Mazen, el negociador de la futura Palestina

sábado, 3 de mayo de 2003
Nueva York -- El pasado 7 de marzo –mientras un cuarto de millón de Marines se enlistaban para iniciar el ataque a Irak—el presidente palestino, Yasser Arafat, difundió una noticia que apuntaba hacia el porvenir: Abu Mazen ocuparía el recien creado puesto de Primer Ministro de Palestina La nominación de Mazen significó que, tácitamente, la Organización para la Liberación de Palestina aceptaba el plan de paz diseñado conjuntamente por Washington, Moscú, la Unión Europea y la ONU La aplicación de este plan de paz otorgaría a Palestina la independencia absoluta para el 2005 y a Israel la seguridad en sus fronteras Mundos opuestos El periodista norteamericano IF Stone dijo alguna vez que el conflicto arabe-israelí era el equivalente en las relaciones internacionales a los mundos de la materia y la antimateria en la física cuántica: dos entidades que ocupan el mismo espacio y tiempo pero que se oponen debido a su naturaleza radicalmente diferente Para detener este drama se han organizado incontables tentativas de paz La última de ellas ocurrió bajo el gobierno de Bill Clinton, cuyo desenlace dio lugar a la segunda Intifada Uno de los arquitectos de esta paz frustrada es precisamente Mahmud Abbas, mejor conocido como Abu Mazen Una vez nominado como primer ministro del gobierno palestino, Mazen sostuvo reuniones tanto con el gobierno de Sharon como con congresistas estadounidenses con miras a establecer una agenda para la paz Mientras dichas pláticas se realizaban, se escenificó una verdadera batalla política entre los cofrades de Arafat y los partidarios de Mazen El centro de la disputa: El control del nuevo gabinete La disputa, al parecer, se resolvió en un reparto de las carteras que equilibró el poder entre ambos bandos, los cuales fueron sometidos a una fuerte presión internacional, que incluyó a Egipto y a Jordania Como resultado del acuerdo, Arafat logró colocar a algunos de sus partidarios en puestos clave del gabinete, pero cedió en que el control de la seguridad interior quede a cargo de Muhammed Dahlan, quien no sólo cuenta con el apoyo del primer ministro sino con el beneplácito de Estados Unidos e Israel La paz, sin embargo, no será fácil de conseguir Aunque Sharon ha mostrado oficialmente todo el interés por negociar con el nuevo primer ministro palestino, el ejército israelí continúa asediando los territorios ocupados en un esfuerzo –al parecer inútil-- por mantener el control de la zona De la misma manera, el gobierno de Sharon continua solicitando que Estados Unidos presione a Siria para que el gobierno de Damasco detenga la ayuda que brinda a los radicales palestinos, en particular al grupo Hamas A pesar de los esfuerzos por iniciar negociaciones de paz, la situación actual se asemeja mucho a la imágen de IF Stone: la infinita oposición de dos mundos divergentes Camino empedrado Nacido en 1935, la biografía de Abu Mazin se entrecruza con la compleja y trágica historia contemporánea del Medio Oriente Su lugar de nacimiento está lleno de grandes resonancias históricas: Safad, Galilea Aunque hoy esa ciudad es parte del norte de Israel, cuando Mazen nació Safad era parte de la Palestina bajo mandato británico Con el inicio de la primera guerra árabe-israelí en 1948, la infancia de Mazen fue súbitamente interrumpida y, como muchos otros jóvenes palestinos, partió hacia Siria como refugiado En esa ciudad, Abu Mazen se convirtió en maestro de primaria y más tarde inició estudios de derecho en la Universidad de Damasco Después de convertirse en abogado, el hombre de Galilea partió hacia Qatar donde se desempeñó como Director de Personal en el servicio civil Es en Qatar donde Mazen comenzó a realizar diversas actividades de organización de grupos políticos palestinos cuya principal meta era recuperar los territorios perdidos en 1948 Sus dotes de liderazgo lo llevaron a acercarse a los líderes palestinos que en Kuwait fundaron Fatah en 1957 Aunque Mazen desempeñó un papel relevante como miembro del primer Comité Central de la Organización para la Liberación de Palestina, se mantuvó fuera de la principal arena política cuyo centro estaba en Beirut Sin embargo, desde Damasco, Mazen se dedicó eficientemente a administrar las finanzas del grupo Fatah y a estudiar la naturaleza del sionismo Su interés por el pensamiento judío y por las grandes corrientes del sionismo lo llevaron a estudiar Historia en la Unión Soviética, donde obtuvó un doctorado por el Colegio Oriental de Moscú Es probable que su conocimiento de la cultura y la religión judía lo hayan educado en la tolerancia En los círculos de la jerarquía palestina se le tiene por un moderado proclive a negociar con el enemigo Esta idea es compartida por los principales grupos del poder en Israel, incluyendo al Partido Likud Considerado un pragmático, Mazen se convirtió en uno de los primeros líderes palestinos en iniciar un diálogo con la izquierda judía y los movimientos pacifistas en Israel durante la década de los años 70 Como producto de esas negociaciones Israel y la OLP llegaron a un compromiso en 1977 que establecía los “principios de paz” fundados en una solución que llevara al establecimiento de dos Estados: Israel y Palestina Este resultado no fue trivial Sólo cuatro años antes, en 1973, Israel y los Estados árabes estaban en guerra Sin embargo, desde un inicio su papel en la promoción de contactos entre la OLP y el gobierno israelí le ganaron la animadversión de la línea dura palestina Recientemente sus adversarios dentro de Fatah, principalmente la agrupación al-Aqsa, anunciaron que no apoyarían la nominación de Mazen como primer ministro A ello Mazen respondió categóricamente que se opone a lo que él denomina “la militarización de la intifada” Colegas enemigos Mazen ha sido muy hábil en navegar con éxito entre sus colegas enemigos y sus rivales amistosos Considerado el arquitecto del llamado “Proceso de Madrid” a principios de la década de los años 90, Mazen desempeñó un papel significativo en las negociaciones secretas sostenidas en Oslo que condujeron a la famosa “Declaración de Principios” que fue firmada por Arafat en Washington el 13 de septiembre de 1993 y que abría el camino al reconocimiento del Estado de Israel, la independencia de los territorios ocupados y un nuevo estatuto para Jerusalém La influencia de Abu Mazen sobre Arafat durante estas negociaciones fue profunda y evidente Durante los últimos años sus labor diplomática se ha transladado hacia otros ámbitos Fue Mazen el primer miembro de la OLP en visitar Arabia Saudita después de la primera Guerra del Golfo Allí se “disculpó” ante los países de la región por la posición en favor de Saddam Hussein que tomó el gobierno de Arafat durante las hostilidades Se dice que la memoria de Mazen contiene los datos más importantes sobre el conflicto Como autor, ha escrito el recuento más autorizado de las negociaciones en Oslo Su libro Through Secret Channels: the Road to Oslo, escrito en 1995, es una crónica detallada escrita por uno de los principales involucrados en las negociaciones Según expertos en el tema, la posición que Abu Mazen tratará de defender durante las evetuales negociaciones con Israel se fundará en el Plan Abu Mazin-Beilein, que él mismo redactó junto con su contraparte israelí durante el proceso de Oslo En ese documento --cuya existencia fue negada hasta que se publicó en septiembre del 2000-- se establece el estatuto final del acuerdo entre Israel y la OLP Aunque todo parece indicar que este talentoso diplomático se convertirá en la voz negociadora de la OLP, Abu Mazen aún enfrenta enormes obstáculos en su carrera a la cumbre de un probable gobierno palestino Antes que nada se trata de una figura poco carismática y sin base popular en los territorios ocupados Sin apoyos claros, tendrá que convencer al mando de la OLP de que el momento de Arafat ya pasó En 1995, después de un largo exilio de 48 años, Abu Mazen regresó a Palestina y estableció sus residencias en Gaza y Ramallah Los críticos de Mazin, amplios sectores liberales y conservadores de la sociedad israelí y norteamericana, le imputan cargos de corrupción que no han sido probados, pero que trastrocaron su imagen Mazen habita enormes residencias que, ante la pobreza y desgracia de su pueblo, parecen afrentas contra una sociedad en lucha Esta imagen no será fácil de contrarrestar Otro factor que juega en su contra es su salud, que ha venido deteriorándose durante los últimos meses El camino a Oslo llevó a Mazen de regreso a casa, pero ahora tiene enfrente un díficil camino para asentarse en el poder Mientras tanto, los diplomáticos del Departamento de Estado norteamericano y las huestes de Ariel Sharon afilan ya los lápices de lo que se espera serán largas negociaciones

Comentarios