Irak y el nuevo orden internacional

sábado, 15 de febrero de 2003
El desarrollo del caso de Irak tiene múltiples dimensiones tanto de corto como de largo plazo para el orden mundial 1- La relevancia de las Naciones Unidas y la acción del Consejo de Seguridad- Luego de la presentación del informe de los inspectores de la misión de verificación de Naciones Unidas (UNMOVIC) y del Organismo Internacional de Energía Atómica, el pasado 14 de febrero, 11 de los 15 países miembros del Consejo, --incluyendo México y tres de los permanentes con derecho a veto--, están a favor de dar más tiempo a los inspectores para concluir su trabajo y lograr el desarme de Irak El aislamiento de Estados Unidos se hizo notorio, no sólo por el hecho de que únicamente el Reino Unido, Bulgaria y España se sumaron a su posición, sino también en el manifiesto mal humor del Secretario de Estado, Colin Powell Los informes de Hans Blix y Mohamed El Baradei señalaron que no existen pruebas fehacientes de que Irak posea armas prohibidas por el Consejo, pero también hicieron notar que la cooperación de dicho país no ha sido suficiente La ovación de la mañana se la llevó el canciller francés Dominique de Villepin, quien reiteró que el uso de la fuerza no es garantía de mayor seguridad y que la guerra siempre es un fracaso de la humanidad La posición de México, arropándose en otros 10 países, fue consistente y digna El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, exigió a Irak desarmarse conforme al mandato de Naciones Unidas y se inclinó por agotar todos los medios pacíficos ¿Cuál será el siguiente paso? Francia propuso, junto con Alemania y Rusia, aumentar el número de inspectores y recibir un nuevo informe dentro de un mes, es decir el 14 de marzo Por su parte, Estados Unidos pretende presentar la semana próxima una resolución, junto con el Reino Unido, acusando a Irak de violar las resoluciones de Naciones Unidas y que, por lo tanto, debe enfrentar las graves consecuencias que se derivan de dicha violación La resolución podría ser interpretada como el permiso para atacar a Irak Obviamente, conviene a México que prevalezca la posición francesa y que se evite la adopción de alguna resolución que pudiera permitir el uso de la fuerza en contra de Irak Por el momento, y así lo tituló la cadena CNN, las “Naciones Unidas bloquearon a los Estados Unidos” y eso no es cualquier cosa Porque lo que finalmente está en juego es saber si el orden mundial del futuro será dictado unilateralmente por la superpotencia militar o bien resultado de la negociación, la cooperación y el consenso entre los diversos actores de la globalidad, tanto estatales como no gubernamentales 2- El curso de acción de la Administración Bush- El gobierno norteamericano se ha metido en un callejón sin salida Su política exterior, en especial en el caso de Irak, no cuenta con el apoyo de la mayoría de los países de la comunidad internacional, es rechazada por un importante sector de la academia liberal así como por el mundo cultural y artístico de los Estados Unidos y, crecientemente, por el Partido Demócrata El gobierno de Bush no ha sabido explicar ni a su opinión pública ni al mundo, las razones por las cuales decidió hacer del derrocamiento de Saddam Hussein y el desarme de Irak la prioridad de su política exterior En un principio dijo que atacaría Irak por sus vínculos con Al Qaeda e intentó presentar el caso de Irak como parte de la “guerra” contra el terrorismo Pero no ha podido demostrar dichos vínculos El canciller francés lo señaló claramente en la sesión del viernes 14 del Consejo de Seguridad Powell sólo convenció medianamente a la opinión pública estadounidense de esta tesis, a nadie más Después, la administración de Bush dijo que el ataque a Irak sería el primer ejemplo concreto de la doctrina del “ataque preventivo” (pre-emptive strike) contenida en la Nueva Estrategia de Seguridad Nacional, hecha pública en el 2002 Pero nada indicaba que Irak estuviera a punto de atacar a Estados Unidos Por el contrario, la mayoría de los expertos considera que el largo período de sanciones a Irak ha surtido efecto y que las capacidades bélicas de ese país están seriamente disminuidas Además, irónicamente, la aplicación del “ataque preventivo” podría llevar a otros países, en particular a Corea del Norte, a ejercer esa doctrina en contra de los mismos Estados Unidos o de sus aliados en Asia La espiral de violencia podría desencadenar serios peligros para la estabilidad mundial Finalmente, el gobierno de Bush decidió equiparar a Hussein con Hitler Con razón lo acusó de violar las anteriores resoluciones del Consejo de Seguridad, que son obligatorias puesto que fueron adoptadas al amparo del capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas También instó al Consejo a cumplir con sus obligaciones y a no fracasar, como fracasó la Sociedad de Naciones Esta línea de argumentación resultó más efectiva, pero no está exenta de contradicciones En primer lugar, es difícil aceptar el paralelismo entre ambos dictadores En segundo lugar, el mundo musulmán ya se pregunta si los Estados Unidos están dispuestos a exigir a Israel, con la misma fuerza, el cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad que lo obligan al retiro de los territorios árabes ocupados El problema de los estándares dobles o la doble medida se le revierte entonces a Estados Unidos Ante la falta de credibilidad de las razones esgrimidas por la administración estadounidense, el mundo se pregunta qué está en el fondo del asunto En México y en otros lugares se cree que el motivo de la Unión Americana es controlar las reservas de petróleo iraquí, consideradas las segundas o terceras más grandes del mundo y, de paso, un territorio estratégico para el despliegue de los principales oleoductos del suroeste de Asia En suma, obtener el control del mercado petrolero mundial para sus compañías, en particular las texanas Pero en Estados Unidos esa explicación no cuenta con muchos adeptos Sin embargo, un buen número de analistas estima que más bien obedece a razones de carácter interno Por un lado, predominan en el actual gobierno estadounidense los halcones de la administración Reagan, que analizan el mundo en blanco y negro, no en tonos de grises, desde una visión realista de las relaciones internacionales, en la que el único poder realmente importante es el militar Estados Unidos tiene la primacía absoluta en cuestión de armas y como se considera a sí mismo como “los buenos”, “los malos” no deben poseerlas En primer lugar, con esta filosofía maniquea y supremacista, Estados Unidos busca que el mundo se someta a sus designios y no permite que ningún país o grupo de países amenace su posición hegemónica Si no existen enemigos los inventa Así, el principal instrumento de política exterior reside en la amenaza y el uso de la fuerza En segundo lugar, Bush tiene tintes mesiánicos, conforme a la tradición de excepcionalismo de la política exterior de ese país, que cree en el liderazgo moral y la responsabilidad especial de Estados Unidos En ese contexto, el presidente Bush y su gabinete creen que pueden transformar la situación política de Medio Oriente al cambiar un conjunto de gobiernos autoritarios en un “Edén” democrático Como asumen que ese experimento no lo pueden llevar a cabo en el territorio de sus principales aliados, como Arabia Saudita, han escogido al que consideran el eslabón más débil de la zona: Irak, puesto que pocos saldrán en defensa del dictador Saddam Hussein En tercer lugar, si el gobierno de Bush decide llevar a cabo el ataque, con o sin el aval del Consejo de Seguridad, tiene que hacerlo pronto, no sólo porque el verano hace casi imposible el combate en el desierto, sino porque la economía estadounidense se deteriora aceleradamente y con ello las posibilidades políticas de reelección del presidente Bush La campaña presidencial inicia alrededor de octubre o noviembre de este año y Bush querrá presentarse ante la Convención Republicana como el triunfador de una guerra, no como el presidente que no pudo con la economía Así pues, la belicosidad de Bush tiene en realidad un tufillo electoral y no le importa arrollar al mundo con tal de seguir en la Casa Blanca en el 2004

Comentarios