Londres y Moscú: "Guerra" diplomática

lunes, 11 de diciembre de 2006
Londres, 11 de diciembre (apro) - Gran Bretaña y Rusia están al borde de una "guerra diplomática" La causa: la misteriosa muerte por envenenamiento con polonio 210 del exespía ruso Alexander Litvinenko Fuentes allegadas a la ministra de Exterior británica, Margaret Beckett, comentaron a Apro la tensa situación con Moscú, y revelaron que las autoridades de Gran Bretaña --que son asesoradas minuto a minuto por Scotland Yard y por el Departamento antiterrorista de la Policía Metropolitana (SOCA)--, apuntan al Kremlin como responsable directo o encubridor del envenenamiento de Litvinenko La alarma llegó a tal punto, que el Departamento de Análisis y Evaluación Financiera del Ministerio del Tesoro británico ya calcula las pérdidas económicas en caso de que las compañías rusas dejen de hacer negocios con sus pares británicas, y viceversa "Ellos dicen que van a colaborar Vamos a ver qué sucede Nuestros pronósticos son pesimistas Si hay reticencias (por parte de Moscú para cooperar), las dudas son mayores aún", dijo la vocera diplomática desde su oficina del señorial Pall Mall, a pocos metros del palacio de Buckingham Todo esto ocurre cuando nueve detectives especializados en resolver crímenes complejos de Scotland Yard viajaron el pasado 4 de diciembre a Moscú para interrogar a los sospechosos y testigos clave del caso Litvinenko, que cada vez más se parece a una novela policiaca de John Le Carré Los agentes --que cuentan con poderes especiales y dispositivos electrónicos al mejor estilo James Bond-- permanecerán por lo menos varias semanas en la capital británica, mientras analizan las huellas y evidencias del caso Esa "visita" se produjo luego que un avión de British Airways (BA), que cubría la ruta Moscú-Londres, dio positivo por los rastros del polonio 210, lo que hizo suponer que ese veneno fue transportado de la capital rusa a la ciudad británica Expertos forenses saben en detalle que el polonio 210 ha sido utilizado en el pasado en laboratorios secretos rusos, para la producción de armas nucleares Obstáculos rusos Desde Moscú, las señales parecían oscurecerse con el correr de los días La Fiscalía General de Rusia confirmó el pasado 5 de diciembre que el Kremlin no extraditará a Gran Bretaña a ningún testigo o sospechoso buscado por Scotland Yard en el marco de las investigaciones policiacas por la muerte del exespía ruso El fiscal general, Yuri Chaika, destacó que cualquier interrogatorio o juicio a un ciudadano de nacionalidad rusa deberá realizarse en Rusia, mientras que el servicio penitenciario de ese país comunicó oficialmente que los investigadores británicos no podrán reunirse con el exteniente coronel de la KGB, Mijail Trepachkin, quien cumple una condena de cuatro años en una cárcel de los Urales Esto es clave en la investigación policiaca, ya que Trepachkin, en prisión por haber revelado secretos de Estado, había pedido ser interrogado por los agentes británicos, porque, según afirmó, tiene conocimiento que hace años los servicios rusos formaron un equipo especial para asesinar a Litvinenko y otras personas muy críticas con el gobierno del presidente ruso Vladimir Putin Los detectives británicos tampoco fueron autorizados a entrevistar a Andrei Lugovo, exmiembro de la KGB y socio de dos de las tres personas que se reunieron en Londres con el exespía ruso el 1 de noviembre, día en que éste enfermó debido al envenenamiento radiactivo Lugovoi se encuentra internado en un centro médico de Moscú para ser analizado por rastros radiactivos Los detectives británicos lo consideran como uno de los sospechosos que transportó en octubre pasado el polonio 210 a Londres La decisión de Rusia de impedir la labor de los agentes de Scotland Yard enfureció a los diplomáticos británicos Desde el gobierno, tanto el primer ministro británico, Tony Blair, como el ministro del Interior, John Reid, advirtieron públicamente que no habrá obstáculos "políticos ni diplomáticos" para encontrar a los responsables Blair incluso fue más allá: calificó de "prioritaria" la investigación por la muerte de Litvinenko Según analistas, ello es clave para el gobierno de Gran Bretaña, ya que si quiere seguir como miembro creíble en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, no puede dejar pasar las acciones del régimen de Putin, a quien Litvinenko acusó de los atentados terroristas de 1999 en contra de un edificio de departamentos en Moscú y en los que murieron más de 300 personas, así como del asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya, acribillada el 11 de octubre pasado a la salida de su departamento en la capital rusa En una carta póstuma escrita pocas horas antes de morir, el exagente secreto acusó abiertamente a Putin por el envenenamiento Ahora Londres cree que Litvinenko estaba en lo cierto El problema es que sin evidencias concretas, que parecen no querer ser reveladas por Moscú, el gobierno de Blair no podrá lanzar las acusaciones formales Teorías de complot Desde Italia, el canciller italiano Massimo D'Alema, trató de bajar el tono a las tensiones entre Gran Bretaña y Rusia, y afirmó que las autoridades rusas están "dispuestas a colaborar" con los países interesados en investigar la muerte de Litvinenko Pero funcionarios de la cancillería británica creen que éstas son sólo tretas diplomáticas Consideran que si los agentes ingleses que se encuentran en la capital rusa no logran entrevistar a los testigos clave, la situación "empeorará" "Podemos recurrir a la ONU", comentó a Apro una fuente diplomática El pasado 5 de diciembre, en conferencia de prensa en la capital rusa, Chaika dijo que la policía británica no puede efectuar ningún arresto a ciudadanos rusos, porque ello "es imposible" bajo la constitución de su país Además, advirtió que no habrá ningún traslado de sospechosos de Moscú a Rusia en el marco de la investigación en curso La investigación por la muerte de Litvinenko se amplió, ya que los peritos forenses hallaron rastros radiactivos de polonio 210 en una oficina del barrio de Cavendish Place, y una habitación del hotel Parkes de Knightsbridge, ambos en el centro de la ciudad También fue examinada una habitación de la embajada de Gran Bretaña en Moscú A Londres le preocupa haber sido el centro de un complot más cercano a la Guerra Fría que al escenario internacional del siglo XXI Debido a que Litvinenko obtuvo nacionalidad británica en octubre pasado, la causa quedó en manos de las autoridades británicas La investigación ?cuyo costo ya supera los 2 millones de dólares--, se extendió al área de Salud y Protección Ciudadana, ya que la Agencia de Protección Sanitaria (HPA) fue contactada por unas 3 mil personas en Gran Bretaña por temor a la contaminación radiactiva De ese total, 27 pacientes fueron enviados con especialistas en radiación como medida de precaución En declaraciones al diario griego Kathimerini, difundidas el pasado 4 de diciembre, el ministro ruso de Defensa, Serguei Ivanov, insistió en que Litvinenko fue sólo "un oficial subalterno", y que afirmar que estaba al corriente de mucha información en su calidad de agente de primer orden "no corresponde en nada a la realidad" Mientras, varios integrantes de las reuniones de emergencia Cobra del gobierno británico, que se reúne solamente ante emergencias civiles, fueron informados por los servicios secretos británicos que Litvinenko "fue probablemente asesinado por personas patrocinadas por el gobierno ruso" Las sospechas "se centran firmemente" en Moscú, dijeron Los agentes rusos, por su parte, están muy activos en Gran Bretaña, de la misma manera que ocurría en la Guerra Fría "La sofisticación de estos círculos representa la mayor amenaza de espionaje que enfrenta hoy en día el gobierno de Londres Más de 30 espías operan de forma secreta en Gran Bretaña", contó a Apro un miembro de la Policía Metropolitana "La mayoría de ellos (los espías rusos) están monitoreando los movimientos y actividades de rusos exiliados y oponentes del gobierno de Vladimir Putin, aunque otras áreas de interés son las Finanzas, la Energía, la Defensa y la Industria Electrónica", agregó Gran Bretaña espera con ansiedad las conclusiones de la pesquisa policial y si éstas permitirán a la Fiscalía de la Corona elevar cargos criminales Lo cierto es que en caso que los culpables estén dentro del Kremlin o los servicios secretos rusos, las tensiones entre ambos países podrían extenderse a la arena internacional En Moscú, para el periódico Rossiyskaya Gazeta, la muerte de Litvinenko debe ser vista en relación con el supuesto envenenamiento del expremier ruso Yegor Gaidar "La serie de intentos de asesinato y muertes --Politkovskaya, Litvinenko, Gaidar-- es, efectivamente, nuestro 11 de septiembre La resonancia se escucha a escala mundial", escribió Para el parlamentario ruso Alexander Khinshtein, no se trata de incidentes aislados, sino de un plan de desacreditación contra Putin "Estamos lidiando con un plan ominoso para desacreditar a Rusia y a Putin en la arena internacional", declaró a la revista Komsomolskaya Pravda El pasado 23 de enero, las relaciones diplomáticas entre Londres y Moscú sufrieron una fuerte recaída, luego que Rusia acusó a diplomáticos británicos de estar envueltos en espionaje Moscú acusó a los agentes ingleses Christopher Pirt, Marc Doe, Paul Crompton y Andrew Fleming, de pasar información secreta a Londres a través de sistemas de comunicación de avanzada escondidos en rocas vaciadas por dentro en un parque de Moscú con el propósito de apoyar las tareas de organizaciones no gubernamentales en Rusia críticas al Kremlin La cancillería británica negó categóricamente esas acusaciones

Comentarios