México y EU: la disputa por el agua dañará las relaciones bilaterales

sábado, 18 de mayo de 2002
La disputa por el agua pueden "descarrilar" las relaciones comerciales y diplomáticas entre México y Estados Unidos Tal es la conclusión de un análisis que realiza la prestigiosa agencia privada de inteligencia Stratfor En un informe emitido el pasado 14 de mayo, Stratfor ?dedicada a análisis prospectivos?enumera los factores que pueden terminar en una "confrontación" tanto de los gobiernos federales, locales y de los propios habitantes en ambos lados de la frontera de México y Estados Unidos Apro, reproduce a continuación el resumen ejecutivo de dicho informe El rápido crecimiento de la población y de la infraestructura económica en ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos están provocando que en los próximos años exista una disminución de las cuotas de agua De hecho, la disputa en la frontera por incrementar las escasas cuotas de agua que existen en este momento pueden descarrilar las relaciones comerciales y diplomáticas, dañar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y provocar confrontaciones violentas entre los gobiernos locales y entre los residentes que viven a lo largo de la frontera La administración Bush dijo el 3 de mayo que decidirá en septiembre si impondría o no sanciones a México por el incumplimiento de los compromisos derivados del Tratado de Aguas de 1944, el cual divide entre los dos países las aguas del río Colorado, del río Concho y del río Grande De cualquier forma los legisladores estadunidenses en las audiencias del Subcomité sobre Agua y Poder en Brownsville, Texas, sugirieron el mismo día que México debería ser de inmediato sancionado, incluyendo la posible reapertura del TLC Las diferencias entre México y los Estados Unidos sobre migración han recibido mucha atención de los medios de prensa estadunidenses durante los meses recientes Sin embargo, es probable que el tema del agua sea el contencioso más abordado en los años venideros En los hechos, mientras la población y el desarrollo económico sigan creciendo y continúe también la disminución del agua en ambos lados de la frontera, la competencia por dicha agua puede escalar a una confrontación económica y política que puede causar más problemas a las relaciones entre México y Estados Unidos, tanto dentro del TLC como en los asuntos de transporte e inmigración La disputa por el transporte comercial en este momento tiene una caliente atmósfera política Las dificultades económicas, regulatorias y logísticas, hacen improbable que las compañías de transporte mexicanas o estadunidenses se arriesguen en varios años a ir más allá de las 20 millas en cada lado de la frontera De manera similar, la emigración de trabajadores indocumentados hacia los Estados Unidos es también un asunto caliente que persistirá, independiente de sí los presidentes Fox y Bush llegan a un acuerdo bilateral sobre inmigración De cualquier forma, el impacto a través de la frontera del rápido crecimiento de la población y de la infraestructura económica, al tiempo que disminuyen las cuotas de agua, podría fácilmente dañar las relaciones comerciales y diplomáticas en los próximos años El asunto también podría provocar confrontaciones violentas entre los gobiernos locales y los habitantes de ambos lados de la frontera Las autoridades de los estados fronterizos de ambos países desde ahora tienen intercambios verbales y amenazas Por ejemplo: la Comisionada para la Agricultura de Texas, Susan Combs, llamó a Chihuahua un "estado ladrón" porque, en los últimos ocho años, no ha entregado los millones de galones de agua del río Grande que pertenecen a los Estados Unidos bajo el tratado de 1944 También algunas autoridades de los estados fronterizos de los Estados Unidos han pedido la suspención de las entregas a México del agua del río Colorado Esto podría rápidamente provocar daño económico y social en el árido estado de Baja California y particularmente en Tijuana Por su parte, los gobernadores de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas urgieron al presidente Fox en abril pasado a revisar el Tratado Bilateral de Aguas Los gobernadores pidieron que se renegocie el tratado para reducir drásticamente o eliminar la obligación de México de proveer de agua a los agricultores de Texas del Valle del río Grande, pero al mismo tiempo solicitaron que Estados Unidos continúe suministrando a México ?principalmente a Baja California? cerca de 490 mil millones de galones de agua al año del río Colorado Bajo el Tratado del Agua de 1944, Estados Unidos entrega cada año a México aproximadamente unos 15 millones de "acres- pie de agua" del río Colorado ( un "acre-pie de agua" es equivalente a 325,851 galones, cantidad necesaria para cubrir un acre de tierra), mientras que México está obligado a entregar a Estados Unidos una tercera parte del agua del río Concho, un rió que corre junto al río Grande en Presidio Texas, un pueblo fronterizo ubicado a cuatro horas al sureste de El Paso De acuerdo con funcionarios del Departamento de Estado, Estados Unidos ha cumplido con sus compromisos de entregar su cuota de agua desde 1950 Sin embargo, desde 1944 México ha fallado cada año en cumplir sus compromisos Como resultado, agricultores del Valle del río Grande en Texas han perdido más de mil millones de dólares en la producción de alimentos durante los últimos ocho años, según un reciente estudio de la Universidad de Texas Mientras tanto, el estado mexicano de Chihuahua ha transformado vastas regiones desérticas en florecientes tierras agrícolas que proveen de vegetales frescos a los consumidores estadunidenses bajo el TLC La deuda de agua de México con Estados Unidos es de alrededor de 15 millones de "agres-pie de agua", de acuerdo con The International Boundary and Water Comision, con sede en El Paso, Texas En el 2001 Fox firmó un acuerdo, conocido como la Minuta 307, para entregar al menos 600 mil "acres-pie de agua" del río Concho, provenientes de las reservas estatales de Chihuahua Sin embargo, sólo una fracción de esta cantidad de agua ha sido entregada porque las autoridades mexicanas aseguran simplemente que el agua no existe Alberto Szkeley, funcionario del gobierno mexicano a cargo de asuntos fronterizos, y en especial del agua, asegura que el 81% de la capacidad de almacenamiento en el norte de México se ha perdido como resultado de la sequía permanente que ha vivido su país durante la última década El Centro de Estudios Políticos de Texas coincide en que las mayores reservas de agua del río Concho están a sólo 25% de su capacidad Además, el gobierno mexicano ha publicado este año severas alertas sobre la sequía en diez estados, incluyendo San Luis Potosí, Zacatecas, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sonora ?los cuales padecen su séptimo año consecutivo de sequía?Chihuahua, Sinaloa y el norte de Veracruz Los estados de Durango, Hidalgo, Guerrero, Tlaxcala, Morelos, Tabasco, Nayarit y Jalisco también presentan graves déficits de agua Por su parte, en el lado estadunidense de la frontera, el este de Texas y el sur de Nuevo México presentan condiciones que podrían resultar en una verdadera sequía para junio o julio, según funcionarios encargados del agua en el gobierno de Estados Unidos Aunado a eso, las escasas nevadas que cayeron en el sur de Colorado y el norte de Nuevo México en el pasado invierno, auguran también mayor sequía para los próximos meses De hecho, las autoridades de agricultura del estado de Texas alertan a los agricultores del Valle del río Grande y de El Paso que podrían enfrentarse en el verano del 2003 a la peor sequía en más de un siglo Así, los agricultores y rancheros de Texas, enojados, han amenazado con bloquear todos los puentes internacionales en la frontera entre México y Estados Unidos, antes de que esto suceda