Cuba se enfrenta a las drogas

sábado, 8 de febrero de 2003
La Habana - La noticia de que Manuel estaba enganchado por las drogas llegó tarde a su casa, y desató una tragedia familiar Los padres de ese joven cubano de 17 años no estaban preparados para enfrentar ese problema, que nunca confrontaron en su juventud A la sociedad cubana de hoy le pasa otro tanto: está encarando un problema que creía marginal y que de pronto le estalló en las manos, con dimensiones insospechadas ENGANCHA’O La historia de Manuel comenzó un año y medio atrás, cuando los “socios” de la Secundaria Básica le dieron a probar un “pito” de marihuana, que aceptó por aquello de que “esto es bárbaro” y “es cosa de hombres” Por ese camino llegó al “polvo”, la cocaína vendida por manos inescrupulosas Así se enganchó, sin que sus padres, dos profesionales que rondan los 45 años, se dieran cuenta “A veces por las noches, nos acostábamos temprano para ir trabajar al otro día, y lo dejábamos con sus amigos viendo películas de video, sin sospechar que aprovechaban ese momento para drogarse”, cuenta ahora el padre Las sospechas se hicieron evidencias cuando comenzaron a perderse objetos en la casa: la videograbadora, la billetera del padre, los zapatos que le había traído al muchacho en el más reciente viaje a otro país Manuel necesitaba dinero para las drogas y comenzó a robar, primero en su casa, después en casa de amistades y parientes, “hasta que de tanto preguntarle y presionarlo nos dijo que estaban enganchado”, explicó su padre La generación de sus padres, que creció en la Cuba de los años 60 y 70, nunca conoció la droga Ésta era una muy vaga referencia, y por ello no sabían como enfrentar el problema en su propia casa, pues entre el temor y la pena, tampoco se atrevían a acudir a los amigos y a las autoridades médicas La madre cayó en una fuerte depresión nerviosa que implicó un tratamiento psiquiátrico El padre, después de varios intentos infructuosos con el hijo, acudió a amigos y a médicos Manuel fue ingresado en el hospital psiquiátrico de La Habana con un tratamiento de desintoxicación, primero por 15 días, después por una semana Actualmente tiene un tratamiento ambulatorio Hace tres meses que no prueba la droga A la sociedad le pasó algo parecido a los padres de Manuel Se sabía que había consumo de drogas en el país, pero las versiones circulaban subterráneamente, como lo hacen algunos problemas en Cuba, sin saltar a la prensa o ser reconocidos públicamente Pero a principios de enero, después que el presidente Fidel Castro hizo referencia al asunto en varios discursos El diario oficial Granma publicó un editorial, que enfrentó a los cubanos al nuevo y fuerte problema social "Ante este adverso fenómeno, la posición de la Revolución es categórica: no admitirá nada que atente contra la seguridad, la salud, la ética, la dignidad y los valores que hemos creado frente a todos los peligros No habrá impunidad para nadie", señaló el texto oficial Pero admitió que "existe un incipiente mercado de expendio y consumo de drogas, que pudiera tender a incrementarse, si no se combate, en la medida en que el país se abre cada vez más al comercio, al turismo, el intercambio de visitantes y las relaciones económicas con el exterior, que tienen lugar ineludiblemente” Después de un momento de estupor, la sociedad comenzó a reaccionar rápidamente El diario Juventud Rebelde, dirigido fundamentalmente a la población joven, comenzó a publicar una serie de artículos de orientación sobre el tema que responde a inquietudes como dónde recurrir para obtener tratamientos terapéuticos contra la adicción Los médicos reciben cursos para tratamientos contra la adicción hasta en la asistencia primaria, programa denominado en Cuba como el médico de la familia Varios centros médicos en las ciudades fueron habilitados de consultas especiales para esos tratamientos Los adictos detectados reciben tratamiento de enfermos y se le da seguimiento y comprobación a cada caso individualmente, como el de Manuel, al que se le hacen exámenes de orina sorpresivos para comprobar si no ha recaído Los maestros de la enseñanza media han recibido instrucciones de influir sobre sus alumnos con charlas y debates Pero algunos de los adolescentes enganchados han abandonado los estudios y sus hogares La televisión y la radio han incorporado de forma permanente en su programación spots publicitarios contra el consumo de drogas El problema de la droga "es preocupante", dijo el Cardenal Jaime Ortega, líder de la Iglesia Católica cubana "Es uno de los problemas del mundo y que aquí cubrimos con un manto demasiado tiempo queriendo no verlo para después acostumbrarse a la idea de que ahí está el problema y quizás con alguna desventaja porque ya nos ha tomado años de antemano en su divulgación (Para combatir la droga) hace falta una educación que debía haberse comenzado a hacer hace 10 años", añadió el prelado

Comentarios