América Latina: fracaso de justicia y democracia

sábado, 6 de julio de 2002
Inmersa en un modelo económico global, sujeta a la hegemonía continental de Estados Unidos, América Latina no sólo enfrenta una precaria y peligrosa situación económica, sino que está muy lejos de haber consolidado democracias sólidas, superado la corrupción endémica y logrado que se ejerza la justicia, sobre todo en esa área concerniente al abuso de poder, que son los derechos humanos Doce años después del colapso del Bloque Socialista y quince después del fin de las dictaduras militares, muy poco es lo que se ha logrado La apuesta era que terminada la confrontación Este-Oeste, que desgarraba a las sociedades latinoamericanas, y recuperada la democracia, los países de la región florecerían por sus propios méritos El mercado haría el resto El resultado, al parecer, ha sido proporcionalmente inverso Y no es que en América Latina no existan ahora gobiernos democráticamente electos Al contrario, todos lo son y ni siquiera se puede decir que sean producto de procesos fraudulentos El ritual de las urnas se ha cumplido a cabalidad, pero los vicios y las inercias del pasado, combinados con la rapacidad del sistema económico actual, han demostrado en poco tiempo que son una aleación inviable Y las fisuras se abren por todas partes Sin duda, el caso más dramático del momento es el de Argentina Mal dejaron los militares al país y, lejos de levantarlo, los gobiernos democráticos lo siguieron llevando en picada Disciplinadamente, primero el radical, Raúl Alfonsín, y luego el justicialista, Carlos Menem, se apegaron a una política económica ortodoxa, siempre exigida por el Fondo Monetario Internacional Desmantelaron la planta productiva nacional, pero Menem fue más allá: criminalizó la política Inepto, insensible, a Fernando de la Rúa sólo le quedaron despojos que no supo ni pudo administrar Ahora ya no queda ni eso El hambre, la desesperación, la violencia y la represión son el pan de todos los días Y no hay nadie, ni dentro ni fuera, que se haga cargo del paquete Estados Unidos y los organismos financieros internacionales, que en buena parte son responsables de lo que ahí sucede, ahora castigan a su antes aplicado alumno, por hacer mal la tarea Quieren ortodoxia con resultados, todas las ganancias y ninguna competencia Así, no se puede De los políticos locales no hay ni a quien irle y muchos tampoco quieren arriesgarse La gente ya no cree en ellos, porque de cualquier color han demostrado ser incapaces De todos modos, rebasado por la situación, el actual mandatario interino, Eduardo Duhalde, apeló otra vez a las urnas y convocó a elecciones adelantadas No hay candidatos viables a la vista y el único que insiste en volver a postularse --oh, desgracia-- es Carlos Menem Quizá por aquello de que la mafia sólo se combate con la mafia Y, lo más triste, es que en esta primavera democrática, Argentina ni siquiera ha logrado saldar sus cuentas con la justicia El propio Menem, sobre quien pesan demasiadas evidencias de corrupción, tráfico de todo lo traficable y hasta crímenes políticos, no sólo sigue impune, sino políticamente vivo El asunto de los militares está cerrado y los pocos casos que han logrado reabrirse siguen penosamente su curso, empujados por organismos civiles y unos cuantos jueces de buena voluntad Peor aún, uno de los jefes policiacos involucrados en la muerte de dos desempleados la semana pasada, se reveló como miembro de las fuerzas represivas de la dictadura, que evidentemente siguen incrustadas en los aparatos de seguridad del Estado Otro que va que vuela por un camino semejante es Perú Cansados de militares y políticos venales, los peruanos optaron a principios de los años 90 por un tecnócrata desconocido En poco tiempo el "Chino", Alberto Fujimori, se desenmascaró como un autócrata tan o más corrupto y represivo que sus antecesores Diez años duró la farsa Esperanzados, los peruanos optaron por Alejandro Toledo, representante de una formación política nueva En menos de un año, su popularidad ha caído hasta el suelo Discípulo de Harvard, el "Cholo" no sólo ha sido incapaz de enderezar el rumbo del país, sino que ha incumplido sus promesas de campaña Las protestas populares han ido en aumento y ya se produjo el primer estallido en el Sur peruano, particularmente en la ciudad de Arequipa, ante el intento de privatizar dos empresas estatales de energía Toledo se justificó con el argumento de que el erario público estaba más exiguo de lo que esperaba y era imperativo recaudar dinero Dio marcha atrás, pero la maniobra costó muertos, heridos, detenidos y millones en daños materiales Nada quedó arreglado Mientras se discute qué hacer con la economía, Perú busca aplicar un poco de justicia En días pasados, el poderoso exasesor de Seguridad Nacional, Vladimiro Montesinos, fue sentenciado a nueve años de cárcel por el primero de 60 juicios en su contra Es probable que la suma de todos los que le faltan lo mantenga de por vida en la cárcel El que tiene pocos visos de comparecer ante la justicia --a pesar de su responsabilidad en, por lo menos, igual número de crímenes-- es el expresidente Fujimori Amparado en su doble nacionalidad se encuentra refugiado en Japón y el gobierno de Tokio ya ha dicho que no acostumbra extraditar a sus ciudadanos, aunque la solicitud ya esté en marcha Colombia es un caso paradigmático donde la democracia no ha sido garantía de nada De hecho, hace mucho que ahí no existe una dictadura militar y los gobiernos se han renovado puntualmente a través de las urnas Sin embargo, la situación económica es desastrosa, la social dramática, el crimen y el narcotráfico campean por doquier y la guerra civil desangra al país desde hace casi 40 años Porfiados, los colombianos acaban de hacer una nueva apuesta: Alvaro Uribe, un joven político provinciano al que se le atribuye mano dura Paradójicamente, en este país donde cada quién ha hecho lo que ha querido, lo que la gente anhela es orden Y, ya casi, a cualquier precio, porque para muchos la situación difícilmente puede ser peor Pero sí puede El temor de numerosos analistas es que Uribe lleve a Colombia a una guerra total Tiene con qué hacerlo Se le vincula ideológicamente con la derecha radical e, inclusive, se le atribuyen nexos con los grupos paramilitares Su padre, un finquero de la región donde se crearon estos cuerpos irregulares, fue asesinado por las FARC Él mismo ha sido amenazado y ha escapado a varios atentados Lleva la confrontación en la carne Hábilmente, empero, ya antes de tomar posesión, Uribe hizo un llamado a la negociación, pero esta vez bajo los auspicios de Naciones Unidas Si la guerrilla lo rechaza, habrá justificación para la guerra Y esa ha sido exactamente la respuesta de los insurgentes Uribe, por lo demás, cuenta con el apoyo de Washington Si con el Plan Colombia de Clinton la ayuda militar y económica se orientaba hacia el narcotráfico, ahora el gobierno de Bush busca ampliarla hasta la guerrilla En caso de que algún día se firme la paz o se llegue a la derrota militar, no alcanzarán los tribunales para juzgar los crímenes de todas las partes En otro tenor, la democracia también está haciendo agua en Venezuela Tampoco ahí ha habido dictaduras militares desde hace rato, pero el bipartidismo creó un ciclo perverso de alternancia democrática, en que una élite se repartió el poder y los privilegios Agotada la bonanza petrolera, hubo que administrar las carencias y ahí fue donde afloraron la corrupción y las rencillas políticas Hugo Chávez quiso poner orden sacando los tanques a la calle; no lo logró y fue a dar a la cárcel Ahora es presidente por voluntad de los mayoritarios sectores populares Pero esto no ha constituido ninguna garantía La situación económica sigue siendo mala y el presidente venezolano ha querido manejarla con una orientación populista que, hasta ahora, lo único que ha logrado es enfrentar a unos sectores sociales con otros Su estilo mesiánico y autoritario frente a los que difieren de él acabó por caldear los ánimos y ya sufrió el primer intento de derrocamiento Éste fracasó, pero su gobierno sigue en la picota Los rumores de otra asonada o inclusive de un atentado son cotidianos y la gente se mantiene beligerante a favor o en contra, con riesgo de nuevos enfrentamientos y más derramamiento de sangre Pero Chávez no sólo se echó en contra a la élite venezolana En su caso también hay presiones externas de los centros del poder político y financiero internacional, para los que no es suficiente que haya ganado en las urnas, sino quieren que se apegue al modelo económico dominante, acalle su discurso antiimperialista y se pliegue al concepto de seguridad global, emanado de la guerra contra el terrorismo Todo esto lo ha desafiado el levantisco excoronel, aunque hay que decir que, desde el susto golpista, se le observa mucho más moderado No basta, pues, tener el apoyo mayoritario de los votos, sino que también hay que plegarse a ciertas directrices para ser considerado un verdadero demócrata Y en este punto, bien vale la pena traer a colación el caso de Brasil Después de los escándalos de Collor de Melo, a principios de los años 90, el gigante sudamericano, pese a sus profundas desigualdades sociales y a sus estremecimientos económicos, logró conservar cierta estabilidad y respetabilidad internacional, gracias a Fernando Henrique Cardoso, uno de los pocos políticos de oficio que quedan en América Latina Ahora, sin embargo, que hay serias posibilidades de que en su tercer intento Luiz Inacio da Silva, del Partido de los Trabajadores, llegue al poder y aplique políticas mucho más orientadas hacia la izquierda, los mercados internacionales ya empezaron a emitir su voto No importa que "Lula" haya moderado mucho su discurso, tampoco que haya elegido a un millonario como compañero de fórmula, mucho menos que muchos brasileños cifren en él las esperanzas de una mejor vida Los capitales internos y externos sólo apoyarán los resultados democráticos si estos favorecen a sus intereses ¿Puede esto realmente llamarse democracia? Lo más grave, sin embargo, es que tanto los que se han sometido, como los que no lo han hecho a la dictadura de los poderes hegemónicos de Occidente, particularmente de Estados Unidos, y a los sacrosantos preceptos del libre mercado y de la economía global, están camino de, o ya han caído, al despeñadero Imposible mencionar en este espacio caso por caso, pero el mismo patrón se extiende de manera alarmante en todo el ámbito latinoamericano: gobiernos emanados de las urnas, deterioro económico, descrédito político, inestabilidad social, impotencia o falta de voluntad de la justicia Algo evidentemente no está funcionando en este modelo que se vendió como paradigma del mundo libre Y, para cerrar, sólo un botón emblemático de muestra: Pinochet no será juzgado en Chile, se le declaró demente

Comentarios