Guatemala: año electoral con estallidos sociales

sábado, 1 de marzo de 2003
Ciudad de Guatemala -- El año electoral en Guatemala arrancó con masivas movilizaciones sociales que han puesto al gobierno al borde de la ingobernabilidad y que sacaron a las calles en las últimas semanas a centenares de militares y miles de policías Manifestaciones multitudinarias, bloqueos de carreteras, de pasos fronterizos y toma de edificios públicos en la capital y en el interior del país por más de 70 mil maestros estatales --quienes desde hace un mes mantienen un paro en demanda de aumentos salariales y mayores recursos para educación-- se sumaron al reinicio de las movilizaciones del sector campesino, agraviado por el incumplimiento de una promesa gubernamental para llevar alimentos a decenas de miles de familias en situación de hambruna por la crisis del café El descontento El caos se generalizó el 12 de febrero, cuando ante el anuncio gubernamental de que serían despedidos y se cancelaría el pago de sus salarios, miles de maestros tomaron los ministerios de Trabajo y de Finanzas y obligaron a una semiparalización de las actividades de gobierno y del Congreso Al mismo tiempo, reos de un Centro de Detención Preventiva para Hombres protagonizaron un sangriento motín Las cabezas decapitadas de cuatro reos, uno de ellos el militar Obdulio Villanueva, condenado a prisión por el asesinato del obispo Juan Gerardi, fueron exhibidas por los reclusos El penal alberga a otros militares condenados por el asesinato de la antropóloga Myrna Mack Se trata del general Edgar Godoy y los coroneles Guillermo Oliva y Juan Valencia, quienes fueron trasladados a la cárcel de alta seguridad El Boquerón después de un fallido intento de ingresarlos a una cárcel militar, medida que impugnó Helen Mack, hermana de la investigadora asesinada Otro de los implicados en el asesinato de monseñor Gerardi, el capitán Byron Lima Oliva, fue acusado de generar el motín por haber establecido un férreo dominio de la cárcel que lo alberga El final de la jornada dejó 7 reos muertos y decenas de heridos A los descontentos se sumaron los campesinos, que agrupados en la Plataforma Agraria anunciaron que negociarán una alianza con el sector magisterial que incluirá movilizaciones conjuntas A principios de febrero, el gobierno anunció que no disponía de recursos para atender una propuesta de atención al sector agrario negociada luego de que en diciembre el presidente Alfonso Portillo hiciera una declaratoria de emergencia por la crisis cafetalera que mantiene a 150 mil familias en condiciones de hambruna y en crisis a 700 mil trabajadores del campo Dirigentes de la Plataforma Agraria y de organizaciones campesinas, como la Coordinadora Nacional Indigena y Campesina (CONIC) Juan Tiney, anunciaron el cese de las negociaciones y el reinicio de medidas de presión que incluirán tomas de fincas cuyos dueños han incumplido con el pago a sus trabajadores En la segunda y tercera semana de febrero, campesinos tomaron fincas y bloquearon carreteras demandando el cumplimiento del plan de emergencia para el campo Los finqueros, agrupados en la Cámara del Agro, han pedido que el ejército entre a defender sus propiedades Las amplias movilizaciones provocaron preocupación entre el sector civil organizado que advirtió del riesgo de un desbordamiento de los conflictos y demandó voluntad política al gobierno para negociar El arzobispo metropolitano Rodolfo Quezada Toruño, manifestó su preocupación por una agudización de la crisis y anunció que participaría como testigo en un reinicio de las negociaciones entre el gobierno y los maestros Después de permanecer días en el interior del Ministerio de Trabajo y bloqueando las actividades en el ministerio de Finanzas, los maestros abandonaron éstas instalaciones para reanudar las negociaciones con el gobierno el lunes 17 Mientras mantienen una batalla legal con el ministerio del Trabajo que declaró ilegal su movimiento el jueves 20, los dirigentes magisteriales reclaman la salida de los ministros de Educación y del Trabajo para alentar la negociación y mantienen sus movilizaciones El lunes 24, las protestas arreciaron cuando grupos de maestros bloquearon el aeropuerto de Santa Elena, en Petén, tomaron puestos fronterizos en los pasos a Honduras y El Salvador, bloquearon carreteras y edificios del ministerio de Educación en todo el país Un día después, tomaron el aeropuerto Mariano Escobedo, en la capital del país, y bloquearon los pasos fronterizos de San Marcos y Tecun Uman Las negociaciones entre comisiones de alto nivel del gobierno y el magisterio continúan Pero el gobierno dijo que no toleraría más estas acciones, y amenazó con iniciar a fines de febrero despidos masivos y suspender el pago a los manifestantes, lo que agravó el conflicto

Comentarios