España: Prioridades latinoamericanas

lunes, 30 de octubre de 2006
Madrid, 30 de octubre (apro) - Trinidad Jiménez es una de las personas más cercanas al presidente José Luis Rodríguez Zapatero Junto con él comenzó el camino en la política que llevó a éste a la secretaría general del Partido Socialista en 2000 y, apenas cuatro años después, a la jefatura del gobierno español Jiménez pertenece a la Ejecutiva Socialista, donde ejerce la Secretaría de Relaciones Internacionales Amiga personal de la presidenta chilena, Michel Bachelet, y vinculada en su trayectoria pública a la región latinoamericana, acaba de ser nombrada secretaria de Estado para Iberoamérica, instancia de nueva creación, que pretende impulsar las relaciones con las naciones latinoamericanas, una de las prioridades del gobierno español en política exterior Su nombre suena con fuerza para sustituir en un futuro a Miguel Ángel Moratinos al frente de la diplomacia española En entrevista con Apro, Jiménez habla sobre los objetivos para América Latina de la nueva secretaría a su cargo; aborda el proceso electoral en México y la situación de la empresa española Rapsol después de la nacionalización del petróleo decretada por el gobierno de Bolivia, y señala las posibilidades de una integración iberoamericana Señal política --La creación de esta Secretaría de Estado, ¿es un síntoma de la orientación que su gobierno está dando a su política exterior? --Sí, para este gobierno, América Latina siempre ha sido una prioridad política Es verdad que, a medida que íbamos trabajando con mayor intensidad en toda la región, tanto en el ámbito político como en el cultural y económico, nos dábamos cuenta que nuestra presencia en muchos otros lugares del mundo nos dificultaba darle a Iberoamérica la importancia y el reconocimiento que siempre hemos querido darle No se podía mantener la intensidad de los contactos, ni nuestra presencia, de la manera que queríamos Esta es la razón por la que el presidente del gobierno, junto con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, decidió crear la Secretaría de Estado para Iberoamérica, como señal de respeto, con un objetivo claro de política exterior --Incluso, con rango de gobierno, como lo es una secretaría de Estado --Hasta ahora estaba en el nivel de dirección general Se pretendía dar un nivel político Por un lado, reforzar la propia estructura del Ministerio de Asuntos Exteriores, que cobra cada día una mayor importancia en el escenario internacional globalizado --y tenemos, cada día, una presencia más importante en el mundo--; y por otro lado, hacer muy visible que Iberoamérica es una prioridad política --¿Cuáles van a ser los cometidos principales de su secretaría? --Hay un objetivo general: reforzar el diálogo político, mantener una interlocución fluida y una representación del gobierno español en Iberoamérica Después hay objetivos concretos con aquellos países con los que mantenemos una relación estratégica, y con los que nos unen valores e intereses, para buscar una relación de una mayor simetría de la que existía en el pasado Para España, América Latina es importante No sólo a América Latina le interesa mantener una relación con España; también a nuestro país le interesa desarrollar esos vínculos, porque parte de nuestro futuro está en América Latina, en el sentido amplio del término, no sólo en los aspectos económicos En el ámbito político, en el económico y en el cultural, son tantas las oportunidades que se nos brindan en la región que tenemos, de verdad, que trabajar intensamente con ellos --En el terreno económico, las empresas de bandera española se han convertido en el primer inversor mundial en la zona, y también en uno de los principales en México ¿La secretaría de Estado va a ocuparse de este aspecto de modo cercano? --Decía que nuestra función, con un carácter general, será la de estrechar lazos y vínculos con todos los países Con carácter particular, converger nuestros intereses con algunos países para ponerlos en común y en valor (También) defender los intereses de las empresas españolas en América Latina --que forma parte de la defensa de los intereses de España--, y junto con ello, promover los vínculos culturales, históricos, académicos, científicos Esto es un aspecto más Hay otros organismos que tienen la competencia exclusiva sobre algunos asuntos Las relaciones económicas se llevan a través de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, las relaciones culturales dependen del Ministerio de Cultura () Pero esta secretaría de Estado tiene que llevar a cabo una labor intensa de coordinación, porque nosotros somos los que tenemos la interlocución política Tenemos que hilar mucho en el equilibrio de buscar la coordinación perfecta de todos estos intereses México: "cierta preocupación" --¿Cómo ha contemplado el gobierno español el reciente proceso electoral en México? --No ocultamos que hemos sentido una cierta preocupación, pero también consideramos que México es un país sólido, con un sistema de partidos consolidado, una democracia fuerte e instituciones que tienen los mecanismos de respuesta y de capacidad de reacción ante este tipo de incidencias --¿Cree que la difícil situación creada tras las sucesivas denuncias de fraude y la negativa a aceptar los resultados oficiales podría tener solución? --En todos los países democráticos hay establecidas reglas de juego: si en México el Tribunal Federal Electoral ha proclamado a Felipe Calderón, no hay más que decir Felipe Calderón será el próximo presidente de México --Usted hablaba de determinadas "relaciones estratégicas" con algunas naciones latinoamericanas, ¿en qué momento se encuentran las relaciones entre España y México y cuáles son los elementos fundamentales de esta relación? --México es uno de los países con los que España tiene especiales vínculos históricos, políticos y culturales Mantenemos una excelente relación y confiamos en que continúe así en el futuro Son muchos los intereses en común y ambos países quieren seguir en esa dirección --El conflicto entre el gobierno boliviano y la compañía Repsol ha pasado por momentos muy tensos ¿Afecta esta situación a las relaciones entre su país y Bolivia? --Siempre hemos querido diferenciar las relaciones políticas sobre los conflictos puntuales de cualquier cuestión En concreto sobre Repsol hay que respetar la decisión soberana del gobierno boliviano, pero también el gobierno español tiene la obligación de defender los intereses económicos españoles y el hecho de mantener una relación política fluida garantiza esa defensa Integración Iberoamericana --La firma del ALCA (Acuerdo de Libre Comercio para las Américas, impulsado por Estados Unidos) está encontrando una firme oposición social, y también de muchos gobiernos latinoamericanos Al hilo de esta situación, ¿su gobierno se ha planteado promover la creación de un organismo económico iberoamericano? --No es el gobierno español el que debe plantearse la creación de este tipo de organismos El Ejecutivo quiere ser muy respetuoso con las decisiones que competen a estos países --Hablaba de una especie de Comunidad Económica Iberoamericana en la que participara activamente su país --Para España, el que se produzca la integración iberoamericana es positivo, y de hecho, lo hemos fomentado Las cumbres iberoamericanas suponen un comienzo, en un ámbito más general, más amplio, más relacional, de avance hacia la integración iberoamericana La apuesta que el gobierno de Zapatero hace con la creación de Secretaría General Iberoamericana, con sede permanente en España, además, eligiendo al frente del organismo a una persona del prestigio de Enrique Iglesias, pone de manifiesto que nos tomamos en serio las cumbres iberoamericanas y la integración regional "Queremos hacer una apuesta: creemos que la Comunidad Iberoamericana de Naciones, actuando de manera conjunta, tiene una gran fuerza y un enorme potencial que desarrollar para beneficio de todos Si, al mismo tiempo, se producen otros ámbitos de integración económica, de integración política, personalmente creo que no son excluyentes, sino que cada país debe buscar su modelo de relaciones que le resulte beneficioso "Algunas naciones están rechazando la firma del ALCA, mientras que otras consideran que les puede resultar beneficioso para su desarrollo y su economía Ahí es donde el gobierno español no quiere entrar Pretendemos ser respetuosos con las decisiones que conciernen al ámbito de la soberanía de cada país No nos vamos a pronunciar, cuando los propios países toman sus decisiones, y cuando, en algunos de ellos, se está produciendo una contestación social Sería injerencia por nuestra parte si opináramos acerca de si los gobiernos deben o no suscribir estos acuerdos con Estados Unidos Creo que, además, no es incompatible pertenecer a distintos mecanismos de integración regional Solamente, si algún representante de un país latinoamericano me preguntara, le contestaría: si le va bien a tu país, le va bien al mío; decide en función de tus propios intereses En la medida en que le vaya bien a América Latina, también le irá bien a España Es una prueba de esa relación simétrica, entre iguales, que tengo el interés en fomentar y desarrollar La ola de izquierda -- ¿Qué opina del ascenso de la izquierda --con características distintas, según los casos-- en América Latina durante los últimos años? --Pasa como en Europa; hay ciclos políticos Suele ser producto del agotamiento de determinadas políticas, de la necesidad de renovar los planteamientos sociales e ideológicos En el caso de América Latina, también se debe al desgaste de los partidos políticos tradicionales y la emergencia de una nueva clase social, ligada a comunidades indígenas que, históricamente, han quedado fuera de los ámbitos políticos, y que, a partir del despertar de una determinada conciencia política, deciden participar activamente en los procesos electorales "Ahora hay una mayoría de gobiernos de izquierda, y en la medida en que sean capaces de colmar las expectativas de la ciudadanía, podrán permanecer más o menos tiempo" --¿Con estos gobiernos se abre la posibilidad de otra distribución de la riqueza y del desarrollo económico de estos países? --Lo están haciendo ya Ahora, creo que si hay algo que tiene América Latina a su favor, es la estabilidad política Eso es algo que conduce de manera inexorable a la estabilidad económica, y en la medida en que haya mayor desarrollo, estarán en mejores condiciones de asumir el reto de la redistribución de la riqueza Hay un país paradigmático, Chile, que se ha convertido en el referente para América Latina Ha crecido durante los últimos diez años a un ritmo que oscila entre el siete y el nueve por ciento anual Eso ha provocado que esté en condiciones de empezar a distribuir más equitativamente la riqueza Panamá está entre los países que, según el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo), crece y, al mismo tiempo, redistribuye "Es verdad que, durante los últimos 20 años, el PIB de América Latina apenas ha crecido, lo que ha dificultado los procesos de redistribución y, probablemente, ha provocado cansancio, hartazgo y frustración de sectores económicos que han estado marginados, Confío en que esto empiece a cambiar, y esa estabilidad política y económica que ahora existe, permita dar un paso más, que es la redistribución --Usted es la secretaria de Relaciones Internacionales del Partido Socialista Obrero Español Dentro de su vocación internacional, ¿era la vertiente de América Latina su preferida? --Allí es donde empecé mi actividad política internacional La primera vez que viajé a América Latina, de un modo ligado a mi actividad política, fue en 1985 Fui a Chile y a Uruguay Uruguay apenas acababa de conocer su democracia --era el primer año--, y en el caso de Chile, todavía estaba Pinochet Me he sentido muy ligada, sentimentalmente y políticamente a América Latina durante toda mi vida Es un continente al que me siento especialmente vinculada, y ahora siento que para España es un enorme privilegio contar con una región con la que hay que establecer canales de colaboración y cooperación Es verdad que el primer elemento, la lengua, nos da una fuerza extraordinaria, que todavía no ha sido suficientemente explorada Una lengua, que es un vehículo de pensamiento, además de comunicación, que es común a centenares de millones de personas, nos da una fuerza extraordinaria

Comentarios