son tan altas como en los burdeles ni en los departamentos privados En cualquier caso, el volumen del negocio alcanza cifras astronómicas Según Agisra, anualmente se venden de 180 a 250 millones de servicios sexuales, que representan unos 7 mil millones de euros La reivindicación del sector promovida por la Ley encierra a la vez una razón pragmática El Estado desea captar impuestos "Se debe tomar en cuenta todo lo que implica la prostitución a través de ingresos secundarios Las prostitutas representan ganancias para la industria de las bebidas, el vestido, la gastronomía y los transportes Somos de comprar muchos vestidos y zapatos", dice Felicitas Si bien ahora las mujeres tienen derecho a trabajar como autónomas o como empleadas, y contar con un contrato de trabajo, todavía no se ha firmado ninguno "No está claro qué forma podrían tener esos eventuales contratos entre las mujeres y los empleadores", dice Strack, de Hydra, institución que junto al sindicato Verdi intenta darle forma a esos contratos modelo "Todas las mujeres que trabajan en mi burdel son autónomas, no tienen un contrato porque le temen a los gastos del seguro socialYo estoy dispuesta a contratarlas, pero la mayoría aún no está segura y primero quiere ver cómo marcha todo", Comenta Felicitas Tampoco están todavía claros los permisos que el Estado deberá otorgarles a los dueños de burdeles y a las prostitutas Sin embargo la Ley es un paso adelante Felicitas lo plantea así: "Estamos contentas de que nuestro trabajo sea cada vez más aceptado por la sociedad, de que podamos hablar de forma abierta sobre él, y que no resulte sospechoso Gracias a la discusión pública, la gente se ocupó de una problemática que hasta entonces no le interesaba Ahora la población está enterada de nuestro trabajo Y eso está bien"