Afganistán: El regreso de la policía religiosa

lunes, 4 de diciembre de 2006 · 01:00
México, D F, 4 de diciembre (apro)- En Afganistán vuelve a funcionar la llamada policía religiosa Antes se llamaba Ministerio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio Ahora tiene por nombre Departamento de Instrucciones Islámicas El gobierno del presidente Hamid Karzai asegura que éste departamento es distinto y no cometerá los excesos del anterior ministerio Pero su personal es casi el mismo y su funcionamiento está basado en los preceptos de la Sharia, ley islámica La reaparición de la llamada policía religiosa es un signo del fortalecimiento de los talibanes, quienes operan a pesar de la presencia de las fuerzas militares de la coalición que encabeza Estados Unidos y los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) La policía religiosa está estrechamente relacionada con los talibanes Su función: vigilar y hacer cumplir la Sharia, la ley islámica en la versión más dura e intolerante del Islam Muchos de sus integrantes son jóvenes fanáticos que patrullan las calles con palos, látigos, varas o cadenas para golpear a quien consideran merece un castigo También llevan ametralladoras kalashnikov Pueden entrar a cualquier vivienda, comercio u oficina para asegurarse que la gente vive "como Alá manda" Cuando en 2001 Estados Unidos invadió Afganistán, sus habitantes no sabían si los talibanes perderían o no la guerra, así que, por si las dudas, muchos mantuvieron la férrea disciplina, a pesar de que el gobierno de Hamid Karzai reabrió cines, escuelas, no exigió a las mujeres el uso de la burka e incluso anunció que las mujeres podían maquillarse Pero ahora, conforme avanzan militarmente los talibanes en el sur del país hacia Kabul, éstos van reinstaurando tribunales islámicos y su férrea moral Las más afectadas son las mujeres y las niñas, pues el conjunto de restricciones violenta sus derechos humanos fundamentales: su integridad física y su dignidad La policía religiosa aplicó castigos por oír música, escuchar el radio, usar internet, tener fotografías o pinturas, jugar ajedrez y ver la televisión También, por ir al cine, al teatro, por practicar danza y participar en cualquier juego de mesa Los castigos eran en el momento, sin juicio, sin abogado, sin posibilidad de apelar o amparase El que la barba de un hombre no fuera lo suficientemente larga (mínimo 12 centímetros), fue motivo para una paliza No llevar burka o que ésta fuera demasiado corta, se pagaba con 40 latigazos La burka "El rostro de una mujer es una fuente de corrupción para los hombres que no son familiares suyos", enseña la tradición La primera regla para una mujer es cubrir todo su cuerpo, incluso los ojos Ni un centímetro de piel debe asomar De ahí que la burka tiene en la zona de la cara un tejido un poco más holgado que permite ver y respirar Según la Sharia, a las mujeres no se les permite estar visibles ni siquiera en sus casas En marzo de 1997, el gobierno talibán ordenó a los residentes de Kabul cubrir las ventanas de sus casas en los pisos bajos para que las mujeres no pudieran ser vistas desde la calle El gobierno talibán ya no está, pero la policía religiosa ha vuelto Según las reglas de ésta policía, las mujeres no deben salir a la vía pública Si lo hacen, deberá ser bajo la burka e ir acompañadas por un familiar de sexo masculino Una mujer nunca deberá sentarse en el asiento delantero de los autos ni tomar taxis sin la compañía de un pariente hombre Solo niños varones menores de 12 años pueden cobrar el boleto de autobús a una mujer La milenaria práctica de arreglar el matrimonio de los hijos se mantiene Las mujeres son concedidas como esposas desde la infancia Escapar a una boda es uno de los delitos más graves El adulterio se castiga con la muerte por lapidación, aunque la acusación no se pueda comprobar Un doctor no puede hablar con sus pacientes del sexo femenino, mucho menos examinarlas Ellas deben explicar todo a su familiar hombre para que éste se lo explique al médico y éste, a su vez, se imagine qué enfermedad padece Durante el régimen talibán se cerraron los baños públicos de mujeres, el único lugar donde ellas podían bañarse con agua caliente También se prohibió el maquillaje y son varios los casos documentados por Amnistía Internacional de mujeres a quienes se les cortaron la punta de los dedos como represalia por usar barniz de uñas Cuando los talibanes llegaron al poder, prohibieron que las mujeres trabajaran En otras palabras, despidieron a la mitad de la población del país Algunos sectores fueron duramente afectados, como el de la educación, ya que el 70 por ciento del personal docente estaba compuesto por mujeres Ellas constituían el 40 por ciento de los médicos y el 50 de los funcionarios públicos "La mujer es una flor que deber permanecer en la casa, en agua, para que el hombre, al volver, huela su perfume", afirmó en 1996 el Mullah Abdul Hayee, presidente del Consejo de Ulemas (clérigos) de Kandahar En Afganistán se viola abiertamente la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer La Convención establece, en resumen, los mismos derechos y condiciones de igualdad entre hombres y mujeres Afganistán tiene una de las tasas más elevadas de analfabetismo del mundo: más del 75 por ciento En Kandahar y Herat, los talibanes cerraron todas las escuelas para niñas y la educación superior es un privilegio para estudiantes masculinos El citado Abdul Hayee dijo: "Se proporciona educación básica a las mujeres en el hogar y los varones se encargan de las mujeres que no necesitan ni empleo ni educación superior" El ascenso de los talibanes acabó con los precarios logros de los años de la influencia soviética en el que las mujeres participaban activamente de la vida política, económica y social del sufrido país asiático Los tribunales La Administración de Justicia está delegada en Tribunales Religiosos que aplican la Ley Islámica Los jueces dan su veredicto según su interpretación de la ley y de las tradiciones del clan al que pertenecen En pocos minutos el juez puede dictar que a un ladrón le amputen la mano, que lapiden a una adultera o que cuelguen a cualquiera "Se trata de leyes y reglamentos divinos y serán válidos hasta que termine el mundo", sentenció el Mula Abdul Hayee Mohammed Qasim, ministro de Asuntos Religiosos, declaró sobre la reaparición de la policía religiosa: "No es como el que existía con los talibanes Nosotros no usaremos la fuerza, sino predicadores que ayuden a la gente a fomentar la virtud y prevenir el vicio" Nadie le creyó La idea de reactivar el Ministerio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio tiene apenas cuatro meses y, al parecer, es una concesión que hace el presidente Hamid Karzai a los líderes políticos conservadores que no dejaron de presionarlo Cuando el gobierno talibán fue derrocado en 2001, la policía religiosa no desapareció, sino que estuvo en hibernación Esperaba el momento oportuno para resurgir Tal parece que éste llegó, pues el presidente Karzai quiere recuperar a los vigilantes de la moral El Ministerio de Religión y la Asamblea Nacional (Parlamento), integrada principalmente por conservadores, todavía tienen que aprobar su restablecimiento Karzai se encuentra bajo presión de los fundamentalistas y quiere tomar la delantera a los talibanes para hacerse del control de este organismo Y es que los talibanes han recuperado el control del sur del país El éxito de su ofensiva ha puesto en jaque al gobierno de Kabul, donde, incluso, se realizan atentados suicidas a unas cuantas calles del palacio presidencial, resguardado por tropas extranjeras La Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), desplegada un año después del final de la guerra contra los talibanes, carece de poder real, no tiene efectivos suficientes y existen serias dudas sobre su continuidad Estados Unidos traspasó el mando a la OTAN, pero se niega a aportar más fondos y soldados Así, la ISAF sólo pueden ofrecer seguridad en la capital y salvaguardar la vida del presidente Karzai El pasado 30 de noviembre, durante el encuentro de los miembros de la OTAN, en Riga, Letonia, los países miembros no aceptaron enviar más tropas a Afganistán El ejército afgano cuenta con tres mil soldados mal equipados, sin entrenamiento Fuera de la capital, no existen estructuras institucionales Sólo los jefes tribales imponen autoridad

Comentarios