¿Cuánto sabían del 11 de septiembre?

viernes, 14 de junio de 2002
A casi un año de los atentados del 11 de septiembre, la controversia sobre quién falló y cuándo sigue tan encendida como el primer día o quizá aún más En las últimas semanas, a partir de la creación del panel conjunto del Congreso de Estados Unidos dedicado a examinar el desempeño de las agencias de inteligencia de su país, ha crecido la ola de ataques en contra del gobierno de George W Bush Hasta hoy las muchas preguntas sobre las fallas de la inteligencia estadounidense que permitieron los ataques se han concentrado en el fracaso del FBI para ligar varias evidencias que los hubieran podido poner en la pista de los terroristas La carta dada a conocer por un agente de Minnesota, Coleen Rowley, acusando al FBI de ignorar las señales de alerta proporcionadas por los agentes, puso el dedo en la llaga sobre la falta de comunicación aun dentro de la misma dependencia El problema en particular fue que, aunque se tenía la información, no se hicieron las deducciones debidas para poder prevenir los ataques Esto provocó que el director anunciara una serie de reformas destinadas a modernizar el FBI, particularmente en lo relativo al manejo de información Sin embargo, la otra gran agencia de inteligencia dedicada a operar en el extranjero, la CIA, también es culpable, quizá más que el FBI, según los informes más recientes Al parecer, durante la etapa previa al 11 de septiembre, la CIA tenía información fundamental que no compartió con otras agencias, sino hasta unas tres semanas antes, lo cual, parece, fue ya demasiado tarde Medios de prensa como Newsweek se han dedicado a presentar reportajes extensos sobre los pasos que siguieron los terroristas de Al Qaeda previos al 11 de septiembre, en particular una reunión en Malasia a principios de 2000, y en cuántas ocasiones las agencias de inteligencia estadounidenses pudieron haberlos detenido Increíble pero cierto, aunque sabían que eran peligrosos para Estados Unidos, los participantes de esa reunión se internaron en el país sin que nadie hiciera nada y, peor aún, obtuvieron licencias de manejo y se inscribieron en cursos de aviación con sus nombres verdaderos Quizá si la CIA hubiera informado a tiempo al FBI o a al Servicio de Inmigración y Naturalización (INS, por sus siglas en inglés) lo que sabía, se hubieran prevenido los ataques Algunos han dicho que si esta información no se compartió fue por las pugnas burocráticas entre ambas agencias, quienes quisieron defender su "territorio" a toda costa Con estas nuevas evidencias puede hablarse ya no sólo de incompetencia, sino de negligencia de las agencias de inteligencia estadounidenses Nueve meses después de los atentados terroristas las cosas se complican aún más, porque Estados Unidos está entrando de lleno a una etapa electoral, toda vez que en noviembre se eligen todos los miembros de la cámara baja, una tercera parte del senado y más de treinta gobernadores Como parte de su estrategia, los demócratas han prendido la mecha del debate y no quieren quitar el dedo del renglón La principal ?y casi única-- defensa de Bush es advertir que habrá otro atentado terrorista; y no se sabe qué tanto lo hacen por convencimiento de un nuevo siniestro o si es simplemente para distraer la atención del público y frenar los ataques a su gobierno Ahora bien, en los últimos días la atención del público ha tendido a concentrarse en dos anuncios fundamentales El primero, relativo a la creación de una nueva secretaría para la protección a la seguridad interna (homeland defense), estuvo a cargo del presidente Bush El otro, a cargo del procurador Ashcroft, sobre la detención de un individuo planeando hacer estallar una "bomba sucia" (elaborada con material radioactivo de desecho que se obtiene de hospitales, sitios de construcción o reactores nucleares, pero capaz de infligir algunos daños y generar pánico entre la población), también ocupó los titulares, dejando de lado los cuestionamientos sobre las agencias de inteligencia y la aparente secuencia de errores y omisiones en que incurrieron El próximo 25 de junio darán inicio las audiencias públicas del panel conjunto, por lo que se espera que la controversia y los ataques al gobierno de Bush se intensifiquen Y aparentemente la defensa de la administración republicana para lo que se espera sea una fuerte andanada de ataques por parte de los demócratas será su proyecto de erigir una nueva secretaría para la seguridad interna Para México quizá la preocupación principal de toda esta investigación está en que, según los funcionarios de inteligencia estadounidense, el gran error estuvo en que la CIA no notificó al Departamento de Estado ni al INS lo que sabían para que hubieran detenido a los terroristas en la frontera Si se llega a la conclusión de que la principal defensa en contra de futuros ataques terroristas es el control fronterizo, la relación bilateral con México sufrirá las consecuencias Por lo pronto, los avances del acuerdo migratorio integral propuesto por México están en el limbo Finalmente, tanto el presidente Vicente Fox como su canciller Jorge Castañeda han reconocido que cuando menos este año electoral no hay las condiciones para que un paquete integral como el que proponían --regularización a indocumentados, programa de trabajadores huéspedes, manejo conjunto de la frontera, y corresponsabilidad para desarrollar las regiones mexicanas de mayor expulsión de migrantes-- se pueda concluir De llegarse a formar la nueva secretaría de seguridad interna, México y Canadá tendrán muchos dolores de cabeza, pues se espera que justo una de las áreas que coordine sea justamente las fronteras territoriales Es decir que si ya hoy es difícil lidiar tanto con el servicio de aduanas y el INS, en el futuro cercano tendremos una secretaría coordinadora de estas dependencias cuya misión será únicamente defender el "suelo patrio" (homeland) del vecino país Y, obviamente, las necesidades de sus vecinos, México y Canadá de tener una frontera eficiente y administrada binacionalmente pasarán a un segundo plano