Centroamérica: Auge migratorio y de remesas

sábado, 11 de diciembre de 2004
San Salvador (apro) - El tema del auge migratorio, y al mismo tiempo de las remesas, está causando incertidumbre en la región centroamericana La realidad de esta zona, conocida por su estrechez como la “Cintura de América”, ha cambiado tanto que de ser hace dos décadas “repúblicas bananeras o cafetaleras”, en la actualidad pudieran comenzar a llamarse “repúblicas de las remesas” “Este es el debate pendiente de los fenómenos sociales en Centroamérica tras la finalización de las guerras civiles”, dice José Dávila, director del importante Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), que tiene su sede en Guatemala “El tema migratorio es de mucha actualidad, es nuevo y tiene mucho impacto para Centroamérica, y va a tener mucho más a mediano y largo plazo Por eso realizamos seminarios con líderes políticos, representantes civiles y expertos de la región”, apunta Dávila Datos estadísticos asombran: durante la guerra civil salvadoreña se considera que un millón de personas huyeron de El Salvador por causa de que sus lugares de origen se habían convertido en escenarios de batallas entre guerrillas y ejército Luego, desde que finalizó la guerra en 1992 hasta la fecha, se calcula que han emigrado un millón y medio de salvadoreños, en su mayoría hacia Estados Unidos Así las cosas en la norteña nación residen unos 25 millones de salvadoreños, cuando la población total de El Salvador es de 65 millones de habitantes “Estamos preocupados porque no sabemos qué va a suceder si la situación de la migración se mantiene ¿Qué va a pasar dentro de 20 o 25 años? Hay que tomar en cuenta que hay 5 millones de centroamericanos en Estados Unidos --la mitad de ellos salvadoreños-- que están enviando casi 10000 millones de dólares en remesas familiares”, explica Dávila Centroamérica (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica) tiene una población aproximada de 35 millones de habitantes Es decir, que si hay 5 millones de inmigrantes centroamericanos en Estados Unidos, ello representa el 14,2 por ciento de la población total Pero en el caso salvadoreño los inmigrantes representan más de un tercio de la población total de ese país “El fenómeno de las remesas no sólo puede verse simplemente como una cifra numérica Tenemos estadísticas que dicen que por cada dólar que da la cooperación internacional para el desarrollo regional, existen 8 dólares que envían los inmigrantes a sus familiares en ayudas”, apunta Dávila Si se observan los datos oficiales brindados por el gobierno salvadoreño a través de su Banco Central de Reserva (BCR), durante el mes de octubre pasado, sólo en concepto de remesas ingresaron 2070 millones de dólares En concepto de exportaciones totales ingresaron 2716 millones de dólares, incluyendo maquila Es decir, las remesas son superiores, individualmente, a las exportaciones tradicionales, las no tradicionales y a la maquila Sólo para tener una idea del significado de las remesas, al mes de octubre éstas fueron 138 veces mayores que las exportaciones tradicionales (café, azúcar y camarón, que son los sectores en los cuales se genera la mayor cantidad de empleos) Sin políticas públicas No obstante, a la magnitud del fenómeno, el director de INCEP dice que para el tema de la migración existe en la región un déficit de políticas públicas, pero también de institucionalidad, por ello hay tantas violaciones a los derechos humanos en el trayecto de ese inmigrante hacia Estados Unidos “Sólo cuando comienzan a mandar remesas, entonces éstas son muy bienvenidas” Del mismo modo no hay preocupación por el hecho de que las remesas crecen en la medida que aumenta la migración; las remesas no están teniendo un cauce productivo “¿Cuál es el modelo de desarrollo que se está creando?”, es una interrogante que por el momento no tiene respuesta Dávila asegura que en casos como El Salvador y Guatemala, los únicos sectores económicos que crecen son los financieros, el gran comercio y, en alguna medida, la construcción, porque están dependiendo en gran medida de las remesas En El Salvador el potencial de las remesas también hizo posible que el anterior gobierno de Francisco Flores (1999-2004), dolarizara la economía y tácitamente sustituyó el dólar americano por el colón salvadoreño Migrantes hacia El Salvador Dávila afirma que en los estudios que el Incep ha realizado y en las experiencias obtenidas, se está observando el fenómeno a estas alturas como tendencia creciente de una migración de trabajadores hondureños y nicaragüenses hacia El Salvador Ello se debe a que El Salvador ya se está quedando sin mano de obra en sus zonas rurales, fundamentalmente en las más pobres “Pero este fenómeno de migración intracentroamericana se está dando en Costa Rica con la presencia de trabajadores y población nicaragüense”, señala Dávila “Todo esto se tiene que visualizar, se tiene que ordenar”; de lo contrario se pueden dar situaciones de caos y conflictos, dice Las autoridades estadunidenses también están preocupadas El lunes 6 de diciembre una delegación de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, del Departamento de Estado, presidida por su director David Lindwall, conversó con parlamentarios salvadoreños y pusieron énfasis en que el gobierno de Antonio Saca debe mejorar su política nacional de empleo “La migración tiene un papel”, dijo el estadunidense, pero agregó que “no debería ser la solución El gobierno debería generar empleo acá para evitar la salida masiva de salvadoreños, porque dentro de 20 años no sabemos si Estados Unidos tendrá capacidad para absorber a tantos migrantes” Finalmente, Dávila señaló que el tema de las remesas ya no debe ser abordado sólo a partir del beneficio económico, como lo ven las autoridades en Centroamérica “Hay que abordar el costo humano que esto está implicando en hechos como la desintegración familiar; la ausencia de hombres en zonas enteras y la fuga de jóvenes ¿Qué implicará todo esto dentro de 20 o 30 años?”

Comentarios