Política exterior activa: Mera promesa

sábado, 6 de septiembre de 2003
Al inicio de su gobierno, Vicente Fox prometió una política exterior ambiciosa que profundizaría la integración con América del Norte y promovería un activismo multilateral para contribuir a la creación de un sistema regido por el derecho internacional Hoy, a la mitad del camino, esa política exterior audaz ha quedado en mera promesa En el Tercer Informe de gobierno, los logros en el plano multilateral son escasos Se mencionan la creación, a iniciativa de México, del grupo de países megadiversos y la organización de la Cumbre del Mecanismo de Cooperación Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en Inglés) El presidente Fox tiene razón en destacar la participación de nuestro país como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas Es ciertamente un acto de valentía el sólo tener un asiento en el máximo órgano de decisión de la ONU en un contexto internacional adverso, donde predominan las múltiples amenazas a la seguridad mundial, la lucha contra el terrorismo, las tendencias unilaterales de los Estados Unidos y las divisiones transatlánticas Debe celebrarse, como se hace en el informe, una propuesta de México que fue adoptada unánimemente en el Consejo de la ONU hace unos días y que sanciona los ataques en contra del personal humanitario de dicha organización como crímenes de guerra Ésta, la resolución 1502, representa una victoria para el derecho internacional y sobre todo de la diplomacia, debido a que es aprobada en un ambiente donde todavía no terminan de cicatrizar las heridas que dejó entre los miembros del Consejo la intervención militar de los Estados Unidos y Gran Bretaña en Irak Los exiguos logros en el plano multilateral serían más contundentes si en el mismo Consejo de Seguridad las posiciones de México no fueran contradictorias Hace unos meses, por ejemplo, México votó a favor de una resolución que amplió por un año más la inmunidad ante la Corte Penal Internacional (CPI) a los ciudadanos estadounidenses que participan en operaciones de mantenimiento de la paz Con ello, Estados Unidos ganó tiempo para aumentar el número de acuerdos que hoy ya tiene firmados con más de 40 países que ofrecen inmunidad a los ciudadanos estadounidenses que forman parte de los cuerpos de paz alrededor del mundo Así, se minará aún más la autoridad de la CPI cuya jurisdicción es ya de por sí repudiada por el gobierno de George W Bush En cuanto al otro pilar de la política exterior foxista, la integración con América del Norte, los resultados presentados en el tercer informe son aún menos halagüeños Nuevamente, puede aducirse con razón que en este ámbito el gobierno foxista también corrió con poca suerte Días antes del 11 de septiembre del 2001, México aparecía en los medios internacionales como la relación bilateral más importante para George W Bush, el acuerdo migratorio estaba, si no en puerta, sí en el centro de la discusión política y aparecía como el instrumento central para crear una nueva visión de integración y de una asociación más equitativa entre los dos países En el contexto posterior al 11 de septiembre, el gobierno de Vicente Fox no ha podido reintroducir en la agenda bilateral la negociación del acuerdo migratorio En parte porque la lucha antiterrorista se ha convertido en la preocupación central para el gobierno de Bush Y en parte por el distanciamiento entre los gobiernos de los dos países, ocasionado no sólo por sus distintas posturas en el Consejo de Seguridad sino también, y sobre todo, por el pobre manejo político que en las altas esferas del gobierno de Fox se ha dado a la relación bilateral En estas circunstancias, es ciertamente meritorio que hoy se acepte en Estados Unidos (por cierto, no en todos los Estados) la matrícula consular para mexicanos que les permite tener acceso a servicios con los que antes no contaban También el que se haya conseguido reducir el costo del envío de las remesas de los trabajadores migrantes a sus familias en México Los éxitos anunciados son tan loables como insuficientes para afirmar, como lo hace el presidente Fox en su informe, que "hemos fortalecido nuestra asociación estratégica con Estados Unidos" Muy por el contrario, al menos desde la perspectiva política, nos hemos alejado de esta importante meta El presidente Fox nos dice que en la relación externa más importante de México "buscamos reducir las asimetríasbuscamos un mercado bien integrado, sano y en constante crecimientobuscamos que el libre flujo de mercancías, inversiones y servicios pueda ir acompañado de un movimiento ordenado de personas" Ya no podemos seguir instalados en mencionar lo que “buscamos”, necesitamos resultadoshoy, hoy, hoy Al menos, debería haber claridad en las estrategias a seguir para obtener dichos resultados Por ejemplo, hasta ahora, no se conoce ningún plan del gobierno de Fox para aprovechar la cercanía y la integración económica con el superpoderoso Seguir insistiendo que tenemos interés por un acuerdo migratorio, como propone el presidente Fox, no es suficiente, sobre todo dada la reticencia del gobierno de Bush para avanzar en el tema Se requiere de imaginación y audacia política para diseñar un plan para convencer a sectores clave en Estados Unidos y sobre todo para enfrentar y aprovechar la posible politización del tema migratorio en las próximas elecciones presidenciales del país vecino Urge en suma que, en política exterior y en la relación con Estados Unidos, adoptemos la misma lógica que el presidente ha planteado con nuestro propio Congreso, privilegiar la política _______________ * La doctora María Isabel Studer Noguez es profesora e investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales

Comentarios