Los "pingüinos": Vivir sin sentido

lunes, 19 de junio de 2006
Santiago, 19 de junio (apro) - Después de dos meses de protestas, en las que movilizaron a millones de personas y ocuparon miles de colegios, "los pingüinos" decidieron deponer las tomas, protestas callejeras y paros Lo hicieron al aceptar su integración a un Consejo Asesor creado por la presidenta Michelle Bachelet, que deberá proponer, en un plazo de tres meses, transformaciones a la educación en Chile Éste "repliegue", como los voceros estudiantiles lo han definido, es parcial Esto porque en muchos liceos no se están registrando las clases habituales, debido a que los estudiantes realizan "jornadas de reflexión" acerca de la realidad de la educación y del país, además de "tomas culturales" y esporádicas manifestaciones callejeras Este Consejo, que empezó a sesionar el martes 13, está conformado por 74 personas, 12 de ellas estudiantes También hay representantes de los profesores y de la Central de Trabajadores (CUT), dueños de colegios, rectores de universidades, parlamentarios, economistas y estudiosos de la educación Los "pingüinos", aliados con universitarios, profesores y otros sectores sociales, intentan dar vida a una nueva ley de educación que reemplace a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (Loce), que fue dictada por Augusto Pinochet el último día de su mandato, el 10 de marzo de 1990 Para alcanzar sus objetivos, los estudiantes sumarán a sus propuestas la protesta social La Loce es una figura jurídica que da cuerpo a un sistema educativo "concebido como un negocio y donde las personas son tratadas como mercancías", dice el biólogo y filósofo chileno Humberto Maturana, en entrevista con Apro Señala que "la rebelión de los `pingüinos` tiene que ver con un dolor espiritual por la falta de sentido que la educación formal otorga a los jóvenes" Y agrega: "El vivir sin sentido, sin el amparo de una comunidad, es una cosa muy dolorosa Y eso es lo que le está pasando a los estudiantes chilenos Es por eso que protestan La crisis de la educación es de sentido" Maturana es uno de los pensadores más relevantes de Chile Premio Nacional de Ciencias en 1994, ha desarrollado un esfuerzo de comprensión de las bases biológicas de la conducta humana que lo han hecho trascender como filósofo Doctorado en biología en Harvard, fue fundador del Instituto de Ciencias de la Universidad de Chile (1965) De Máquinas y seres vivos (1972) y El árbol del conocimiento (1984), ambas escritas junto a Francisco Varela ?ya fallecido--, son sus obras fundamentales En la actualidad sus estudios se centran en la biología del conocimiento y en la "biología del amor", labor que desarrolla en el Instituto de Formación Matríztica de Santiago --Estudiantes adolescentes impulsan cambios a la educación, que apuntan a construir una sociedad radicalmente distinta a la que se han formado ellos ¿Cuál es su opinión al respecto? --Todos nosotros, cuando éramos niños, en algún momento hacíamos visiones respecto de nuestro futuro Recuerdo que cuando yo era chico iba a ser aviador, legionario, aventurero? Sin embargo, en la actualidad lo que se hace es empujar a los jóvenes a un espacio mercantil, carente de sentidos Esos sentidos antes lo proporcionaba la familia y los colegios con cierta identidad Pero eso no está en la cultura actual, salvo en los colegios públicos más tradicionales, como el Instituto Nacional, que es justamente donde han comenzado las movilizaciones Maturana estima que una de las grandes diferencias de la educación actual, es que cuando él era estudiante, a pesar de las diferencias de pensamiento, "todos querían lograr lo mismo a través de la educación: devolverle al país lo que de él habían recibido" Añade: "Este movimiento estudiantil responde a la necesidad espiritual de ser parte de un proyecto común, nacional, en el que perciban que su actividad es significativa para la comunidad de la que forman parte" Estima, así mismo, que este proyecto había desapareciendo y lo que "los estudiantes hacen ahora es reconstruirlo" --Pero el gobierno y los medios de información han tratado el tema básicamente desde una perspectiva económica o economicista --La presidenta (Michelle) Bachelet está un poco atrapada por su entorno que trata el problema de la educación como un tema económico, de inversión Ella no ha podido abrir un espacio donde sea posible abordar lo fundamental, que es el sentido de la educación, el proyecto de país Y lo que ahora tenemos que hacer es regresar a lo fundamental, justamente el sentido de la educación y el proyecto de país Tenemos que construir un proyecto donde todos se sientan partícipes de la creación de un país donde sea deseable, digno y creativo vivir Los estudiantes, con sus protestas, han puesto en evidencia la enorme inequidad que existe en la educación chilena, lo que pasa en todas las esferas sociales del país Explica: "En 1968 comenzó la reforma universitaria Yo trabajaba en la Escuela de Medicina Y ahí, como en todo el país, se abrieron espacios de conversación Y yo me pongo a conversar con el portero y le digo: `¿Qué le parece que yo gane más que usted?` Y el me dice: `Bueno, pero usted ha estudiado Yo no estudié Usted se dedica a lo que está haciendo y yo a lo mío` Ceo que está bien Agrega: "Ahí aparece el tema de la inequidad ¿Hasta cuándo puede ganar uno más que otro? No se trata de que todos seamos iguales, porque no es así De lo que se trata es que todos seamos copartícipes de un proyecto común, por ejemplo, en el caso de la educación Si se trata de educación, la equidad es que no haya diferencias sustanciales en lo que cada uno recibe Herencia dictatorial Maturana señala: "Una de las orientaciones principales de la dictadura militar fue reducir al mínimo el espacio reflexivo del país, de modo de destruir los movimientos políticos, que tenían como propuesta fundamental un sueño de nación, un ideal de país" Infiere que la privatización de la educación "no sólo tuvo un objetivo mercantil, sino que fundamentalmente pretendió romper la unidad que la educación generaba en el país" Este sueño compartido se habría perdido con la dictadura y "no se ha vuelto a recuperar", estima Respecto de la supuesta importancia de salvaguardar, ante cualquier posible cambio, la "libertad de enseñanza", como plantean actores privados de la educación, Maturana dice que éste concepto se utiliza con el fin de definir prácticas "que apuntan a disolver todo rastro de proyecto nacional" Y fundamenta: "Se plantea que tenemos que respetar el espacio que cada colegio debe tener para construir su proyecto educativo Pero al defender eso, lo que en el fondo se sostiene, es que tiene que haber tanta diversidad en la educación como para que no haya espacio para una unidad política fundamental, para un proyecto de país Porque si cada cual se educa de manera distinta, ¿en qué espacio simbólico se pueden encontrar los estudiantes y los demás miembros de la sociedad? Ahí está el meollo de la cuestión: Lo que se está haciendo en el fondo es enfatizar el espacio de lo mercantil, y éste es un discurso de contradicción entre lo individual y lo social, que fomenta la fragmentación" Sostiene que éste pensamiento pedagógico y económico es muy distinto al de quienes consiguieron instaurar en Chile la educación laica obligatoria ?en última parte del siglo XIX- Ésta, señala, "se creó para dar un trasfondo de unidad de pensamiento y reflexión en el lenguaje, en todos los estratos sociales, que tenía como fin dar forma y vida a un país" Según Maturana, las manifestaciones estudiantiles estarían contribuyendo a revertir una de las peores herencias del gobierno militar: "La negación de la reflexión" Dice que, durante la dictadura, "se reprimieron las conversaciones políticas No podíamos criticar al Estado Entonces, se conversaba de nada Ni siquiera se podía hablar de la ciencia Cuando los estudiantes se manifiestan, es como si nos abrieran a todos la posibilidad de conversar Añade: "La gran ceguera" del gobierno y de las élites chilenas es "pensar que lo que los jóvenes buscan es una solución económica ¡No! Ellos buscan un sentido para sus vidas"

Comentarios