China pone a temblar a Centroamérica

lunes, 26 de julio de 2004
San Salvador (apro) - La región centroamericana está en graves aprietos y a punto de generar una verdadera crisis social, económica y política El fenómeno no tiene precedentes en Centroamérica, agobiada hace pocos años por guerras civiles, en la actualidad la amenaza tiene otro rostro: la pujanza de la industria maquilera de la Republica Popular China, que promete invadir el mercado estadunidense y provocar una quiebra en cadena de la maquila textil de la llamada “Cintura Americana” “Realmente estamos en un problema serio y bastante complejo porque en enero de 2005 vence el llamado acuerdo de textiles y vestuarios de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que permitía a Estados Unidos otorgar cuotas a los textiles chinos para que llegaran a su mercado”, explicó Jorge Arriaza, director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) Por medio de este acuerdo, los productos textiles chinos alcanzaban un 16 por ciento del mercado estadunidense, pero al dar por terminado el sistema de cuotas, se calcula que China podrá abarcar hasta el 50 por ciento del mercado de Estados Unidos, con los que desplazaría a las maquilas centroamericanas, incluso, de México “Según nuestros cálculos, con la entrada de China se perdería hasta un 50 por ciento de la producción centroamericana de textiles, tomando en cuenta que la maquila de China goza de muchas ventajas, como bajos salarios, producción en series y productividad”, indicó Arriaza, quien avizora para Centroamérica y México una fuerte caída y pérdida de empleo Sólo en El Salvador existen 250 industrias maquileras, la mayoría de textiles; en ellas trabajan 90 mil operarios, con predominio de mujeres La amenaza china ha hecho que ocho industrias hayan cerrado y despedido a ocho mil trabajadores en los últimos meses En tanto, el economista Roberto Rubio, de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), que tiene nexos con el movimiento popular organizado, sobre todo en el área rural, criticó a los empresarios y gobiernos salvadoreños por su “miopía en la política económica” conducida en los últimos 10 años, en los que no se diversificó ni innovó la industria; y por otra parte, redujo la producción agrícola hasta situarla en una posición endémica “Esta crisis es producto de una visión cortoplacista y economicista (sic), de lograr rentabilidad rápida Ahora estamos frente a un problema que puede ser catastrófico Debemos lograr la diversificación y apresurarnos en la innovación industrial”, recalcó Rubio La industria maquilara en El Salvador produce unos 90 mil empleos directos y unos 200 mil indirectos De ser reales las expectativas con el ingreso de China comunista al mercado estadunidense, la industria maquilera quedaría con unos 45 mil empleos, además que los ingresos, que el año pasado alcanzaron 1,800 millones de dólares, también se verían mermados a la mitad Rubio dijo a Apro que China ha declarado que para hacer más efectiva su presencia dominante en el mercado estadunidense, su productividad sería incrementada en 2005 en un 40 por ciento Es decir, que con nuevas tecnologías del llamado “gigante asiático”, la merma en la industria centroamericana pudiera ser aún más fuerte “si inmediatamente no buscamos otras líneas de producción que no sean las mismas que tiene China No tenemos por qué colisionar con los chinos Así logró salir adelante la India, que estuvo en una anterior situación igual a como hoy está Centroamérica” El TLC como salvación El gobierno salvadoreño encabezado por Antonio Saca, estima que la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Centroamérica será la tabla de salvación para los industriales textileros de la región, ya que sus productos podrían entrar al mercado estadunidense sin aranceles Saca, incluso, en un reciente viaje que hizo a Washington declaró que sin el TLC entre Centroamérica y Estados Unidos, los procesos democráticos en la región podrían verse en peligro, debido a la crisis que azotaría por la preeminencia que tiene la industria maquilera textil en Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador La ventaja que China no tendrá frente a los centroamericanos, con la vigencia del TLC, sería la ausencia de aranceles para los productos textiles Pero en el recién concluido encuentro de los empresarios de la maquila de Centroamérica, denominado Speed to Market Summit 2004, celebrado en San Salvador entre el 19 y el 21 de julio, se admitió que es muy probable que el referido TLC no entre en vigor en el presente año y que, de ganar en Estados Unidos el candidato demócrata John Kerry, el tratado sería “revisado”, proceso que pudiera llevar otros dos años Roberto Bonilla, uno de los coordinadores del Summit, afirmó que con o sin TLC la industria textilera debe prepararse, modernizarse e innovarse permanentemente Además de ello, se exige a los gobiernos implementar reformas con el fin de que se bajen los altos precios de la electricidad, telefonía y transporte; así como el mejoramiento de las aduanas, para ser más competitivos Analistas locales ven paradójico que la industria maquilera centroamericana esté dependiendo en la actualidad de una encrucijada como la pujanza industrial de China comunista y la necesidad de un tratado de libre comercio con Estados Unidos, al que sectores de izquierda señalan como “instrumento del neoliberalismo” Rubio y Arriaza no ven que el TLC sea la única solución “El Estado no ha apoyado la diversificación de la industria, al contrario, ha habido un proceso de desindustrialización Pero ahora con la realidad enfrente debemos actuar”, recalcó Arriaza Ambas personalidades indican que de inmediato se requieren proyectos que deben ser apoyados por el gobierno y la empresa privada para apuntalar y reactivar la industria farmacéutica, la del plástico, la maderera y la metalmecánica, así como la de tecnologías avanzadas, la fabricación de maquinarias y de piezas “Será una carrera contra el tiempo Algo que debimos haber previsto”, lamenta Rubio, aunque espera que “la reacción gubernamental y de los empresarios los lleve a repensar en un proyecto que contemple una verdadero proceso de reactivación y diversificación de industria, así como sacar a la agricultura de la postración en que ha estado en todos estos años en los que hemos vivido a expensas de la maquila y de los remesas familiares”

Comentarios