Uruguay y Argentina: naufragio en el Río de la Plata

viernes, 7 de junio de 2002
Buenos Aires - "Los argentinos son una manga de ladrones, del primero hasta el último" La frase, digna de un acalorado duelo verbal entre dos apasionados simpatizantes del fútbol de un lado a otro del Río de la Plata, fue lanzada a boca de jarro nada menos que por el presidente del Uruguay, Jorge Batlle, desatando una inesperada crisis diplomática con la vecina Argentina Fuera de sí, y sin saber que las cámaras de Bloomberg TV seguían encendidas después de brindar una entrevista sobre la economía uruguaya, Batlle entró en una polémica con el periodista argentino que tenía enfrente y disparó una serie de durísimos conceptos sobre el pueblo argentino, su clase dirigente y su presidente, Eduardo Duhalde "Duhalde no tiene fuerza política, no tiene respaldo y no sabe a dónde va Usted conoce la administración argentina, sabe la clase de volumen y magnitud de corrupción en Argentina En vez de mirar las cosas de su país en serio, mira alrededor Esa es la tragedia de los argentinos, se pasan diciendo a ver quién es el culpable de no ayudarlos y no se dan cuenta de que tienen que ayudarse a sí mismos El idioma que hablan ya no existe más en el mundo No me compare con Argentina Uruguay es un país distinto, compáreme con Brasil o Chile, pero no Argentina Los argentinos son una manga de ladrones, del primero hasta el último", bramó Batlle, cada vez más alejado del lenguaje diplomático de su investidura Bloomberg, en una medida discutida, decidió enviar estas declaraciones a sus abonados Se desató así una inédita crisis entre dos países vecinos que comparten no sólo lazos históricos y culturales, sino una idiosincrasia común forjada por la inmigración europea que pobló ambos países durante el siglo pasado Los fuertes lazos bilaterales --profundizados por el Mercosur (junto a Brasil y Paraguay)-- incluyen un argot común y hasta la música popular del Río de la Plata: el tango "Los uruguayos son argentinos light", sostiene un dicho popular mencionado en varios países de América latina, que alude a lo difícil que se hace a veces diferenciar a argentinos y uruguayos, con sus raíces compartidas, con el gaucho, el asado y el mate (infusión criolla), entre otros numerosos puntos de contacto "Argentinos y uruguayos son un mismo pueblo expresado en dos naciones", definió el exembajador argentino en Montevideo Gabriel del Mazo "Demasiado tarde" Las explosivas declaraciones de Batlle, divulgadas el lunes 3, cayeron como una bomba en Buenos Aires "Al principio pensamos que era mentira Pero los despachos de las agencias comenzaban a inundar la oficina de prensa Entonces nos abocamos a buscar el famoso video Cuando lo vimos no lo podíamos creer Duhalde estaba atónito", dijo a Proceso una fuente de la casa de gobierno argentina El presidente argentino citó enseguida al embajador del Uruguay en Buenos Aires, Alberto Volonté, para pedirle explicaciones, y llamó a su embajador en Montevideo, Hernán Patiño Meyer, para que exigiera una "disculpa" inmediata de Batlle, quien curiosamente tiene fuertes lazos con Argentina: el mandatario uruguayo no sólo vivió años en este país, sino que además su madre nació en el porteño barrio de San Telmo, el más antiguo de Buenos Aires Su primera esposa, además, era una argentina exiliada en Uruguay "Insultó hasta a su madre", dijo por lo bajo un funcionario de medio pelo de la casa rosada (casa de gobierno) de Buenos Aires Batlle vivió años en Buenos Aires junto a su familia y llegó a cursar la escuela primaria en el porteño barrio de Belgrano Del otro lado de la orilla del Río de la Plata, Batlle se tomaba la cabeza y convocaba a una conferencia de prensa urgente, temiendo que su reconocida incontinencia verbal desatara no sólo una crisis con su vecino, sino también que repercutiera en la política interna y en el Mercosur Sin aceptar responder a preguntas, Batlle intentó tranquilizar a Duhalde, pero en ningún momento se desdijo de sus declaraciones o pidió disculpas públicas (lo que sí había hecho en una conversación telefónica previa con su homólogo argentino) Batlle cargó duramente contra Bloomberg TV Sostuvo que sus críticas hacia Argentina habían sido lanzadas en un contexto de "conversación privada" y fuera de la entrevista en términos de off the record "Me siento agraviado por parte de quienes utilizando mi buena fe, grabaron una conversación particular Eso lo han utilizado para hacerle daño al presidente Duhalde, para hacerle daño al Uruguay, para hacerle daño a las relaciones entre países hermanos Quizás esos periodistas () conocen que yo soy de combustión espontánea", dijo Batlle Explicó además que cuando ya había finalizado la entrevista "comenzó una conversación muy agresiva por parte del periodista (de nacionalidad argentina) y estábamos en el buen sentido de la confianza que uno a veces con un poco de inocencia le da a quienes lo interrogan Mi sorpresa y me agravio consiste en que esa empresa (Bloomberg) tomó la grabación de una conversación particular que no tenía nada que ver con lo que se me había interrogado" Enseguida intentó ensayar un respaldo a Duhalde: "siempre he apoyado al presidente Duhalde dentro y fuera del país Duhalde viene luchando enormemente como lo ha venido haciendo y como me consta" Pero ya era tarde La radio y TV argentina no hacían otra cosa que repetir la imagen de un Batlle fuera de sí tildando de "ladrones" a 37 millones de argentinos Contagio financiero Los funcionarios del gobierno uruguayo no sabían como salir del brete: eran conscientes de que por mucho menos, Batlle había decidido romper relaciones diplomáticas con Cuba en abril, después de que Fidel Castro lo tildara de "lacayo" de Estados Unidos y "trasnochado y abyecto judas" por patrocinar una resolución en la comisión de derechos humanos de la ONU en Ginebra que invitaba a la isla a realizar mejoras en el campo de los derechos del hombre En esa ocasión, Batlle llegó a afirmar que "cuando las relaciones se colocan en un clima de agresión, en un clima de agravio, no ya a una persona, sino a un país, genera un clima que al romperse genera un distanciamiento en las relaciones que es inexorable" Los políticos argentinos, de perfil bajo en los últimos meses por su devaluado prestigio de la mano de denuncias de corrupción y privilegios en medio de la peor crisis social y económica de la historia del país, sacaron la cabeza del agua y se animaron a pasar a la ofensiva, sin esperar una reacción oficial El legislador peronista (oficialista) Eduardo Di Cola, titular de la comisión de Fuga de Divisas de la Cámara de Diputados de la Nación, devolvió la piedra: "Con la corrupción argentina se beneficiaron muchos integrantes del sistema financiero uruguayo que permitieron que ese dinero pasara por Uruguay, ya sea para quedarse o para hacer una escala previa hacia otros paraísos fiscales", dijo Se estima que unos 5 mil millones de dólares de ahorradores argentinos están depositados en los bancos del Uruguay, donde rige el secreto bancario, ya sea en cuentas a la vista o en cajas de seguridad "Buena parte del dinero espurio obtenido a través de la corrupción en Argentina encontró en Uruguay, una excelente puerta de salida Cada vez que intentamos acceder a los archivos de los bancos uruguayos para obtener las pruebas, nos encontramos con una pared de silencio muy particular", dijo Di Cola "Si el presidente Batlle está tan preocupado por la corrupción de Argentina tendría que hacer todos los esfuerzos posibles por permitir acceder a esos archivos y de esa manera, poder descubrir a quienes, como mínimo, han generado una evasión fiscal sin precedente en la Argentina", enfatizó el legislador Otro de los que cargó contra Batlle fue el legislador Miguel Angel Toma ("operador" del presidente Duhalde) quien afirmó que las declaraciones del presidente uruguayo han sido "gravísimas por lo indiscriminado" "Un presidente no puede actuar visceralmente frente al acto de provocación del periodista, no se la puede agarrar por eso con todos los argentinos", aseveró El diputado justicialista Carlos Brown, hombre que integra el entorno presidencial, dijo a su vez que "no es justo que cuando los argentinos fueron a poner dinero allí todo parecía muy bien y ahora que la Argentina tiene problemas nos agravian", remarcó "Me da la impresión de que Uruguay vive un momento muy difícil y como temen que le pasen alguna factura a la clase política uruguaya buscan dirigir la culpa hacia otro lado", advirtió Brown En el primer cuatrimestre del año, los bancos uruguayos perdieron el 187% de sus colocaciones ante la desconfianza de los ahorradores en el sistema bancario de ese país, contagiado por la crisis argentina, y con una economía hundida en la recesión Se estima que un gran porcentaje de esos retiros provino de ahorradores argentinos que durante años prefirieron depositar su dinero en Uruguay para mantenerlo a salvo de las turbulencias económicas de su país Pero ahora temen que Uruguay sea la próxima víctima y que se produzca un descalabro en su sistema bancario En ese período, el Banco Central del Uruguay perdió reservas internacionales netas por mil 569 millones de dólares equivalentes al 47% del total El gobierno argentino reaccionó poco después a través del vocero presidencial, Eduardo Amadeo "Duhalde recibió con mucha pena y especial preocupación (las expresiones de Batlle) Estas declaraciones podrían haber afectado una relación centenaria entre nuestros países", dijo Amadeo "El señor presidente Duhalde quiere remarcar que la particular situación que viven nuestros países, la amistad histórica entre nuestros pueblos, exigen mirar para adelante y dar por superado este episodio", dijo Amadeo anunció entonces que Batlle viajaría el martes 4 a Buenos Aires para ofrecer disculpas personalmente Un día después Esa misma noche, la diplomacia rioplatense se movió como nunca antes para superar la inesperada crisis Incluso en Buenos Aires se barajó la posibilidad de devolver el golpe y que un funcionario de nivel medio saliera a decir que "Uruguay ha vivido de los argentinos", según publicó el diario Clarín Uruguay depende en gran medida en su comercio exterior de Argentina y tradicionalmente acompaña la evolución económica de su vecino: "si a Argentina le va bien, a Uruguay le va bien; si a Argentina le va mal, a Uruguay le va mal", se señala habitualmente de las dos orillas del Río de la Plata Se estima que en Argentina viven medio millón de uruguayos (con una población de 25 millones en el Uruguay) "Uruguay es muy dependiente del comercio con Argentina La depresión argentina redujo dramáticamente las exportaciones uruguayas a nuestro país y lo mismo sucedió con Brasil Con las pérdidas de su principal sostén comercial, Batlle se juega una carta desesperada a un acuerdo bilateral con Estados Unidos para recuperar volumen de comercio Para ello necesita una dispensa del Mercosur porque ningún país del pacto subregional puede hacer acuerdos extrabloque desde mediados del año pasado", dijo a Apro Gustavo Massimino, periodista económico y especialista en integración regional, al evaluar la realidad económica del Uruguay "Los problemas que tiene Argentina son nuestros problemas No podemos escupir para arriba", terció el senador uruguayo del Frente Amplio José Mujica "Batlle es un viejo calentón al que se le va la lengua", agregó Tras varios idas y vueltas, fuentes oficiales comentaron a Apro que finalmente privó la cordura Una crisis diplomática entre dos vecinos hubiera sido un mensaje terrible para los mercados internacionales y un golpe durísimo para el Mercosur (ya debilitado por la crisis argentina y las continúas desavenencias entre Buenos Aires y Brasilia) Ambos gobiernos, conscientes de que jamás se recompondrían las relaciones personales entre los dos presidentes, decidieron privilegiar los intereses nacionales y "mirar hacia adelante", dijeron las mismas fuentes Batlle llegó el martes 4 a Buenos Aires y fue directo a la residencia presidencial de Olivos, en las afueras de Buenos Aires, con un mensaje claro: "no me cuesta pedirle disculpas al pueblo argentino y a usted", dijo compungido, y llegó a sollozar cuando recordó sus lazos con Argentina Duhalde, serio, destacó la "hidalguía" de Batlle por venir a Buenos Aires a disculparse Pero le pasó factura: "y sí, cometió un error que ha mortificado al pueblo argentino", dijo Un churrasco criollo selló el encuentro oficial en medio de gestos adustos y miradas de desconfianza En Uruguay, mientras tanto, la izquierda aprovechó para fustigar duramente a Batlle ante el silencio del oficialismo El alcalde de Montevideo, Tabaré Vázquez, del izquierdista Frente Amplio, deploró las declaraciones de Batlle pese al pedido de disculpas oficiales "Sus expresiones encierran una enorme injusticia porque son millones y millones de argentinos que dedicaron toda su vida al trabajo honesto y a lograr una vida digna y respetable como para que un presidente de otro país diga que todos son una manga de ladrones" Pero el pueblo argentino reaccionó de otra manera Más allá del orgullo herido y la moral baja por una crisis que parece no tener fondo, los argentinos salieron a defender las declaraciones de Batlle, a pesar de no concordar con que sea un presidente extranjero en decirlas El 496% de los consultados por una encuesta del diario Clarín dijo estar de acuerdo con las declaraciones de Batlle contra un 444% que se manifestó en contra Otro sondeo, realizado por el diario económico BAE, reveló que el 5951 por ciento de los entrevistados dijo que el gobierno argentino debía "reconocer que Batlle tiene razón" Sólo el 2157% sostuvo que Duhalde debía pedir una aclaración y un 1371% exigió la ruptura de relaciones Otro 298% pidió llamar a consultas al embajador y un 233% se inclinó "por no hacer nada" "Las descarnadas definiciones de Batlle ponen en evidencia algo penoso aunque indisimulable: esa es la opinión que existe sobre la Argentina en el exterior", resumió en un editorial del diario BAE titulado "Las verdades que duelen"

Comentarios