Bush: la estrategia del miedo

lunes, 9 de agosto de 2004
Washington -- Las constantes advertencias de posibles ataques terroristas –difundidas con profusión por el gobierno de George W Bush--, han provocado “cinismo” e “inmunidad al miedo” en buena parte de la sociedad estadunidense, consideran algunos expertos Los habitantes de las ciudades más importantes de Estados Unidos --como Nueva York, Washington DC, San Francisco, Los Ángeles o Chicago--, no toman tan en serio dichas advertencias Asumen que el terrorismo es un problema que llegó para quedarse Una de sus causas: los errores de la política exterior de Bush “No voy a dejar que me roben la libertad con advertencias de posibles ataques terroristas No tengo miedo porque ya deje de creer en lo que me dice mi gobierno”, dice Kart Celarier, ingeniero en tecnología satelital de 27 años de edad, que ha vivido toda su vida en la capital estadunidense Con un tono de gravedad, inminencia y urgencia, el pasado 1 de agosto Tom Ridge, secretario de Seguridad Interna, arruinó el fin de semana a los estadunidenses Anunció que Osama Bin Laden y su grupo Al Qaeda, estaban otra vez listos para atacar a Estados Unidos Señaló que los terroristas tenían en mente cinco blancos: la Bolsa de Valores y el edificio de Citigroup, en Nueva York; la sede del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), en Washington, DC, y la sede del Banco Prudential en Newark, Nueva Jersey Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, Ridge ha cambiado –con la anuencia de Bush—el código de alerta por terrorismo en seis ocasiones Del color amarillo (riesgo elevado de posible ataque terrorista) pasó al naranja (de alto riesgo) De inmediato los edificios amenazados y su periferia fueron rodeados por extremas medidas de seguridad Charles Flatter, profesor de psicología y director del Departamento de Desarrollo Humano de la Universidad de Maryland, explica en entrevista con Apro por qué los estadunidenses han dejado de tomar en serio las advertencias sobre ataques terroristas Existen, señala, dos vertientes: Una, “el patriotismo y nacionalismo generado por los ataques de 2001 obligó a la sociedad a mantenerse desafiante, a no permitir que unos terroristas le roben lo más preciado: su libertad y derechos civiles" La otra, "se han resignado a vivir bajo un ambiente de posibles catástrofes, irreales para muchos Como en Israel, ahora los atentados terroristas pueden ocurrir en Estados Unidos cualquier momento y en cualquier lugar Ya lo aceptaron y el gobierno es corresponsable de ello", subraya el profesor universitario Con el paso de los días y debido a las incomodidades que provocan las medidas de seguridad en la población civil de estas tres ciudades, el gobierno de Bush se vio obligado a reconocer que el nivel de alerta esta basado en información de inteligencia vieja, que los planes de ataque contra los cinco centros financieros fueron diseñados incluso antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001 Agentes de los servicios de inteligencia de Paquistán localizaron la información sobre estos operativos en la computadora de Muhammad Naeem Noor Khan, presunto operador de Al Qaeda Esta noticia tuvo un impacto inmediato: se puso en duda la credibilidad de la amenaza terrorista Más: se puso en duda la credibilidad de Ridge y la de Bush Incluso, analistas y medios de prensa señalaron el uso político y electoral de estas advertencias por parte del gobierno Ridge hizo el anuncio de la alerta naranja el 1 de agosto, dos días después de que concluyó la Convención Nacional del Partido Demócrata en Boston, donde John Kerry aceptó oficialmente la nominación como candidato presidencial de su partido Ese mismo día, las encuestas mostraban un modesto aumento de la popularidad de Kerry como resultado de la Convención Los sondeos también reflejaban que, en materia de seguridad y lucha antiterrorista, los estadunidenses confían más en Bush que en Kerry Los asesores electorales y políticos de Kerry, acusan a Bush de propagar la política del miedo con base en información vieja de inteligencia Trata, dicen, de ensombrecer a su contrincante presidencial No obstante, los asesores de Kerry toman precauciones: han prohibido a su candidato hacer comentarios sobre las amenazas terroristas Previsores, señalan que en caso de ocurrir cualquier ataque, Kerry cavaría su propia tumba si minimiza las advertencias del gobierno de Bush El cinismo Pero, ¿cómo reacciona la población ante la repetición de las advertencias de ataques terroristas? “Su reacción es una especie de cinismo ante la posibilidad de estar viviendo bajo la sombra de una mentira", señala Flatter Apro entrevistó a más de una docena de estadunidenses y ninguno de ellos dijo estar asustado “Miedo no tengo Estoy tal vez un poco más pendiente de lo que pasa a mi alrededor, pero creo que el gobierno hace bien en prender la alarma aunque la información que tenga sea falsa o vieja", sostiene William Connery, estudiante universitario de 19 anos de edad “No tengo miedo porque no le creo a Ridge Lo que pasó el 11 de septiembre de 2001 fue una tragedia excepcional Fue también un fracaso del gobierno para prevenirlo y no creo que vuelvan a cometer el mismo error, seria su ruina", dice Claudia, empleada de una firma de abogados ubicada en un edificio que esta a sólo dos cuadras de la Casa Blanca Barry Douglas lleva más de 15 años trabajando como bolero de banqueta frente al popular restaurante-bar Old Ebbitt Grill, a media cuadra de la Casa Blanca y frente al Departamento del Tesoro Ambos edificios son considerados por los expertos como blancos naturales del terrorismo Sarcástico, el bolero comenta: “Este gobierno ha cometido muchas atrocidades, la guerra de Irak por ejemplo Lo malo es que ahora somos nosotros los que vamos a pagar, pero no tengo miedo Ese diablo de Bin Laden es más listo que Bush Es ingenuo pensar que les avisaría cuando planeé atacar Eso ni mi abuelita se lo creería, y tiene 96 años” La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Interna se defienden de las críticas y las sospechas Argumentan que los ataques terroristas son planeados con mucha antelación Varios funcionarios del gobierno de Bush explicaron a los medios de comunicación que los ataques terrorista del 11 de septiembre fueron planeados en 1996, cinco años antes de llevarlos a cabo Afirmaron también que el ataque en 1998 a las embajadas estadunidenses en Kenia y Tanzania fue diseñado por los operadores de Al Qaeda en 1992 “Las circunstancias en que se han dado estas medidas precautorias tienen un dejo de sospecha política Es lógico que la población de las zonas más vulnerables al terrorismo, cuando se enteran de la realidad, pongan en duda a la palabra del presidente Es un efecto psicológico natural en cualquier persona que ha sido dañada o intimidada por una tragedia como la del 11 de septiembre (de 2001)", sustenta el profesor de la Universidad de Maryland Los estadunidenses que viven bajo la constante amenaza terrorista tildan de "hipócritas" a los medios de comunicación, en especial a los electrónicos La razón: la difusión en demasía de la política del miedo del presidente Bush “Fíjate bien, desde el domingo (1 de agosto) están estacionadas aquí frente al edificio del Banco Mundial estas dos camionetas con antena de televisión sobre el toldo ¿Qué pendejos, no? ¿Qué esperan? ¿El momento de la explosión de un carro bomba para difundir la noticia de la muerte? Y sus reporteros ¿qué hacen?, se la pasan todo el día haciendo noticias sobre la alerta y criticando a Bush por lanzar advertencias cuando en realidad no tiene nada para sustentarlas", dice con una muesca de molestia y hastío, Joel Sinclair, empleado de un banco localizado frente a las dos instituciones multilaterales de crédito presuntamente amenazadas por Al Qaeda El jueves 5 de agosto dos de los principales diarios de los Estados Unidos, The Washington Post y The New York Times, publicaron sendos editoriales para criticar a Bush por su política del miedo con innegables tintes políticos y electorales “Los estadunidenses son serios como una piedra cuando se trata de potenciales ataques terroristas No hay necesidad de preocuparlos más para que estén más atentos Desde el 11 de septiembre de 2001 hemos aprendido a valorar como un regalo y una oportunidad cada día que pasa sin que ocurra algo terrible Ha tenido la misma bendición el gobierno de Bush”, sostuvo el New York Times “Mucha de esta confusión se hubiese evitado si, por ejemplo, Ridge y los funcionarios de inteligencia que dieron a conocer el contexto de las amenazas, hubiesen sido más claros sobre el significado y antigüedad de las múltiples fuentes de información que recolectaron antes de los ataques del 11 de septiembre Y, si con la misma claridad presentaran las poderosas evidencias de los planes terroristas que supuestamente se llevan a cabo en estos momentos", subrayó por su parte el editorial del Washington Post Así, la nueva advertencia de un posible ataque terrorista salio contraproducente para el gobierno de Bush No obstante de haber mentido a los estadunidenses y al mundo sobre la presencia de armas de destrucción masiva en Irak y sobre la supuesta alianza entre Saddam Hussein y Bin Laden, Bush ahora se arriesga al señalar blancos de ataques terroristas con base en información caduca, que incluso podría ser una treta de Bin Laden para desviar la atención de Washington de sus verdaderos objetivos de ataque “Es diabólico pensar que el gobierno realice un autoatentado terrorista para recuperar la credibilidad que ha perdido ante la ciudadanía No creo que lo haga, pero es sin duda una idea que circula en la mente de la población de este país Es natural, es otro efecto psicológico por el estado de terror y pánico en el que se vive en Estados Unidos desde el 11 de septiembre de 2001", remata el profesor Flatter Karl Celarier, está asqueado de todo lo que se hace y se dice en torno a las amenazas terroristas "Es un chiste eso del código de las barras de colores Nadie le pone atención, por lo menos mis amigos y mi familia están más interesados en saber los pronósticos del servicio meteorológico que en saber en que código de color estamos hoy por la nueva o la vieja amenaza terrorista" En la pagina de Internet del Departamento de Seguridad Interna el código de barras de colores de las advertencias terroristas tiene la siguiente configuración en niveles ascendentes: Verde-Bajo, Azul-General, Amarillo-Elevado, Naranja-Alto, y Rojo-Severo En estos momentos Nueva Jersey, Nueva York y Washington DC están bajo el código naranja El resto del país permanece en amarrillo Para colmo de males, el presidente Bush cometió el pasado 5 de agosto un error de oratoria, uno más de los ya acostumbrados y que los reporteros estadudindenses llaman “bushismos” Dijo: “Nuestros enemigos son innovadores y bastos en sus recursos, también nosotros lo somosEllos nunca dejan de pensar en nuevas formas de hacerle daño a nuestro país y a nuestra gente, tampoco nosotros"

Comentarios