Protocolo de Kioto: entre temores y esperanzas

lunes, 21 de junio de 2004
Bonn- Con aires de renovado optimismo, se inició en esta ciudad la conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas Los delegados de los 188 países miembros de la Convención Marco se abocarán, hasta el 25 de junio, a la preparación de la conferencia ministerial que tendrá lugar en Buenos Aires en diciembre El optimismo no es gratuito: existen indicios de que Rusia ratificaría el Protocolo de Kioto, lo que permitiría, finalmente, su entrada en vigor “Creemos que esta ratificación es inminente”, declaró en la inauguración Joke Waller-Hunter, secretaria ejecutiva de la Convención Para que el Protocolo de Kioto entre en vigor, debe ser ratificado por un número suficiente de países miembros, que en conjunto sean responsables del 55 por ciento de las emisiones de los países industrializados Debido a que Estados Unidos –responsable del 36% de estas emisiones-- mantiene su posición contraria al acuerdo, sólo la ratificación de Rusia (que emite el 17%) permitiría hacerlo efectivo “Rusia anuncia desde hace años una ratificación inminente”, advierte a Apro, no sin escepticismo, Markus Steigenberger, jefe de campañas internacionales de la central alemana de la ONG Amigos de la Tierra “Pero hasta tanto ésto no ocurra, las negociaciones acerca de los efectos y riesgos del cambio climático y los esfuerzos por reducir las emisiones, resultan inútiles”, añade Steigenberger cree que sólo la entrada en vigor del protocolo permitirá la aplicación de medidas concretas “De cualquier manera, no somos totalmente pesimistas –dice–, porque sabemos, a través de determinadas fuentes, que las empresas rusas de generación de energía se preparan para el ingreso Hay un cierto movimiento en Rusia en esta dirección” Tropiezos El Protocolo de Kioto de 1997 es la herramienta que la comunidad internacional se ha dado para combatir las causas del cambio climático Los especialistas coinciden en que se trata de un acuerdo insuficiente y mínimo Su ratificación y entrada en vigor ha fracasado fundamentalmente debido a la negativa de Estados Unidos, cuya administración repudió el Protocolo en el año 2001 Pero también China, Japón y los países productores de petróleo se han mantenido al margen “La ratificación de Rusia sería una señal importante dirigida a Estados Unidos”, dice a Apro Jörn Ehlers, portavoz de la organización ambientalista WWF en Alemania “Pero además sería una señal de que también sin Estados Unidos es posible lograr algo a nivel internacional” Markus Steigenberger, por su parte, no cree que un eventual cambio de administración en la Casa Blanca vaya a modificar la posición que hoy sostiene el gobierno de George W Bush Duda que el candidato demócrata John Kerry, en caso de ganar las elecciones, ingrese nuevamente al Protocolo de Kioto Explica: “Las declaraciones de Kerry delatan que también continuará con el mismo tono unilateral Por eso, en este momento, las organizaciones ambientalistas europeas reflexionan en el modo de efectuar la protección climática sin los Estados Unidos, y además en ejercer presión, a través de la comunidad internacional, para que Washington proteja de alguna forma el clima y no boicotee el protocolo de Kioto y los demás esfuerzos en este sentido” Certificados El Protocolo de Kioto se propone mantener bajo control las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero, retrotrayendo las emisiones a sus niveles de 1990 y 1995 Pero también aborda sus efectos negativos, que cada día son más manifiestos Uno de los mecanismos sugeridos es el de desarrollo limpio (CDM, según sus siglas en inglés), a través del cual los países industrializados colaborarían con los emergentes para asegurar el desarrollo sostenible A tal efecto se planea la creación de certificados de reducción de emisiones Existe un fundado temor, sin embargo, de que los países industrializados no reduzcan sus emisiones, limitándose a cumplir sus obligaciones, a través de la negociación de estos certificados “Justamente Rusia es uno de los países que puede sacar provecho del Protocolo de Kioto, ya que puede vender derechos de emisiones”, dice Jörn Ehlers a Apro, quien explica que la no ratificación del tratado, pese a las declaraciones en favor por parte de Vladimir Putin, se debe a los intereses de algunos grupos de cabildeo Para Steigenberger los países industrializados tienen que reducir su emisión y no aferrarse a mecanismos, como el de desarrollo limpio, que en parte transfieren la responsabilidad hacia los países emergentes “Esto no sería justo, ya que el 80 por ciento de las emisiones se produce en los países industrializados”, sostiene Esta misma razón, por otra parte, haría naufragar cualquier esfuerzo Las organizaciones ambientalistas exigen que el 8 por ciento de reducción de las emisiones, al que se ha comprometido la Unión Europea, se alcance dentro de sus fronteras y no a través de la venta de certificados a los países emergentes “Si uno observa el nivel de emisiones per cápita, en Alemania ese nivel asciende a 11 toneladas por año, mientras que en China es una tonelada”, compara Ehlers “Pero tampoco se puede subestimar el nivel de emisiones en países que registran un fuerte impulso económico y cuentan con una población muy numerosa” Energías renovables El cambio climático es considerado una de las amenazas más serias para el medio ambiente global Se prevé su efecto negativo sobre la salud de los seres humanos, la seguridad alimenticia, la actividad económica, el agua y otros recursos naturales Una de las soluciones impulsadas pasa por el fomento de las energías provenientes del viento, el agua, el sol y la biomasa “Las energías renovables significan un camino alternativo a la producción y el consumo de energía actuales, que dependen de los combustibles fósiles, y conducen a un callejón sin salida”, dice a Apro el Profesor Elmar Altvater, titular de la cátedra de Economía Política Internacional de la Universidad Libre de Berlín “Este tipo de energías, aparte de ser respetuosas con el medio ambiente, son fuente de generación de empleo y, a largo plazo, rentables”, sostiene Desde que la Convención Marco de la ONU fue creada en 1992, los negociadores han intentado dar forma a un protocolo para enfrentar los desafíos del cambio climático De cualquier forma, una vez que el protocolo entre en vigor, su éxito dependerá de las reglas y los procedimientos de implementación Ehlers sostiene: “El Protocolo de Kioto es sólo el principio de un largo camino: la reducción de las emisiones debe ser aún más drástica Nuestro objetivo es que el calentamiento terrestre en este siglo se mantenga por debajo de los dos grados centígrados” Claro que, de no ratificar Rusia el protocolo en Bonn, todo volvería a fojas cero En tal caso, en la reunión de Buenos Aires, en diciembre, la comunidad internacional se verá obligada a preguntarse si este protocolo ha fracasado, y a buscar una nueva herramienta para luchar contra las graves amenazas que implica el cambio climático

Comentarios