Argentina: el fantasma de un golpe militar

viernes, 8 de marzo de 2002
Buenos Aires - El 24 de marzo de 1976 el espejo de la Argentina se rompió en mil pedazos en un golpe de Estado que trajo siete años de oscurantismo, torturas y muerte, una sociedad dividida y una estela de 30 mil desaparecidos, según organismos defensores de derechos humanos A pocos días de cumplirse 26 años de aquel hecho que marcó el inicio de una de las épocas más trágicas de la historia argentina, el síndrome del golpe --traducido en el eufemismo de la palabra "conspiración" o del membrete "gobierno de orden"-- volvió a instalarse en la sociedad argentina de la mano de la peor crisis social y económica que recuerde el país Primero fueron los rumores lanzados por los nostálgicos del "militarismo"; después fue un sector de la prensa que advirtió sobre las reuniones secretas entre jefes castrenses con empresarios; ahora, la sociedad argentina aprieta los puños para rechazar cualquier tipo de presión sobre el "fantasma" de un golpe que algunos sectores se empeñan en llevar a un primer plano en la escena nacional "No están dadas las condiciones para un golpe Los "fachos" (fascistas) están teniendo miedo (de la movilización popular) y empezaron una ofensiva muy grande para asustar a la gente y seguir mandando ellos", dice a Proceso Hebe de Bonafini, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, la organización que llevó el estandarte en la lucha contra la última dictadura militar (1976-83) Acorralada por la pobreza (que abraza al 40% de la población, un índice inédito para este rico país sudamericano), un desempleo que ronda el 23% y un "corralito" que tiene atrapados los ahorros de la influyente clase media, la población gana a diario las calles de toda la nación con sus cacerolazos y cortes de rutas "Detrás de los rumores están las mafias políticas El objetivo es que la gente piense: 'mejor que se quede (el presidente Eduardo) Duhalde antes que vengan los golpistas' Obviamente que el gobierno también está detrás de estos rumores Todos son una mafia", dice Bonafini "Toda la verdad" La más reciente edición de la revista La Primera, dirigida por Diego Avila, promete en su portada decir "toda la verdad" sobre "El Golpe" "Para defender a Duhalde, el gobierno agita el temor a un inminente alzamiento cívico-militar", dice la revista, que califica de "trucho" (falso, en lunfardo, el argot argentino) este supuesto golpe militar "El gobierno subió un nuevo peldaño en la estrategia del miedo y ahora agita un viejo fantasma: si cae Duhalde vuelven los militares", acusa La Primera Según la publicación, "la idea del golpe flota sobre el microclima político-mediático desde hace por lo menos dos meses En su primera versión llevaba como presidente a Ricardo López Murphy", un exministro de Economía del expresidente Fernando de la Rúa que duró apenas unos días en el cargo tras ser desplazado por Domingo Cavallo Las versiones del golpe son varias y de varios colores: Duhalde cae tras un nuevo estallido social y asume un triunvirato (un radical --Unión Cívica Radical/UCR de De la Rúa--, un peronista y un independiente apoyado por los militares); cae Duhalde y asume un empresario-político (se menciona al presidente del popular club de fútbol Boca Juniors, Mauricio Macri) y conforma un gabinete cívico-militar; o cae Duhalde y asume el gobernador de la central provincia de Córdoba, José Manuel de la Sota, apoyado por los militares y el expresidente Carlos Menem Otro rumor sostiene que, tras un estallido, Duhalde da un autogolpe, disuelve el Parlamento y gobierna junto a los militares, al mejor estilo del expresidente peruano Alberto Fujimori Pero Bonafini no cree en ninguna de estas versiones "Esta revista está hecha por fachos y gente que está al lado de fascistas Asustan a la gente", dice Sin embargo, Miguel Bonasso, un reconocido periodista y exdirigente montonero (un grupo guerrillero peronista de los años 70), quien vivió durante años exiliado en México, advierte que "el destape (de estos supuestos planes) perjudicó la conspiración, si ésta estaba empezando" "Iluminamos una escena que quería permanecer oculta", dice a Proceso Bonasso, el primero en advertir desde una columna en el diario Página/12 que el poderoso empresario Adrián Werthein se había reunido con el jefe del Ejército, general Ricardo Brinzoni "En la reunión se habló de la posibilidad de un desborde social y de la contención de ese desborde a través de una intervención militar, pero no en el sentido clásico No hay en perspectiva la posibilidad de un golpe como el del 76, pero sí es peligroso que algunos sectores del capital financiero se estén reuniendo con militares para preguntarles 'qué hacemos si Duhalde no funciona y se produce una situación descontrolada'", comenta Bonasso "El grupo empresario de Whertein (ex presidente del Banco Mercantil) tiene a su cargo el pago de sueldos y seguros del ejército y de la fuerza aérea, así como el manejo de los bienes materiales de estas dos armas", explica Bonasso, para quien está latente un plan de "fujimorización" de Argentina "En esa reunión Brinzoni habría calificado a Duhalde como un inútil y una mala persona", dice a su vez el periodista Ernesto Tenembaum en el programa Periodistas que emite el privado Canal 2 de televisión El contenido de la reunión fue desmentido oficialmente, aunque no el encuentro Otro de los empresarios mencionados por la prensa fue el propio Mauricio Macri, quien se reunió con el jefe de la Marina, almirante Joaquín Stella Macri es un poderoso y exitoso empresario, hijo de Francisco Macri, un inmigrante italiano que amasó una fortuna en el país a través del grupo Socma, que maneja, entre otras, a las compañías El Correo Argentino Como presidente de Boca Juniors, llevó al club más popular del país a la cima con varios títulos nacionales, dos Copa Libertadores de América y una Intercontinental No oculta sus aspiraciones políticas y ya se lanzó a la carrera para la sucesión de Duhalde para las elecciones del segundo domingo de septiembre de este año Macri fue acompañado a la reunión con Stella por Vicente Massot, ex viceministro de Defensa de Menem y, en los años 70, jefe de redacción de la revista de ultraderecha neonazi Cabildo "Se tocó el tema del eventual ingreso de Macri en la política", dice Massot al confirmar el encuentro Según La Primera, más allá de estos contactos, el gobierno montó una "operación" que estaría a cargo de Jaime Stile, alias Stiusso, un allegado al exministro del Interior Enrique Nosiglia durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989) Con Stile trabajarían, siempre de acuerdo a la revista, "el director de antiterrorismo Víctor Ruiz, el licenciado Luis Garnica y el ex integrante del Batallón 601 del ejército Carlos Lorenzatti" Bonasso apunta a su vez al papel de Estados Unidos en la crisis argentina "Cuando el tequilazo mexicano acudieron rápidamente en auxilio de México La actitud de George Bush y del FMI ha sido de desapego total respecto a la Argentina Ellos no ignoran que podía haber una situación de conmoción institucional, incluso provocada" "Pero los conspiradores -aclara- tienen clavada en la nuca la vista de la sociedad Creo en la vieja doctrina de los vampiros: cuando entra la luz, se desvanecen" Viejos profetas La crisis socioeconómica argentina y los rumores del golpe sacaron a la luz a oscuros personajes como el excoronel "carapintada" Mohamed Alí Seineldín, detenido por liderar un fallido intento de golpe el 3 de diciembre de 1990 contra el entonces presidente Menem Fue la última asonada militar que vivió el país y que dejó al menos 13 muertos Seineldín declaró el martes 5 de marzo ante la justicia federal que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "están tratando de ampliar su teatro de operaciones" y por eso "están trabajando desde hace mucho tiempo" en Argentina Según su versión, las FARC "serán utilizadas por elementos infiltrados de la CIA para promover una guerra civil y derribar al presidente Duhalde" "Hay un montaje para resolver el problema argentino de cuajo, una guerra civil controlada tras la cual se llamará a un triunvirato que gobernará al país con apoyo del stablishment anglonorteamericano Un hombre que se menciona mucho últimamente es el de López Murphy", disparó Seineldín antes de volver a la prisión, donde cumple cadena perpetua Seineldín dijo además que detrás de "todo ésto" está el expresidente Menem, contra quien se sublevó en 1990 "Menem es el agente más importante que tiene el stablishment internacional en Argentina Menem está trabajando esta nueva estrategia de desestabilización, esta especie de desorden, porque tiene que responder ante quienes se comprometió" El exmandatario ya se lanzó abiertamente a la sucesión presidencial y se convirtió en un acérrimo crítico de Duhalde Menem contaría con el respaldo de las grandes empresas de capitales españoles (perjudicadas por la devaluación del peso y que se enriquecieron durante la era menemista) con la idea de reunificar fuerzas para volver al poder en el 2003 Otro de los que habló sobre el tema fue el exviceministro de Defensa Massot, aunque utilizó el eufemismo de "gobierno de orden" ante un eventual estado de anarquía "Si este gobierno de Duhalde fracasa una de las posibilidades serias y ciertas es que podría producirse un pico anárquico El soporte de cualquier gobierno de orden que trate de sacar al país de la anarquía no van a ser las Fuerzas Armadas El elemento decisivo va a ser la gente Cuando la gente se cansa del desorden absoluto, clama por el orden Si hubiese ese gobierno de orden, va a ser reclamado por la gente, no por las Fuerzas Armadas", dijo Massot Desde la publicación Tiempo Militar, de circulación restringida y desconocida a nivel masivo, incluso se afirmó que la solución pasaba por un gobierno comandado por un militar retirado, en una especie de "proclama" de los nostálgicos de la dictatura Un general citado en forma anónima por La Primera dijo que los militares "haremos lo que nos pidan para garantizar la continuidad institucional, pero al gobierno lo no agarramos ni locos ¿O se cree que somos tarados? Esto puede ser una hecatombe y nosotros no estamos preparados para resolverla Ya nos hicimos bastante daño en el pasado como para repetir errores", indicó En la Casa de Gobierno buscan a toda costa minimizar la ola de rumores que sacude el país, y de la que ya se hicieron eco los influyentes diarios The Financial Times y The New York Times "¿Un golpe? Nada que ver, nunca escuché al presidente pedir que averigüemos sobre una conspiración", dijo el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, a la prensa argentina Rosendo Fraga, titular del Centro de Estudios para la Nueva Mayoría, analista político y militar, dice que un eventual golpe está muy lejos de producirse en Argentina "Si la crisis se profundiza lo que vamos a tener es una elección (anticipada), pero no un gobierno autoritario", asevera Otro analista, Eliseo Verón, opina que "a primera vista la difusión de El Golpe no tiene ningún efecto en la sociedad o, en tal caso, produce un efecto contrario El rechazo al sistema político propicia los rumores, pero sobre todo se pone en crisis el concepto de representatividad Ese es el caldo de cultivo donde los nostálgicos pretenden anidar el huevo de la serpiente", dice Verón Para el ex jefe del ejército Martín Balza "el solo intento de decirlo (la posibilidad de un golpe) es un disparate Lo echan a rodar civiles y militares nostálgicos de dictaduras pasadas El ejército está disciplinado, cohesionado y subordinado al poder civil y nunca más va a ser un actor político A esos nostálgicos los definiría como desenchufados de la realidad", dijo Balza -procesado junto a Menem en la causa por contrabando de armas a Croacia y Ecuador-- en una reciente entrevista con la revista 3 Puntos La Argentina del año 2002 se debate entre crisis, protestas, dudas y ahora peligrosos rumores que fueron creciendo en los últimos dos meses "Quienquiera que sea una figura más o menos publica sabe que es bombardeado por e-mails de sitios de servicios de inteligencia o ex servicios de inteligencia que todo el tiempo están tirando la version" de un golpe, dice el periodista Ernesto Tenembaum Hebe de Bonafini intenta poner paños fríos y confía en la lucha de su pueblo: "la sociedad no soporta más lo que pasa La fruta en el árbol alguna vez madura Los frutos están Lo que hace falta es que no la hagan madurar a palos Aquí no va a ver un golpe" Pero más allá de rumores, reuniones, desmentidos y rechazos de la sociedad a una eventual aventura militar, hay un hecho insoslayable: Por primera vez en 26 años, los militares se sienten "coqueteados" por empresarios y aspirantes a políticos que piden cada vez más audiencias con sus jefes para tantear una realidad que transita el camino más difícil de la historia argentina Un cuadro que hace torcer la mueca en el rostro cada vez más serio de los argentinos a pocos días de un nuevo aniversario del golpe del año 76

Comentarios