Duarte: 100 años más de "coloradismo" en Paraguay

sábado, 26 de abril de 2003 · 01:00
Asunción —A unas horas de contender en las elecciones presidenciales de Paraguay –programadas para este domingo 27— Nicanor Duarte Frutos, candidato del Partido Colorado y considerado el candidato a vencer, desafía: “Tendremos 100 años de coloradismo” debido a que “no hay oposición” en Paraguay Duarte asegura que su partido –que lleva 53 años en el poder— ha renovado sus cuadros y sus prácticas, que ha recuperado “la confianza” de la gente y que él como presidente está listo para realizar en Paraguay “el milagro económico” Niega las comparaciones entre el Partido Colorado con el PRI de México, así como las semejanzas entre él y el expresidente mexicano Ernesto Zedillo: ambos con proyectos para realizar reformas estructurales, pero sostiene que, a diferencia del exmandatario mexicano, ello no provocará que su partido pierda el poder “Conmigo eso no va a suceder”, afirma Duarte –ahora con 46 años--, se afilió al Partido Colorado cuando tenía 14 años Desde entonces se esforzó para ir ascendiendo en la vida Nació en el seno de una familia campesina muy pobre Su padre era agricultor y su madre modista Hasta hace poco su hermano trabajaba como zapatero Estudió periodismo y luego derecho Trabajó como periodista y luego como político Ejerció el cargo de ministro de Educación durante dos períodos y renunció para postularse a la presidencia de su partido Su gestión al frente del ministerio fue reconocida y muchos mencionan como positivo el hecho de que supo rodearse de gente capaz de otros partidos Se le reconocen dos grandes méritos Haber conseguido la salida de su partido del general golpista, Lino César Oviedo, hoy asilado en el Brasil, y la unión de la base partidaria del partido, hace unos meses muy fragmentada y desalentada Duarte Frutos manejó su campaña electoral con gran habilidad Salió airoso de la difícil tarea de presentarse a sí mismo como oposición, cuando pertenece al mismo partido que el gobierno del presidente Luis Ángel González Macchi, que se ha caracterizado por su falta de compromiso y la ausencia de carácter En entrevista con Apro, Duarte habla asumiendo ya que ganará las elecciones y que será el próximo presidente de Paraguay La confianza --¿Qué cambios le va a ofrecer usted al Paraguay? --Primero vamos a recuperar la confianza en el Paraguay con un gobierno serio, que va a tener una alta legitimidad de origen y por sobre todo una legitimidad en el ejercicio de la función pública La transición se caracterizó por presidentes que han perdido el respeto, que no han podido construir un estado previsible, un país altamente contaminado por la corrupción y que ha perdido toda confianza en la comunidad nacional e internacional Para mí el gran desafío es reactivar la economía y eso pasa por una palabra clave que se llama confianza “Por primera vez un hijo de la tenacidad que no forma parte de los grupo familiares, sociales ni económicos --históricamente dominantes en el Paraguay-- va a tener la oportunidad de conducir el país Voy a llegar al presidencia para ofrecer garantías a los empresarios que quieran invertir, incorporar tecnología, hacer del Paraguay un país competitivo, que paguen sus impuestos “En el Paraguay hay que construir el mercado que sea realmente competitivo, donde los actores económicos tengan oportunidad de acceder a la información, garantías jurídicas y tratos justos Yo estoy muy confiado en la posibilidad del Paraguay en salir adelante Paraguay es un país rico, con un pueblo pobre, por falta de patriotismo, de conducción y de una visión clara -- ¿Qué piensa hacer para recuperar la esperanza de la gente? --Bueno Creo que la gente está desesperada pero aún tiene esperanzas Hay muchas frustraciones y muchos dolores comunes en el Paraguay, pero la gente sigue teniendo fe en el futuro () Conozco el Paraguay profundo Vende de allí El modelo de país que sueño es un país agroindustrial Incorporar valor agregado a nuestra soja, a nuestro trigo, a nuestro algodón, a nuestra mandioca, a nuestras hortalizas Queremos instalar maquiladoras en el Alto Paraná, en Ca’aguazu, queremos pasar de un campo que cosecha a un campo que industrializa y produce Y eso es posible en el Paraguay El Partido El Partido Colorado lleva en el poder 56 años Este partido fue uno de los pilares fundamentales del gobierno militar de Alfredo Stroessner (1954-1989) Aunque actualmente no tiene el sustento de las fuerzas armadas, el partido sigue siendo el más poderoso en el país Su estructura, basada en seccionales barriales, opera eficientemente como un club o asociación de asistencia La gente está acostumbrada a acudir a su seccional para una ayuda social, para encontrar trabajo, etcétera A menudo su estructura se le compara con la del PRI, pues permite en su seno una amplia gama ideológica y se sustenta sobre varios pilares de apoyo popular --Hay mucha gente que ve al Partido Colorado como a un club privado donde los socios se juntan solamente para ganar elecciones y para hacer negocios¿Qué va a hacer con el Partido Colorado? --Bueno, Derroté a la antigua oligarquía partidaria Nosotros vencimos al poder mediático, de la prensa, que se coaligó en contra de nuestra causa el 22 de diciembre (fecha de las internas) Ganamos al poder económico y ganamos bien Ganamos la presidencia del partido el 6 de mayo del 2001 cuando yo renuncié a ministro Cuando el círculo palaciego me pidió que acompañara un candidato del establishment, Bader Rachid Lichi, yo dije no y renuncié a mi cargo de mi ministro, bajé a la arena electoral y gané la presidencia de mi partido “El Partido Colorado es un partido de más de cien años No es un club privado, ni mucho menos Un partido popular, con un millón 200 mil afiliados Surgieron algunos clubes que tienen a sus gerentes y sus dueños que formaron su proyecto de poder y digitaron sus candidatos, pero el Partido Colorado es un partido de pueblo, donde se produce la mayor renovación de la dirigencia de la transición Nuestro partido ha sido el único que renovó sus cuadros, no mediante una reproducción de las viejas élites, sino rompiendo con gente nueva la ley de hierro de las oligarquías “El Partido Colorado más que un partido, más que una organización política, es una religión civil por eso nos denominamos “correligionarios” Por eso la gente, en medio de la desilusión, se aferra a su partido porque es una cultura “La oposición volvió a errar en esta ocasión porque convirtió en el eje de su campaña el odio y el desprecio al partido y eso fue terrible La gente quiere esperanza El pueblo está harto de la pelea de sus dirigentes Quieren dirigentes que promuevan integración, unidad y no fragmentación y espíritu de revancha, porque la vieja dialéctica de amigos-enemigos de la política en el Paraguay también es causa de nuestra pobreza Sin alternancia --Usted dijo varias veces que Paraguay no era un interlocutor válido en cuanto a las relaciones con los otros países ¿qué va a hacer usted para poner al Paraguay al ritmo de los cambios que se dan en el mundo? --Paraguay dejó de ser un interlocutor claro por la falta de legitimidad de origen, por la corrupción Quiero borrar este antecedente nefasto Vamos a conversar con la comunidad internacional Yo soy partidario de fortalecer el MERCOSUR, integrarlo al Pacto Andino, defender la América del Sur, hacer una América del Sur mucho más integrada, que nos permita negociar con mayor dignidad, con más ventaja para nuestros pueblos, con los países del norte, con organismos multilaterales Mirar en la Unión Europea y fundamentalmente pensar también en los mercados del Pacífico o el Asiático, los mercados emergentes “No podemos estar subordinados solamente al norte, ni al ALCA Fortalecer MERCOSUR, convertir a Paraguay en una cadena productiva del MERCOSUR, 250 millones de consumidores, vencer las asimetrías que Paraguay sufre en el MERCOSUR Brasil está interesado en ofrecer recursos para que nuestro país pueda reducir las asimetrías a condición de que hagamos un gobierno serio, estable, que combata la piratería, la corrupción, el lavado de dinero en las tres fronteras “No quiero ser un presidente que repita la historia de quienes me precedieron en el gobierno Mi sueño es que alguna vez los libros de historia muestren a nuestro gobierno como el que inició el proceso de la recuperación moral y construyó el milagro económico paraguayo” --Mucha gente lo compara con Ernesto Zedillo, el expresidente mexicano, del PRI, quien cambió la estructura política y económica de México Duarte sonrie --Bueno, conozco a don Ernesto Ha sido un político inteligente Lamentablemente que estando él en el ejecutivo perdió el PRI Conmigo eso no va a ocurrir Conmigo van a tener 50 años más de coloradismo --Y usted como demócrata¿no cree en la alternancia? --En la alternancia democrática sí Tiene que ganar elecciones Para mí la alternancia, no es precisamente desalojo de partidos o que exista una rotación de las elites Y bueno, si el Partido Colorado tiene la adhesión popular, que gobierne el partido Si perdemos las elecciones, que venga la oposición --¿Está hablando usted de un país unipartidista? --No El Paraguay es bi-partidista, competitivo y democrático “Ndaipueblo, ndorekoi gente la opositor”(la oposición no tiene gente, en Guarani) entonces el partido va a seguir gobernando el país Nuestro gobierno va a hacer bien sus deberes Si frente a tanta ineficiencia el pueblo sigue votando al Partido Colorado, ¿Se imagina usted como sería el Partido Colorado, si empezáramos a hacer bien las cosas y a pensar en nuestro pueblo? Tenemos 100 años más de coloradismo Todo un fenómeno para los analistas o sociólogos o los estudiosos de la alternancia

Comentarios