Venezuela: Las razones del "no"

domingo, 15 de agosto de 2004
Caracas (apro) - La sociedad venezolana, en los últimos años, ha sido golpeada por los viudos y viudas del pacto de Punto Fijo, el acuerdo inaugurado en 1958 y que durante 40 años permitió el reparto del poder entre las elites políticas tradicionales y demás sectores poderosos Los empresarios y sus operadores políticos dentro de los partidos tradicionales y los de nueva data, al ver que se restringían sus márgenes de maniobra y de enriquecimiento fácil, han procedido a impulsar el desconocimiento de las instituciones del Estado y su ordenamiento jurídico Su negativa a aceptar el paquete de 49 leyes económicas y sociales promulgadas en noviembre de 2001 fue la excusa a la que apeló la oposición venezolana para sumarse a la primera huelga patronal, el siguiente 10 de diciembre El paro, llevado a cabo por la central empresarial Fedecamaras, y apoyado por algunas ONG y gremios, partidos y medios de comunicación, fue el ensayo de una operación más amplia que comenzó a ser anunciada por dirigentes opositores desde mediados de enero de 2002 El golpe de Estado del 11 de abril del 2002 contra el gobierno del presidente Hugo Chávez, obra maestra de una mente macabra, fue activado por militares y sus aliados civiles y religiosos, tras el despido de un grupo de gerentes del grupo estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), quienes, creyéndose dueños de la industria, exigieron la remoción de la junta directiva que había sido nombrada por el gobierno a finales de febrero Al día siguiente de ser anunciado por el gobierno el despido de siete gerentes petroleros y la jubilación de otros 12, toda la oposición, secundando a Pedro Carmona, presidente de Fedecamaras, declaró la convocatoria al segundo paro patronal, el cual desembocó dos días después en el sangriento golpe de Estado El asesinato de 19 personas ese 11 de abril, fue aprovechado por un grupo de oficiales para desconocer al gobierno legítima y legalmente constituido, y llevar a la presidencia a Carmona, cabeza visible del plan conspirativo El reparto del poder que sigue a la coronación de Carmona, además de evidenciar los intereses que mueven a la oposición, anunció que la inclusión social impulsada por el presidente Chávez sería clausurada Se derogó la Constitución Bolivariana que el pueblo aprobó en referéndum en 1999, así como las leyes de Tierras, Pesca e Hidrocarburos, entre otras, dejando en claro que la dictadura promovida por la oposición sería implacable con los pobres Se revirtieron todos los derechos y programas sociales impulsados por Chávez Todo lo que olía a pueblo o indicaba su protagonismo fue atacado sin contemplaciones Sin embargo, esa dictadura encumbrada con la ayuda de los medios de comunicación, y el financiamiento y el respaldo extranjero, resultó insuficiente para contener los poderes creadores del pueblo que, en medio de un apagón informativo, tomó la calle y rescató, con apoyo de los militares herederos de las ideas bolivarianas, a su presidente y a las instituciones clausuradas por el golpismo opositor Y lo que el 13 de abril del 2002 fue una gesta heroica del pueblo venezolano, adquirió una nueva dimensión a partir del 2 de diciembre de ese mismo año La tercera huelga patronal que enfrentamos los venezolanos en menos de un año, chocó contra el muro de la dignidad popular que no se deja manipular por la TV, la radio y la prensa escrita La agenda de terror y violencia mediática, sumada a la carencia de gasolina y gas doméstico, antes que paralizar la organización popular, la potenció a niveles desconocidos Los satanizados Círculos Bolivarianos (organizaciones de base popular), en coalición con individualidades y las fuerzas armadas, con Chávez a la cabeza, fueron engranaje de la recuperación de la industria y de la calma existente a lo largo y ancho del territorio nacional, a pesar del empeño opositor, durante más de sesenta días, por conseguir lo contrario Esta alianza es, precisamente, la que los enemigos de los intereses nacionales han intentado quebrantar desde aquel 11 de abril del 2002, y que de cara al referéndum del 15 de agosto, adquiere nuevas tonalidades Las acusaciones de los voceros de la oposición contra el Consejo Nacional Electoral son parte de un guión preestablecido que les lleva a repetir las amenazas permanentes de los voceros de la Administración Bush, con el objeto de desconocer los resultados del referéndum, una vez sea evidente, una vez más, que la mayoría del pueblo venezolano respalda el proceso de cambios iniciado en 1999 Y porque en estos años se ha hecho más que en los 40 años del “puntofijismo” es que decimos: no a la privatización del petróleo, no a la exclusión social, a la usura de la banca, a la eliminación de los programas de alfabetización, de educación secundaria y universitaria, de asistencia médica y de formación laboral, no a la represión, al involucramiento en el conflicto colombiano, no al Área de Libre Comercio de las Américas y, en definitiva, no al pasado (copyright IPS) *Samuel Moncada, historiador, miembro del llamado equipo de 12 dirigentes que encabeza el presidente Hugo Chávez y responsable de la campaña oficialista para el referéndum en Venezuela que se llevó a cabo este domingo 15

Comentarios