Fox en Nueva York: desaires y escepticismo

sábado, 27 de septiembre de 2003
Nueva York - Al presidente Fox se le veía opaco, ensimismado y, por momentos, confundido Era la noche del miércoles 24 y presidía la cena a la que había invitado a empresarios y “personalidades” estadunidenses, en el hotel Ritz Carlton de Battery Park, muy cerca de de donde hasta antes del martes 11 de septiembre de 2001 se encontraban las Torres Gemelas del World Trade Center Unas horas antes, su vocero, Arturo Durazo, había generado expectativas entre los reporteros que acompañaron a la comitiva presidencial de que el presidente Fox sostendría un encuentro bilateral con su homólogo George Bush No hubo tal Y esa noche, Bush departía en un “cocktail” con la mayoría de los jefes de Estado que acudieron a la Asamblea General de Naciones Unidas "Es un presidente aburrido", comento en referencia a Fox una empresaria y exfuncionaria demócrata del estado de Texas durante la cena del miércoles 24 A Fox se le notaba un poco nervioso, inseguro y nada contento En el pequeño Manhattan Ballroom había unas 100 personas sentadas en mesas, cada una para diez comensales Notorias eran las tres y media mesas vacías Por desinterés o falta de tiempo varios de los invitados las habían menospreciado Incluso, la mayoría de los reporteros y corresponsales de medios extranjeros –que otrora seguían a Fox-- también desairaron la cena Atrás quedó el poder de convocatoria del bono democrático con el que Fox inició triunfante su periodo en la presidencia “Esta acabado Su sexenio termino en tres años Su incapacidad para venderle las reformas a un Congreso tan políticamente dividido es la guillotina de su mandato", comentó al reportero un exfuncionario mexicano que ahora se dedica a cabildear en favor de empresas extranjeras “Al menos así lo sienten muchos de los que están cenando esta noche”, remató el exfuncionario, que habló bajo la condición del anonimato En la mesa de recepción quedó le gafete designado para Roberto Madrazo Pintado, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y quien acompañó al mandatario al viaje a Nueva Tork Nadie supo por qué no fue A la cena también fue invitada la fuente de reporteros de presidencia, pero se retiró después de las palabras del presidente Tenía prisa por enviar su información En la mesa de honor, Fox empezó a animarse Ocho personas estaban sentadas a su alrededor, entre ellas Hector de J Ruiz, presidente de Advance Micro Devices Inc, empresa que, junto con el Concacyt y la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec), organizó la cena También estaba el canciller Luis Ernesto Derbez, quien llego tarde al convivio y no escuchó las palabras que su jefe dirigió a los asistentes "¿Qué nos puede decir distinto a lo que ya sabemos? ¿Qué va a pelear por las reformas estructurales y sobre todo la del servicio eléctrico? En México no esta pasando nada y ya ni nos acordamos de muchas de las promesas que hizo al principio", dijo al reportero otro de los empresarios "Creo que ya no tiene nada interesante que decirnos", comentó un empresario a otro en la mesa en la que este reportero se coló y a la cuál fue posteriormente invitado a quedarse, a lo mejor para hacer bulto y evitar que el salón del hotel se mirara tan vacío Antes de iniciar la cena, Fox dirigió unas palabras centradas en modernizar al sistema educativo de México para ponerlo a la vanguardia de las nuevas tecnologías en comunicaciones, claro: contando con el respaldo del sector privado y el capital extranjero Nada que sorprendiera a los empresarios, ni a los reporteros de la fuente Sonriente, el presidente se mostró interesado en responder preguntas o atender sugerencias de los empresarios Ya durante la cena, se le vio pendiente de lo que ocurría a su alrededor En varias ocasiones preguntó a Ruiz sobre qué persona era "esa que esta en aquella mesa", o en la otra, señalando con el dedo al individuo que quería identificar Entre los funcionarios de la cancillería mexicana había molestia porque la Oficina de Comunicacion Social de la Presidencia había creado la expectativa de que se podría dar una reunión bilateral entre Fox y el presidente Bush en el marco de la reunión de la ONU Pero no hubo el encuentro entre "los dos amigos" Es claro que no hay mayor interés en Estados Unidos por el presidente mexicano Las prioridades en política exterior de la administración de Bush están en otro lado: Irak, Medio Oriente, Corea del Norte Desde el lunes 22 la Casa Blanca divulgó la agenda de actividades de Bush en la ONU En ella no aparecía un encuentro con su homólogo mexicano Pero la Oficina de la Presidencia creó otra expectativa en los reporteros mexicanos que viajaron con Fox Por ello se sorprendieron cuando el encuentro no ocurrió y así lo reflejaron en sus notas Incluso, algunos medios reportaron que, en venganza, Fox no acudió al cocktail protocolario que ofreció Bush en el Museo de Historia Natural En su lugar, el presidente mexicano envió al canciller Derbez La Casa Blanca siempre dijo que ese cocktail estaba abierto para todos los jefes de Estado y de Gobierno asistentes a la Asamblea General de la ONU, y que no se había organizado con invitaciones específicas La ausencia de Fox ni se notó Durazo se justificó: “Yo les dije que estábamos trabajando para ver si podíamos lograr que hablaran los dos", dijo "Por qué no preguntan antes de hablar Parece que no saben que la agenda del presidente de Estados Unidos no se define de último momento, a menos que sea un caso extraordinario: Una reunión con el presidente de Francia o Rusia", confesaba irritado un funcionario de la cancillería mexicana La prensa extranjera también mostró desinterés por el presidente mexicano Ya son parte de la historia el remolino de reporteros extranjeros que antes seguían a Fox para tomar nota de sus palabras o preguntarle algo A la cena del Ritz Carlton fue invitado un reportero del diario especializado The Wall Street Journal y uno de la agencia Associated Press (AP); el reportero del diario estadunidense sólo fue a mirar como estaba el panorama y se retiro antes de que empezara a hablar Fox El de AP se quedo hasta el final “Es importante aclarar que la entrevista con el presidente Bush no fue una reunión bilateral Fue sentados en una mesa compartiendo la mesa de honor con otros líderes”, declaró Fox en conferencia de prensa el jueves 25 en referencia al almuerzo que ofreció el Secretario General de la ONU, Kofi Annan El presidente tuvo razón: No fue un encuentro bilateral Pero al terminar el almuerzo Durazo comentó a los reporteros de la fuente que Bush y Fox habían hablado durante hora y media, el tiempo que duro el almuerzo La noche anterior el vocero presidencial declaró que, incluso, los dos presidentes abordarían los temas "más urgentes" de la agenda México-Estados Unidos Fox mismo lo desmintió durante la conferencia de prensa: “La conversación, en términos generales, fue multilateral Fue con comentarios de todo mundo, sin que fuera una reunión de trabajo” Era ilógico que en ese almuerzo Fox y Bush se pusieran a hablar sobre inmigración, adeudos de agua, comercio o narcotráfico Estaban en la misma mesa a los presidentes de Francia, Jaques Chirac, y al de Brasil, Luiz Inacio "Lula" da Silva; así como al Rey de Marruecos y al Primer Ministro de Canadá “Acordamos en ese momento que la oportunidad para una reunión bilateral será en APEC, en Tailandia", remató Fox en su encuentro con la prensa, a la que sólo asistieron siete reporteros de medios extranjeros, entre ellos los de Reuters y AFP que trabajan para el servicio latinoamericano Durante la cena de Fox en el Ritz Carlton fue notoria la ausencia de su esposa Marta Sahún, de Adolfo Aguilar Zinser, embajador de México ante la ONU, y de Enrique Berruga, el subsecretario de Relaciones Exteriores para el sistema de Naciones Unidas

Comentarios