La batalla por la matrícula consular

sábado, 18 de septiembre de 2004
México, D F (apro)- La matrícula consular ganó una batalla Los mexicanos en Estados Unidos podrán utilizar la matrícula consular –documento de identificación expedido por los consulados mexicanos— para realizar trámites bancarios Con 221 votos a favor y 177 en contra, el pleno de la Cámara de Representantes decidió que la matrícula consular sea aceptada como documento de identificación de los mexicanos para realizar transacciones financieras en Estados Unidos Fue derrotada así la enmienda propuesta por el representante republicano de Texas, John Culberson y por Tom Tancredo, que prohibía la aceptación del documento de identificación para la apertura de cuentas bancarias Desde hace un año, el Departamento del Tesoro había definido, en concordancia con la Patriot Act, que la matrícula podía ser utilizada como identificación para trámites bancarios Se trata de la primera ocasión en que la Cámara de Representantes vota una resolución que atañe al reconocimiento de la matrícula consular En Estados Unidos, la matrícula consular se expide por los consulados de México a cualquier mexicano que identifique plenamente su nacionalidad Se trata de una credencial con características similares de seguridad a la credencial de elector que expide el IFE Acredita al portador como mexicano, tiene su fotografía, nombre, dirección, etcétera Desde el 11 de septiembre de 2001, la matrícula consular se ha convertido en un documento importantísimo de identificación, sobre todo para mexicanos indocumentados Entre marzo de 2002 y fines de agosto, se habían expedido 2 millones 298 mil matrículas de alta seguridad, y se estima que alrededor de 4 millones de mexicanos cuentan con el documento de identificación El gobierno de México tiene buenos argumentos para impulsar el reconocimiento de la matrícula consular, toda vez que es de interés también para Estados Unidos, por motivos de seguridad, identificar a quienes viven en su territorio, más que nunca después del 11-S La votación mayoritaria en la Cámara de Representantes fue resultado de una coalición integrada fundamentalmente por legisladores demócratas acompañados por algunos republicanos, quienes en su mayoría se oponían al documento de identificación mexicano para trámites bancarios Durante meses, la administración federal permaneció muy dividida al respecto, pero incluso el presidente George W Bush había expresado que sería inconveniente la aprobación de la enmienda En el pleno fue derrotada Durante el debate en la Cámara de Representantes, el diputado demócrata Robert Menéndez, coordinador de la minoría, subrayó que en el tema subyacía no tanto un asunto de inmigración, sino posiciones específicamente en contra de mexicanos, porque hasta ahora el gobierno de México, a través de sus consulados, es el único que emite ese documento en Estados Unidos Lo que no deja de ser paradójico es que los que se oponían, tanto como los que apoyaban el reconocimiento de la matrícula consular para trámites bancarios y financieros, lo hacían en nombre de la seguridad El republicano Michael Oxley, presidente del Comité de Asignaciones Presupuestarias, alegó que es importante para el país saber quién usa el sistema bancario Culberson y sus partidarios argumentaron que no se puede colocar, por encima de la seguridad nacional, un tema económico: el interés de los bancos en aceptar la matrícula consular Nancy Pelosi, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, argumentó que “la matrícula consular proporciona a las instituciones financieras los medios para garantizar que las transacciones sean seguras e impidan que los terroristas tengan acceso al sistema financiero” La batalla para el reconocimiento de la matrícula consular en diversos terrenos ha sido larga, pero el reconocimiento de la matrícula ha avanzado y ha ido encontrando puntos de apoyo Por ejemplo, el año pasado, el Departamento del Tesoro anunció, después de una consulta, que la matrícula consular podía ser aceptada como identificación por instituciones financieras de acuerdo con la Patriot Act Mientras Tom Ridge, del Departamento de Seguridad Interna, afirmaba que los alcaldes y las instituciones financieras que aceptan las tarjetas (matrícula consular) lo hacían bajo su propio riesgo, haciendo notar que podía ser falsificada El creciente poder económico de los hispanos en general, y de los mexicanos en particular –que asciende a algo más de 400 mil millones de dólares anuales— es un incentivo para que los bancos reconozcan la matrícula En no pocos casos sólo así pueden abrir cuentas bancarias y captar recursos importantes, para ello la identificación de la matrícula es fundamental El potencial de lo que pueden captar los bancos es enorme, si se tiene en cuenta que hay 255 millones de mexicanos y mexicano-estadunidenses en la Unión Americana, y que sólo la mitad tiene cuenta de banco Entre los latinos –que de acuerdo con el Centro Selig para el Crecimiento Económico de la Universidad de Georgia tienen un ingreso disponible de 650 mil millones de dólares—, sólo 49% tienen tarjeta de crédito contra 75% de los blancos Los bancos compiten por la apertura de cuentas bancarias, de tarjetas de crédito y de servicios financieros, pero también por el envío de las remesas De acuerdo con información del Pew Hispanic Center, los bancos captaban, el año pasado, sólo 3% de las remesas que siguen enviándose mayoritariamente por servicios de tele-envíos A fines de agosto, 178 instituciones financieras reconocían ya la matrícula consular para abrir cuentas bancarias y realizar todo tipo de trámites financieros Después del 11-S, la matrícula consular adquirió una enorme importancia para los mexicanos en Estados Unidos, sobre todo los indocumentados –cuyo número se estima en algo más de 5 millones-- La demanda de la credencial de identificación se elevó considerablemente Su reconocimiento por todo tipo de autoridades en la Unión Americana va en ascenso Según información de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), actualmente la matrícula consular es reconocida en 33 estados de la Unión Americana, en 37 ciudades y en 166 condados, así como por mil 180 departamentos de policía Pero el acuerdo de la Cámara de Representantes es el primero a nivel federal, y aunque sólo tiene que ver con el reconocimiento de la matrícula para trámites bancarios, es evidente que ello representa un paso importante para un reconocimiento más amplio El de México es un caso único en Estados Unidos En 14 estados la matrícula es reconocida como identificación para obtener una licencia de conducir Pero las cosas no son fáciles y en ocasiones hay retrocesos, como en el caso de California –el estado con mayor número de mexicanos--, donde el anterior gobierno, encabezado por el demócrata Gray Davis, hizo de las licencias una bandera electoral, al firmar una enmienda que posteriormente fue retirada por el Congreso a petición del nuevo gobernador electo, Arnold Schwarzenegger Recientemente, el Congreso local de mayoría demócrata ya aprobó el reconocimiento de la matrícula para el otorgamiento de licencias de conducir Sin embargo, la perspectiva es incierta, porque Swarzenegger deberá firmar el decreto para que entre en vigor, sin que se tenga la seguridad de que lo hará Es indudable que el camino es aún largo, pero se avanza en el reconocimiento cada vez más amplio de la matrícula consular por parte de autoridades federales, estatales, de los condados, de las policías en Estados Unidos y, claro, de autoridades financieras Con la resolución de la Cámara de Representantes se ha dado un paso importante para los mexicanos en Estados Unidos, especialmente para los indocumentados

Comentarios