El Consenso de Monterrey: contra la pobreza, más neoliberalismo

viernes, 8 de marzo de 2002
En junio pasado, el Grupo Grupo de Alto Nivel sobre el Financiamiento para el Desarrollo -encabezado por el expresidente de México, Ernesto Zedillo-presentó el borrador final de su informe A este documento se le conoce como el Consenso de Monterrey, en virtud de que es el texto central que desde entonces se discute con miras a la Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo que se celebrará del 18 al 22 de marzo en la ciudad de Monterrey Dicho informe --considerado como básico para establecer programas que impulsen el desarrollo de los países del Sur-- ha sido duramente criticado por su corte "neoliberal" tanto por académicos y ONGs como por funcionarios de algunos países del Sur Las tesis fundamentales de dicho informe fueron condensadas en el Informe Ejecutivo del Grupo de Alto Nivel, mismo que Apro reproduce a continuación En el último medio siglo, el mundo ha experimentado un desarrollo humano y económico más rápido que en cualquier otro período análogo de la historia En casi todas partes, las tasas de alfabetización son más elevadas, las tasas de mortalidad infantil son más bajas y las personas viven durante más tiempo Pero aún quedan algunos desafíos sumamente reales: Más de la quinta parte de la población mundial aún vive en la indigencia (con menos de un dólar diario), y aproximadamente la mitad de ella vive por debajo del nivel apenas algo más generoso de dos dólares diarios La cuarta parte de los habitantes de los países en desarrollo siguen siendo analfabetos En los países de bajos ingresos, habitados por 2 mil 500 millones de personas, mueren más de 100 de cada mil niños que nacen, frente a apenas 6 de cada mil en los países de altos ingresos, habitados por 900 millones de personas Y en los países de bajos ingresos, la tasa media de analfabetismo sigue siendo del 40% El crecimiento de la población se ha hecho más lento, pero sigue siendo elevado Desdichadamente, la polarización cada vez mayor entre los privilegiados y los desposeídos ha pasado a ser una característica del mundo en que vivimos Revertir esa vergonzosa tendencia es el desafío moral y humanitario fundamental de nuestra era Para los habitantes del mundo rico, también se trata de una cuestión de interés propio bien entendido En la aldea planetaria, la pobreza de los demás se convierte rápidamente en nuestro propio problema: de falta de mercados para nuestros productos, inmigración ilegal, contaminación, enfermedades contagiosas, inseguridad, fanatismo, terrorismo Hay algunas señales auspiciosas de que la comunidad internacional ha empezado a reconocer esta realidad En septiembre de 2000, la reunión de la Asamblea General concluyó con una nota histórica, al adoptar la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas Dicha Declaración comprometió colectivamente a los gobiernos a trabajar con miras a librar al mundo de la pobreza extrema Con ese fin, hizo suyos los siguientes objetivos internacionales de desarrollo para 2015: reducir a la mitad el porcentaje de las personas que viven en la pobreza extrema, de las que padecen hambre y de las que carecen de acceso a agua potable; lograr la universalidad de la enseñanza primaria y la igualdad de género en la educación; reducir la mortalidad derivada de la maternidad en tres cuartas partes y la mortalidad de los niños menores de 5 años en dos terceras partes; detener y revertir la propagación del VIH/SIDA y prestar asistencia especial a los huérfanos a causa del SIDA, y mejorar la vida de los 100 millones de habitantes de tugurios Cuestiones claves Movilización de recursos internos La principal responsabilidad en lo tocante a asegurar el crecimiento y el desarrollo equitativo recae sobre los propios países en desarrollo Dicha responsabilidad comprende la creación de las condiciones que hagan posible obtener los recursos financieros necesarios para las inversiones En gran medida, lo que determina la situación en materia de gestión de gobierno, políticas macroeconómicas y microeconómicas, finanzas públicas, parámetros del sistema financiero y otros elementos fundamentales del entorno económico son las medidas que adoptan los encargados de formular las políticas en cada país Para el desarrollo económico y social resultan fundamentales la solidez de la política fiscal, la responsabilidad en los gastos sociales y la existencia de un sistema financiero competitivo y que funcione bien Por último, es esencial un buen sistema pensionario Para lograr el máximo grado de incidencia social, es preciso combinar un plan de contribuciones definidas con un plan financiado mediante impuestos con arreglo al cual se pague una pensión mínima que tenga un efecto de redistribución progresista y proteja a los pobres Corrientes de capital privado La mayor parte del ahorro disponible para las inversiones de un país provendrá siempre de fuentes internas, tanto en los países grandes como en los pequeños, en los ricos como en los pobres Pero el capital extranjero puede constituir un valioso complemento de los recursos que cada país genere internamente Hoy en día, grandes sumas de capital atraviesan las fronteras nacionales en forma de inversiones extranjeras directas, y los mercados internacionales de capital constituyen una gran masa de fondos a la que pueden recurrir los países Los países en desarrollo pueden tomar varios tipos de medidas para incrementar su participación en las inversiones extranjeras directas, entre ellas, cambios de políticas para dar a los inversionistas extranjeros un trato no menos favorable que el que reciben los inversionistas nacionales, el perfeccionamiento de las normas de contabilidad y auditoría y el mejoramiento del sistema de dirección de las empresas, así como de la infraestructura y la eficiencia en la prestación de servicios Los países industrializados deben eliminar las limitaciones artificiales a las inversiones en los mercados emergentes y abstenerse de imponer restricciones graves al acceso al crédito Si bien el capital privado no puede aliviar la pobreza por sí solo, puede desempeñar un importante papel en la promoción del crecimiento, pero el suministro del capital debe organizarse de tal manera que reduzca la vulnerabilidad a las crisis Comercio Merced a ocho rondas de negociaciones multilaterales, es mucho lo que se ha logrado en medio siglo en lo tocante al desmantelamiento de los obstáculos arancelarios y no arancelarios al comercio Pero, en la gran mayoría de los casos, los principales beneficiarios de la liberalización del comercio han sido los países industrializados Los productos de los países en desarrollo siguen encontrando importantes obstáculos en los mercados de los países ricos Los productos básicos respecto de los cuales los países en desarrollo son sumamente competitivos son precisamente aquellos a los que la mayoría de los países adelantados aplican el mayor grado de protección Entre ellos figuran no sólo los productos agrícolas, que siguen siendo objeto de una perniciosa protección, sino también numerosos productos industriales sujetos a obstáculos arancelarios y no arancelarios Por consiguiente, es urgentemente necesario iniciar una nueva ronda de negociaciones comerciales multilaterales Si bien algunos miembros del Grupo estimaban que era fundamental que primero los países desarrollados restaurasen la confianza en la Organización Mundial del Comercio (OMC) cumpliendo no sólo la letra sino también el espíritu de los acuerdos anteriores, el Grupo en su conjunto apoya firmemente el lanzamiento de una nueva ronda de liberalización del comercio en la próxima reunión ministerial de la OMC, que se celebrará en noviembre de 2001 en Qatar El Grupo recomienda que se aborden las cuestiones siguientes: o El cumplimiento de lo acordado en la Ronda Uruguay Esta cuestión comprende no sólo el pleno cumplimiento de los compromisos asumidos por los países industrializados en la Ronda Uruguay, sino también un responsable examen -abierto y generoso pero compatible con los principios de libertad de comercio- de algunas normas que a los países en desarrollo les han resultado sumamente difíciles de aplicar o simplemente contraproducentes Las más importantes de dichas normas son los estándares (obstáculos técnicos al comercio), las normas antidumping, los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio, las medidas en materia de inversiones relacionadas con el comercio, las subvenciones, la valuación aduanera y los períodos de ingreso gradual para los países en desarrollo o Liberalizar el comercio de los productos agrícolas En esta esfera, para los países en desarrollo es vital negociar con los países industrializados en procura de un significativo mejoramiento del acceso a los mercados, de la eliminación de los subsidios a las exportaciones y de la limitación del apoyo a los productores nacionales, y obtener que accedan a ello o Eliminar totalmente los obstáculos comerciales aún subsistentes en materia de productos industriales Los obstáculos existentes en este sector afectan fundamentalmente a los países en desarrollo Un ejemplo de esta injusticia, evidente pero desdichadamente no solitario, es el proteccionismo en materia de productos textiles y vestimenta Algunos miembros del Grupo estiman que se obtendrían aún mayores beneficios en materia de bienestar para todos los países si en la nueva ronda también se liberalizase el comercio de servicios Cooperación internacional para el desarrollo Aunque se logren grandes avances en materia de liberalización del comercio, reforma de las políticas internas y corrientes de capital hacia los países en desarrollo, la cooperación internacional para el desarrollo seguirá cumpliendo cuatro funciones esenciales: o Ayudar a iniciar el desarrollo en los países y sectores que no atraen muchas inversiones privadas y no tienen recursos que les permitan contraer grandes préstamos de fuentes comerciales Ésta es la función tradicional de la asistencia oficial para el desarrollo y de los préstamos de los bancos multilaterales de desarrollo o Ayudar a hacer frente a las crisis de carácter humanitario o Aportar o mantener el suministro de bienes públicos mundiales Los bienes comprendidos en esta categoría son el mantenimiento de la paz; la prevención de las enfermedades contagiosas; la investigación sobre medicinas tropicales, vacunas y plantas cultivables; la prevención de las emisiones de clorofluoro-carbono; la limitación de las emisiones de carbono; y la conservación de la diversidad biológica Ningún país aisladamente considerado tiene incentivos para pagar por esos bienes, de modo que se necesita una acción colectiva para lograr que se disponga de ellos en cantidad suficiente o Iniciar y acelerar la recuperación tras las crisis financieras El Grupo insta a la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo a que obtenga de los países industrializados el compromiso de cumplir la meta de destinar el 0,7% de su PNB a la asistencia Asimismo reconoce que no es probable que se alcancen los objetivos internacionales de desarrollo si la opinión pública de los países industrializados no reconoce los argumentos morales y utilitarios para asignarles carácter prioritario Consiguientemente, pide que se inicie una campaña pública en favor de los objetivos internacionales de desarrollo, centrada especialmente en los países que están más lejos de cumplir con la meta en materia de asistencia Por último, los donantes deben hacer inversiones con el fin de mejorar la coordinación y la prestación de la asistencia, mediante el enfoque del fondo común Cuestiones de sistema Sin embargo, resulta claro que los desafíos que plantea hoy en día la mundialización no pueden ser enfrentados adecuadamente por un sistema que en gran medida fue diseñado para el mundo de 50 años atrás Los cambios en materia de gestión de los asuntos económicos internacionales no han estado a la altura del incremento del grado de interdependencia internacional El Grupo hace suya la propuesta de la Comisión de Gestión de los Asuntos Públicos Mundiales de crear un consejo mundial del más alto nivel político que cumpla funciones de liderazgo en materia de gestión de los asuntos públicos mundiales El consejo propuesto tendría una base más amplia que el Grupo de los Siete o las instituciones de Bretton Woods No tendría competencia para adoptar decisiones jurídicamente vinculantes, pero mediante su liderazgo político podría elaborar un marco estratégico de políticas a largo plazo para fomentar el desarrollo, asegurar que haya coherencia entre los objetivos de políticas de las principales organizaciones internacionales y promover la formación de un consenso entre los gobiernos acerca de las posibles soluciones de las cuestiones relacionadas con la gestión de los asuntos económicos y sociales mundiales Si bien el Grupo percibe la necesidad de que exista un consejo como el que se propone, no deja de reconocer las enormes dificultades políticas que plantea su creación Para abrir el camino, apoyamos la celebración de una Cumbre sobre la Mundialización para examinar esa cuestión A pesar de su juventud, la OMC tiene una urgente necesidad de reformas y apoyo en algunos aspectos críticos Es poco probable que los cambios necesarios se hagan desde adentro Tal vez se necesite un impulso político más fuerte, derivado de la construcción de un sistema de gestión de los asuntos económicos mundiales En esa tarea, deberían abordarse por lo menos los siguientes aspectos de la OMC: o Su sistema de adopción de decisiones, que muchos países en desarrollo perciben, con razón, como selectivo y excluyente; o Su capacidad de prestación de asistencia técnica a los países en desarrollo, para que puedan participar más eficazmente en las negociaciones comerciales multilaterales, las oportunidades comerciales y el mecanismo de solución de controversias; o Vinculado a lo anterior, la evidente insuficiencia de la financiación y la dotación de personal de la OMC Las cuestiones relacionadas con las normas laborales y ambientales deberían ser encarada de manera más enérgica que la actual en la escena internacional En el caso de las normas laborales, la solución más natural sería fortalecer la Organización Internacional del Trabajo (OIT) En materia ambiental se debería consolidar a las diversas organizaciones entre las que actualmente se distribuye la competencia para la adopción de políticas en una única Organización Mundial del Medio Ambiente, de nivel equivalente a la OMC, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial La comunidad internacional debería considerar si redundaría en el interés común el suministro de recursos estables y contractuales para los fines indicados Políticamente, el establecimiento de tributos para resolver problemas mundiales será mucho más difícil que para fines puramente internos Aunque sólo sea por su propio interés, todas las partes involucradas deberían considerar la posibilidad de recurrir a nuevas fuentes de financiación En particular, se ha propuesto frecuentemente como nueva fuente de financiación un impuesto sobre las transacciones monetarias (también conocido como el impuesto Tobin) El Grupo estima que se necesita seguir realizando rigurosos estudios técnicos antes de llegar a conclusiones definitivas sobre la conveniencia y la viabilidad del impuesto Tobin Tal vez sea más promisorio un impuesto sobre el carbono, es decir, un impuesto sobre el consumo de combustibles fósiles, conforme a tipos impositivos que reflejaran la contribución de tales combustibles a las emisiones de CO2 El Grupo propone que en la Conferencia y en la Cumbre se consideren las posibles ventajas de una Organización Tributaria Internacional, con el fin de: o Cuando menos, reunir estadísticas, determinar tendencias y problemas, presentar informes, brindar asistencia técnica y elaborar normas internacionales sobre política y administración en materia tributaria; o Vigilar la evolución de los acontecimientos en materia tributaria, del mismo modo que el FMI vigila las políticas macroeconómicas; o Tomar la iniciativa para restringir la competencia tributaria destinada a atraer a empresas transnacionales con incentivos excesivos e imprudentes; o Desde un punto de vista algo más ambicioso, elaborar procedimientos de arbitraje cuando surjan fricciones entre países sobre cuestiones tributarias; o Patrocinar un mecanismo de intercambio multilateral de información tributaria, como el que existe en la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), de suerte que reduzca la posibilidad de evasión de impuestos sobre ingresos por inversiones en el extranjero Las políticas migratorias deben proteger los intereses económicos y sociales de las distintas naciones Pero ya es hora de que los gobiernos, sin poner en peligro los intereses nacionales que deben promover, comiencen a trabajar de consuno para elaborar formas de cooperación internacional que permitan optimizar colectivamente los beneficios del movimiento de la fuerza de trabajo a través de las fronteras nacionales Tal vez hayan madurado las condiciones para comenzar a buscar un acuerdo internacional sobre "el movimiento de las personas físicas"