Los sobornos de Siemens

martes, 26 de diciembre de 2006
Berlín, 22 de diciembre (apro) - El temblor que en las últimas semanas sacude a Siemens no da muestras de ceder Cinco de sus ejecutivos, pertenecientes al sector de comunicaciones Siemens-Com, se encuentran detenidos con prisión preventiva La fiscalía de Munich investiga a 12 empleados jerárquicos; sospecha que participaron en un sistema de cajas negras, destinado a financiar sobornos en el extranjero entre 1999 y 2006, con el fin de adjudicarse proyectos y contrataciones La prensa alemana consigna pagos a diversos ministerios griegos para la adjudicación de obras de infraestructura para los Juegos Olímpicos de 2004 También se han mencionado operaciones irregulares en países de África, Asia, Europa del Este y el Caribe La fiscalía de Munich estima que el monto de la defraudación ascendería, como mínimo, a 200 millones de euros En muchos casos, el blanqueo del dinero se habría hecho a través de pagos a consultoras y asesores, o desviándolo hacia empresas o bancos en Austria y Suiza El escándalo de Siemens conmueve profundamente a la economía alemana La clase política da muestras de preocupación Para un país que vive de sus exportaciones, el buen nombre es ?junto a la calidad de sus productos? clave de su sustentabilidad económica En 1999, el gobierno alemán ratificó junto con otras naciones industrializadas un convenio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por el cual se compromete a no obtener contratos en el extranjero a través del pago de sobornos Anteriormente estos pagos irregulares se entramaban en la actividad financiera de muchos consorcios germanos de manera poco menos que abierta Hasta 1999, las empresas alemanas podían, incluso, deducir estos sobornos de los impuestos El escándalo de Siemens indica que, pese a las modificaciones legales, los arreglos entre los funcionarios de numerosos países y los ejecutivos de los grandes consorcios no han perdido vigencia La corrupción recae sobre el bolsillo de los usuarios, que pagan la obra, la comisión y el sobreprecio Los especialistas alemanes coinciden en señalar que Siemens no ha operado de una forma diferente a la de otros grandes consorcios germanos "En el caso de Siemens, que construye grandes proyectos de infraestructura, reactores y usinas, proyectos de tránsito, telecomunicaciones, tecnología médica, en general bajo contrataciones oficiales, el peligro de corrupción es mayor que en el caso de operaciones con otro tipo de artículos de consumo", dice a Apro Peter von Blomberg, vicepresidente de Transparencia Internacional en Alemania Debido a las sospechas de corrupción, el pasado 11 de diciembre Transparencia Internacional expulsó a Siemens en su condición de miembro asociado a la organización Incluso, algunos institutos de investigación económica, acostumbrados a usar un lenguaje moderado, esta vez han cambiado el tono Hans-Werner Sinn, presidente del instituto IFO, en Munich, señaló: "Sin sobornos, Siemens no hubiera podido avanzar internacionalmente en los grandes proyectos" La pregunta que ahora ocupa a la prensa alemana es hasta qué punto el directorio central de Siemens estaba al tanto de lo que ocurría; y si un hipotético desconocimiento exime a la cúpula de responsabilidad Todo apunta a pensar que el sistema de sobornos llegaba hasta muy arriba dentro de la estructura jerárquica de la empresa Así lo confirmó la justicia alemana al detener el 12 de diciembre a Thomas Ganswindt, quien hasta septiembre había estado a cargo de Siemens-Com Ganswindt estaba llamado a ser, según muchos, el sucesor natural de Heinrich von Pierer al frente de este robusto imperio, el mayor consorcio electrónico de Alemania, que en todo el mundo suma 475000 empleados En enero de 2005, después de 13 años de estar al frente de Siemens, Heirich von Pierer dejó la presidencia del consorcio Su nombre, que ya antes había sonado para el cargo de presidente federal de Alemania, entonces se mencionó como posible candidato a ocupar el ministerio de Economía; pero prefirió asumir al frente del consejo de supervisión de Siemens El código alemán de buen gobierno empresario considera que esta práctica no es recomendable La coalición en el gobierno de Alemania acaba de anunciar que presentará un proyecto de ley en 2007, que prohíba a miembros del directorio de un consorcio ocupar puestos de supervisión tras su retiro Propios y extraños le reconocen a Pierer su labor de lucha contra la corrupción dentro de Siemens Dice estar preocupado en limpiar la "mancha de corrupción" El hombre, de 65 años, se niega a renunciar "Hemos actuado de buena fe y ahora nos atenemos a las consecuencias", ha declarado A su juicio, un grupo de trabajadores se confabuló para violar todos los controles internos de la empresa Hasta el momento, la fiscalía de Munich no ha llamado a Pierer a declarar, ni siquiera en calidad de testigo Peter von Blomberg, vicepresidente de Transparencia Internacional en Alemania, señala que el juicio contra Pierer sería lapidario, de comprobarse que su lucha contra la corrupción empresarial no ha sido más que una hipocresía "Uno puede imaginarse que en Siemens se actúo decididamente de modo de dejar a Pierer afuera del asunto, para no someterlo a posteriores dificultades --dice Blomberg a Apro--; pero nadie lo sabe Incluso si así hubiera sido, y él no hubiera tenido idea, el caso salpica al menos en su cercanía, en el ámbito directivo de la empresa Todo indica que las medidas que se tomaron no fueron decididas y ejecutadas por estratos inferiores" Obediencia tácita Otro de los cinco detenidos con prisión preventiva es un exjefe de contaduría de Siemens-Com, cuyo nombre no ha trascendido Para su abogado, Steffen Ufer, mal podría culparse a empleados de haber obrado en interés propio a espaldas de la empresa, pues está claro que los actos de corrupción favorecieron a Siemens Blomberg acerca otra clave: "Hay diferentes formas de obediencia Hay personas que por ambición, renombre y dinero hacen cosas que no están permitidas, imaginando que, en caso de que se hagan públicas, la empresa los va a proteger" A su juicio, también es decisivo el tipo de contrato que liga a estos ejecutivos a las empresas Se trata de contratos vinculados al éxito de manera directa Se gana en función de lo que se vende "Si a través de estas medidas, que también a la empresa le sirven, estos managers tienen un gran beneficio personal, la tentación de aplicarlas es mucho más grande", explica Blomberg Puertas adentro, el sistema parece haber funcionado de manera aceitada Incluso el departamento de control interno de Siemens, que debería prevenir la corrupción, fue convenientemente anulado Una carta de 2004, dirigida por este departamento hacia sus superiores, alertaba acerca de extraños procedimientos de pago Michael Kutschenreuter, exmanager de Siemens-Com, quien se halla bajo prisión preventiva, dijo haber comunicado el tema al entonces jefe de finanzas, Heinz-Joachim Neubürger Éste le dijo que tomaría cartas del asunto Días después, el departamento de control interno se disculpó por el "error", atribuido al "excesivo celo" de un empleado joven En mayo de este año, Neubürger renunció sorprendentemente a su puesto Según consigna el semanario Der Spiegel, ya en 2001 un grupo de empleados y asesores externos habría puesto sobre aviso a sus superiores de las enormes sumas de dinero que fluían hacia empresas desconocidas Nadie los escuchó Algunos directivos, como el actual jefe de finanzas, Joe Kaeser, niegan haber estado al tanto de algo así El detenido Thomas Ganswindt, sin embargo, reconoció ante la justicia que había fondos que se "derivaban" y que no servían para el enriquecimiento personal de los empleados Siemens pareció reaccionar cuando ya no era posible el ocultamiento "Uno está sorprendido por las reacciones que llegan con marcada tardanza y, hasta ahora, sin ninguna aceptación de la culpa", señala Blomberg Con el agua al cuello, la empresa anunció la creación de un paquete de medidas de control externo, a cargo de un exfiscal de la ciudad de Stuttgart, un bufete internacional de abogados y del exfundador de Transparecia Internacional, Michael J Hershman Cuando la comisión de supervisión bursátil estadunidense (SEC, según sus siglas en inglés), dio muestras de querer intervenir en la investigación, Siemens reconoció la existencia de pagos dudosos, entre 1999 y 2006, por un monto de 420 millones de euros El consorcio corrigió su balance 2005/2006 Pagó al fisco alemán 168 millones de euros en concepto de impuestos adicionales El lunes 11 de diciembre, Siemens presentó un documento ante la SEC Las acciones del consorcio alemán cotizan en la bolsa de Nueva York desde 2001 De comprobarse que los sobornos también llegaron a Estados Unidos, podría verse en serios problemas, ya que éstos están expresamente penados por una ley de 1977 Eso significa que la firma en Munich podría recibir en cualquier momento la visita de enviados de la SEC, y eventualmente recibir denuncias en Estados Unidos contra sus directivos Blomberg señala que las medidas tomadas por Siemens, tales como la aceptación de un consejero anticorrupción, se anticipan a una esperable intervención de la SEC Perspectivas Para Heinrich von Pierer no sólo está en juego su puesto, sino también su reputación Tanto políticos como grupos de accionistas le han pedido la renuncia Eso incluye al alcalde de Munich, el socialdemócrata Christian Ude, y al jefe de la fracción parlamentaria del Partido Verde, Fritz Kuhn La propia canciller Angela Merkel ha debido confrontarse con el tema Pierer ocupa el cargo de consejero del gobierno federal en el área de innovación y crecimiento económicos Desde diferentes sectores se ha exigido su alejamiento del cargo hasta que se aclaren las denuncias Las penas contra Siemens podrían ascender a varios millones de euros En el futuro próximo peligra el crecimiento de la empresa El escándalo ha producido la demora del acuerdo entre Siemens y la finlandesa Nokia para la creación de una empresa conjunta Cabe esperar también que algunos países que luchan contra la corrupción decidan apartar a Siemens de sus contrataciones Debido a la importancia de Siemens a nivel mundial, algunos especialistas creen que el caso puede convertirse en un modelo Se supone que una revisión profunda demandará, al menos, dos años, y que todavía puede haber muchas sorpresas Sobre todo si no sólo se investiga el sector de comunicaciones, Siemens-Com, que es el que está en la mira, sino al consorcio en su totalidad, observando eventuales sobornos en el extranjero Un principio de solución, según Peter von Blomberg, parte de que los exportadores respeten la prohibición, acordada por el convenio de la OCDE, oponiéndose a los sobornos ofrecidos, "porque la corrupción requiere siempre de dos partes Y si una se niega, entonces la corrupción no funciona", sostiene Blomberg Transparencia Internacional propone que las empresas que se presentan a la licitación de un contrato estén unidas por un acuerdo mutuo de integridad, obligándose a renunciar a la corrupción "El tema es que cada uno piensa que si no soborna, lo hará su competidor", opina Blomberg "Si no me someto a esta regla, otro lo hará Este es el círculo vicioso En ese sentido los Estados industrializados tienen una gran responsabilidad y, por supuesto, también las grandes empresas como Siemens", agrega A su juicio, las empresas alemanas evidentemente no marchan en esta dirección, sino que "se limitan a señalar con el dedo a países en los que la corrupción es esperable y se consideran a si mismos justificados, ya que otros pondrían las reglas, y como exportador uno debe adaptarse o despedirse de la licitación" El semanario Der Spiegel sostiene que la General Electric, el rival de Siemens, ha encontrado otro camino para adjudicarse los proyectos en países con altos niveles de corrupción General Electric se presentaría allí como comisionista y dejaría a otras empresas locales libradas a la guerra sucia por los contratos El secretario general del SPD, Hubertus Heil, reclamó la aclaración total del caso, ya que "daña la economía alemana y a Alemania en su totalidad" Su colega socialdemócrata, Rainer Wendt, declaró que el caso Siemens debería servir como detonante para buscar soluciones a nivel europeo El SPD exige que el combate contra la corrupción se convierta en tema prioritario de la presidencia del Consejo Europeo, que Alemania asumirá durante seis meses a partir de enero El vicepresidente de Transparencia Internacional en Alemania, Peter von Blomberg, cree que este proceso va a tener consecuencias y que mucho depende de cómo asumen las empresas el problema: "Si las grandes empresas abren los ojos y se vuelven activas en su lucha contra el soborno, atrayendo a las más pequeñas hacia otra modalidad, sería un paso adelante, pero no podemos estar seguros de que esto ocurra" Consultado acerca de si este escándalo podría cambiar la forma de hacer negocios de los grandes consorcios en Latinoamérica, Blomberg sostiene que, aunque hasta ahora esto es sólo un deseo, "hay indicios de que muchas otras empresas, que operan en Latinoamérica ?aunque el tema abarca también a otras regiones del mundo? están consternadas con el escándalo y se han puesto a reflexionar"

Comentarios