Cuba-México: centenario sin celebración

sábado, 18 de mayo de 2002
La Habana - Este lunes 20, México y Cuba ?otrora aliados históricos-- cumplen 100 años de relaciones diplomáticas Pero en días previos a dicha conmemoración en La Habana nada se escucha sobre el tema, como si ambos lados lo hubieran olvidado En una rápida llamada a la embajada de México en La Habana se obtuvo una respuesta enigmática: "nada hay previsto hasta el momento" Otra llamada a la Casa Benito Juárez, encargada por la parte cubana de la celebración, obtuvo una respuesta más amplia: "hay un proyecto en consulta con la embajada, pero aún no hay nada en concreto, ni la fecha" Tres meses antes, el embajador Ricardo Pascoe había dicho a la prensa, "estamos pensando en una celebración importante el 20 de mayo, por los 100 años de relaciones, a la cual vendría (el canciller Jorge) Castañeda" Ciertamente los cubanos no mostraban mucho entusiasmo por la celebración, al parecer por dos motivos: Primero, por la fecha en sí, que coincidente con el centenario de la República Pero para el gobierno de Fidel Castro dicha fecha no representó una verdadera independencia: Cuba pasó del dominio colonial de España al de Estados Unidos Por tanto, en la isla tradicionalmente no hay celebración alguna Segundo, por esas fechas (febrero) ya se habían registrado algunos incidentes con el gobierno de Vicente Fox que pusieron en guardia a los funcionarios de la isla Los incidentes diplomáticos entre México y La Habana se sucedieron en cascada y el 20 de mayo agarró a los dos países en el punto más bajo de su relación bilateral Muy atrás quedaron los días de grandes expectativas, cuando Fox llegó a la casa presidencial mexicana con una aureola de mediador entre Cuba y Estados Unidos También parecía el fin de las desavenencias entre de Castro con el último gobierno priista de Ernesto Zedillo, cuando las tradicionales buenas relaciones entre los dos países pasaron un período de frialdad y algunos ataques verbales En enero del 2001, el nuevo embajador en La Habana, Pascoe, señaló que el presidente norteamericano George W Bush "quiere darle ciertas tareas a México Aquí el tema es sí México recoge la estafeta y entre esos temas está Cuba" Castro, en pleno entusiasmo con el gobierno panista de Fox, recibió al nuevo embajador sin que este presentara aún las cartas credenciales y nombró a su vicecanciller primero, Jorge Bolaños, embajador en México Pero algo comenzó a fallar y el entusiasmo a disminuir La cosa apuntaba a la secretaria de Exteriores, donde Jorge G Castañeda, no gozaba de las simpatías de los cubanos En abril del 2001, aunque México se abstuvo en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, el discurso de Castañeda no gustó en Cuba, donde se le ligó a cierta iniciativa latinoamericana contra la isla La esperada visita de Fox a Cuba comenzó a posponerse hasta el 4 de febrero del 2002, cuando llegó a La Habana dispuesto a relanzar las relaciones, pero se encontró con los disidentes A fines de febrero, la embajada mexicana de La Habana fue asaltada por un grupo de personas que pretendían emigrar de la isla Subsanado el incidente con el desalojo autorizado por el gobierno mexicano, la culpa pública la cargó la anticastrista Radio Martí, pero la sombra de Castañeda volvió a aparecer en el problema y los cubanos a sentirse más molestos con el canciller A Cumbre de la ONU para el Financiamiento al Desarrollo, celebrada en Monterrey, en marzo, fue otro fuerte episodio contra las relaciones Fox pidió a Castro una estancia limitada para evitar un encuentro con Bush El Comandante cumplió, pero soltó su queja en la reunión, sin mencionar el autor de la petición Comenzaron entonces las andanadas verbales entre Castañeda y La Habana, las que terminaron con él voto mexicano a favor de una moción uruguaya en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que pedía a Cuba avances en derechos civiles y políticos Castro, malhumorado, reveló la grabación conversación telefónica privada, donde Fox le pidió retirarse anticipadamente de la Cumbre de Monterrey Las relaciones se derrumbaron al punto más bajo de su historia El 20 de Mayo Por otro lado, los cubanos nunca se mostraron satisfechos con la idea de una conmemoración el 20 de mayo El presidente Porfirio Díaz estableció relaciones con la isla el mismo día que nació la República cubana, tras una larga y sangrienta guerra contra España, y una intervención norteamericana en el conflicto, además de una ocupación militar de casi cuatro años Para el gobierno de Castro y la historiografía cubana actual, lo que nació ese día fue "La República mediatizada" por Estados Unidos gracias a un apéndice constitucional impuesto, la Enmienda Platt, que les permitía intervenir militarmente en la isla, cuando lo estimaran necesario Tan es así, que los anticastristas de Miami comenzaron hace más de un mes para la conmemoración, por todo lo alto, del centenario de la República, mientas que la prensa cubana (estatal), publicó una serie de artículos de historiadores, reforzando su visión Aún más En plena campaña electoral de su hermano Jebb en La Florida, el presidente Bush irá el lunes a Miami para asistir a las celebraciones, y dictar, de paso, un nuevo grupo de medidas para reforzar el embargo que pesa sobre la isla desde 1962, y que ha sido condenado por la inmensa mayoría de las naciones durante diez años consecutivos en la Asamblea General de Naciones Unidas Las medidas se dictarán, cuando aún resuenen los ecos de las palabras del expresidente Jimmy Carter el martes último en la Universidad de La Habana, donde lanzo fuertes críticas al gobierno de Castro y pidió una apertura de los derechos civiles Pero Carter también se dirigió duramente a Washington, exigió la derogación del embargo, el fin de la política de hostilidad hacia La Habana, y reconoció que corresponde a la administración Bush dar un primer paso en ese sentido

Comentarios