La discreta partida de Mary Robinson

sábado, 14 de septiembre de 2002
Ginebra - El miércoles 11 de septiembre la comunidad internacional estaba aún perpleja mirando por enésima vez las terribles imágenes de los ataques contra Estados Unidos cometidos el año pasado Casi nadie se dio cuenta de que en Ginebra, en esos mismos momentos, Mary Robinson dejaba definitivamente sus oficinas Ironías de la historia: esta mujer, expresidenta de Irlanda y quien se dedicó por cinco años como nadie antes en la ONU a defender los Derechos Humanos y a denunciar a sus violadores, dejaba su cargo en gran parte por las consecuencias de esos mismos atentados La Alta Comisionada de la ONU asumió su cargo en Ginebra, en 1997, decidida "a ejercer presión dondequiera que sea con tal de hacer de los Derechos Humanos un principio universal respetado", según dijo en sus discursos de aquella época Así, su línea de trabajo se caracterizó por la cercanía con quienes trabajan en el terreno, especialmente con las organizaciones no gubernamentales, muy poco consideradas hasta entonces en este ámbito Sus reuniones anuales con las ONG dieron sus frutos y varias instancias de colaboración se desarrollaron entre estos sectores Poco a poco la imagen de Robinson se fue perfilando: activa, no dudó en viajar a Timor o a Ruanda para incentivar las negociaciones por el establecimiento de mesas de diálogo Luego, La Alta Comisionada abrió varias oficinas en zonas de conflicto, e incluso en China, donde pocos habían intentado forcejear Desafiante: en sus viajes por América latina, Robinson hizo sistemáticamente llamados para regularizar las condiciones de estos derechos fundamentales En Argentina, Uruguay y Chile, reiteró su preocupación por la ausencia, más de 20 años después de los hechos, de información precisa acerca de los desaparecidos de los gobiernos militares En Colombia, donde incluso organizaciones humanitarias debieron dejar el país por la ausencia de seguridad, ella decidió abrir una oficina especial, encargada de recolectar informaciones, denuncias y ejercer, además, como soporte de las iniciativas nacionales para los Derechos Humanos Otra característica de la irlandesa fue de no dejarse intimidar por la más grande de las potencias Sin embargo, elevó demasiadas veces su voz contra Estados Unidos y terminó por pagar las consecuencias Washington, bajo la lupa Tras los atentados del 11 de septiembre, Mary Robinson envió sus condolencias tanto al Gobierno estadounidense como a los familiares y cercanos de las víctimas Ante los primeros indicios del origen terrorista de los hechos, hizo un vivo llamado internacional a no permitir que el drama se convierta en venganza y que los derechos humanos de civiles no se vean alterados por las posibles medidas de represalia Precavida, Robinson siguió de cerca los bombardeos contra Afganistán y elevó aún más el tono de sus mensajes ante las condiciones de detención de los posibles miembros de Al Qaeda, prisioneros en la base militar norteamericana en Guantánamo Pero la relación de Robinson y Estados Unidos mostraba signos de flaqueza por la posición americana ante el conflicto de Medio Oriente Ello sin mencionar las tensiones entre Tel Aviv y la organización de Ginebra Es más: la Cumbre de Durban, organizada por la Alta Comisionada a fines de agosto del 2001 --que debía centrarse en la adopción de medidas para la eliminación de las formas de racismo-- estuvo al borde del fiasco internacional por el apresurado retiro e intento de boicot de los representantes de Israel y Washington Por ello, no fue extraño que durante la pasada Comisión de Derechos Humanos Israel no otorgara la visa necesaria a la comitiva de la ONU, encabezada por Robinson, cuyo objetivo era ver in situ las condiciones de vida de los palestinos en los territorios ocupados, y sobre todo, poder acceder a la ciudad de Jenin, donde se habría efectuado una matanza de palestinos Las negociaciones fueron intensas, pero el apoyo incondicional estadunidense fue del mismo calibre Robinson se vio obligada a quedarse en Ginebra Luego, en esos mismos días, Robinson debía aclarar si se quedaba un año mas en su cargo, lo cual le debía ser propuesto con gran pompa por Kofi Annan Fue él quien le solicitó en 2001 prolongar su mandato de cuatro a cinco años Una vez terminado el periodo, lo más probable era que Robinson finalmente cumpliera un segundo mandato Es decir, tres años más Pero Estados Unidos lo impidió Ella misma lo admitió ante la prensa, afirmando que "una gran potencia está detrás de mi partida" Antes de retirarse de la escena de la ONU no dudo en acusar al gobierno estadunidense, al ruso y al chino de "esconderse tras la guerra contra el terrorismo para atentar contra las libertades civiles de sus oponentes" El sustituto Una vez anunciado que el puesto de Robinson estaba vacante, varios gobiernos y organizaciones internacionales propusieron nombres Según fuentes cercanas a una destacada ONG, entre ellos estaba el de la subsecretaria de Derechos Humanos y Democracia de la Cancillería mexicana, Mariclaire Acosta Sin embargo, dado lo crucial del cargo, el nuevo ocupante de la silla de Robinson debía ser alguien de total confianza de Annan, haber trabajado en el seno de la ONU, y, evidentemente, recibir el visto bueno de Estados Unidos Por ello, el apoyo al diplomático brasileño Sergio Vieira de Mello fue casi unánime Destacado ejecutivo del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados desde 1969, se desempeño posteriormente como asistente del Alto Comisionado de esa organización Además, fue por un breve periodo Representante Especial del Secretario General de la ONU en Kosovo y hasta mayo de este año, Administrador Provisorio de Timor Este Vieira de Mello parece tener las ideas profesionales claras De 54 años, sabe que cuenta con el apoyo de los máximos ejecutivos de esta organización Es reconocido por su dominio del micrófono y juega constantemente en público la carta de la persuasión En su primer encuentro con la prensa desde que asumió el cargo, señaló algunas de las líneas de su política Éstas Provocarían fuertes dolores de cabeza a Robinson Con su frase "comprendo que medidas drásticas hayas sido adoptadas", en referencia a las políticas de defensa de Estados Unidos, dio un inmenso paso atrás en el terreno por el cual lucho la irlandesa

Comentarios