Uruguay: Fin de la "luna de miel"

lunes, 22 de mayo de 2006
Montevideo, 22 de mayo (apro) - Tabaré Vázquez ya no respira popularidad En medio de la peor crisis diplomática con Argentina por la construcción de dos plantas de celulosa en la frontera, el respaldo al presidente uruguayo cayó al 44 por ciento, según un sondeo de la consultora Equipos Mori, un año y dos meses después de asumir el gobierno con un apoyo popular sin precedentes, de cerca del 70 por ciento de la población "Entre febrero y abril de 2006, la aprobación de los uruguayos a la gestión del presidente Vázquez cayó 10 puntos y la desaprobación creció 11 puntos, lo que significa, ahora sí, el fin de la luna de miel con el gobierno", dijo Ignacio Zuasnabar, director de Opinión Pública de la encuestadora, en un informe publicado por la prensa local Para Zuasnabar, "la pérdida de aprobaciones de Vázquez se concentra en buena medida entre sus propios votantes, particularmente en los segmentos ideológicos que se definen básicamente como de `centro izquierda`" Vázquez asumió la presidencia del Uruguay el 1 de marzo de 2005 en un clima de gran expectativa, debido a que se convirtió en el primer mandatario socialista del país Vázquez venció en las elecciones del 31 de octubre de 2004 con el 50,69 por ciento de los votos, al frente de la coalición de izquierdas Frente Amplio-Encuentro Progresista Su triunfo puso fin a más de un siglo de dominación de los partidos tradicionales Blanco y Colorado, de orígenes conservadores, sólo interrumpida por dictaduras militares Su asunción marcó un período de efervescencia política en el país Siete de cada 10 uruguayos respaldaba a Vázquez, un mandatario recibido con elogios y los brazos abiertos por sus colegas vecinos, como Luiz Inacio "Lula" da Silva, de Brasil y, especialmente, Néstor Kirchner, de Argentina Hoy, 14 meses después, Vázquez está distanciado de Kirchner, en medio de la peor crisis diplomática bilateral por motivos medioambientales y se aleja cada vez más del Mercosur, el bloque subregional que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y al que anunció su ingreso Venezuela El objetivo parece cada vez más claro: cansado de ser el eterno "postergado" del pacto regional por las "asimetrías" existentes entre los distintos miembros que favorecen a los "poderosos", Montevideo busca acercarse a Washington y coquetea con un tratado comercial con Estados Unidos, prohibido por los estatutos del Mercosur "Pero no estamos ante una crisis política o ante un cambio radical en el rumbo del gobierno que provoque un descrédito repentino de la población", dice en entrevista con Apro el analista Santiago López, de Equipos Mori Economía y política El retroceso de la popularidad de Vázquez no está en la realidad económica del país En 2005, la economía uruguaya creció 6 por ciento El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo, en abril pasado, que en 2006 el crecimiento de la economía sería del 4 por ciento y de 3,5 por ciento en 2007 Hace sólo cuatro años, el país atravesaba la peor crisis de su historia, con una caída estrepitosa del PIB, de la mano del colapso económico argentino El caos social y financiero se adueñaba de ambas orillas del Río de la Plata Hoy, los índices sociales, económicos y financieros parecen estabilizados La tasa de desempleo se sitúa en 12,4 por ciento, según la última medición del Instituto Nacional de Estadística (INE) La inflación en 2005 fue de 4,9 por ciento y se estima para este año que rondará entre 3,5 y 5,5 por ciento Un tercio de la población uruguaya está por debajo de la línea de pobreza, según el INE El último estudio oficial estableció que el número de pobres en Uruguay alcanza a 870 mil ciudadanos, sobre una población de 3,2 millones de habitantes, lo que equivale al 31,2 por ciento de la población Para Federico Fischer, analista y socio de la consultora LVM-Uruguayinvest, en la caída de la popularidad de Vázquez "básicamente no hay un efecto importante de la economía" "La economía seguirá en una senda de crecimiento, aunque algo menor a la de 2005, añade, y dice que, sin embargo, "habrá que mirar con cuidado ciertos factores: la subida de tasas internacionales y el efecto que ello tendrá en los flujos de capitales hacia la región, así como la incidencia en los desembolsos de pago de deuda externa" Indica: "Por otra parte, en 2007 entrará una importante reforma impositiva que reimplantará, luego de varias décadas, el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas en Uruguay, y habrá que ver qué efecto tiene su efectiva implementación Por otra parte, habrá que tener mucho cuidado en el manejo del aspecto fiscal, ya que el peso del gasto estatal en la economía uruguaya sigue y seguirá siendo un problema estructural importante" La caída Los motivos de la caída en la popularidad de Vázquez se encuentran entonces en otros ámbitos, en especial en los países vecinos, de acuerdo con analistas Para Zuasnabar, "el desgaste que provocó sobre la imagen del presidente el manejo del conflicto con Argentina por la instalación de las plantas de celulosa, aparece como la principal explicación de esta caída en sus niveles de aprobación" Explica: "La caída no afecta a otros miembros del gobierno que se mantuvieron alejados del conflicto --como el Ministro de Economía, Danilo Astori--, aunque sí daña la figura del canciller Reinaldo Gargano A su vez, la oposición saca réditos de la situación encontrando --casi por primera vez en lo que va del período de gobierno-- un tema de sintonía con el electorado en la crítica al gobierno de Vázquez" La crisis con Argentina fue inesperada y dañó lo que parecían ser sólidos vínculos entre Vázquez y Kirchner, dos presidentes "progresistas" quienes se evitaron a toda costa durante la cumbre de Viena de mediados de mayo, que reunió a jefes de Estado de Europa, América latina y el Caribe El motivo: la construcción de dos plantas de celulosa por parte de las empresas Botnia (Finlandia) y Ence (España) en la localidad uruguaya de Fray Bentos, sobre el río Uruguay, frontera natural entre ambos países La inversión ronda los 1800 millones de dólares El gobierno argentino, vecinos de la zona y organizaciones ambientalistas, sostienen que las dos plantas contaminarán la región, un polo turístico importante para la provincia argentina de Entre Ríos Los vecinos de la ciudad argentina de Gualeguaychú, frente a Fray Bentos, cortan periódicamente los puentes que unen a ambas orillas, para protestar por la decisión de Montevideo de seguir adelante con el proyecto Las pérdidas que provoca la paralización del tránsito binacional son millonarias Pero, a pesar de los enfrentamientos cada vez más fuertes entre ambos países, Montevideo otorga la mayor prioridad a la construcción de las plantas, debido al tamaño de las inversiones, y asegura que no contaminarán la zona "La construcción de las plantas tiene un impacto en varios aspectos Primero, se trata de la inversión extranjera directa más importante de la historia reciente del país, de casi dos mil millones de dólares, o 10 por ciento del PBI uruguayo, con todo lo que ello implica", dice Fischer "En segundo lugar, es un generador actual y futuro de miles de nuevos empleos Y, tercero, ayudará a consolidar la importancia de la inversión en el sector forestal-industrial, lo cual ya ha traído y traerá nuevas inversiones en el área", señala "Por sobre todo ello, hay un aspecto estratégico fundamental: la señal positiva a inversionistas en cualquier área de la economía uruguaya: que en Uruguay se respeta el orden jurídico y la propiedad privada, extremo que ha quedado demostrado por el hecho de que el gobierno uruguayo, más allá de las presiones argentinas, ha insistido en que no tiene potestades para pedirle a dos empresas extranjeras de importancia, que han decidido invertir en el país, que alteren sus planes (deteniendo momentáneamente la construcción de las plantas, como pretende Argentina)", señala el analista Según el estudio de Equipos Mori, "fundamentalmente, el conflicto con Argentina, parece marcar, ahora sí, `el final` de la luna de miel El gobierno puede recuperar parte del terreno perdido, pero es difícil que, en el corto plazo, retorne a los niveles de aprobación promedio que tuvo durante su primer año" De acuerdo con el sondeo, a fines de abril pasado el índice de popularidad de Vázquez cayó de 54 al 44 por ciento en relación a febrero, y la desaprobación a su gobierno pasó de 18 a 29 por ciento en el mismo lapso El sondeo reveló que "un conjunto de votantes frentistas (básicamente, de "centro izquierda") pasó de aprobar la gestión de Vázquez a tener juicios neutros Paralelamente, un conjunto de votantes nacionalistas (Partido Blanco) y colorados (Partido Colorado) de "centro" y "centro derecha" pasó de sostener juicios neutros a alimentar la desaprobación" La encuesta advirtió además que "la aproximación a Estados Unidos y el eventual tránsito hacia un acuerdo de libre comercio suenan como novedades poco atractivas para la mayoría de los grupos más radicales del Frente Amplio", la coalición de izquierda en la que se asienta el gobierno y en la que los exguerrilleros Tupamaros lograron la mayoría de los votos en los comicios "La propia izquierda en Uruguay esperaba más (del gobierno) Pero las sucesivas crisis del Mercosur y las desilusiones de la población sobre las decisiones tomadas por los presidentes vecinos, han colaborado a generar la idea de que es necesario acercarse a Estados Unidos Incluso, la experiencia de la izquierda en Chile y la envidiada evolución económica del país trasandino, son un componente más para argumentar a favor de una política internacional comercial a varias puntas", afirma el politólogo Santiago López La crisis con Argentina fue, por ello, un verdadero "bálsamo" para la alicaída oposición uruguaya, que encontró un tema con el que enfrentar al gobierno de Vázquez "Estos cambios en el estado de opinión sobre el gobierno también pueden tener consecuencias sobre la oposición, que parece haber encontrado en torno al conflicto con Argentina --casi se podría decir que por primera vez en lo que va del período-- un tema en el que su línea crítica sintoniza con algunos sectores del electorado", señala Zuasnabar La encuesta reveló que, en los últimos meses, creció la aprobación al desempeño del Partido Nacional o Blanco (33%) y, en menor medida, la del Partido Colorado (22%) El dirigente político más favorecido resultó ser el excandidato presidencial blanco Jorge Larrañaga, cuya popularidad subió al 44 por ciento, curiosamente la misma del presidente socialista, algo impensado hace un año y dos meses cuando Tabaré ?como lo llaman los uruguayos-- asumía la presidencia entre vítores de sus simpatizantes y elogios de todos los socios del Mercousr Santiago López resume: "La oposición, hasta hoy, simplemente está sentada en el parlamento En la medida que esa estrategia les sugiera réditos (aunque sea imaginarios) seguirían con ello durante algún tiempo El gran problema de la oposición en Uruguay es que no tiene nuevas ideas que se transmitan con fuerza al electorado La oposición sí cuenta con organizaciones partidarias fuertes, con militantes y con una representación parlamentaria respetable, pero carece de un rumbo definido A esto se agrega que la oposición no es una llave para la aprobación de leyes porque el presidente cuenta con mayorías propias "El resultado es que la democracia uruguaya funciona con un gobierno fuerte y una oposición que no es capaz de movilizar a la sociedad La pregunta es entonces: ¿podrá la oposición aprovechar situaciones de desencanto con el presidente?", cuestiona López Hoy, la realidad que imaginaba el 69 por ciento del electorado es diferente Los uruguayos empiezan a mostrarse más reticentes a la gestión presidencial, y desde Buenos Aires funcionarios de nivel medio hablan por lo bajo de una "ruptura" en los vínculos personales de ambos presidentes Uruguay es hoy más que nunca una piedra en el zapato del pacto subregional

Comentarios