Irak: La apuesta petrolera (Segunda y última parte)

sábado, 17 de mayo de 2003
En el reparto de los contratos petroleros en Irak, las potencias que se opusieron a la guerra –Francia y Rusa—temen quedar ahora fuera, sobre todo porque firmaron multimillonarios contratos con Saddam Hussein antes de la invasión a ese país A mediados de 1991 Bagdad ofreció a las compañías extranjeras la posibilidad de invertir directamente en el país y de disfrutar oportunidades en el ámbito de la producción petrolera, un campo que hasta entonces había permanecido cerrado al exterior Empresas de más de 12 países, incluyendo Francia, Rusia, China, India, Vietnam y Argelia, buscaron y obtuvieron contratos para participar en el sector petrolero iraquí Los acuerdos quedaron congelados por las sanciones a Irak impuestas después de la Guerra del Golfo en 1991 Sin embargo, dichas empresas ya tenían asegurada su presencia para cuando terminara el bloqueo La Oficina de NNUU para el Programa de Irak (OPI, y que administra el programa “petroleo por alimentos”) publicó recientemente algunas cifras reveladoras: La mayor parte de los contratos de importación firmados durante los últimos cuatro años fueron a parar a manos de compañías francesas, rusas y chinas, cuyos gobiernos son miembros del Consejo de Seguridad con derecho a veto, y que se opusieron a la invasión de este año Colectivamente, el valor de estos contratos es de 5 mil 480 millones de dólares de los 18 mil 290 millones que NNUU aprobó desde 1997 Tales cifras aparecen en un documento que enumera las peticiones de contratos a Irak Dicho documento fue hecho público a principios del 2001en la página web del programa “petróleo por alimentos” La lista, que incluye detalles sobre los contratos Por ejemplo, la petrolera francesa TotalfinaElf, tuvo negociaciones con Bagdad sobre los campos de petróleo de Maynun y Nahr bin Omar que, combinados, tienen unas reservas estimadas de 18 mil millones de barriles La rusa Loukoil y la china National Oil Company, firmaron en 1997 contratos de explotación con las autoridades iraquíes para la exploración de varias zonas del país y posicionaron para el futuro reparto del crudo de este país TotalFinaElf logró llevar a cabo algunos estudios de simulación de producción de crudo en los campos, y esa información le permitiría hacer que el petróleo fluya aproximadamente un año antes que cualquier otro competidor que empiece desde cero Sin embargo, TotalFinaElf reconoce que demoraría casi cuatro años en empezar a producir si ganara un contrato con un nuevo gobierno iraquí "La carpeta sobre Irak está en mi repisa, no sobre mi escritorio", dice Philippe Boisseau, director general de las operaciones en el Medio Oriente de TotalFinaElf "Pero puedo tener acceso a ella rápidamente si la llego a necesitar” El informe del Foro de Política Global, instituto de Naciones Unidas, revela la preocupación de las gigantes ExxonMobil, ChevronTexaco, BP y Royal Dutch Shell, por la posibilidad de perder el liderazgo mundial al no haber firmado ningún contrato de explotación en Irak También la Elf tiene interés en participar y un consorcio hispano-italiano formado por Repsol y Agip (para el yacimiento de Nassiriya, a orillas del Éufrates, en el sur de Irak), así como compañías de Rusia, China e India Estos proyectos de colaboración abarcan una amplia área geográfica que se extiende desde el Kurdistán al extremo sur del país, junto con las fronteras de Kuwait e Irán Un consorcio ruso liderado por Lukoil llegó a un acuerdo para explotar el campo de Qurna Occidental en 1997, con unas reservas estimadas en 11 mil millones de barriles La Compañía Nacional de Petróleo de China llegó a un acuerdo para explotar, ese mismo año, el campo de al-Ahdab El gobierno norteamericano trata de convencer a los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de que sus compañías petrolíferas no serán marginadas del reparto Irak tiene deudas pendientes con Rusia desde antes de la guerra del Golfo por un importe que ronda los ocho mil millones de dólares Además, Rusia se arriesga a perder importantes inversiones extranjeras en Siberia si no controla el futuro desarrollo de la política petrolera iraquí Un nuevo régimen, tutelado por Estados Unidos, podría sacar a Irak de la OPEP e inundar los mercados de petróleo barato para conseguir divisas rápidas; eso haría caer los precios y reduciría el atractivo de perforar pozos en Siberia, con grave perjuicio para la economía rusa Bagdad había anunciado que daría prioridad a compañías rusas en la última fase del programa “petróleo por alimentos”, lo cual molestó a Estados Unidos, principal comprador del petróleo iraquí bajo dicho programa Crimen perfecto Estados Unidos considera el bajo precio del petróleo como una condición necesaria para el florecimiento de su economía El plan económico del vicepresidente Dick Cheney dice a este respecto: "El aumento de los precios del petróleo viene a ser un impuesto dictado por los exportadores extranjeros La subida de los precios de la energía produce costos () que pueden poner en peligro el crecimiento económico" A ese interés fundamental de Estados Unidos por un petróleo barato se opone una institución: la OPEP, cuyos países miembros sobreviven gracias a la venta del crudo Si se acaba con el programa “petróleo por alimentos”, Irak podría salir de la OPEP y su petróleo venderse en el mercado internacional a través de las petroleras norteamericanas En tal caso, se habrá consumado el crimen perfecto: Despojar a un país de su único tesoro para tener petróleo barato y herir de muerte a la OPEP Lawrence Lyndsey, hasta hace poco íntimo consejero económico del Presidente Bush, estima: "Si se produce un cambio de régimen en Irak, se podrían añadir a la oferta mundial de tres a cinco millones de barriles por día (mb/d) Un antiguo funcionario iraquí en el sector del petróleo, Fadhil Chalabi, estima que Irak puede suministrar durante diez años hasta 12 mb/d Si se tiene en cuenta que Arabia Saudita, el primer productor del mundo, extrae hoy 8 mb/d; y que, con su capacidad de reserva de 3 a 5 mb/d, ha conseguido hasta ahora dictar decisivamente el precio, las dramáticas consecuencias de esa inundación de petróleo iraquí sobre el escenario de los precios saltan a la vista Esa previsible inundación no sólo haría bajar mucho el precio, sino que --según las previsiones de Washington-- desencadenaría un "efecto dominó" Arabia Saudita necesita de los fuertes ingresos por la venta de su petróleo para mantener de alguna manera su equilibrio presupuestal En un escenario de un mercado inundado de petróleo, el gobierno de Riad tendría que abrirse a las inversiones estadunidenses a fin de lanzar al mercado sus gigantescas existencias y sus intactas reservas Sólo así podría Arabia Saudita compensar las pérdidas de la baja del preciopero a costa, naturalmente, de perder la capacidad de controlarlo Para Estados Unidos ello es muy importante, dadas sus crecientes tensiones con la OPEP, y en especial con la misma Arabia Saudita, la nación más importante del cártel Solamente el reciente retiro de 250 mil millones de dólares de inversiones directas sauditas ha sido para Washington un fuerte golpe Contra el reino de RIAD La hegemonía internacional del dólar se basa esencialmente en el llamado "imperialismo del petrodólar" Henry Liu escribió al respecto en el periódico Asia Times: "La aceptación universal del dólar se debe a que con él se puede comprar petróleo El reciclaje de los petrodólares es el precio que Estados Unidos exige a los países productores de petróleo por tolerar a la OPEP" Hasta ahora, la mayoría de los dólares procedentes de compras de petróleo eran reinvertidos por los países miembros de la OPEP en Estados Unidos, bien directamente (compra de armas), bien indirectamente (en divisas) Por eso, las intenciones de Arabia Saudita de cobrar en adelante su petróleo en Euros --ejemplo que sin duda alguna seguirían los demás países de la OPEP-- fue para los norteamericanos casi una declaración de guerra Las consecuencias para el papel del dólar como divisa mundial –y por consiguiente para toda la regulación económica de la deuda de Estados Unidos-- serían catastróficas"El control del petróleo iraquí acabaría con la dependencia norteamericana de del Arabia Saudita; lo que permitiría confrontar a la Casa Real saudita con su apoyo al terrorismo", escribió Liu Si estallara un buen pleito entre Arabia Saudita y Estados Unidos, los precios se dispararían Estados Unidos no puede permitirse eso, sobre todo con la recesión actual Tendrá que aguantar lo que sea mientras no tengan acceso al crudo iraquí Pero para los expertos es claro el objetivo: Acabar con la hegemonía saudita del mercado petrolero mundial y, con ello, reducir el precio mundial Estados Unidos es el mayor consumidor de petróleo en el mundo, y sus importaciones han superado la mitad de su consumo total Por consecuencia, también ha aumentado su dependencia de Arabia Saudita, cuyo aumento de producción ha llevado a niveles récord las importaciones de Estados Unidos Los sauditas bombearon en marzo pasado a su mayor ritmo en 21 años Por otro lado, la simple idea de una revolución islámica en Arabia Saudita provoca escalofríos a Estados Unidos De hecho, la mayor parte de los países miembros de la OPEP tienen una población musulmana El bombazo con el que fue recibido el secretario de Estado Collin Powel en su visita a Arabia Saudita debe preocupar mucho a la familia real saudita, pues fue un mensaje directo para ella Así, el petróleo iraquí es pieza clave para acabar con el dominio del mercado petrolero mundial de Arabia Saudita Para los países compradores sería la “solución” para reducir el precio mundial del crudo, pero para los productores representa una amenaza para sus ingresos

Comentarios