Argentina: Ahorradores vs. Bancos

domingo, 31 de octubre de 2004
Buenos Aires, 29 de octubre (apro) - Los banqueros argentinos y extranjeros se frotan las manos en privado La Corte Suprema de Justicia avaló la “pesificación” compulsiva de los depósitos en dólares --a una paridad menor a la del mercado-- que había sido establecida en enero del 2002 por el gobierno del presidente Eduardo Duhalde El polémico fallo judicial, dictado el martes 26, provocó la ira de miles de ahorradores que prometen volver a salir a las calles, cacerola en mano, en defensa de sus derechos La medida, recibida con alivio por el gobierno de Néstor Kirchner, en teoría pone un candado a una de las épocas más oscuras de la democracia argentina, pero al mismo tiempo abre la puerta a una andanada de demandas judiciales de los bancos en su afán por recuperar una parte de los 9 mil millones de pesos (3 mil millones de dólares al cambio actual) que afirman haber pagado de más a miles de ahorradores que lograron sacar sus depósitos, mediante amparos, del llamado “corralito” (una confiscación de hecho de los ahorros) instaurado en el país durante la hecatombe financiera que terminó con el gobierno de Fernando de la Rúa en diciembre del 2001 “Si algún banco intenta quitarle los ahorros, cualquiera sea el monto, a un solo ciudadano argentino a través de una presentación judicial, vamos a invocar el Código Civil en defensa de la propiedad privada y vamos a salir a la calle a protestar y pedirle a todos los argentinos que retiren sus depósitos de ese banco”, advierte en entrevista con Apro el actor cómico Nito Artaza, líder de los ahorradores organizados que protagonizaron las más sonadas protestas en las puertas de las entidades crediticias en los últimos tres años Decenas de miles de afortunados argentinos lograron recuperar sus ahorros en dólares (forjados durante la década de convertibilidad que puso en paridad 1 a 1 el dólar con el peso nacional durante los dos gobiernos de Carlos Menem) tras los fallos favorables de jueces de primera y segunda instancia en los últimos años “En riesgo están 180 mil ahorristas, de los 36 millones de cuentas atrapadas en el corralito, que recuperaron gran parte de los ahorros Estos jueces de primera y segunda instancia fueron valientes, pero ahora la Corte falla a través de un dictamen político”, dice Artaza, uno de los más conocidos cómicos argentinos Se estima que unos 20 mil millones de pesos (unos 6 mil 700 millones de dólares al cambio actual) se retiraron del “corralito” a través de amparos en la justicia De esos 20 mil millones, los bancos estiman que 9 mil millones fueron pagados de más, basados en el fallo de la Corte, “por diferencia en el cambio” Estos depósitos beneficiados por amparos fueron devueltos en dólares (llegó a estar a 4 pesos la unidad) y no a 140 pesos por dólar más un coeficiente de indexación establecido oficialmente En los bancos habían quedado atrapados unos 65 mil millones de dólares y 30 mil millones de pesos Artaza sigue liderando la corriente de ahorradores más activos que lucha por recuperar íntegramente sus ahorros (las pérdidas sufridas oscilaron entre 28 y 50 por ciento del monto depositado, según las distintas opciones ofrecidas, en pesos o bonos, y el momento elegido para el retiro) A pesar de la popularidad alcanzada en sus “cacerolazos” frente a los bancos y su discurso combativo, Artaza fracasó en su intento de llegar al Congreso en las últimas elecciones de abril del 2003, cuando lideró la lista de la Unión Cívica Radical (UCR), del expresidente de la Rúa, por la ciudad de Buenos Aires “El fallo (de la Corte) va en colisión con las garantías constitucionales Fallaron en contra de los 5 mil jueces de primera y segunda instancia que le dieron la razón a la gente Ahora cinco jueces, tres puestos por el actual gobierno, le dan la razón a los bancos y violan nuevamente la Constitución, ya que la propiedad privada es inviolable”, dice Artaza (Un sexto juez del máximo tribunal votó en contra y el séptimo se excusó porque tuvo dinero atrapado en el “corralito”) El fallo afirmó que la “pesificación”, dispuesta el 6 de enero del 2002 por Duhalde, “fue una medida razonable y legítima” en un marco de grave crisis económica Además, sostuvo que hubiese sido “un privilegio devolverles dólares a los ahorristas”, como había prometido el mismo Duhalde al asumir el gobierno provisional tan solo cinco días antes de la confiscación “Quien depositó dólares, recibirá dólares”, fue la frase que sepultó su credibilidad al asumir la presidencia Artaza --cuya especialidad son las imitaciones de famosos, entre ellos el presidente Kirchner-- prepara ya un viaje a Washington para presentar una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos “Esto ha sido un calvario permanente Si los bancos querían recuperar la confianza, que es la base de su negocio, con esto acaban de matar el ahorro nacional Los argentinos van a tener sus ahorros en el exterior y la pobreza en el país El gobierno no se da cuenta de la gravedad de la situación”, afirma La crisis arrastró a la pobreza al 57 por ciento de la población en un país de una tradicional y poderosa clase media, aunque el fuerte impulso económico de los últimos dos años ubica ahora este índice en 47 por ciento, con un desempleo del 14 por ciento (llegó a 22 por ciento durante el peor momento de la recesión económica) Artaza agrega que su agrupación también recurrirá al Congreso para hacer oír sus demandas “Este es un gobierno que no sólo confisca bienes, sino que promueve un fallo en favor de los bancos La decisión era sanear a los bancos y a las grandes industrias que tenían deudas en dólares El fallo de la Corte es como si a uno le roban la billetera, se detiene al ladrón y se le devuelve el dinero a su dueño, pero luego la justicia le permite al delincuente que regrese a la casa de la víctima y se lleve una parte de lo que había en esa misma billetera”, grafica “Caso por caso” Tras el fallo judicial que convalidó la conversión compulsiva de los ahorros en dólares a devaluados pesos (actualmente a una relación de 3 a 1), los bancos definen ahora su estrategia para recuperar los montos que saltaron el “corralito” por la vía de demandas judiciales Sin embargo, temiendo una reacción negativa en cadena y nuevas protestas como las que amenaza organizar Artaza, estas entidades anunciaron una estrategia cautelosa “Veremos caso por caso”, dijo la presidenta del Banco Nación, Felisa Miceli La funcionaria señaló que la entidad que preside perdió mil 700 millones de pesos (unos 630 millones de dólares al cambio actual) “por diferencia de cambio” de los amparos que obligaron devolver depósitos a un dólar libre, en lugar de la cotización de 140 pesos más un mecanismo de indexación denominado CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) que fijó la “pesificación” compulsiva “Vamos a actuar en consecuencia con lo que siempre fue nuestra política, vamos a trabajar caso por caso para ver cuáles son las condiciones en las que se encuentra cada uno de los ahorradores del banco y poder resolver cada tema puntualmente”, dijo Miceli En este aspecto, explicó que se evaluará en especial la situación de los “ahorristas grandes” “En los casos donde el banco se sienta perjudicado, ahí sí (se deberá) intervenir, pero quizás en la mayoría de los casos (será mejor) dejar las cosas como están”, sostuvo Carlos Héller, titular de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra), buscó calmar los ánimos de los ahorradores y aseguró que “no habrá una ola de juicios contra los depositantes” que lograron burlar el “corralito” impuesto por el exministro de Economía Domingo Cavallo, quien comandó el timón del estratégico ministerio de finanzas durante la era “menemista” y en el último tramo del gobierno de De la Rúa “La situación se va a resolver con mucha tranquilidad”, dijo Héller, aunque aclaró que “no habrá decisiones comunes” del sistema financiero en su conjunto “Nadie está pensando en salir a cazar ahorristas que obtuvieron por amparos la devolución de sus depósitos”, dijo Héller, pero igualmente apuntó sus dardos contra las grandes compañías que lograron sortear la confiscación de sus cuentas bancarias En general, los jueces de primera y segunda instancia fallaban en favor de los ahorradores ancianos o con problemas serios de salud Pero Héller subrayó que “no todos los depositantes que retiraron dólares son ancianos o enfermos, sino que hay empresas que obtuvieron fallos judiciales favorables” En particular, los banqueros apuntan sus dardos a jueces de la provincia del Chaco, en la frontera con Paraguay, o Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, que fallaron en cadena en favor de ahorristas que ni siquiera vivían en sus respectivos distritos En esa época, los rumores sobre sobornos o pagos fijos para favorecerse con una medida de amparo corrían como reguero de pólvora Los pequeños ahorristas, en tanto, mantienen su esperanza en el voto de uno de los jueces de la Corte, Eugenio Zaffaroni El magistrado planteó una “diferenciación” entre los grandes y pequeños ahorradores; y puso como límite divisorio 70 mil dólares por depósito Los que superen ese monto estarán en la mira de los bancos El economista Aldo Abraham, quien formó parte del equipo de asesores del programa económico de Carlos Menem en la campaña presidencial del 2003, dice en entrevista con Apro que el fallo de la Corte “abre una puerta a que se confirme que en Argentina la clase política, con la excusa de una emergencia, puede avasallar impunemente las leyes preexistentes y los derechos emanados de la Constitución” Para Abraham, la vía judicial es el único camino que les queda a los bancos “Como el fallo es constitucional, el Estado no tiene por qué cubrir la diferencia entre lo pagado (durante el retiro de los depósitos del corralito vía judicial) y la fórmula que fijó la pesificación de 140 pesos por dólar más el CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia)” “Para el gobierno esta es una noticia fantástica, pero para el país es nefasta Todo esto abre un marco de inseguridad jurídica” que afectará el futuro de la Argentina, concluye

Comentarios