Bolivia: la lucha por el gas

lunes, 21 de marzo de 2005
Santiago de Chile, 21 de marzo (apro) - El presidente de Bolivia, Carlos Mesa, amagó en dos ocasiones con abandonar su puesto Buscó con ello presionar a los partidos políticos y parlamentarios para que apoyen su agenda, cuyo punto principal es la aprobación de una nueva Ley de Hidrocarburos que aumente los ingresos del fisco boliviano, sin afectar significativamente los intereses de las compañías transnacionales que operan en el país La primera de estas amenazas la realizó el domingo 6 de marzo, ante la inminencia de una protesta nacional que comenzaría al día siguiente, y que estaba convocada por el diputado y líder indígena Evo Morales (MAS) La protesta tenía por objetivo presionar al Congreso para que aprobara una ley de hidrocarburos que contemplara 50% de regalías Después que el Congreso rechazó su renuncia, Mesa exigió un acuerdo nacional que le diera garantías de gobernabilidad y que respaldara la Ley del Gas por él impulsada Aunque gran parte de los partidos tradicionales suscribió el acuerdo, la marginación del MAS, sumado al rechazo de los principales movimientos sociales del país --como la Central Obrera Boliviana (COB)--, lo hicieron inviable El recientemente constituido Estado Mayor del Pueblo llamó a mantener las protestas y bloqueos que desde hace meses vienen realizando indígenas y campesinos que apoyan “las luchas del gas”, lo que hizo imposible la vuelta a la normalidad que esperaba obtener el presidente Mesa para gobernar el país Aunque los bloqueos se suspendieron en algunas zonas --como en el Alto y La Paz--, en otras, como Cochabamba, Santa Cruz y Potosí, se hicieron más fuertes, impidiendo el flujo de bienes y personas por las principales carreteras del país Este conjunto de situaciones, unida a la decisión del Ministerio Público de no penalizar los bloqueos al considerarlos una protesta legítima, y a la inminente aprobación por parte de la Cámara de Diputados de una ley de hidrocarburos --muy similar a la impulsada por el MAS y otras organizaciones sociales--, llevaron a Mesa a anunciar el pasado martes 15, en un mensaje dirigido a la nación, que presentaría al Congreso un proyecto de ley interpretativo de la Constitución, en el que proponía adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias El presidente fundamentó su decisión señalando que los partidos políticos y los movimientos sociales han obstaculizado todas las iniciativas de su gobierno Haciendo referencia específicamente al tema de la Ley de Hidrocarburos --el leit motiv de la política boliviana--, señaló: “He hecho todo lo que estaba a mi alcance para convencerlos de que cesen este camino al despeñadero” Y es que, a su juicio, aprobar la ley de hidrocarburos violentará contratos ya firmados Expresó su frustración por no poder sacar adelante un proyecto “responsable que no enfrente al país con la comunidad internacional” Finalmente responsabilizó al presidente de la Cámara de Diputados, Mario Cossio (MIR), de incumplir su compromiso de apoyar la propuesta oficial en esta materia, acusándolo de “disfrazar la lógica de Morales” La propuesta de adelantar las elecciones hecha por Mesa, que consideraba su realización el próximo 28 de agosto, fue analizada a partir del miércoles 16 por el pleno del Congreso Nacional, que un día después y por amplia mayoría decidió rechazarla Los parlamentarios fundamentaron su resolución en que el proyecto presidencial era inconstitucional, dado que la Carta Magna de Bolivia no preveía el acortamiento del periodo presidencial ni parlamentario Además, cuestionaron los continuos anuncios de renuncia lanzados por Mesa El diputado Luis Eduardo Siles (MNR) dijo que el presidente había sumergido a su país en “una esquizofrenia política”, debido a que ya nadie sabía cuándo renunciaría de nuevo a su cargo El citado proyecto fue rechazado en votación a mano alzada por 119 de los 157 parlamentarios titulares reunidos en sesión extraordinaria Previo al escrutinio, congresistas que respaldan al presidente habían señalado que, de no aprobarse su iniciativa, éste renunciaría de manera indeclinable Sin embargo, una vez más Mesa no cumplió con su amenaza Ese mismo jueves 17, luego de enterarse del fracaso de su propuesta y de reunirse con altos representantes de la Iglesia católica y de las Fuerzas Armadas, anunció su decisión de mantenerse en el mando del país: “Quiero darle a la nación y al mundo la certidumbre de que después de haber agotado todos los mecanismos que creía adecuados para encontrar soluciones sobre la base de mi desprendimiento personal, no voy a rehuir mi responsabilidad de quedarme como presidente constitucional de la República y cumplir con el mandato que tengo a partir de la situación presentada el 17 de octubre (del año 2003, cuando en su calidad de vicepresidente debió asumir el poder tras la revuelta que derrocó a su antecesor, Gonzalo Sánchez de Lozada) La ley de la discordia En los mismos momentos en que Mesa daba a conocer su intención de acortar su periodo y convocar a elecciones --martes 15 a las 21:00 horas--, la Cámara de Diputados estaba por concluir la discusión del artículo 53 del proyecto de ley de hidrocarburos, el más sensible de todos, pues establece el monto de los aportes que deben realizar las empresas extractoras de gas Aunque los diputados suspendieron brevemente el debate para escuchar por televisión el discurso en el que Mesa anunciaba su propuesta de adelantar las elecciones, lo continuaron con la prisa de quienes querían zanjar, de una vez por todas, una disputa que ha entrampado la situación política boliviana Además, interpretaron que la nueva propuesta de Mesa buscaba de alguna manera evitar se aprobara cualquiera de los proyectos en juego en la Cámara de Diputados, que a juicio de Mesa son imprudentes y expropiatorios Finalizado el debate, lo que ocurrió poco antes de las siete de la mañana del miércoles 16, los parlamentarios debieron decidir entre la propuesta del representante del MIR, Mario Cossío, y la presentada por el líder del MAS, Evo Morales Por 58 votos contra 47 se impuso la de Cossío, que considera mantener la regalía actual de 18% e incorporar un nuevo impuesto de 32%, no deducible y de aplicación inmediata La propuesta de Morales planteaba una regalía de 50% La propuesta triunfadora permitirá, según cifras mencionadas en el debate legislativo, aumentar los ingresos del fisco boliviano por la explotación de gas: de los actuales 200 millones de dólares a más de 600 millones La propuesta del MAS hubiera permitido sobrepasar los 700 millones La de Mesa, que no fue considerada en la discusión debido al poco respaldo que concitaba, suponía mantener la regalía vigente y un nuevo impuesto de 32% Pero dado que a estos nuevos tributos se les podrían hacer numerosos descuentos, su aprobación hubiera incrementado los ingresos del fisco boliviano en sólo cien millones de dólares El nuevo impuesto aprobado por los diputados será calculado de manera similar a una regalía sobre la producción en la boca del yacimiento explotado, y no podrá ser deducido del impuesto a las utilidades que pagan las transnacionales, ni acreditado en sus países de origen, como proponía el gobierno La nueva norma deberá ser revisada ahora por el Senado y, en caso de realizar modificaciones a lo aprobado por la Cámara de Diputados, tendrá que ser analizado por una comisión mixta, antes de ser despachada al presidente de la República para su promulgación De mantenerse los términos resueltos por los diputados, las transnacionales del gas deberán adecuarse a nuevos contratos de operación, teniendo como contraparte contractual a la empresa estatal YPBF, la que será refundada Después de ser aprobada esta ley, el MAS y otras organizaciones sociales expresaron su satisfacción A pesar que no era la que ellos impulsaban, recogió gran parte de sus demandas, y Bolivia obtendría ingresos similares a los que ellos habían estimado Anunciaron así su apoyo a la nueva ley en el Senado y el fin de los bloqueos En conversación telefónica con Apro, Evo Morales señaló que la nueva ley de hidrocarburos resultará beneficiosa para su país, advirtiendo que el Senado también deberá aprobarla, “porque si no otra vez va a haber convulsión social” Morales dijo también que la lucha por la recuperación de los recursos naturales no se acaba con el gas El avance del proyecto de ley de hidrocarburos está provocando preocupación en las empresas que explotan el mencionado recurso en este país sudamericano El máximo ejecutivo de Repsol YPF en Bolivia, Julio Gavito, dijo al diario La Razón, de La Paz, que la ley aprobada contiene artículos “demoledores” que obligarán a abandonar muchos pozos y campos petroleros que con la nueva ley no resultarán rentables Gavito dijo también que a él le parecía mucho más razonable la ley impulsada por el presidente Mesa, y recordó que en los contratos firmados entre su empresa y el Estado boliviano se preveía la opción de acudir a tribunales internacionales para solucionar controversias Después de Venezuela, Bolivia posee las más grandes reservas de gas en el continente Se estima que con los ingresos generados por el aumento de impuestos a la explotación de gas, Bolivia podrá dentro de poco sanear su deuda externa, que bordea los 5 mil millones de dólares, y, a la vez, acabar con su déficit fiscal que alcanza 8% de su PIB

Comentarios