Alemania: La victoria tiene ojos verdes

sábado, 28 de septiembre de 2002
Hamburgo - En las elecciones estatales y federales alemanas del 20 de septiembre, Die Grünen (Los verdes) fueron la sorpresa: obtuvieron la votación más alta de su historia (86% del total) y consiguieron 55 escaños Se convirtieron así en la tercera fuerza política del país y dieron "un giro" a la tendencia hacia la derecha experimentada en otros países europeos El Partido Social Demócrata (SPD) se mantuvo en el poder con 251 escaños, apenas nueve por arriba del partido de la Democracia Cristiana (CDU), que obtuvo 248 escaños Los "extraparlamentarios" Los Verdes no nacieron como un partido político sino como un conglomerado de movimientos sociales y grupos políticos de lo más diverso: grupos ambientalistas, antifascistas, feministas, asociaciones (pro derechos civiles, de vecinos, etcétera) que se oponían a la ampliación del aeropuerto de Frankfurt, a la instalación de más bases militares de Estados Unidos para el uso de misiles Pershing, a las centrales nucleares y al transporte en tren de desechos tóxicos radiactivos que, a veces, atravesaban pueblos Estas luchas se dieron a todos los niveles, desde la vía de la solicitud con cartas y firmas hasta las movilizaciones masivas: desde ecologistas que se acostaban encadenados a las vías del tren hasta las batallas campales contra la policía Eran los años 70, todavía bajo la ocupación de las tropas vencedoras de la Segunda Guerra Mundial El movimiento estudiantil de 1968 había sacudido a la juventud de Occidente y en Alemania hizo mella cuando los jóvenes empezaron a preguntar a sus padres y abuelos "¿Tú qué hiciste durante la época nazi? Dónde estabas?" Las autoridades aún tenían entre sus políticos a conocidos nazis que por una extraña razón se habían salvado de los juicios de Nüremberg No sólo eso: habían recobrado sus puestos, como los magistrados que fueron secuestrados por la RAF Los movimientos sociales de los años 70 no confiaban en los partidos políticos Por el contrario Fue la razón por la que sus acciones y grupos tuvieron el apellido "extraparlamentarios" No sólo se protestaba, sino que había una propuesta por cambiar las costumbres y las jerarquías en la sociedad, empezando por la familia Había que cambiar, decían, el papel tradicional de la mujer, la ecología, la democracia y, sobre todo, atacar de frente el autoritarismo en todas sus manifestaciones Al Parlamento A mitad de la década de los años 70 nació la BBU (Bund für Bürgerrechte und Umweltschutz) Fue la unión de diversos grupos ecologistas, feministas y pacifistas que en 1979 se convertiría en Die Grünen: Los Verdes Entre ellos destacaban Lukas Beckmann, Joseph Beuys, Gerda Degen, Rudi Dutschke, Milan Horacek, Halo Saibold, Roland Vogt A partir de 1980 Die Grünen tuvo avances muy modestos en las elecciones locales en Alemania En 1983 superaron la barrera del 5% de los votos del padrón nacional y pudieron entrar en el Bundestag (Parlamento federal) Para 1995 tuvieron su primer ministro, Joseph Fisher, en la región de Hessen Una de las figuras centrales en el nacimiento de Los Verdes como partido político fue Petra Kelly Ella era una de las activistas más dinámicas e inteligentes que se oponía a la instalación de los misiles Pershing norteamericanos y que abogaba una distensión en la carrera armamentista En medio de esta campaña Petra conoció al general Gerd Bastian, alto mando del ejército alemán quien se retiró de la vida castrense en protesta por las políticas de la NATO y el desarrollo de los Euromisiles Ambos se enamoraron y el general Bastián entró a las filas de los Verdes, dando fuerza y credibilidad al discurso ecopacifista Petra y el general se convirtieron en una pareja El 1 de octubre de 1992 la policía entró a la casa de la pareja y encontró los cadáveres de ambos que ya llevaban 18 días sin vida La versión oficial es que el militar disparó contra su amada y luego se quitó la vida Sin embargo, hay muchas dudas y muchas especulaciones Petra fue la primera mujer que entró al Parlamento en representación de Los Verdes Junto con el general Bastián organizó una serie de acciones no violentas de protesta contra las bases norteamericanas y de la OTAN Creó el proyecto de un tribunal internacional para crímenes de lesa humanidad, y mantuvo una constante campaña en contra de la construcción y venta de armas Además fue una de los principales impulsores del movimiento feminista En 1982 se le otorgó el Right Livelihood Award, conocido como el Premio Nobel no alternativo El voto femenino Una característica de Los Verdes es que la composición femenina es muy alta, y de entrada y por principio, una mujer tiene prioridad para una candidatura El voto femenino es decisivo para Die Grünen, no sólo por la alta participación de mujeres entre sus militantes, sino porque sus iniciativas, estrategias y leyes son pensadas para la protección de las mujeres y los niños, aspectos que los demás partidos han descuidado Esto se reflejó en el alto número de electoras que votaron por los Verdes en las elecciones del 2001 En 1983, cuando entraron por primera vez en el Bundestag, Los Verdes escandalizaban a la tradicional clase política con su manera de vestir Joseph Fischer tomó juramento como ministro de Medio Ambiente en el estado de Hessen vistiendo tenis y playera Curiosamente, el éxito en las elecciones de enero de 1987 (8,3% de los votos y 44 escaños) provocó tensiones dentro del partido Se agravaron las discusiones entre los que están dispuestos a adaptarse a la vida de un partido institucionalizado y los que lo juzgaron como una traición a los principios del grupo Los Verdes se dividieron entre una ala radical, los fundamentalistas (Fundis), y la pragmática (Realos) En diciembre del 1987 este conflicto interno los llevó al borde de la ruptura De tanto en tanto la división se agudiza o a veces se olvida Tras la caída del Muro y con la Reunificación, los ecologistas de lo que fuera la Alemania Democrática, se organizaron La nueva formación Bundnis 90/ Die Grunen obtuvo un 6,7% en las elecciones del 1998 Llegaron a formar parte del gobierno federal tras pactar una alianza con los socialdemócratas, un pacto que ahora se renueva gracias al éxito en las urnas del SPD y de Los Verdes Joschka, Joschka A la muerte de Petra Kelly, sus compañeros que tomaron la estafeta mostraron su talento político y don de gente Los Verdes, por principios, están en contra de los caudillos o de que la atención y el poder recaigan en una o en unas cuántas personas Sin embargo, el carisma y la inteligencia de Joseph Fischer, apodado Joschka, hizo de este verde una carta fuerte de su partido y el triunfo electoral del pasado fin de semana se lo deben a él Fischer nació en 1948 Su padre era carnicero A los 15 años interrumpió sus estudios y se marchó a Gran Bretaña, donde se casó con una menor de edad Vivió el 68 desde la calle en la barricadas Vivió en casas ocupadas por los "sin techo" Trabajó como obrero en la empresa automotriz Opel y fue despedido tras una huelga Así que luego se ganó el pan como taxista También fue traductor al alemán de literatura pornográfica Con esos ingresos, una editorial de izquierda financiaba sus publicaciones políticas Fischer se formó leyendo a los clásicos socialistas De su paso por la extrema izquierda quedan algunas fotos (uno donde aparece pegándole a un policía se hizo pública hace dos años) y unas cuantas estancias, breves, en la cárcel Después de las barricadas, en 1981, Fischer y otros amigos de la época rebelde de Francfort ingresaron al partido de Los Verdes "Siempre me opuse a la violencia y al terrorismo", afirmó en una reciente entrevista Pero su pasado lo persigue: Así, se vio obligado a comparecer ante la justicia en Fráncfort, en el juicio de un amigo de los viejos tiempos, Hans-Joachim Klein, acusado de participar, junto al terrorista venezolano Carlos, en el secuestro de ministros de la OPEP ocurrido en Viena en 1975 La derecha trató de liquidarlo en ese momento y no lo logró Lo paradójico es que Fisher es ahora, desde su cargo de ministro de Relaciones Exteriores, el político alemán más popular Lo es a tal grado que Uli Hoeness, el entrenador del Bayern de Múnich, partidario del candidato de la derecha Edmund Stoiber, decía que su gallo Stoiber debería haberse planteado seriamente, en caso de ganar, gobernar con Fischer como ministro de exteriores, el hombre que nunca ocultó su pasado La popularidad de Fischer ha obligado a Los Verdes replantearse la regla de la rotación de cargos Al poder Los Verdes no sólo tienen representación parlamentaria, sino tres ministerios: Relaciones Exteriores con Joschka Fischer; Medio Ambiente con el controvertido Jürgen Trittin; y Agricultura y Protección del Consumidor con Renate Künast Todos han sido blanco de los ataques más duros A Trittin los automovilistas lo odian por un impuesto ecológico que se paga al comprar gasolina Con ello se financia la investigación y nuevos puestos de trabajo para desarrollar energías alternativas A Renate Künast le recriminaron no venir del campo y se dijo que no puede distinguir entre un perro y una vaca La ministra y su equipo desarrollan políticas para la descontaminación de la tierra, para la producción de alimentos sin tantos químicos dañinos y para evitar otra epidemia como la de las vacas locas Pese a las recriminaciones, los ministros verdes demostraron eficacia y buenos resultados Ello benefició al partido en las recientes elecciones y es posible que en la formación del nuevo gobierno consigan un ministerio más La mosca en la sopa para Los Verdes fue Milósevich Los ecopacifistas se enfrentaron a un dilema que ellos plantearon en los términos: "Seremos simples testigos de la aniquilación física de los musulmanes en Yugoslavia o vamos a hacer algo para evitarlo?" Los argumentos de uno y otro bando casi llevan a una ruptura en el partido ¿Una guerra humanitaria? ¿Dejarse arrastrar por Estados Unidos? ¿ Habrá bombas ecológicas? Finalmente por voz de Fischer, Los Verdes dieron su visto bueno al envío de tropas a los Balcanes Aún no se recuperaban de las críticas de traidores a los principios fundamentales cuando tuvieron que decidir si colaboraban o no con el aniquilamiento del régimen Talibán En lo que Fischer llamó eufemísticamente "Una colaboración restringida", Alemania nuevamente tuvo presencia en un conflicto bélico más allá de sus fronteras Desde hace cuatro años los Socialdemócratas y Los Verdes gobiernan Alemania en una coalición llamada roji-verde Sin embargo, la popularidad de éstos últimos había disminuido debido a las promesas no cumplidas en los nuevos estados federados (antigua Alemania Democrática): desempleo, carestía, trato de ciudadanos de segunda, etcétera Además, los verdes habían prometido acabar con las centrales nucleares, pero éstas seguirán en funcionamiento por lo menos veinte años más En otras palabras, la coalición roji-verde tenía un negro futuro En eso llegó, literalmente, la salvación del cielo Las intensas lluvias del verano desembocaron en inundaciones que arrasaron poblaciones, granjas y campos de cultivo Incluso grandes ciudades como Dresden fueron afectadas (la estación de tren y las vías quedaron bajo el agua) El canciller Gerhard Schroeder reaccionó rápido y bien: apoyó a los damnificados y ganó simpatías y votos, incluso en los bastiones de la democracia cristiana La gente se dio cuenta de que las advertencias que habían hecho desde hace años Los Verdes: la errónea manera de canalizar los ríos y las consecuencias del cambio climático global Comprobaron en carne propia el dicho de que Dios perdona pero la naturaleza nunca Las inundaciones sacaron a flote al gobierno SPD-Grünnen, pero el reto ahora es cumplir las promesas Sino en las elecciones del 2006 no tendrán tanta suerte

Comentarios