Carter en Cuba: expectativas y reservas

sábado, 18 de mayo de 2002
Washington - La visita del expresidente Jimmy Carter a Cuba fue pregonada como "histórica", tanto por la prensa mundial como por los propios medios cubanos, aun antes de que el antiguo gobernador sureño y su incansable esposa, Rosalyn, aterrizaran en el aeropuerto José Martí de La Habana No se equivocaron Carter no solo se convirtió en la primera personalidad estadunidense de alto nivel político que visita la isla desde el triunfo de la revolución el 1 de enero de 1959, sino que con su discurso televisado a toda Cuba, sin censura previa, logró generar expectativas similares a las provocadas por la visita del Papa Juan Pablo II en 1998 "En la calle, muchos cubanos se manifestaban más asombrados por la difusión del discurso y posterior debate que por el contenido del mensaje", informó El País de Madrid "La mayoría de los cubanos se enteró por Carter de que un grupo opositor había reunido más de 11 mil firmas y las había entregado al Parlamento para exigir reformas legales y un referéndum en Cuba" Asimismo, la intensa presentación en vivo de las actividades del expresidente por parte de la CNN y de otras cadenas de televisión, así como una detallada cobertura de la prensa de Estados Unidos, tuvo como efecto delinear el contraste entre una considerable curiosidad pública por Cuba con la férrea oposición del gobierno de George W Bush a cualquier iniciativa que quiebre el embargo económico Al terminar la gira de una semana, los televidentes de la CNN votaron 57% contra 43% a favor de que Washington cese el embargo económico Todo esto a pesar del golpe bajo que John Bolton, el subsecretario de Estado y connotado ideólogo de derecha, trató de proporcionar a Carter al anunciar en la víspera del viaje que Cuba estaría transfiriendo tecnología a países "enemigos de Estados Unidos para practicar el 'bioterrorismo'" Esta inaudita aseveración fue moderada a las pocas horas por el secretario de Estado, Colin Powell, y por la propia Casa Blanca con una aclaración de que solo existen "pruebas" sobre que Cuba "puede tener la capacidad" de manufacturar armas biológicas Ni la más mínima Prueba Carter consideró sospechoso que las denuncias de Bolton se produjesen sólo unos días antes de su viaje a la isla y animó a "cualquier persona que crea que tenga pruebas sobre este tipo de acusaciones" a que visite la isla y lo compruebe, como propuso el pasado domingo el propio Fidel Castro El expresidente señaló que antes de viajar a Cuba se reunió con "diversas personas del Gobierno estadounidense, del Departamento de Estado, de las agencias de espionaje del país" para "compartir cualquier tipo de preocupación que pudieran tener en relación a posibles actividades bioterroristas de las que se supiera en Cuba" Carter explica: "Yo solicité a estas personas que me indicaran que si había la más mínima prueba de que Cuba podría estar compartiendo cualquier tipo de información que pueda ser utilizada posteriormente para actividades de terrorismo en el mundo Y la respuesta de todos los expertos de espionaje fue 'no'" No obstante, Otto Reich, el subsecretario a de Estado a cargo de los asuntos hemisféricos que le sigue de rango a Bolton, insiste que se debe forzar a Cuba "a abrir sus instalaciones farmacéuticas" a la inspección internacional, otro reto que probablemente el propio presidente incluirá en su lista cuando anuncie este lunes 20 en Miami nuevas medidas para endurecer aun más las medidas contra Castro en un discurso ante los lideres del exilio cubano "La política hacia Cuba del gobierno de Bush demuestra con especial contundencia que los intereses electorales dominan su política exterior", denuncia William D Rogers, abogado y alto exfuncionario del gobierno del republicano presidente Gerald Ford, refiriéndose al importante papel que la comunidad cubana en el exilio de la Florida jugó en la elección del exgobernador de Texas Rogers, junto con el banquero David Rockefeller, encabeza un grupo de prominentes empresarios que han solicitado a la Casa Blanca reanudar relaciones comerciales con La Habana También el líder demócrata del Senado, Thomas Daschle, dijo que se deben encontrar las formas "de derribar las barreras con Cuba Estaremos mejor cuanto más rápido avance el Congreso en la apertura comercial" con la isla, agregó Y destacó que se podría democratizar Cuba ampliando el comercio y la asistencia El senador, que respaldó el pedido de Carter, dijo que Estados Unidos ha usado el comercio como una herramienta para relacionarse con gobiernos similares al de Cuba y, al mismo tiempo, tratar de impulsar reformas a su sistema político Tal el caso de la China comunista Pero ésa no es la opinión de los líderes del Partido Republicano El jefe partidario en la Cámara de Representantes, Dennis Hastert, sostuvo que había que actuar con precaución en el caso cubano "El gobierno de Castro ha violado constantemente los derechos humanos en Cuba y ha exportado esa filosofía a América del Sur y América Central No sería excesivamente generoso tan pronto", sostuvo el representante republicano Este periodista estuvo en La Habana durante la visita del Papa Juan Pablo II y experimentó las expectativas que generó en el pueblo cubano desde el momento de su llegada con su inolvidable frase que hacia recordar a la retórica de John F Kennedy: "Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba" Hasta veteranos periodistas como el recientemente fallecido Tad Szulc, colega mío en The New York Times y autor de sendas biografías de Castro y del Sumo Pontífice, esperaban que se abriera un nuevo capítulo en las relaciones internas e internacionales de la isla caribeña "Fue la visita preparada con increíble astucia tanto por parte de Castro como del Vaticano," advirtió Tad antes de mi viaje a La Habana "Verás que cada uno ganara algo: El Papa lograra sus objetivos con una apertura del régimen hacia la iglesia, mientras que Fidel se proyectó en el escenario mundial por la mera presencia del Papa, gracias a la amplia cobertura que éste obtuvo durante la visita" Pero en realidad la "apertura" no fue mas lejos que eso La intervención por parte del Vaticano para que el régimen cubano libere a los presos políticos quedó sin respuesta Más aún, uno de los presos mas connotados, Blas Roca, fue dejado en libertad pocos días antes de la llegada de Carter, a solo dos meses de cumplir la condena completa de cinco años de prisión Por eso si de algún modo volvió a "humanizar" la imagen de la Cuba de Castro sería iluso esperar que la tan proclamada visita del expresidente más activo desde que Herbert Hoover recorría el mundo para luchar contra el hambre, produzca más cambios que las modificaciones más bien cosméticas que el régimen realizó tras la gira del Santo Padre

Comentarios