Washington y América Latina: los incendios del traspatio

sábado, 8 de marzo de 2003
Mientras en la actual coyuntura el gobierno de George W Bush centra toda su política exterior hacia América Latina en convencer a México y Chile de que voten a favor de una segunda resolución en Naciones Unidas que autorice el uso de la fuerza contra Irak, el resto de los países de la región se debate en una inercia socio-económica que provoca cada día más incendios, sin que nadie tome medidas para evitar que se extiendan Con excepción quizás de Brasil, que todavía está en su “luna de miel” por el triunfo de Luiz Inacio da Silva, y Chile, que ha logrado una cierta estabilidad económica y, desde el fin del “affaire Pinochet”, al parecer también política, el resto del subcontinente arrastra su inagotable cauda de crisis abandonado a su suerte Con todo y sus miserias, su violencia, sus escándalos de corrupción y su pintoresquismo político, prácticamente ha desaparecido de los titulares noticiosos acaparados por el conflicto en Asia Central o apenas ocupa breves notas de relleno Y los estrategas de Washington también actúan en consecuencia Existen, sin embargo, varios puntos incandescentes que no se apagan y tienden más bien a incrementarse El mismo Brasil, a pesar de su promisorio cambio de gobierno, ésta muy lejos de resolver sus problemas endémicos y la violencia desatada en las últimas semanas por las mafias del narcotráfico sugiere que tal vez el principal obstáculo para Lula no sea la oligarquía local, sino el crimen organizado Y en Chile, donde las cicatrices dejadas por la intervención de Washington en el derrocamiento de Salvador Allende nunca han acabado de sanar, el voto chileno en torno de un ataque militar a Irak puede volver a abrirlas Por eso el presidente Ricardo Lagos ha insistido tanto en que será una “decisión de Estado” Tanto para evitar reclamos de los sectores antiestadunidenses, como de los Estados Unidos mismos; equilibrio que se ve difícil de lograr Pero hay otros puntos donde el conflicto no está latente, sino declaradamente abierto En Venezuela, por ejemplo, donde después de dos meses concluyó el paro cívico con la recolección de millones de firmas en apoyo de una salida constitucional, la crisis está todavía muy lejos de resolverse Las diferencias de fondo subsisten y en lo único que se alcanzó un precario acuerdo, fue en la búsqueda de cauces para someter a referendum al gobierno de Hugo Chávez La sola posibilidad de que no se avance en este acuerdo es ya un constante foco de tensión Las posiciones siguen tan polarizadas, que casi cada expresión pública de ellas acaba en violencia A cuentagotas, pero los muertos ya suman decenas y los heridos centenas Y a pesar de la mediación internacional, fortalecida por la creación del grupo de “Amigos de Venezuela”, nadie ha bajado las armas El presidente ordena sanciones y manda detener a los líderes opositores bajo los cargos de “rebelión y traición a la patria La oposición amenaza con volver a paralizar el país La economía sigue en picada La producción petrolera estancada y las presiones externas crecerán exponencialmente en el momento en que se inicien las acciones armadas contra Irak Por si esto no fuera suficiente, Chávez ha tenido ríspidos enfrentamientos verbales con varios gobiernos, incluido el de Bush, y sendas bombas estallaron en las embajadas de Colombia y España en Caracas, agregando al escenario el factor “terrorista” En la vecina Colombia la violencia vuelve a agigantarse y el orden prometido por el nuevo presidente, Alvaro Uribe, no llega Ni la mano dura, ni el “Plan Colombia”, ni una presunta intermediación de la ONU han modificado el estado de cosas Al contrario Una serie de atentados particularmente letal ha sacudido varias ciudades, desde el centro hasta las fronteras Los secuestros y los asesinatos continúan La excandidata presidencial, Ingrid Betancourt, no aparece y, por si fuera poco, la guerrilla de las FARC abatió el mes pasado un avión de reconocimiento, tomó como rehenes a tres de sus tripulantes norteamericanos y mató a uno más Sabedor de que la consigna actual es la guerra contra el terror, Uribe pidió al “mundo democrático” que lo ayude a librar su propia lucha contra el terrorismo y llegó al extremo de plantear que, en esta óptica, se le de a Colombia la misma importancia que a Irak No quedó claro si estaría solicitando una intervención militar y en qué términos De cualquier manera, Estados Unidos ya le proporciona a Colombia ayuda económica, militar y logística para combatir el narcotráfico y el narcoterrorismo Y los tres grandes grupos armados irregulares –FARC, ELN y paramilitares– están catalogados por el Departamento de Estado como terroristas y tienen vínculos documentados con el narcotráfico, por lo que el puente está dado Washington, por lo tanto, se sintió autorizado a enviar tropas de élite para rescatar a sus ciudadanos, escalando la tensión y dividiendo a la sociedad colombiana Ni qué decir si los tres secuestrados también son asesinados En Bolivia, donde tropas norteamericanas también combaten al narcotráfico, poco duró la paz social después del acuerdo cupular que reintegró a la presidencia al empresario Gonzalo Sánchez de Lozada, señalado por actos de corrupción durante su primera gestión La imposición de medidas exigidas por el Fondo Monetario Internacional para reducir el déficit fiscal volvió a sacar a los sectores populares a la calle, pero esta vez al grado de enfrentar a policías con militares, con un saldo de tres decenas de muertos y más de una centena de heridos Sánchez de Lozada dio marcha atrás, disolvió su gabinete, redujo ministerios y ordenó una investigación de los hechos, pero las principales organizaciones opositoras piden su dimisión o, mínimo, un juicio de responsabilidades en su contra La situación se complica, porque una de ellas está encabezada por el ex candidato presidencial y líder de los cocaleros, Evo Morales, quien actualmente goza de gran ascendencia sobre la población, mayoritariamente indígena Con lazos vinculantes con Lula, Fidel Castro y Hugo Chávez y fuerte opositor al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, para muchos fue despojado de la presidencia boliviana en una maniobra sucia; pero, además, encarna la resistencia del campesinado frente a los esfuerzos estadunidenses por erradicar los cultivos regulares e irregulares de hoja de coca, fuente principal de ingreso de los sectores más depauperados Una lucha que ya ha cobrado numerosas vidas En Perú, por el mismo motivo, miles de cocaleros se han declarado en huelga indefinida y bloqueado numerosas carreteras Pese a numerosos ajustes en su gabinete y al congelamiento de algunas medidas impopulares, el presidente Alejandro Toledo no ha logrado recuperar el crecimiento de la economía ni tampoco de su bono democrático En medio del juicio al exasesor de Seguridad Nacional, Vladimiro Montesinos, que destapa la corrupción generalizada en el país, los enfrentamientos intersectoriales crecen, el narcotráfico sigue su curso y la guerrilla ha vuelto a dar violentas señales de su existencia Con más o menos ruido, en otros países los conflictos también están presentes En Argentina, donde pese a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional nada se ha arreglado, se acercan las elecciones presidenciales y los candidatos se tiran a matar, sobre todo los que militan en las filas del Justicialismo La terca candidatura del ex presidente Carlos Menem ha vuelto a poner a la luz pública las turbias complicidades gubernamentales y del aparato de justicia, que dejan prácticamente sin opciones a la población En Paraguay, el presidente Luis González Macchi precariamente se salvó de un juicio político y la liberación del exgeneral Lino Oviedo revive los temores del golpismo y la vendetta política En Nicaragua, donde la miseria vuelve a tocar fondo, las acusaciones de corrupción entre políticos de derecha y de izquierda desgarran al país En Guatemala, sin que se hayan juzgado los viejos, surgen nuevos crímenes políticos y el asesino exdictador Rios Montt quiere otra vez la presidencia Y en Haití, Jean Bertrand Aristide, quien fuera la esperanza de una democratización, se ha convertido casi en un nuevo Duvalier Esto en cuanto a los países que dan de qué hablar Los otros pareciera que ni siquiera existen Aunque, claro, también hay casos singulares Con una situación similar de estancamiento económico, desigualdad social, corrupción, narcotráfico y violencia recientemente heredada, Lucio Gutiérrez, el nuevo presidente de Ecuador que ganó las elecciones a lomos de una coalición de grupos indígenas y de izquierda, viajó a Washington y se puso a las órdenes del gobierno de Bush A contrapelo de los que votaron por él, le expresó su incondicional apoyo contra el terrorismo y, sobre todo, le ofreció sin límites el petróleo ecuatoriano en momentos en que Venezuela ha bajado su producción de crudo y la guerra contra Irak parece inminente Tal vez esto le allegue divisas adicionales al país, pero ya ha empezado a crear fisuras en la coalición gubernamental Washington, en todo caso, puede mostrarse satisfecho con tan inesperado aliado Y faltaría, por supuesto, abordar el caso mexicano, aunque no parece necesario hacerlo aquí, porque se despliega con amplitud en las planas nacionales Pero independientemente de la posición que adopte finalmente el gobierno de Vicente Fox en Naciones Unidas, ante el uso o no uso de la fuerza militar para desarmar a Irak, parece evidente que los problemas domésticos van al alza y habrán de acrecentarse con las contiendas electorales que se avecinan Así, pese al furor de guerra que orienta todas las miradas hacia otras latitudes, influyentes periódicos como el Washington Post o el New York Times han instado al gobierno de Bush a voltear los ojos hacia el propio Continente Americano No sea que cuando acabe de lanzar sus bombas contra Irak, también lo encuentre en llamas

Comentarios