Convención Republicana: tiro por la culata

lunes, 30 de agosto de 2004
Nueva York - Contraproducente resultó al Partido Republicano la idea de llevar a cabo en esta ciudad su Convención Nacional para postular de manera oficial a George W Bush como su candidato presidencial para un segundo periodo El evento político se efectuará en medio de escandalosas y numerosas manifestaciones cuyo principal objetivo será recriminar la política unilateralista y conservadora de Bush Los más de 15 mil periodistas registrados para cubrir la Convención, no estarán en Manhattan sólo para recoger un discurso magistral o revelador de Bush cuando “acepte” la nominación presidencial que le ofrecerán el próximo jueves 2 de septiembre los casi 5 mil delegados republicanos provenientes de los 50 estados de la Unión Americana “La nota será las protestas” Y es que en la Convención no hay ni habrá misterios Atrás quedaron las épocas en que, en el último día de la Convención Republicana o de la Demócrata, se definía al candidato presidencial con la mayoría del apoyo de los delegados electorales Karl Rove, principal asesor político del presidente y encargado de la estrategia para su reelección, escogió Nueva York como lugar de la Convención La razón: la cercanía del tercer aniversario del ataque terrorista a esta ciudad Intentó apelar a la tragedia para revivir entre los neoyorquinos –y entre todos los estadunidenses-- el sentido de unidad en torno a la figura del presidente Bush Pero la realidad fue otra: los neoyorquinos --irreverentes y liberales por naturaleza-- sorprenden a todos con sus inagotables ideas para expresar su rechazo y hasta odio hacia el presidente Con exposiciones de arte, con espectaculares en los rascacielos, en camiones y vagones del tren subterráneo, con anuncios en los periódicos, con camisetas, con canciones, con comerciales en la radio y televisión, con manifestaciones por las calles, y hasta con suéteres especiales para perros, Nueva York le está diciendo a Bush y a los republicanos que son huéspedes indeseables Ante el rechazo de los neoyorquinos, el estratega Rove trata de enviar un mensaje subliminal a los estadunidenses: en cualquier momento puede ocurrir otro ataque terrorista No porque el gobierno federal y toda su aparatosa estructura de seguridad sean todavía vulnerables Para nada Sino porque terroristas como Osama bin Laden quieren acabar con el presidente que los está exterminando George W Bush como salvador del mundo y enemigo público numero uno de los malosos Por ello el Madison Square Garden, sede de la Convención Republicana, mantiene un sistema de seguridad que lo hace una fortaleza impenetrable Es otra vez la práctica de la política del miedo de Bush Para los reporteros gráficos de medios de prensa nacionales e internacionales, la fiesta política de los republicanos no ofrece mayores atractivos “La foto” y tal vez “la nota” pueden estar puertas afuera del Madison Square Garden: en eventuales enfrentamientos entre los manifestantes, la policía neoyorquina, la Guardia Nacional y los agentes especiales del Servicio Secreto y el FBI, a cargo de la seguridad del evento “Bush contra los liberales”, debería ser el título de la película de esta semana en Nueva York Sin embargo, Rove y los demás asesores políticos del presidente aseguran que, una vez concluida la Convención Republicana, los neoyorquinos y todos los estadunidenses quedarán convencidos de que Bush es el hombre ideal para seguir manejando los destinos de este país

Comentarios