Argentina: Con la "Boca" abierta

sábado, 9 de agosto de 2003
Buenos Aires -- “No me maten soy el futuro presidente de Boca” Mauricio Macri, favorito para convertirse en el próximo alcalde de Buenos Aires y señalado como futuro aspirante a la presidencia de la República en el 2007, estaba frente a sus captores que lo secuestraron en Buenos Aires el 23 de agosto de 1991 Su desesperada frase, ante el temor de ser asesinado, dejó traslucir su sueño más preciado como heredero de uno de los grandes holdings empresarios de la Argentina: Asumir las riendas del club más popular del país, Boca Juniors, actual campeón de la Copa Libertadores de América y conocido internacionalmente por ser el equipo de fútbol amado por Diego Maradona Macri acababa de ser conducido a una vieja vivienda porteña después de ser interceptado en su automóvil por un grupo de encapuchados que lo desnudaron, lo ataron con alambre y lo metieron en un ataúd con tapa Estuvo 14 días secuestrado hasta que su familia pagó 6 millones de dólares por su rescate Entre los secuestradores, todos finalmente detenidos y condenados, había varios policías, algunos de ellos “hinchas” de Boca La anécdota fue contada por el propio Macri tras ser liberado, en lo que se recuerda como su primer paso de campaña para cumplir su sueño, que se haría realidad en 1995 Pocos años después, ya como presidente de Boca, llevó al club de sus amores a una impresionante seguidilla de éxitos deportivos de la mano del actual técnico Carlos Bianchi, el mismo que estuvo en boca de la dirigencia mexicana para asumir la selección nacional Ahora, con 54 años, Macri tiene otro sueño: Se lanza de lleno a la política El 24 de agosto luchará para arrebatarle la alcaldía de Buenos Aires al centroizquierdista Aníbal Ibarra, quien va por la reelección, en unos reñidos comicios que pueden ser el trampolín de este exitoso empresario hacia la presidencia de la República “Formo parte de esa enorme cantidad de argentinos que no quieren quedarse con los brazos cruzados mientras nuestro país se desintegra con la lógica perversa del sálvese quien pueda Porque tengo ganas de trabajar por mi país con vocación de servicio público y con el mismo compromiso pleno que asumí siempre en cada acto de mi vida”, dice Macri, quien este año también sufrió el secuestro de su joven hermana Florencia, liberada después del pago de otro jugoso rescate Es la primera vez en la historia política porteña de los últimos 50 años que la elección será definida por dos candidatos ajenos a la Unión Cívica Radical/UCR del expresidente Fernando de la Rúa y el justicialismo (peronismo) del actual mandatario Néstor Kirchner, los dos partidos nacionales históricos del país Macri meditó mucho, rodeado de un vasto equipo de asesores, para dar un paso de este tipo, en medio de fuertes presiones para que se lanzara a la presidencia de la Nación el año pasado, en plena crisis socio-económica y cuando la sociedad rechazaba a la dirigencia política y pedía a gritos el surgimiento de “independientes” Pero Macri dio un paso al costado y se reservó para pelear por la jefatura de gobierno (alcalde) de Buenos Aires, la ciudad más rica del país, con 3 millones de habitantes que exigen frenar la decadencia de sus servicios públicos y una incipiente violencia El último sondeo, divulgado por la consultora Ricardo Rouvier, lo da ganador en una segunda vuelta, en octubre, por escaso margen Según el sondeo, Macri se impondría en primera vuelta con el 34 por ciento de los votos, contra el 27 por ciento de Ibarra, pero no le alcanzaría para asumir la alcaldía ya que necesitaría el 50 por ciento de votos más uno o una diferencia de 10 puntos sobre el segundo En el balotaje del 14 de septiembre, siempre de acuerdo al sondeo de Rouvier, Macri se alzaría con el 44 por ciento de los sufragios contra el 41 por ciento de Ibarra Sin embargo, no todas son rosas en la vida de este hombre nacido en la ciudad bonaerense de Tandil, el 8 de febrero de 1949, ingeniero civil, tres hijos y cuyo padre es Franco Macri, un inmigrante italiano que amasó una enorme fortuna en Argentina y que fundó uno de los holdings empresarios más poderosos del país, el Grupo Socma, dueño del Correo Argentino, entre otras empresas Investigaciones periodísticas, auditorías, expedientes judiciales y denuncias, advierten que Boca Juniors, a pesar de sus negocios millonarios y su continuos campeonatos locales e internacionales de los últimos años, sufre un pasivo de 41 millones de pesos (13 millones de dólares) casi el doble del que recibió Macri al asumir la presidencia del club Pasión y negocios Macri llegó a Boca Juniors en 1995 con una campaña que destacaba el origen empresarial del candidato, al que se presentaba como un exitoso hombre de negocios que llevaría al club hacia el éxito económico y deportivo, en una década marcada por el liberalismo extremo del entonces presidente Carlos Menem El aspecto económico se recostaba en los negocios de su padre y en su rol de directivo de importantes empresas del holding como Sideco Americana y la automotriz Sevel, entre otras En la parte deportiva, se hacía hincapié en los escasos éxitos del club, tanto a nivel local (1981 y 1992 eran los últimos logros) e internacional (la devaluada y ya desaparecida Supercopa de 1989) Macri revolucionó el club gestionándolo como una empresa privada, creando incluso fondos de inversión de jugadores, en una gestión que incluyó la “repatriación” del máximo ídolo Diego Maradona, hoy su enemigo Los éxitos deportivos, de la mano de su mayor acierto, la contratación del técnico Carlos Bianchi, fueron impresionantes: Apertura 98, Clausura 99, Apertura 2000, Copa Libertadores 2000, 2001 y 2003, y Copa Intercontinental 2000 En diciembre irá en búsqueda de una nueva copa Intercontinental en Tokio, frente al Milán Macri ya no estará en ese entonces al frente del club, aunque pierda las elecciones Pero estos éxitos deportivos tuvieron su contraparte en su gestión económica, marcada de dudas y denuncias de todo tipo Macri triplicó el pasivo del club en su primer balance, al comprar en esa época a 40 jugadores a un costo de 45 millones de pesos (dólares de la época) Boca no ganó nada y las críticas fueron furiosas desde la oposición Según una investigación del periodista deportivo Ezequiel Fernández Moores, publicada en la revista TXT, mientras el club acumulaba pérdidas, los beneficios fueron para empresas de accionistas y fondos de inversión que rodeaban a Boca Así fue que se convirtió en el primer presidente del club al que se le rechazó un balance, a menos de dos años de su asunción Incluso, una asamblea de socios creó una comisión investigadora para determinar el motivo del aumento indiscriminado del pasivo de la entidad, aunque finalmente sólo se probaron “transgresiones estatutarias” e “inacción de la comisión fiscalizadora”, según la revista No obstante, Fernández Moores publicó una serie de presuntas irregularidades detectadas por una auditoría elaborada por el estudio contable Eduardo Massad, como la compra de un jugador desconocido por 160 mil dólares sin registro alguno en la comisión directiva, diferencias de casi 900 mil dólares en la compra del volante Diego Caña en favor de su representante Settimio Aloiso y millonarios pagos de comisiones a intermediarios Incluso, la auditoría resume un caso en el que Macri le dio un préstamo a su club, cobrándole no sólo intereses, sino también “punitorios” Con los años, otras “joyas” salieron a la luz, como que ninguna de las grandes figuras del equipo eran propiedad de Boca, sino del “fondo de inversión” El club pagó durante años sueldos, premios y “primas” (honorarios anuales elevados y extraordinarios), pero no recibió un solo peso –o una mínima parte-- al momento de las jugosas transferencias al exterior Desde el “macrismo” se rechazan estas críticas y se asegura que Boca presenta balances superavitarios, aunque la oposición dice que éstos son “dibujados” La hora de la política Ahora Macri apuesta todas sus fichas a las elecciones porteñas, con una población que se considera mayoritariamente “progresista” y que ungió a un centroizquierdista (Ibarra) en los últimos comicios Macri carga sobre sus espaldas el mote de “centro-derechista” E incluso crearon fuerte rechazo popular unas de sus declaraciones muy polémicas sobre los “cartoneros” que sobreviven con la búsqueda de papel y cartón para reciclar (llegó a afirmar que son delincuentes porque se roban la basura que utiliza una de sus empresas para el reciclado de los desperdicios) Macri sabe que una derrota será muy difícil de remontar para sus verdaderas aspiraciones: La presidencia de la Nación Y aunque algunos sondeos lo den ganador, es consciente de que la llegada al poder de otro centroizquierdista como Néstor Kirchner, peronista, no fue un buen golpe de efecto para su candidatura El presidente, que goza hoy de un 80 por ciento de aprobación a poco más de dos meses de gestión, dio su respaldo explícito a Ibarra en las elecciones, a pesar de que el actual alcalde no es peronista y fue ungido a través de la Alianza centroizquierdista que en 1999 llevó al gobierno a Fernando de la Rúa (1999/2001) En contrapartida, el peronismo dio su respaldo a Macri, llevando a destacados dirigentes del partido en las listas a legisladores porteños, lo que mostró las serias desavenencias entre Kirchner y su propio partido Pero Kirchner e Ibarra sellaron un pacto en secreto Más allá de este apoyo público, Kirchner se llevó a su gabinete a dos rivales de Ibarra en las elecciones, los ministros de Exteriores Rafael Bielsa, y de Justicia, Gustavo Béliz El escenario polarizado entre Macri e Ibarra, según analistas, favorecería la estrategia del actual alcalde porteño Macri, candidato por Compromiso por el Cambio, basó su campaña con duras críticas a la gestión de Ibarra e intentó a toda costa desligar a su padre, el poderoso empresario Franco Macri, de su eventual gestión “Hay un compromiso de mi padre de no participar en ninguna licitación y yo me comprometo a que tampoco lo haga”, dice Además, debió “despegarse” de la gestión de Carlos Menem (1989/99) “Yo no tuve ningún cargo”, asegura y dispara contra Ibarra a quien acusa de practicar “un terrorismo ideológico” en su contra “Quieren asustar a la gente porque se están poniendo nerviosos, pero no hay que hacerles caso”, afirma, al rechazar que tenga en sus planes realizar nuevas privatizaciones y despedir empleados municipales El 24 de agosto, según concuerdan todos los sondeos, Macri tiene asegurado su lugar en el balotaje del 14 de septiembre Ese día, el presidente de Boca Juniors sabrá si su futuro está ligado a la política, con chances de aspirar a la presidencia de la Nación en el 2007, o si deberá volver al mundo de los negocios, el mismo que lo catapultó a la fama a fines de los 80

Comentarios