Colombia: el debate de la reelección

lunes, 26 de abril de 2004
Bogotá -- “Ya le dieron 40 años a don Manuel (Marulanda, alias Tirofijo, jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, FARC, el grupo guerrillero más grande del Colombia), ¿por qué no le dan un tiempito más largo a la seguridad democrática (bandera del actual gobierno)?”, preguntó el presidente Álvaro Uribe Vélez en un espacio periodístico de la cadena radial RCN el pasado 20 de abril, cuando intentaba explicar al senador Héctor Elí Rojas las razones que lo llevaron a nombrar a 15 familiares de congresistas en misiones diplomáticas Según el parlamentario, Uribe Vélez habría designado a estas personas con el objeto de conseguir respaldo para una reforma constitucional que le permita aspirar a la reelección en los comicios de 2006 La acusación de Rojas llevó a que el presidente se lanzara al ruedo en un debate que hasta ahora había sido liderado por asesores, congresistas amigos del gobierno y el ministro del Interior Al mismo tiempo que desmintió acusaciones sobre supuestas prácticas clientelistas de su administración, Uribe aprovechó para respaldar el proyecto que abriría las puertas a una reelección y que hoy hace trámite en el Congreso de la República Y es que el primer mandatario, quien se había declarado en contra de la reelección el 7 de mayo de 2002, durante su campaña a la presidencia de Colombia --porque según él “le introduce más politiquería al ejercicio de las funciones de gobierno”--, habría cambiado de parecer al verse respaldado por una popularidad que ronda el 80% Gobierno en campaña Varios intelectuales colombianos consideran que Uribe Vélez nunca debió entrar al debate de la reelección Para muchos su actitud es oportunista y demuestra falta de seriedad en las reglas del juego Así mismo, temen que esta nueva polémica opaque otros temas de trascendencia para el país y que la polarización se agudice Igualmente, creen que la ambición desmedida por perpetuarse en el poder podría llevar al gobierno de Uribe Vélez, que hasta el momento se ha mantenido alejado de “prácticas politiqueras”, a ceder ante las aspiraciones de los congresistas Las intervenciones del gobierno en la controversia sobre la reelección no han sido bien recibidas por algunos sectores El Procurador General de la Nación, Edgardo Maya, dijo que contemplaba la posibilidad de adelantar una investigación disciplinaria contra el ministro del Interior, Sabas Pretelt, quien defiende abiertamente el proyecto reeleccionista “El problema de como se plantea hoy el tema de la reelección es que implica un cambio de reglas de juego sobre la marcha para favorecer a una persona en particular (el presidente) Eso es lo que genera mayores críticas, pues implicaría peligros en el futuro, en términos de cambiar la Constitución al tamaño de los intereses de los individuos A esto se suma que un proyecto político basado en una persona y no en un partido (Uribe Vélez carece de un movimiento político mayoritario en el Congreso), corre el peligro de desbaratarse como la espuma”, explica Elizabeth Ungar, Directora de la Fundación Congreso Visible Lo cierto es que el camino por la vía legislativa no es fácil para los seguidores de la extensión del mandato de Uribe Vélez Para que en Colombia sea posible la reelección primero es necesario reformar la Constitución Nacional de 1991, ya que en su artículo 197 la prohíbe de manera explícita Además, es un acto de carácter legislativo que debe pasar por ocho debates antes de ser aprobado y finalmente debe someterse a revisión de la Corte Constitucional Ante la posibilidad de que el proyecto de continuidad de Uribe Vélez fracase en el Congreso, los Representantes a la Cámara Armando Benedetti y Gina Parody decidieron recoger firmas para poder presentar una iniciativa popular El pasado 22 de abril entregaron al legislativo un total de 285 mil firmas de ciudadanos que apoyan la reelección, más del doble de las 130 mil exigidas para solicitar la consulta de enmienda constitucional con miras a extender el actual mandato Si el proyecto es aprobado y Uribe logra triunfar en las elecciones de 2006, sería el primer caso en que un mandatario elegido por votación popular, repite gobierno de manera inmediata en Colombia Desde el inicio de la República de Colombia sólo cinco presidentes (ninguno en calidad de encargado) han ocupado la primera magistratura en dos oportunidades: Simón Bolívar, Tomás Cipriano de Mosquera, Rafael Núñez, Alberto Lleras Camargo y Alfonso López Pumarejo El pueblo está con Uribe Aunque en el Congreso hoy se miden fuerzas y el proyecto ha profundizado aún más las divisiones al interior de los partidos políticos tradicionales (Conservador y Liberal), una encuesta contratada por el diario El Tiempo con la firma Opinómetro, confirmó que el 606% de la población colombiana está dispuesta a reelegir a Uribe Vélez Según otra encuesta publicada en la revista Semana el pasado 19 de abril, el 72% de los colombianos apoyan la reelección del actual presidente El manejo de la política de seguridad del gobierno Uribe, que se refleja en un importante descenso en el nivel de homicidios y secuestro, es aplaudida por la mayoría de los colombianos y es la principal motivación para una eventual reelección Lo cierto es que el ambiente político en Colombia hoy arde Aunque el tema de la reelección viene tomando fuerza desde comienzos de este año, el primer guiño del gobierno se hizo a través del ministro del Interior, Sabas Pretelt, el pasado 15 de abril “El Gobierno Nacional considera que Colombia, con sentido histórico, es decir, sin consideración a personas o a coyunturas circunstanciales, ganaría mucho con la aprobación de este proyecto”, aseguró Pretelt ante el Congreso de la República Añadió que “la nueva elección del Presidente en ejercicio será un valioso instrumento de consolidación democrática, porque la democracia perfecta ofrece todas las opciones posibles al ciudadano y una de ellas es escoger entre continuidad y cambio” Luego de esta aseveración, los parlamentarios se vieron obligados a fijar su posición y, como temían muchos, hoy el asunto pasó a ocupar un lugar privilegiado en la agenda del legislativo, relegando varios proyectos de trascendencia El partido de izquierda Polo Democrático Independiente se declaró abiertamente en contra de la iniciativa Algunos parlamentarios uribistas, como Darío Martínez y Luis Fernando Velasco, también manifestaron su oposición de manera inmediata Los liberales se encuentran absolutamente divididos El jefe del Partido Liberal, el senador Camilo Sánchez dijo a la agencia AP que “esta es la peor politiquería del gobierno” y trajo a colación los casos de reelección en países como Perú con Alberto Fujimori y Argentina con Carlos Menem “Sería tristemente repetir los pasos de países que están en este momento en la peor encrucijada política y económica por tener (Uribe Vélez) tantas ganas de quedarse en el poder”, agregó Aunque la dirección de la colectividad no piensa apoyar la iniciativas, varios parlamentarios ya expresaron su beneplácito ante el proyecto Hasta cierre de esta edición –viernes 23--, el partido conservador, cuyo apoyo resulta absolutamente definitivo para que prospere el proyecto de reelección de Uribe Vélez, no se había puesto de acuerdo en la posición que asumirá su bancada ante el Congreso No obstante, su dirigente, Carlos Holguín, ve positiva la reelección y considera que la ciudadanía puede optar por la continuidad de ciertas políticas Según han explicado algunos de sus líderes, antes de definir cual será su opinión esperan firmar un acuerdo político con el Gobierno Los temores Elizabeth Ungar asegura a Apro que “es un secreto a voces que está abierta una negociación por puestos, pues (los conservadores) esperan mayor participación en el ejecutivo y están pidiendo que haya candidatos (de su bancada) en las ternas para la Fiscalía y la Procuraduría Más allá del pacto político para establecer unos ejes programáticos, el Partido Conservador tiene un gran interés por tener una participación mayor en la burocracia” Uno de los temas que hoy genera polémica es si la reelección debe ser de aplicación inmediata, es decir, que Uribe Vélez podría continuar en el poder una vez culmine este periodo o si se aplicaría a partir del próximo presidente Los defensores aducen que lo que se busca es justamente premiar a un buen gobierno y garantizar la continuidad de las políticas; por eso debe ser de aplicación inmediata La contraparte asegura que de ser así, el presidente Uribe Vélez iniciaría su campaña presidencial cuando aún no termina su gobierno Quienes están en contra del proyecto aseguran que la iniciativa pone en peligro la agenda legislativa Los opositores ven con preocupación la decisión del gobierno de aplazar debates fundamentales que se esperaba fueran resueltos con prontitud en el Congreso, como las reformas tributaria y de pensiones, por ejemplo Los liberales, en cabeza del senador Camilo Sánchez, decidieron abandonar la mesa del gran acuerdo nacional propuesta por el Ministerio del Interior para trabajar sobre un paquete reformas, ya que aseguran que con el asunto de la reelección pasó a un segundo plano Los industriales colombianos, agremiados en la Andi, han reiterado su apoyo total a la reelección de Uribe Vélez Por su parte, la excandidata a la presidencial, actual embajadora de Colombia en España y cofundadora del movimiento “Sí Colombia”, Noemí Sanín, amenazó con renunciar a la colectividad si esta se declara en contra de la reelección de Uribe Vélez Paradójicamente, aunque la población colombiana apoya masivamente la gestión de Uribe Vélez y pondría al país en sus manos por otros cuatro años, algunos críticos internacionales ven el asunto con bastante escepticismo, pues temen que se repitan las experiencias de varios países de la región en donde los presidentes han sido reelegidos La revista The Economist asegura que “Colombia se equivocaría al permitir la elección del Sr Uribe hasta tanto la democracia no se haya consolidado plenamente En medio de una violencia excepcional, el Sr Uribe ha implantado medidas excepcionales Una ley anti-terrorista le da a las Fuerzas Armadas poderes judiciales extensos para arrestar e interrogar Otra norma le daría al presidente el poder de escoger al Procurador General (actualmente elegido por el Congreso) y restringir los poderes de las Cortes que controviertan (las decisiones) del ejecutivo” Según la publicación inglesa, algunas de estas medidas se justifican y otras no “El debilitamiento de los pesos y contrapesos sería aún más preocupante si se combinara con una presidencia de dos períodos (consecutivos) El Sr Uribe podría, si así lo deseara, convertirse en un autócrata elegido, a la manera en que lo ha hecho su vecino venezolano Hugo Chávez, o Alberto Fujimori en el Perú en la década de los años de 1990 “() Muchas de las políticas del Sr Uribe merecen ser continuadas (y mejoradas) por su sucesor Mejor cuatro años de éxitos que ocho o más que terminen en llanto,” concluye

Comentarios