CIDH investigará las leyes "anti-maras"

sábado, 6 de marzo de 2004
San Salvador -- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con sede en Washington, solicitó a los gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala, ser invitada a visitar sus países con el objetivo de verificar “in situ”, el objetivo y los resultados de la aplicación de las conocidas “leyes Anti-Maras” (antipandillas), que varios organismos humanitarios han denunciado como arbitrarias, antidemocráticas y violadoras de los derechos humanos La CIDH tomó esta decisión el 4 de marzo después de recibir, en audiencia especial y privada, a varios representantes de organizaciones humanitarias que trabajan en Centroamérica en la protección a la niñez y a la juventud, entre ellas, “Casa Alianza” --secciones de Honduras y Guatemala--, Centro para la Justicia y el Derecho Internacional de Mesoamérica (CEJIL) y la jesuita Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), de El Salvador Los gobiernos salvadoreño, hondureño y guatemalteco, promulgaron el año pasado las llamadas leyes anti-maras, con el fin de erradicar a las pandillas juveniles que en esta región del mundo se conocen como “Maras” y a las que se culpa de cometer más del 70 por ciento de los crímenes y más de 100 homicidios mensuales, según datos de El Salvador, que ha divulgado el presidente Francisco Flores En El Salvador el presidente Flores ordenó en julio del año pasado un operativo denominado “Mano Dura” Éste fue reforzado en octubre siguiente con la Ley Anti-maras Desde entonces la policía local capturó a más de 9 mil presuntos miembros de “maras”, especialmente de las más reconocidas: “Mara Salvatrucha” y “Mara 18” Sin embargo, del universo de capturados, apenas el 3 por ciento es procesado judicialmente El resto fue liberado porque los jueces no encontraron méritos para mantener a los jóvenes encarcelados Esta actitud de los jueces provocó la ira del presidente Flores, quien los llamó públicamente “insensibles” La discrepancia entre los poderes del Estado han sido de tal maneja que a principios de febrero Flores amenazó a los jueces: “El pueblo les pasará la factura” porque “se colocan del lado de los criminales”, les dijo Los organismos humanitarios y defensores de niños y jóvenes se han mostrado indignados con estas leyes anti-maras porque, en principio, las legislaciones pretenden juzgar a niños y jóvenes con las mismas reglas y castigos con que se juzgan a los adultos Además, las leyes están enfocadas en mayor medida en la represión y no en la prevención, los policías asumen funciones fiscales en el proceso judicial, se castiga sólo por la apariencia y no por un crimen o delito cometido, según Pedro Cruz, abogado de la UCA Audiencia en Washington Bruce Harris, director de “Casa Alianza”, organización latinoamericana defensora de la niñez en situaciones de riesgo, fue una de las personalidades recibidas por los miembros de la CIDH, en su sede en Washington Harris, de nacionalidad inglesa, abanderó la denuncia por los aproximadamente 50 homicidios mensuales en contra de presuntos “mareros” que ocurren en Honduras y Guatemala En entrevista telefónica con Apro, Harris detalló sus gestiones en Washington: “Hemos acudido a la CIDH para dar un impulso a ciertos casos importantes y específicos, y también estamos presentando casos que están atrasados en materia de procesos judiciales y referidos al irrespeto de la Convención Americana de Derechos Humanos Es decir, estamos solicitando que se aceleren los casos de investigaciones que hemos presentado contra los Estados por graves violaciones “Tenemos el caso de un joven nicaragüense, de 15 años de edad, llamado Elmer González Rojas, quien fue acusado de robar un reloj de menos de 10 dólares Era su primer conflicto con la ley, pero como no tienen centros de menores en Nicaragua, lo enviaron a la cárcel de Tipitapa Lo metieron en solitario a una celda de castigo destinada reos de alta peligrosidad Eso le trajo consecuencias sicológicas muy graves: Advirtió al psicólogo que se iba a suicidar El psicólogo no le creyó y el joven se quitó la vida Sometimos el caso a un juzgado de Managua en 1996 y aún no está resuelto Ese muchacho no debió ser encarcelado, no hay centros de rehabilitación para menores, nunca debió hacer estado sólo en una celda y tuvo una atención psicológica deficiente” --¿Cómo fueron recibidos en la CIDH? --Fuimos recibidos muy bien La CIDH y los honorables comisionados están muy motivados para aplicar la Convención Americana de Derechos Humanos Hay problemas porque la CIDH no es permanente y tienen sesiones sólo dos veces por año, y además son muchos casos Es una lástima que evidencia la gravedad de los derechos humanos en América Latina --¿Y en lo que se refiere al tema de “maras”? --Hubo una audiencia especial sobre el tema de “maras”, específicamente el caso de El Salvador, Guatemala y Honduras Fue un tema regional que nunca había sido discutido detalladamente Ahora podemos decir que el tema “anti-maras” está en la agenda de la CIDH a tal punto que está pidiendo invitaciones para hacer visitas “in situ” en los tres países Honduras ya respondió de forma positiva En estas visitas los comisionados hablarían con las autoridades, así como con los “mareros” y verían con sus propios ojos lo que está pasando --¿Qué significarían esas gestiones? --Bueno, el hecho de darnos un espacio, en una agenda apretada, en una audiencia especial Es muy importante porque el tema se ha presentado acerca de tres países, con sus organizaciones Esto quiere decir que habrá una preocupación mayor en el tema específico La forma en que se ve es por la óptica de la Convención Americana de Derechos Humanos --Dentro de estos países ¿qué significado tienen sus gestiones? --Mira, lo que queremos es decir que nosotros no vamos a proteger a personas en conflicto con la ley, sean “mareros” o no, pero lo que es cierto es que no vamos a dejar a los políticos manejar una situación que significa una violación a la Convención Americana de los Derechos Humanos Se ha llegado al punto de juzgar a personas por sus apariencias, por lo que podrían hacer, en lugar de investigar a los que han cometido delitos y deben ser llevadas a procesos penales --¿Qué tan grave son las violaciones emanadas de las leyes “anti-maras”? --El hecho de que la CIDH, de manera inmediata, haya solicitado invitaciones para investigar “in situ”, es una reflexión acerca de la importancia que le dan al tema --¿Cuáles son los principales señalamientos que ustedes hicieron? --Si los políticos dicen que los “mareros” son los ladrones, asesinos, narcotraficantes, hay leyes en contra del homicidio, el robo, el secuestro, etcétera Es decir, si hay tanta certeza de ello, tienen que investigarlo y aplicar la ley actual Lo que pasa es que da la sensación de que no tienen pruebas, pero tienen una agenda política, relacionada en El Salvador con una elección y en Honduras, con promesas electorales Entonces bajan ese nivel de pruebas para culpar a personas sólo porque tienen un tatuaje “También se está hablando de asociaciones ilícitas, que ahora atribuyen a los “mareros”, pero después se puede atribuir a otros grupos Aquí lo que debe valer es el principio de que todos somos inocentes hasta que se pruebe lo contrario” --¿Qué futuro le ves a las leyes “anti-maras”? --Bueno, ahora los políticos en Centroamérica tendrán que justificar las acciones que toman con ese tipo de medidas No quiero, reitero, que se piense que queremos proteger delitos No Se trata de proteger a la sociedad del manipuleo de las leyes por coyunturas políticas Por ejemplo, ahora se manifiesta que los “mareros” son los responsables del 70 por ciento de los asesinatos Entonces queremos ver las pruebas, porque en Honduras se hizo una investigación, con el Ministerio Público, en el año 2002, sobre niveles de delitos en los cuales menores de edad estuvieron acusados, y se verificó que se trataba de menos del 4 por ciento de los crímenes a nivel nacional No es lo que estos gobiernos nos están haciendo creer, es decir, hay mucha política y poco razonamiento jurídico con la aprobación de estas leyes

Comentarios