Nicaragua ante el antojo de sus caudillos

sábado, 6 de diciembre de 2003
Managua (apro)- Los aires que soplan en Nicaragua están cargados de tensión e incertidumbre Estados Unidos ha cortado parcialmente su cooperación a varias instituciones del Estado, y la Unión Europea (UE) planea hacer lo mismo El presidente Enrique Bolaños advierte del resurgimiento de la violencia política y no encuentra salidas: está amenazado con ser llevado a la cárcel si no negocia La causa del nuevo fenómeno es un presunto pacto político entre dos “caudillos” nicaragüenses que, según la denuncia social, mantienen “secuestrada a la nación” En el siglo pasado, durante la época de la dictadura somocista –iniciada en 1934 por Anastasio Somoza García--, Nicaragua era considerada la “finca” del tirano y de su descendencia dinástica El somocismo fue derrocado en 1979 por una revolución que imperó un poco más de una década, para desembocar en la actualidad en un poder que controlan dos “caudillos”: el izquierdista Daniel Ortega y derechista Arnoldo Alemán El presunto pacto, que tiene un antecedente durante el gobierno de Alemán, tendría como objetivo hacerle una reforma a la Constitución de Nicaragua, a través de la cual se unificarían las elecciones municipales con las presidenciales y legislativas, para celebrarlas en conjunto en 2006, lo cual ahorraría al país más de 400 millones de dólares Observadores políticos indican, además, que el pacto y la reforma constitucional significarían un nuevo reparto entre Ortega y Alemán de las jefaturas de instituciones como el Parlamento, Corte Suprema y Tribunal Electoral, entre otros Ortega fue fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que encabezó la lucha antidictatorial En la época revolucionaria encabezó el gobierno sandinista y, en la actualidad, mantiene su liderazgo partidarista y una curul vitalicia en el Congreso Legislativo, así como un emergente poder económico que lo sustenta y lo ha convertido en un pilar permanente del poder político nicaragüense En el otro extremo está Arnoldo Alemán, quien surge de la política tradicional y derechista de Nicaragua, con estrechos vínculos con lo que fue la contrarrevolución que quiso derrocar al sandinismo de Ortega Maneja el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), quizás el más fuerte y organizado De ser un desconocido cafetalero medio, pasó a ser alcalde de Managua y luego llegó a presidente de la república (1997-2002) En la actualidad es procesado por graves delitos de corrupción, pero desde la cárcel, a través de un teléfono celular, maneja los hilos del poder Ortega y Alemán son una especie de binomio inseparable, “se necesitan mutuamente” El líder sandinista lo explicaba en una comparecencia televisiva y en varias entrevistas a medios de prensa Decía que aunque no confiaba en Arnoldo Alemán, lo cierto era que después de siete meses de estar preso, seguía al mando de su partido que tiene, en el Parlamento, una estimable bancada Es decir, en alianza con el FSLN, pueden implementar reformas constitucionales Nicaragua ha sido víctima de una permanente convulsión social y política, que se ha sostenido desde la mitad del siglo pasado A finales de los cincuenta, surge la guerrilla armada que luchó hasta 1979, cuando derrocó a Anastasio Somoza Debayle Inmediatamente de la llegada de los guerrilleros del FSLN al poder se inicia una guerra contrarrevolucionaria, apoyada y armada por Estados Unidos, que terminó en 1990 con la derrota electoral de los sandinistas, a manos de Violeta Barrios viuda de Chamorro La Nicaragua que Barrios recibió de Ortega estaba en la ruina por una guerra civil que la había consumido, pero también fue desmantelada en un proceso de apropiación “legal” que en este país centroamericano se conoce como “Piñata Sandinista” Se entregaron propiedades a gente de escasos recursos, pero igualmente, en un abrir y cerrar de ojos, algunos memorables insurgentes se convirtieron en grandes empresarios Era la acción del poder económico emergente De pactos y re-pactos El humor no se aparta de los nicaragüenses Durante la lucha antidictatorial los guerrilleros eran conocidos por el pueblo como “compas” (abreviatura de compañeros); en la guerra contrarrevolucionaria, los adversarios al sandinismo fueron tildados como “contras” Pero en el periodo de tránsito democrático (que aún está vigente) y que ha tenido intentos de regresión a la violencia insurgente, se han unido por causa del descontento social, los “compas” con los “contras”, y se han transformado en “re-compas” y en “re-contras” Pero unificados son los “re-vueltos” En la actualidad al presunto pacto que Ortega está fraguando por debajo de la mesa con Alemán es denominado como “re-pacto”, porque existe un antecedente entre ellos durante el gobierno “arnoldista”, mismo que les permitió repartirse jefaturas en la institucionalidad del Estado, así como impedir que varios movimientos políticos se convirtieran en partidos para participar en las elecciones El último revuelo armado, a raíz de un presunto “re-pacto” en marcha y que mantiene un estado de incertidumbre y tensión, se dio a finales de noviembre, luego de una visita que el secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, hizo a Nicaragua Deliberadamente funcionarios de alto rango de Washington, así como del gobierno que preside Enrique Bolaños, excluyeron a Ortega de los actos de recibimiento a Powell Por otra parte, los estadunidenses urgieron a Nicaragua en reformar sus órganos de justicia para despojar a los sandinistas de su control Se hicieron manifestaciones públicas como que Ortega y Alemán representaban el pasado, y que debían ser excluidos en una agenda de futuro En pago a ello, Ortega rompió el pacto que tenía con Bolaños y que les había servido para meter preso a Alemán y a sus allegados, acusados de graves actos de corrupción, que incluían acciones fraudulentas contra el Estado por casi cien millones de dólares Allegados a Alemán han dicho que su fortuna es superior a los 600 millones de dólares Ortega y el presidente Bolaños (este último militante del PLC y exvicepresidente durante el mandato de Alemán) pretendían liquidar al caudillo derechista y desmantelar al PLC, así como fortalecer a la llamada bancada legislativa “azul y blanco” o “bolañista”, que a duras penas tratan de conformarse en partido político Sin embargo, nunca crecieron, y la fortaleza del presidente quedó en entredicho, sólo con el respaldo de la embajada estadunidense Ortega movió las piezas y, de un día para otro, el reo Arnoldo Alemán abandonó la cárcel donde estaba recluido en la Dirección de Investigaciones Criminales (DIC), y volvió a gozar de prisión domiciliar No fue suficiente, como tituló El Nuevo Diario, de Nicaragua, “Ortega crecido y desafiante” amenazó al presidente Bolaños con desaforarlo, meterlo en la cárcel y procesarlo por delitos electorales durante la campaña que lo llevó a la presidencia hace poco más de un año La justicia procesa a Bolaños porque dinero estatal fue ocupado para financiar su campaña presidencial Preocupación mundial “Ortega tiene amarrados a Alemán y a Bolaños”, dijo el analista Carlos Fernando Chamorro, director del semanario Confidencial “Mandó a Alemán a su casa, pero no lo libera, es decir, estará a la espera de una sentencia Por otra parte, puede agilizar el proceso contra Bolaños por delitos electorales, lo que pudiera implicar un desafuero presidencial y meterlo a la cárcel” Las piezas se están moviendo rápidamente Después del envío de Alemán a su casa, por órdenes de la jueza Juana Méndez, Estados Unidos decidió congelar la ayuda al Órgano Judicial, así como de otros proyectos que suman casi 50 millones de dólares Pero la Unión Europea ha advertido que podría sacar a Nicaragua de la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC, por sus siglas en inglés), a través de la cual se está gestionando la condonación de 80% de la deuda externa que, en esta nación centroamericana, asciende a 6 mil 500 millones de dólares La tirantez ha seguido en la medida que circulan rumores de que Alemán podría ser liberado por falta de pruebas, lo que le permitiría, además de quedar absuelto legalmente, recuperar su puesto de diputado y, probablemente, su cargo de presidente del Parlamento Pero al mismo tiempo, Ortega ha sido enfático en que “la libertad de Alemán no es negociada”, lo cual implica que el FSLN está negociando también con el acorralado presidente Bolaños La tensión permanecerá latente En el Parlamento está en trámite la aprobación del presupuesto nacional y la renovación de la junta directiva del Legislativo No es ya asombroso un pleito entre “perros y gatos”, mientras en la calle la mayoría de la población, de un total de 5 millones de habitantes, se debate en el día a día por la búsqueda de los alimentos familiares Nicaragua, la tierra del poeta Rubén Darío, es en la actualidad la nación más pobre de Latinoamérica, sólo superada por Haití El analista Cornelio Hopmann reflexiona sobre la actualidad nicaragüense: “Si hablamos de una raya divisoria, entonces ésta no nos separa entre derecha y izquierda, ni separa entre los supuestos pro-ricos y los supuestos pro-pobres, mucho menos entre los supuestos éticos y los supuestos anti-éticos; la raya verdadera separa entre los que tiene fe en la capacidad de la nación de ir remediando sus problemas para acercarse paulatinamente a soluciones y aquellos, que por razón ‘X’ o ‘Y’ perdieron tal fe, o nunca la tuvieron”

Comentarios