Los archivos suizos "blanquean" a los Montoneros

sábado, 6 de septiembre de 2003
Ginebra — Los tres exdirigentes de la organización Montoneros acusados de “colaborar” con el régimen militar argentino para “facilitar” la detención de sus compañeros de lucha, son “blanqueados” por los archivos de los servicios de inteligencia de Suiza Así, documentos revelan que el régimen militar persiguió internacionalmente y solicitó la captura en varios países de Roberto Cirilo Perdía, de Fernando Vaca Narvaja y, sobre todo, de Mario Firmenich, máximo líder de la organización Además, entre 1977 y 1984 los servicios de inteligencia helvéticos exploraron indicios en Europa y América Latina sobre presuntas conexiones de los Montoneros con grupos terroristas como las Brigadas Rojas en Italia, los GRAPO en España y el liderado por el venezolano Ilich Ramirez, alias Carlos, sin obtener mayores resultados De acuerdo con estos documentos –recién abiertos a consulta pública en los Archivos Federales de la Confederación Suiza—, los servicios de inteligencia helvéticos se interesaron en los Montoneros en 1977 En ese año, el entonces consejero de la embajada de Argentina en Berna, Héctor Martínez Castro, inició el trámite de una requisitoria judicial ante el ministerio de Justicia de Suiza en la que pide la detención “con fines de extradición” de Mario Eduardo Firmenich En ese mismo año, el consejero Martínez Castro realizó el mismo trámite judicial en contra de otros dos Montoneros: el abogado Rodolfo Mattarollo, actual subsecretario de Derechos Humanos del gobierno de Néstor Kirchner, y de Lídia Masaferro, entonces dirigente de la rama femenina de la organización Las solicitudes del gobierno militar argentino ante las autoridades judiciales suizas no fructificaron Tanto Mattarollo como Masaferro, por ejemplo, acudieron a Ginebra durante esos años para denunciar ante la ONU las violaciones a los derechos humanos cometidos por el régimen militar No obstante, los servicios de inteligencia suizos siguieron la pista de los Montoneros Obtuvieron así reproducciones de los documentos de identidad falsos que Firmenich utilizó para ingresar a Italia a través del aeropuerto internacional de Roma, a fines de 1976 Firmenich huía entonces de la represión desatada en su país que estaba desmantelando a su organización Entre los documentos de identidad falsos aparece una cédula de la Policía Federal con su foto, a nombre de Juan Domingo Morelli, nacido en 1948, domiciliado en Ramos Mejia, Buenos Aires Según deducen los servicios de inteligencia suizos –por una comunicación enviada por su embajada en Roma--, en ese viaje Firmenich iba acompañado por Vaca Narjava, quien ingresó a Italia con un pasaporte falso a nombre de Julio Raúl Labarre, nacido el 9 de julio de 1952 en Rio Cuarto, Córdoba La delegación diplomática suiza en Italia trasmitió además una serie de notas sobre los Montoneros, advirtiendo que entre sus colaboradores figuraba el cantante francés de origen armenio, Charles Aznavour Y recomendó vigilar la residencia de vacaciones del cantante en el montañoso Cantón de Valais, ubicado en Crans-sur Sierre, la región suiza de habla francesa Los investigadores suizos también vigilaron a los citados Mattarollo y Mazaferro durante sus visitas a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, en dónde realizaban conferencias de prensa para denunciar los crímenes de la dictadura En una de esas conferencias de prensa, realizada en 1978, descubrieron entre los asistentes a la venezolana Cacilia Matos, empleada diplomática radicada en Venezuela, pero que en esa ocasión venía de París y había alquilado un auto en Zurich Tres años antes Matos había compartido una habitación del hotel Presidente en Ginebra con su compatriota Dalia Fuentes Quintana, “una amiga de la familia” del también venezolano Ilich Ramírez, alias “Carlos”, señalado como terrorista internacional Los agentes suizos sospecharon que la presencia de Matos en las conferencias de prensa ofrecida por los montoneros pudiera significar una conexión con el terrorista Carlos Posteriormente desecharon tal sospecha por no encontrar evidencias Sin embargo, “Carlos” vuelve a aparecer en el expediente de los Montoneros de la policía federal de Suiza Según este expediente, Carlos fue invitado a una reunión con dirigentes de organizaciones revolucionarias que se celebró en Roma en octubre de 1978 Carlos no asistió, pero acudieron Armando Croatto, sindicalista posteriormente abatido en Argentina, Juan Gelman, poeta y periodista actualmente domiciliado en México, y Mario Firmenich, así como dos miembros de una Organización Comunista Combatiente (OCC) y dos integrantes de la “Brigadas Rojas”, uno de ellos de nombre Alberto Franceschini Pero esta última puntualización se desvaneció después porque la comisaría que trata la información en Berna, anotó una contradicción: Franceschini se encontraba preso en Italia desde 1974 En los documentos de los archivos suizos aparece el informe de uno de sus agentes destacado en La Habana y que envío a través de Montevideo Este informe da cuenta de una reunión de un “Directorio de Liberación” celebrada en julio de 1977 y presidida por Fidel Castro Según las anotaciones del informe, la credibilidad de su fuente es considerada “segura”, de confianza “verificada” y “sólida” Relata que en dicha reunión se encontraban en torno a Castro el vicepresidente cubano Carlos Rafael Rodriguez, Firmenich por los Montoneros, Enrique Erro por los Tupamaros de Uruguay, un tal Osvaldo Rivadavis en nombre de una enigmática “Resistencia Obrero-Estudiantil” uruguaya, y dos otros representantes cuyos señas de identidad no se incluyen, pero que ocupaban, respectivamente, los lugares reservados para el MIR de Chile y las FARC de Colombia El informe señala que en esa “cumbre” se discutió intensificar la lucha armada en ciertas capitales latinoamericanas, siendo además cuestión de la solidaridad revolucionaria con los movimientos de liberación africanos Se planteó incluso el ataque a embajadas de América Latina en Europa, lo cual nunca se llevó a cabo

Comentarios