El 7-J de Londres: Golpes, sangre, estruendo, un túnel de muerte

viernes, 8 de julio de 2005
Londres, 7 de julio (apro) - "Fue una explosión que me dejó sordo y ciego por unos instantes, fueron sólo segundos pero se me hicieron una eternidad, sentí una calor extraño en mi cabeza y, cuando me dí cuenta, estaba tirado en el piso del tren, fue entonces que noté que tenía sangre en mi cabeza y en mis manos; lo más grave es que había gente igual que yo a mi lado, y creo que todos nos sentíamos que estábamos solos y aterrorizados", contó Henry, uno de tantos de los cientos de sobrevivientes de los ataques que sacudieron este jueves 7 de julio a Londres, dejando un saldo de unas 38 muertes y más de 700 lesionados, de acuerdo con las más recientes versiones de la policía local Los testimonios de los sobrevivientes denotaron una vez más la vulnerabilidad de civiles ante los ataques de grupos terroristas Y los medios de comunicación británicos recogieron las palabras de los momentos del terror que vivieron los londinenses dentro de los vagones del tren subterráneo, que fue blanco de tres explosiones, y los que a bordo de un autobús de cabina doble fueron las víctimas de otra bomba "Todo mundo estaba totalmente aterrorizado, se podían escuchar los gritos de las personas que estaban al frente de mi vagón porque precisamente delante de nosotros fue donde se dio la explosión "Había muchos heridos pero nadie sabía qué estaba ocurriendo, el conductor del tren trataba de comunicarse con nosotros pero el sistema de radio interno no estaba funcionando "Estábamos enmedio de un caos y, de pronto, todos al igual que yo temíamos que fuéramos a morir abajo, todos quemados o ahogados por el humo que estaba llegando por todos lados", relató Tanya a la BBC de Londres "Lo único que recuerdo es el estruendo, y de inmediato el ruido y gritos de las personas que estaban junto a mí en el tren, mientras unos de cubrían la cara o se abrazaban, una señora me decía que tenía sangre en la cara y en mis brazos "Me sentí encerrado en un laberinto e intenté escapar, pero los gritos y la gente, haciendo lo mismo que yo, simplemente estábamos atorados La gente me insistía que tenía sangre en la cara y en mis brazos, pero fue hasta que me llegó el sabor salado a mis garganta, que me dí cuenta que tenía varios pedazos de vidrio clavados en la cara, en el cráneo y en los brazos? perdí el conocimiento y lo recuperé aquí en esta cama de hospital", abundó Sheila, otra de las víctimas que relató su experiencia a una estación radial "La gente que iba sentada saltó de sus asientos, como impulsada por un resorte, y se escuchó una gran explosión; fue un instante muy breve pero estaba yo metido enmedio de decenas de heridos, y creo que hasta de algunos de los que perecieron "A mí me sacaron con cuidado de debajo de hierros retorcidos y metales Esto es todo lo que puedo contar, pues el recuerdo me hace sentirme nuevamente aterrado", fue el relato de Ben Alecbird, otro de los tantos que salieron heridos pero con vida de los siniestros

Comentarios