Pacifistas en Estados Unidos, para dónde apuntar

sábado, 19 de abril de 2003
Washington -- En Estados Unidos --donde expresar el disenso se está haciendo peligroso, como pueden testimoniar la pareja de actores Susan Sarandon y Tim Robbins o las cantantes Dixie Chicks--, las organizaciones pacifistas buscan nuevos y originales caminos para seguir demostrando su oposición a la ocupación --no ya la guerra-- en Irak Estos caminos van desde la difusión de las controvertidas características de los negocios norteamericanos en ese país, hasta el “no pago” de impuestos y una intensa campaña en Internet y la oposición a la designación del exfabricante de armas Jay Garner como máxima autoridad civil de la “reconstrucción” de Irak “El movimiento pacifista se encuentra en una encrucijada crítica”, admite a Apro Andrea Buffa, dirigente de la coalición United for Peace and Justice y una de las principales coordinadoras de las recientes manifestaciones masivas contra la guerra en el Golfo Pérsico Según Buffa, “la mayoría de los activistas a favor de la paz entienden que aplaudir la caída de Saddam Hussein no es lo mismo que decir que los iraquíes apoyan la guerra o, mucho menos, una ocupación anglo-norteamericana de su territorio Sin embargo –advierte-- también sabemos que muchos estadounidenses no hacen esta distinción” Es en este complicado marco que “los grupos pacifistas en todo el país están discutiendo hacia donde apuntar los esfuerzos en este momento y cómo expresar el mensaje de que la paz se puede alcanzar sólo a través de medios pacíficos”, agrega “El desafío más importante --reconoce Bufa-- es cómo haremos para mantener activas a las millones de personas que participaron del movimiento por la paz antes de la guerra y cómo convertirlas en un movimiento para el largo plazo” La tarea no será sencilla, en especial si se tiene en cuenta el entorno negativo que están teniendo que enfrentar muchos de los más notorios portavoces del movimiento pacificista Ya en los días previos a la guerra, la empresa de tarjetas de crédito Visa decidió retirar una de su publicidad al actor Martin Sheen, uno de los rostros más famosos del campo de la paz Luego les tocó el turno a las cantantes de música “country” Dixie Chicks, que vieron sus canciones censuradas por las radios de este poderoso género y sus álbumes boicoteados en las disquerías después de que una de ellas se atrevió a revelar que se sentía “avergonzada” por el hecho de que el presidente George W Bush sea texano como ellas En estos días, el acoso alcanzó niveles inquietantes Dos ejemplos: La organización caritativa United Way retiró la invitación que había hecho a la actriz Susan Sarandon para participar de una gala benéfica; el presidente del Hall de la Fama del beisbol estadounidense, Dale Petroskey, anuló una presentación aniversario del filme “Bull Durham” porque allí actúan Sarandon y su esposo, Tim Robbins La situación es tal que hasta medios que no pueden ser señalados como “de izquierda”, como Business Week y CBS News dedicaron recientes reportes al problema, bajo sugestivos títulos como “La liberación empieza por casa” y “¿Es el disenso una misión peligrosa?” A pesar de este contexto negativo, las protestas siguen adelante La más llamativa de estos días es la decisión de un grupo de los famosos “contribuyentes norteamericanos” que decidió no pagar sus impuestos en protesta contra la operación militar en el Golfo Pérsico Con la llegada de la fecha límite para entregar la declaración de impuestos, el 15 de abril último, el caso obtuvo una especial resonancia Según Geov Parrish, de la organización Working for Change, “la invasión de Irak por parte de George W Bush trajo este mes una atención renovada hacia la conexión entre nuestro tiempo y trabajo y las cosas por las que estamos pagando” Para el dirigente del grupo de derechos civiles, “en este momento esa relación incluye una invasión de Irak que es tanto ilegal como dispendiosa en sus gastos, un cheque abierto no sólo para las actuales acciones militares ( contra Irak, Afganistán, Colombia, Filipinas y tantas otras) sino también para el desarrollo de impresionantes, carísimas y destructivas armas del futuro y, finalmente, una masiva expansión de dudosas medidas de ‘seguridad’, tanto en el país como en el exterior” La medida, organizada por la National War Tax Resistance Coordinating Committee, involucró a unos 8 mil contribuyentes que desistieron de pagar sus impuestos, en un renovado ejemplo de resistencia civil que tiene numerosos antecedentes en la historia norteamericana Otras organizaciones pacifistas buscan sus propias alternativas “Entre las ideas que estamos discutiendo --relató Bufa-- se incluye la investigación y exposición del costo humano de la guerra, con especial atención en las bajas civiles” La dirigente dice que “nosotros sabemos que este guerra ya causó inmensos sufrimientos humanos pero, si los estadounidenses no comprenden la muerte y destrucción que este conflicto ya causó, entonces estaremos dispuestos a apoyar la siguiente guerra, y la siguiente, y la siguiente” Por otro lado, señala, los grupos pacifistas están buscando las formas de oponerse efectivamente a lo que llaman la “colonización militar y corporativa del Medio Oriente” Buffa asegura que “no queremos una colonia estadounidense” en esa región Según la dirigente pacifista, “era sabido que la victoria militar iba a ser relativamente fácil, pero el real desafío ahora será ganar la paz”, algo que parece complicarse con la designación de Garner –expresidente de una empresa dedicada a fabricar mecanismos de precisión para misiles- como “virrey” de Bagdad

Comentarios