¿Rumsfeld, causante de los pésimos resultados en Irak?

martes, 2 de diciembre de 2003
México, D F, (apro)- ¿Quién es este secretario de Defensa? Hasta hace pocas semanas, Rumsfeld podía ser considerado uno de los hombres más importantes y poderosos del mundo No por nada, Kissinger llegó a afirmar que "Donald Rumsfeld tiene lo que se necesita para ser un presidente fuerte" Poco después de haber acabado sus estudios de ciencias políticas en Princeton, Rumsfeld inició su carrera en la esfera pública como diputado federal por Illinois, y logró ser reelecto tres veces consecutivas Antes de completar su cuarto periodo, fue invitado a trabajar en el equipo cercano del presidente Richard Nixon Durante esta administración desempeñó cargos importantes, los cuales culminaron en el nombramiento como embajador ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en Bruselas En dicho cargo permaneció un año, regresando a Estados Unidos para incorporarse al equipo de trabajo del presidente Ford, donde llegó a ser el jefe de la oficina de la Casa Blanca (Chief of Staff) A sólo un año de haber regresado --con 43 años de edad-- fue nombrado secretario de Defensa, el más joven en la historia del país Y paradójicamente, en su segunda estancia en el Pentágono es el más viejo en la historia En la década de los ochenta, durante la administración Reagan, fue designado enviado especial del gobierno norteamericano en Medio Oriente, periodo en el que conoció a Hussein En este periodo inició el plan defensivo nuclear conocido como Guerra de las Galaxias, relegado por Clinton y recientemente retomado por George W Bush Rumsfeld se desempeñó por 20 años en la esfera pública antes de ingresar al sector privado En esos años afianzó contactos al más alto nivel de la política estadunidense y se posicionó como especialista en seguridad nacional y estrategia militar Su ingreso al sector privado no fue menos exitoso Hábilmente llegó a ocupar puestos claves en la industria farmacéutica y fungió como asesor en diversas empresas de este ramo Más tarde se involucró en el sector de telecomunicaciones, al tiempo que formaba parte de diferentes comisiones y comités relacionados con la seguridad nacional Sorprendió su nombramiento como secretario de defensa de Bush junior, pues en el pasado había tenido algunas desavenencias con Bush I Sin embargo, su fuerte personalidad y su firme convicción en la necesidad de transformar el Pentágono y un sistema de defensa estilo Guerra de las Galaxias, lo llevaron por segunda ocasión a manejar la cartera del gabinete con mayor presupuesto Sus dificultades en la reconstrucción de Irak Rumsfeld fue el gran ganador de la guerra y está siendo el gran perdedor de la posguerra Es blanco permanente de críticas y cuestionamientos La invasión a Irak cristalizó una ruptura al interior del cuerpo militar estadunidense: por un lado los estrategas y sus superiores inmediatos, es decir, los militares de carrera, quienes preveían una difícil posguerra y sabían que llevaban un escueto plan de reconstrucción, y por el otro Rumsfeld, Wolfowitz, el número dos, y los generales designados para entrar a Irak, Tommy Franks y Richard Myers El plan inicial, presentado al secretario de Defensa para su aprobación, involucraba a elementos de más de cuatro divisiones de la Fuerza Armada Dicho plan se ajustaba a los lineamientos de un sofisticado documento del Pentágono referente a la planeación de guerra time-phased forces-deployment list (TPFDL) y reconocido por su eficacia Sin embargo, Rumsfeld rechazó este paquete por considerarlo muy amplio Insistió en enviar una fuerza de ataque más reducida y que tuviera mayor movilidad, combinándola con un intenso ataque aéreo Además, decidió controlar los tiempos y el flujo de las tropas en la zona de combate, restando poder de decisión a los generales En lugar de reforzar a las tropas estadunidenses con el envío de tanques y otros vehículos pesados vía marítima, se apoyó en el reducido equipo pesado disponible en Kuwait Algunos analistas afirman que intentaba demostrar la eficiencia de los bombardeos a precisión, reduciendo los costos de guerra y que confiaba en el apoyo que recibirían las tropas estadunidenses por parte de los shiitas, de los enemigos del régimen de Hussein, e incluso de Irán Sin embargo, los factores climáticos y culturales fueron subestimados Los resultados de la invasión y de la reconstrucción no han sido satisfactorios, hecho reconocible en diferentes esferas de la realidad estadunidense Analistas políticos, congresistas ?demócratas y republicanos--, intelectuales y el propio Departamento de Estado han insistido en que la política de ocupación no ha dado los resultados esperados Los costos económicos de la guerra causaron crecientes inconformidades y una preocupación ampliamente debatida en el Congreso, al tiempo que la ola de ataques ?primero a la embajada de Jordania y a la sede de la ONU en Najaf-- puso de manifiesto la falta de orden imperante en Irak y la necesidad de un mayor número de tropas de Naciones Unidas La opinión pública nacional comenzó a demandar más enérgicamente el regreso de los soldados y cada vez se fue haciendo más obvio que la administración Bush no podría reclutar suficientes tropas extranjeras sin el apoyo de Naciones Unidas Y como parte de un desesperado intento de Bush para mantener el mermado entusiasmo de las tropas estacionadas en Irak, viajó sorpresivamente para cenar con sus soldados en la noche de acción de gracias Bush está entrando al año electoral 2004 con un blanco abierto: la "vietnamización" de Irak Si la ocupación se sigue complicando, tal vez, los tiempos electorales lo llevarán a destituir a su secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, quien pasaría a la historia por ser el gran invasor, pero un pésimo reconstructor

Comentarios