El Salvador: el soldado "héroe" que murió en Irak

sábado, 10 de abril de 2004
Guaymango, El Salvador -- A doña Herminia Ramos de Méndez las lágrimas le surcaban su rostro; el dolor por la pérdida de su hijo Natividad es incomparable No sólo murió lejos de los suyos, sino en una guerra que los Méndez Ramos consideran “injusta”, aunque el gobierno la catalogue como “humanitaria” y una contribución a la lucha internacional contra el “terrorismo” La doliente madre no encuentra palabras para expresar su dolor, pero sí para solicitarle al gobierno salvadoreño el regreso a casa de los soldados enviados a Irak, para que “otras madres no tengan que sufrir” lo que ella ahora está sufriendo El hijo de Herminia, una humilde campesina de 45 años de edad y dedicada a labores agrícolas y domésticas, se llamaba Natividad Méndez Tenía al morir apenas 19 años de edad “El era el tercero de mis seis hijos”, dice la desconsolada mujer, que de vez en vez le ruega a Dios que le dé voluntad y fortaleza Natividad Méndez se convirtió el domingo 4 de abril en el primer soldado salvadoreños que muere en acciones de combate en Irak, donde estaba destacado desde febrero pasado Su madre contó a Apro que intentó persuadir a su hijo para que no fuera a la misión, pero “él iba feliz y tenía la esperanza de regresar sano” La familia del fallecido reside en el caserío San Andrés, jurisdicción de Guaymango, a unos 90 kilómetros al occidente de San Salvador y en la provincia occidental de Ahuachapán El caserío cuenta con unas 12 viviendas pobres fabricadas con adobe y tejas En la pequeña vivienda de la familia Méndez Ramos, el piso de la sala es lo único encementado, el resto es de pura tierra que, aunque limpio, muestra la pobreza de esta gente Dentro de la casita doña Herminia se encuentra sentada en una rústica silla y era consolada por una de sus hijas “Esta casita es de mi propiedad Mi hijo Natividad me ayudó a levantarla y es lo que me queda”, cuenta la madre “Él (su hijo) iba contento a su misión El primer grupo que fue regresó de Irak sin problemas y así vamos a regresar nosotros, me decía mi hijo”, recuerdo doña Herminia, y lo repite constantemente La última vez que habló por teléfono con Natividad fue el pasado 15 de marzo y recuerda que lo escuchó con “gran sentimiento () se quedaba como dos minutos sin hablar” La madre quiso dar a entender que su hijo presentía su fatal destino Comando de fuerzas especiales Natividad era miembro del Batallón de Paracaidistas de las Fuerzas Especiales de El Salvador Fue escogido para integrar el segundo contingente de tropas que el gobierno ha enviado, el 3 de febrero, a Irak como parte de una coalición internacional que colabora con Estados Unidos luego que esta potencia derribara por la fuerza, en abril del año pasado, al régimen de Sadam Husein El soldado Méndez, como el resto de los 380 salvadoreños destinados a Irak, se encontraba en la ciudad sagrada musulmana de Nayaf, donde radicales chiítas protagonizaron el domingo violentas manifestaciones frente al cuartel de las tropas multinacionales de la Brigada “Plus Ultra”, a la que está adscrita el Batallón “Cuscatlán”, así como soldados de España, República Dominicana y de Honduras En dichas manifestaciones los chiítas, seguidores del clérigo radical Muktada al Sader, dispararon contra los soldados españoles y salvadoreños, con fuego de fusilería y lanzacohetes, y provocaron la muerte de Méndez e hirieron a 12 salvadoreños más Dos días antes tres salvadoreños también fueron heridos, también en Nayaf, por seguidores del clérigo radical que se opone a la “ocupación de su país por fuerzas extranjeras” Oficialmente el gobierno salvadoreño confirmó que Méndez fue blanco de un francotirador, aunque versiones de la prensa internacional aseguraban que había sido capturado por las turbas chiítas y que había recibido una muerte atroz al estallarle una granada forzada en su boca “Eso es totalmente falso, el cuerpo de Méndez está completo y sólo tiene un impacto de bala”, replicó el coronel Hugo Orellana, jefe del Batallón “Cuscatlán”, asentado en Nayaf Héroe o víctima En el caserío San Andrés hay tristeza profunda y preocupación Natividad era muy conocido, pero además junto con él otros tres jóvenes de esta comunidad pobre se encuentran en Irak “Otro muchacho de aquí cerca, del caserío Santa Elena, también está en Irak Es decir, de aquí de la zona había cinco en Nayaf, al sur de Irak”, cuenta un vecino de la comarca Los vecinos merodean alrededor de la familia doliente para atender cualquier necesidad El presidente Francisco Flores declaró “Héroe Nacional” al soldado Méndez y reafirmó su determinación de mantener las tropas salvadoreñas en Irak También el gobierno de Estados Unidos, a través de su embajada en San Salvador, emitió un comunicado en el lamenta su muerte Méndez “Si vamos a asegurar la victoria contra los flagelos del terrorismo y las dictaduras, debemos seguir juntos ante la adversidad”, dice el comunicado de la embajada estadounidense “Nuestra responsabilidad de ayudar, aún a costa de nuestras vidas, a la construcción de la democracia y la paz en el mundo es ineludible, pues de igual forma el mundo nos ayudó a construir la paz que vivimos desde hace 12 años Hoy más que nunca tenemos la firme determinación de mantener la presencia de nuestra Fuerza Armada en las labores de reconstrucción y restablecimiento de la paz y la democracia en Irak”, reiteró el presidente Flores Pero en San Andrés, la madre del soldado muerto no piensa en lo mismo “No era necesario que él (su hijo) fuera El fue porque el presidente los ha echado para allá Él era salvadoreño y tenían que cuidar su país”, dijo doña Herminia, quien considera que “es mejor que los trajeran (a todos los salvadoreños en Irak) para que no sigan sufriendo” Asimismo, uno de los primos del soldado caído, el joven José Luis Beltrán, de 16 años de edad, manifestó que estaba “muy triste, porque falleció lejos de su hogar, en otras tierras” “Creo que estos (soldados) ya no deberían de ir a lugares a los que no pertenecen”, apuntó Beltrán La procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, Beatrice de Carrillo, señaló que “decir que el soldado muerto por ataques chiítas, es un héroe, es una retórica de parte del gobierno para aliviar el dolor de las familias, sobre todo cuando se trata de gente humilde, como Méndez Ramos” “No es un héroe, es una víctima de la política de la presidencia y de la Asamblea Legislativa (Parlamento)”, recalcó la funcionaria Los partidos de oposición, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el Centro Democrático Unidos (CDU), afirmaron que luego de Semana Santa y cuando se reanude el ejercicio legislativo, someterían al pleno una gestión urgente para ordenar al gobierno el retorno de las tropas, que en sólo dos días de disturbios en Nayaf tuvo 16 bajas, entre ellas un muerto El Ministerio de la Defensa Nacional ha destacado en el caserío de San Andrés a una escuadra de soldados al mando del capitán José Carlos Estrada “Estamos aquí para atender las necesidades de esta familia doliente La madre de Méndez nos ha pedido que le construyamos un nicho a nuestro compañero en el cementerio de Guaymango”, afirmó Estrada, quien apuntó que Méndez será sepultado (aún no se sabe cuándo) con todos los honores militares de un caído en combate Mientras, el caserío San Andrés, cuya población es mayoritariamente católica, se prepara para dar los últimos rezos a un joven admirado por quienes lo conocieron y que ha dejado a una madre con un vacío que nunca podrá llenar, menos cuando considera que fue a una guerra que “no es justa” Méndez era el único sostén formal de su familia, cuya madre es viuda y a la que le quedan cinco hijos La compensación recibirá la madre del “héroe” sería de 2 mil 230 dólares, una ínfima cantidad de dinero comparada con el valor de una vida humana

Comentarios