Argentina: Matrimonios en guerra

lunes, 18 de julio de 2005
Buenos Aires, 18 de julio (apro) - A casi tres meses de las estratégicas elecciones legislativas de octubre, la política argentina se asemeja a un cuadrilátero de boxeo femenino donde se dirimen los problemas y ambiciones de los dos matrimonios más influyentes del país En el rincón de la izquierda, la primera dama y senadora Cristina Fernández, entrenada por su esposo y presidente Néstor Kirchner, quien sueña con la reelección en el 2007; y en el de la derecha, la exprimera dama y actual diputada Hilda Chiche Duhalde, bajo el paraguas protector de su marido, el exmandatario Eduardo Duhalde, viejo caudillo del peronismo bonaerense que lucha por mantener su dominio absoluto del poder detrás del poder La "pelea" se enmarca en un mismo combo de un dividido Justicialismo, el hegemónico partido fundado por el tres veces presidente Juan Domingo Perón, quien acuñó la famosa frase "para un peronista, no hay nada mejor que otro peronista" Ambas mujeres, forjadas políticamente en las filas del peronismo, competirán entre sí por una senaduría nacional en las elecciones legislativas del 23 de octubre Chiche Duhalde bajo la papeleta oficial del Justicialismo; Cristina Fernández, por el Frente para la Victoria creado por su marido, el presidente Kirchner, para impulsar una nueva corriente de cambio en su partido a través de la llamada "transversalidad", que suma además a independientes y a sectores de centroizquierda "Aquí está en juego el poder en el peronismo para los próximos años", resume una fuente del partido peronista, cercana al "duhaldismo" "Y todos sabemos que el poder en el peronismo significa el poder en el país", añade La analista política Graciela Romer, directora de la consultora Graciela Romer y Asociados, una de las más prestigiosas del país, concuerda: "Lo que se juega son espacios de poder "Aquí hay un conflicto al interior del peronismo, que expresa la crisis de identidad por la cual atraviesa ese partido tradicional" del país "Esto no beneficia a nadie, sino perjudica a las instituciones", señala en entrevista con Apro Dentro del peronismo conviven desde siempre tendencias que van desde la derecha neoliberal, como la del expresidente Carlos Menem, hasta posiciones de "centroizquierda" como las expresadas por el propio Kirchner, pasando por tendencias más moderadas y populistas encarnadas por Duhalde "En esta disputa particular no hay diferencias sobre el modelo económico a seguir, pero sí visiones divergentes en términos de cómo se construye una política, un estilo de gestión", dice Romer "Está en juego una cuestión de estilos, pero no hay diferencias sustantivas en cuanto a un modelo Lo que se juega son espacios de poder", agrega Esta situación convierte a las elecciones de octubre en un mero juego entre oficialismo y oposición dentro de un mismo partido, ya que el justicialismo irá dividido en numerosos distritos y ambas tendencias son las favoritas en las encuestas Gane quien gane, el triunfador será siempre el partido Justicialista "Va a ser una elección anticipadamente ganada por el peronismo", dice Romer Esta percepción se observa nítidamente en la lucha entre Chiche y Cristina, como se las conoce en Argentina, en la provincia de Buenos Aires "Es fácil: dos más dos son cuatro ?sostiene la fuente peronista consultada por Apro-- El oficialismo es Cristina (Fernández) y la oposición es Chiche (Duhalde) De más está decir que el peronismo se va a quedar con todos los senadores en disputa (en el distrito bonaerense serán tres), mientras la otra oposición, la extrapartidaria, observará cual convidada de piedra cómo el peronismo se reparte los cargos", agrega la fuente que exige el anonimato Y es que Kirchner y Duhalde se debían una lid política Ambos rompieron lanzas a pesar que, hace dos años, sellaron un pacto político que frenó ?al menos, por ahora-- la carrera del expresidente Carlos Menem en su ambición de llegar otra vez a la Casa Rosada, sede del gobierno Duhalde, quien en ese entonces gobernaba el país sin el voto popular tras ser elegido por una asamblea legislativa enmedio de la peor crisis socio-económica en la historia del país, buscaba en forma desesperada un candidato capaz de vencer a Menem, su archirival Primero se la jugó por el actual gobernador de la central provincia de Córdoba, José Manuel de la Sota, pero cuando todos los sondeos le vaticinaban una rotunda derrota en las internas partidarias, Duhalde sacó de la galera un nombre casi desconocido para el gran electorado: el del entonces gobernador de la lejana y despoblada provincia patagónica de Santa Cruz, Néstor Kirchner Pero este semidesconocido mandatario provincial no tenía entonces el peso suficiente para derrotar a Menem en internas Entonces, Duhalde ?"dueño" del aparato bonaerense y de la jerarquía partidaria --hizo su jugada maestra: suspendió las primarias aduciendo problemas con los padrones?, los mismos con los que él había sido elegido en comicios anteriores, y abrió las puertas a numerosas candidaturas para el peronismo para las elecciones presidenciales de abril del 2003 La interna se definiría en las propias presidenciales, donde votaban no sólo los afiliados peronistas, sino todo el electorado, en su gran mayoría nada afecto al "menemismo" tras la debacle económica A pesar de los pataleos de Menem, Duhalde se salió con la suya, impuso a Kirchner como uno de los candidatos y jugó con el voto del electorado independiente y de centroizquierda ?que no votaba en las primarias del peronismo-- para derrotar a su enemigo público número uno Así y todo, Menem resultó el más votado en la primera vuelta con un 24% de los votos contra un 22 de Kirchner Pero renunció a participar del balotaje, consciente de que el peso de las encuestas le vaticinaba una derrota histórica ante el fuerte voto "anti-Menem" tras una década marcada por las privatizaciones, la desocupación y la corrupción durante su gestión, y del desgobierno de Fernando de la Rúa Así fue como Kirchner accedió a la Casa Rosada, con la ayuda esencial de un Duhalde que siguió manejando todos los hilos del peronismo Pero el acuerdo político duró poco Duhalde fue el primero en lanzar piedras al presidente al criticar su política de derechos humanos y algunos actos de su gobierno Las críticas desde entonces fueron de ida y vuelta, y tuvieron su pico máximo de tensión el año pasado, cuando sus esposas se enfrentaron públicamente durante un congreso partidario En esa ocasión, Cristina Fernández lanzó un envenenadísimo dardo contra Chiche Duhalde, a quien sin nombrarla acusó de hacer política "por portación de apellido" La guerra por el poder del Justicialismo estaba declarada CHICHE VS CRISTINA Si bien las negociaciones para armar las listas del peronismo duraron varios meses, era un secreto a voces que la ruptura era un hecho "Kirchner quiere ahora lucharle espacios de poder interno a Duhalde" --dice la fuente partidaria a Apro-- "pensando en su posible reelección en el 2007, y Duhalde no rehuye el combate" Tanto Duhalde como Kirchner reservaron su mejor arma para la contienda: sus esposas, manos derecha, mujeres influyentes en las decisiones de sus maridos y, sobre todo, populares entre el electorado Hoy, a contramano de la mítica fraseología de Perón, para una peronista como Cristina Fernández no hay nada peor que otra peronista como Chiche Duhalde Ambas no ocultan su desprecio la una por la otra Se critican en público y más aún en privado, y cuidan cada vez más su aspecto, en especial la actual primera dama que luce un renovado look en relación con el que ostentaba hasta antes de la asunción de su marido: más juvenil y con varios kilos de menos Ambas lanzaron sus campañas en la misma semana y se criticaron mutuamente Cristina Fernández llegó a comparar el estilo de hacer política de los Duhalde con "El Padrino", la película sobre la mafia italiana en Estados Unidos de Francis Ford Cóppola Chiche le contestó diciendo que su contrincante "no conoce a la provincia" de Buenos Aires y "hace política masculina" Las encuestas hoy le sonríen a Cristina: "Hoy todos los sondeos favorecen a Cristina Fernández Tiene alrededor de 45% de intención de voto, aunque el peronismo, con Chiche Duhalde, va a alcanzar entre 15 y 20%, lo que lo convierte en la alternativa opositora y va a entrar como segunda fuerza", dice Graciela Romer Pero mientras las mujeres se pelean, los hombres no se quedan en saga Kirchner pidió el voto para su esposa y sus candidatos para lograr que "se retiren los viejos intereses de la política", y se preguntó por qué los Duhalde (que gobernaron dos periodos en Buenos Aires), "si conocen tanto a la provincia, la dejaron caer tanto al piso, la dejaron olvidada?" Duhalde, actual jefe político del Mercosur, le reclamó "que tenga una actitud de humildad", y lo acusó de instalar en el país "un clima de crispación" Sin embargo, no todos los dardos llegan desde el interior del peronismo La verdadera oposición, la extrapartidaria, cargó todos sus cañones para evitar que el peronismo concurra dividido a las elecciones y se lleve la gran mayoría de los cargos El primero en impugnar las dos listas peronistas por "inconstitucionalidad" fue el diputado socialista Jorge Rivas, y enseguida se sumó la presidenta del comité bonaerense de la Unión Cívica Radical (UCR, de los expresidentes Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa), Margarita Stolbizer Los electores "son espectadores involuntarios de una obscena exhibición de la disputa de espacios de poder librada dentro del partido justicialista", dijo Stolbizer Kirchner puso el grito en el cielo: "Nos quieren proscribir", como ocurrió entre los años 55 y 72, cuando el peronismo fue prohibido por sucesivas dictaduras militares que incluso impusieron esta medida a los gobiernos democráticos que levantaron tímidamente la cabeza antes de ser derrocados indefectiblemente La exdiputada y excandidata presidencial por la centroizquierda Elisa Lilita Carrió y el titular de la derechista Recrear, Ricardo López Murphy, coincidieron en advertir que la decisión del peronismo de concurrir dividido a las elecciones pone en riesgo la "gobernabilidad" ante el lanzamiento de varios miembros del gabinete como candidatos, empezando por el canciller Rafael Bielsa, cabeza de lista del Frente para la Victoria de Kirchner en la Capital Federal Murphy, excandidato presidencial y fugaz exministro de Economía de De la Rúa, competirá por una senaduría en Buenos Aires con las dos mujeres fuertes del peronismo, y se preguntó: "Todos los funcionarios están inmersos en la lucha electoral Entonces, ¿quién va a gobernar?" Carrió fue más contundente aún: "Son previsibles la violencia política y los problemas de gobernabilidad en la provincia de Buenos Aires, la capital y la nación" Se trata "del proceso de fragmentación típico de finales de régimen En estos momentos hay que tener mucha serenidad", dijo Y mientras los políticos se pelean por sus propios intereses político-partidarios, los humoristas hacen su agosto En un "sketch" de imitadores del popular programa televisivo "Show Match", del conocido animador Marcelo Tinelli, las parejas Duhalde y Kirchner terminaron a las trompadas mientras intentaban dirimir sus diferencias, en un duelo digno de una lucha de "catch" "No podemos seguir dando esa imagen", se lamentó la fuente del peronismo Pero a poco más de tres meses de los comicios, el rumbo de la campaña electoral parece cada vez más firme

Comentarios