Argentina: elecciones con "los mismos de siempre"

sábado, 19 de abril de 2003
Buenos Aires -- El candidato por la ignota Confederación Nacional Para que se Vayan Todos aparece ante las cámaras de TV y con su mejor cara de asco exclama: “Queridos políticos”, y acto seguido le muestra el dedo índice de la mano derecha en señal de fuck you al mejor estilo hollywoodense Se trata del spot publicitario de la campaña electoral del exmilitar “carapintada” Enrique Venturino, uno de los que se sublevó contra el expresidente Raúl Alfonsín y que hoy camina libre por Argentina y se presenta como candidato a presidente en las elecciones del próximo 27 de abril Pero el gesto de Venturino, que busca aglutinar el voto bronca y el eslogan “Que se vayan todos” de una sociedad harta de los políticos y de la crisis, parece no haber prendido en el electorado Y es que, a escasos días de los comicios presidenciales, los argentinos sólo son concientes de una cosa: el próximo presidente que gobernará del 2003 al 2007 --el período más difícil de la historia nacional-- saldrá de un cóctel integrado por los mismos políticos de siempre Ellos son un expresidente con el mayor rechazo popular (Carlos Menem), un fugaz expresidente que duró sólo una semana en el poder (Adolfo Rodríguez Saá), un actual gobernador que eligió enviar todo el dinero de su provincia al exterior antes del estallido social del 20 de diciembre del 2001 (Néstor Kirchner), un fugaz exministro de Economía (Ricardo López Murphy), echado tras una semana de gestión durante el gobierno de Fernando de la Rúa y reemplazado nada menos que por Domingo Cavallo, y una diputada nacional centroizquierdista (Elisa Carrió), que dice que gobernará ayudada por Dios y con un enorme crucifijo en el pecho, mientras es criticada fuertemente por sus antiguos aliados socialistas que prefirieron ir solos, aunque sin chances, a la contienda Entre estos cinco candidatos sobre un total de 19, según coinciden todas las encuestas, saldrán los dos que llegarán al balotaje del 18 de mayo, ya que se descuenta que ninguno conseguirá el 45 por ciento de los votos necesarios para ganar en primera vuelta o, al menos, entre el 40 y el 45 por ciento con 10 puntos de ventaja sobre el segundo postulante más votado Ninguna encuestadora da hoy más del 21 por ciento a ninguno de los candidatos a presidente Y los cinco favoritos se mueven en una franja que oscila entre el 10 y el 21 por ciento “La gente elige lo conocido En el momento de bronca gritó que se vayan todos, pero tiene miedo a lo que puede venir después”, dice a Apro Alberto Michi, expresidente de la Juventud del Partido Socialista Democrático (PSD) “Yo creo, como la mayoría de los argentinos, que Kirchner y Menem van al balotaje Lo de Menem es simple: la gente tiene memoria corta Si después de un huracán viene un terremoto, la gente se queda con el huracán Lo que vino después fue peor y mucha gente se queda con los que había antes Para ellos De la Rúa fue el culpable de todo pero en definitiva fue un inútil más, la cosa venía de antes, de Menem”, sostiene Michi PARTIDO EN TRES Estas elecciones tendrán como componente inusual el hecho de que, por primera vez desde su creación, el Partido Justicialista (peronista) fundado por el tres veces presidente Juan Domingo Perón, concurrirá dividido a las elecciones Menem, Kirchner y Rodríguez Saá afirman ser los herederos de Perón, pero sus diferentes líneas internas no lograron ponerse de acuerdo en realizar elecciones internas en medio de denuncias de intentos de fraude La suspensión de las primarias, decidida por el mayoritario sector duhaldista dentro del partido, benefició a Kirchner, ya que todos los sondeos daban como ganador a Menem Rodríguez Saá, en tanto, ya había decidido concurrir por separado más allá de la decisión final del partido ¿Si entre ellos no se pusieron de acuerdo para elegir un candidato, por qué deberíamos nosotros votar por ellos? sostiene López Murphy en una de sus máximas empapeladas en todo Buenos Aires y bautizadas “Las leyes de Murphy” La última encuesta, divulgada por el diario La Nación, ubica en primer lugar a Menem con el 212 por ciento de las intenciones de voto, aunque sus allegados piensan que el anunciado embarazo de su mujer chilena, Cecilia Bolocco, confirmado el miércoles 16 por el propio expresidente, redundará en un repunte en los sondeos en el último tramo de la campaña La encuesta, realizada por la consultora Catterberg y Asociados para La Nación, situó a Kirchner, el candidato apadrinado por el presidente Eduardo Duhalde, en el segundo lugar con el 17 por ciento En el tercer puesto marcha Rodríguez Saá con el 14,1 por ciento de los votos, seguido de cerca por López Murphy con el 12,2 por ciento y Carrió con el 9,8 por ciento El sociólogo Eduardo Fidanza dijo que el sondeo, realizado el 12 de abril sobre 2 mil casos a nivel nacional, evidenció un leve aumento en las intenciones de voto de Menem y Kirchner y un sostenido crecimiento de López Murphy, a quienes mucho ven como la posible gran sorpresa cuando los numerosos indecisos entren al cuarto oscuro El fugaz exministro de Economía de De la Rúa, que reúne el apoyo del empresariado y el sector más conservador de la sociedad argentina, ni siquiera figuraba en los sondeos seis meses atrás Rodríguez Saá y Carrió, de acuerdo a la encuesta, siguen cayendo semana a semana “Si uno hace una proyección, Menem llega aproximadamente al 26 por ciento y Kirchner por encima del 21 por ciento”, dice Fidanza “Lo más probable es que Menem esté en el balotaje, pero no está claro quien será el segundo” Según su visión, hay tres candidatos para acompañar a Menem en la segunda vuelta: Kirchner, Rodríguez Saá y López Murphy, todos “a menos de cuatro puntos de diferencia” Carrió, quien lideraba todas las encuestas hasta hace seis meses, parece condenada al olvido “El descenso de Carrió es sistemático”, aseveró No obstante, la amplia franja de indecisos del orden del 25 por ciento, según coinciden varias encuestas, será decisiva para situar en segunda vuelta al candidato que compita con Menem Lo curioso es que absolutamente todas las encuestas, excepto las que maneja el equipo del “menemismo”, dan como perdedor a Menem ante cualquier rival en una segunda vuelta Es que Menem, quien gobernó el país en el decenio 1989/99 dejando un tendal de nuevos desocupados y pobres tras una descarnada política de privatizaciones y de “convertibilidad” monetaria que ancló el peso al dólar en paridad 1 a 1, reúne un rechazo popular de más del 50 por ciento, de acuerdo a sondeos Pero a Menem no se le mueve un pelo cuando afirma que ganará las elecciones el 27 de abril “Vamos a arrasar en las urnas Estoy seguro de que no habrá segunda vuelta, dijo Menem Una cosa es cierta: en las internas peronistas de 1988 y en las presidenciales de 1989 y 1995 muchas encuestas no le eran favorables y sin embargo ganó “Yo para las encuestas perdía y en realidad siempre gané”, dijo Menem, quien pasó seis meses preso durante el gobierno de De la Rúa, acusado de ser el cabecilla de una banda que vendió ilegalmente armas a Croacia y Ecuador cuando ambos países estaban en guerra (contra la ex Yugoslavia y Perú, respectivamente) Menem tendrá en estas elecciones un enemigo solapado: el presidente Duhalde, quien fue el impulsor de la suspensión de las internas para que su apadrinado, el gobernador de la patagónica provincia de Santa Cruz, Néstor Kirchner, llegue con posibilidades a la elección del 27 de abril Kirchner, un desconocido gobernador que fue subiendo en los sondeos por su imagen progresista, pactó con Duhalde para asegurarse el respaldo de su poderoso aparato partidario en la provincia de Buenos Aires “Fue una alianza necesaria: ambos saben que solos no podían vencer a Menem”, dicen fuentes del peronismo Duhalde, mientras tanto, prepara sus planes a futuro, para el 2007, intentando asegurarse una continuación de su gobierno a través de Kirchner EL FANTASMA DEL FRAUDE El camino a las elecciones del 27 de abril está abonado por denuncias de fraude que levantaron varios candidatos “Si en el propio distrito de Duhalde (la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país) hay fraude y compra de votos, todo es posible”, dice Carrió Rodríguez Saá fue más lejos: “Convoco a los argentinos a estar alertas ante un posible fraude informático” Hasta desde el gobierno voceros reconocieron que el fantasma del fraude puede causar problemas: “es inevitable que quien eventualmente salga tercero puede generar tensiones”, dice el ministro del Interior, Jorge Matzkin Un sondeo de la encuestadora OPSM reveló que el 36,3 por ciento de la población cree como “muy probable” que haya fraude en los comicios y un 28 por ciento lo considera “algo probable” Lo peor es que todos sospechan de todos, dice a Apro un dirigente peronista Los menemistas del duhaldismo, la izquierda del menemismo, y el todos contra todos es visible en la marcha de la campaña Para dar una imagen de transparencia y llamar a la fiscalización, el gobierno prometió un pago de 100 pesos (33 dólares) para los presidentes de cada mesa de votación La medida busca evitar el gran ausentismo de titulares de mesa que sufrieron las últimas elecciones de 1999 que llevaron a la presidencia a De la Rúa, quien se vio obligado a renunciar el 20 de diciembre del 2001 en medio de la peor crisis de la historia del país Hoy, un año y medio después, el país está más tranquilo, el “corralito” ya no existe, el dólar está quieto y el PBI empezó a crecer junto con la industria y la construcción, aunque el 50 por ciento de la población argentina (por décadas motorizada por una mayoritaria clase media) vive hoy en la pobreza “En esta situación de empate (técnico) crear un clima de fraude beneficia al que cree que va a perder”, dice el consultor Enrique Zuleta Pouceiro Y hoy en día, más allá de declaraciones triunfalistas, todos barajan la posibilidad de quedarse fuera de la segunda vuelta y empiezan a abrir el paraguas por las dudas Los argentinos, que vivieron las últimas semanas más atentos a la guerra en Irak que a la campaña electoral, solos están seguros de una cosa: que después de un año y medio de lucha, protestas y cacerolazos elegirán a un político tradicional, más de lo mismo en el oscuro panorama político nacional

Comentarios