Infierno de amenazas

sábado, 14 de agosto de 2004
San Salvador (apro) - El Salvador desde hace muchos años, décadas –pudiéramos decir--, no conoce lo que es la tranquilidad política En su historia ha habido desde guerras civiles hasta cruentas asonadas de cuartel Sin embargo, lo que abate en la actualidad a esta pequeña nación centroamericana es la incertidumbre desatada por lo que pudiera ser el inicio de un enfrentamiento directo entre los salvadoreños y los grupos fundamentalistas islámicos Durante la primera semana de agosto se conoció que desde un portal en idioma árabe un presunto grupo terrorista autodenominado “Brigada Mohammed Atta-al Qaeda Yihad” amenazó al gobierno salvadoreño con actuar o llevar el conflicto armado dentro de sus fronteras si persistía en continuar enviando tropas militares a Irak Mohammed Atta fue el líder de los terroristas y secuestradores de aviones que atentaron contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 Esta brigada, cuya existencia no ha sido realmente verificada, lanzó dos advertencias en el mismo sentido “Nosotros golpearemos con un puño de hierro en cada lugar de El Salvador y en todos sus hogares Retiren a sus soldados de las tierras de Irak”, decía el texto Más recientemente, otro autodenominado grupo “Tawhid Islámica” lanzó otra amenaza, pero en esta ocasión contra las tropas militares que están estacionadas ya en Irak En su alegato exige a los salvadoreños no enviar a sus hijos a suelo iraquí; y advierte que actuará con “coches bombas” en contra del campamento que alberga a los salvadoreños y que están desplegados en Nayaf, el santuario de los chiítas musulmanes El Salvador, durante el pasado gobierno de Francisco Flores (1999-2004), apoyó sin reparo a Washington desde el principio en sus planes contra Irak El mismo Flores, así como la que fue su jefa de la diplomacia, María Eugenia Brizuela, repetían constantemente que “la guerra contra Irak sería el mal menor” y que habían “pruebas contundentes” para atacar a Irak Luego del ataque con que se derrocó a Sadam Husein, El Salvador envío tropas (agosto de 2004), aunque en un número reducido Pero lo simbólico es que según analistas, El Salvador arrastró a otros países del área (Nicaragua, Honduras y República Dominicana) a sumarse a la coalición liderada por Washington y que mantiene ocupado al país árabe Reacciones a las amenazas Las amenazas de los grupos fundamentalistas islámicos, auténticos o no, han puesto a El Salvador en la mira de Latinoamérica, por ser el único país de esta región que mantiene tropas en Irak bajo el mando de Estados Unidos La situación es peligrosa y pone en riesgo y en alerta a toda la región centroamericana El pasado 12 de agosto en San José, Costa Rica, los directores de policía de la región analizaron la situación creada en El Salvador El jefe de la policía nicaragüense, Edwin Cordero, presidente pro témpori de la Comisión de jefes policiales de Centroamérica y la República Dominicana, dijo: “no nos vamos a dormir y vamos a tratar en la medida de lo posible de que no se cometan estas acciones (atentados terroristas)” Informó que se han abierto canales de análisis e intercambio de información con el FBI, la DEA y la CIA La razón de la alarma regional es que Centroamérica es una pequeña región, bastante intercomunicada, y con un gran intercambio y trasiego de mercancías y de personas Por otra parte, empresas como la línea aérea TACA es la única que domina en la región y es de capital salvadoreño Los bancos “Cuscatlán”, “Agrícola” y “Salvadoreño”, son los más grandes y fuertes de Centroamérica; en algunas regiones del mundo los consulados centroamericanos se han reagrupado en un mismo techo Estos serían “blancos” también de los terroristas En lo interno de El Salvador ha habido dos reacciones: la oficial y la de la oposición El gobierno de Antonio Saca ha tenido varias líneas de comportamiento: Primero, dudar de la autenticidad de las amenazas y al mismo tiempo manteniendo la posición del envío del tercer contingente de tropas antes de que finalice agosto; segundo, tratar de identificar a la oposición de izquierda (el exrebelde Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional --FMLN--) con los fundamentalistas islámicos; tercero, intentos de “cerrar” filas y endurecer los controles con el pretexto de la seguridad nacional Por su parte, la oposición ha intensificado sus acciones para presionar por el no envío de tropas a Irak El FMLN busca por todos los métodos, legislativos y con movilizaciones para que el gobierno desista del envío de tropas y advierte que cualquier cosa que suceda a los salvadoreños será responsabilidad del gobierno mismo Organizaciones del Estado, como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, a través de su representante, Beatrice de Carrillo, expresó al gobierno que “debe tomar muy en serio las amenazas y las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los ciudadanos”, al mismo tiempo demando del legislativo tomar todas las acciones del caso para el retorno de las tropas de Irak y la suspensión del tercer envío La ley antiterrorista “Estamos preocupados porque en estos momentos de tensión el gobierno viene a abrir un debate para instaurar una Ley Antiterrorista en El Salvador; el anteproyecto estaba en la Comisión de Seguridad Pública desde hace más de un año, pero es ahora que el gobierno y el oficialismo está presionando por aprobar y poner en vigencia dicha legislación”, aseguró a Apro el diputado del FMLN, Carlos Castaneda Desde hace un año, a raíz de iniciativas de Estados Unidos, se ha tratado de proveer a las naciones latinoamericanas de una legislación especial para que prevenga, persigue y condene el terrorismo internacional Diversos foros ha impulsado la Organización de Estados Americanos (OEA) al respecto La referida Ley, que puede ser aprobada con mayoría simple y que garantizaría el bloque derechista, contempla como delitos de terrorismo internacional los homicidios, lesiones, o secuestros contra oficiales extranjeros, huéspedes o personas que merecen protección internacional; la destrucción de aeronaves o instalaciones portuarias; daños al patrimonio público y privado; venta, distribución y uso de armas biológicas, nucleares y explosivos; la piratería aérea, entre otros “Muchos de estos delitos ya están contemplados en nuestros códigos penales En realidad, creemos que la intención del gobierno y la derecha es aprovechar esta situación de incertidumbre por las amenazas terroristas e implantar una ley ambigua que pueda servir para reprimir las protestas populares que se están generando por la crisis económica”, agregó Castaneda, al considerar que una legislación de esa naturaleza perjudicaría el proceso democrático salvadoreño Funcionarios de primer orden del gobierno salvadoreño, como el mismo presidente Saca ha reiterado que ante las amenazas hay que cerrar filas Hay que definir “quiénes están contra el terrorismo y quiénes están con el terrorismo”, dijo el mandatario, haciendo un recordatorio de que en las pasadas décadas en “El Salvador se combatió al terrorismo”, aunque internacionalmente al FMLN se le reconoció como una insurgencia sujeta a Convenios Internacionales, razón por la cual la Organización de Naciones Unidas (ONU) medió para que concluyera la guerra civil a través de una negociación política “Nosotros rechazamos tajantemente todo intento de vincularnos con el terrorismo Las derechas siempre se confunden y no aprenden En España recientemente la derecha dijo que eran grupos internos los que realizaron el atentado del 11 de marzo de 2004, pero luego se comprobó que mintió y tuvo como consecuencia la pérdida electoral Aquí en El Salvador también la derecha miente para desviar la atención de los graves problemas que puede afrontar por continuar manteniendo una actitud de apoyo a Washington en su ocupación de Irak”, dijo el líder histórico del FMLN, Schafik Handal

Comentarios