Crisis nuclear y tambores de guerra

lunes, 17 de julio de 2006
México, D F, 17 de julio (apro)- El Consejo de Seguridad dividido difícilmente jugará un papel clave en las crisis nucleares de Corea del Norte y de Irán Las negociaciones diplomáticas ?de países asiáticos o europeos, Rusia y Estados Unidos? están interrumpidas, mientras el panorama en Irán se complica con la ofensiva militar desatada por Israel en Gaza contra Hamás, el gobierno y los palestinos; así como en Líbano contra Hezbollah, los libaneses y Beirut La crisis nuclear de Irán ?que tendrá un nuevo componente político? vuelve a ocupar un lugar preponderante después de que los ministros del exterior Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña Francia y Alemania ?en vísperas de la cumbre del G-8 en San Petersburgo? decidieron llevar la cuestión nuclear iraní al Consejo de Seguridad (de la cual forman parte los cinco primeros) ante la falta de respuesta de Teherán sobre un paquete de incentivos a cambio del congelamiento del enriquecimiento de uranio propuesto el pasado 6 de junio Se complica el panorama Arde Medio Oriente por el uso desmedido de la fuerza militar, los bombardeos de Israel en Gaza y Líbano, donde el ejército israelí ha aislado a la población palestina y a los libaneses por aire, mar y tierra Israel no se detendrá y la perspectiva se complica si se considera que Washington ha apoyado el "derecho de defensa" de los israelitas y sólo recomienda que la ofensiva israelí evite daños colaterales contra la población civil La Casa Blanca acusa a Irán y a Siria de respaldar a Hezbollah; Damasco y Teherán han sido acusados también por sus relaciones con Hamás Comienza a correr en Washington la idea de que el Consejo de Seguridad llame a cuentas a Teherán también por su apoyo a Hezbollah y de que Siria debe ser objeto de una renovada presión internacional, incluyendo sanciones económicas El presidente de Francia, Jacques Chirac, que considera desproporcionadas las reacciones de fuerza de Israel y demanda el envío de una misión de la ONU, ha advertido que "Hamás y Hezbollah no pueden haber tomado esas iniciativas solos; (y que) hay en alguna parte un apoyo de tal o cual país?" ¿Se refiere a Irán y a Siria? De cualquier forma, si en torno a la crisis nuclear de Irán por su programa de combustible nuclear para uso pacífico había división de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, las actuales tensiones no harán sino calentar las reacciones políticas y profundizar divergencias Por todo ello, la posibilidad de negociación con el gobierno de Ahmadinejad debe haber saltado en pedazos mientras suenan en la región tambores de guerra La ofensiva militar de Israel suscita en Teherán reacciones que no pueden ser más de que endurecimiento y de rechazo a cualquier negociación con países que apoyan a ese país ?como evidentemente será leída la reacción de Bush A ello hay que agregar las acusaciones contra Irán en la actual crisis que desató acciones de guerra por parte de Israel Irán ya había advertido que en caso de que su programa nuclear fuera puesto a discusión en el Consejo de Seguridad, podría abandonar en Tratado de No Proliferación Nuclear que lo compromete a no desarrollar armas nucleares ¿Podría ahora Teherán seguir el mismo camino de Corea del Norte en 2003 cuando se salió del TNP en una acción sin precedente? Es bien conocida la explícita enemistad entre Israel y el régimen del presidente Mahmoud Ahmadinejad, quien no sólo ha negado públicamente el holocausto, sino que ha propuesto que el pueblo israelita salga de la región y se ha referido al poderío militar israelí y a su armamento nuclear como un peligro para Medio Oriente Irán apoyó al gobierno de Hamás mientras Occidente lo ahogaba económicamente Los bombardeos de Gaza y de Líbano despertarán una fuerte reacción por parte del gobierno iraní, que conoce el frágil equilibrio en que se encuentra la región desde la invasión de Irak y desde que Estados Unidos, en 2002, señalara a Irán como uno de los dos países "eje del mal" Completa la catástrofe a la que se dirige la región, la impotencia del gobierno de unidad nacional iraquí, de Al Maliki, para frenar la violencia sectaria propiciada fundamentalmente por los chiitas que llevan al país hacia una guerra civil En ese marco se ubica la posibilidad de negociar o no el programa nuclear iraní Cualquier negociación se encontraba ya en una encrucijada cuando Washington planteaba que el primer paso era el congelamiento del programa nuclear de Irán para abrir cualquier negociación sobre el paquete de incentivos Rusia y China habían venido impulsando la idea de negociar y de que Irán aceptara los ofrecimientos que le hacía Occidente; por lo que no apoyarían sanciones en el Consejo de Seguridad, aunque tampoco están de acuerdo en que Teherán pudiera adquirir armas nucleares Sin embargo, nunca se han inclinado por la imposición de sanciones: Geopolítica y petróleo obligan a tomar partido por Irán Apenas hace un mes, en la reunión de los seis países integrantes del Grupo de Shangai (Rusia, China, Kazakhstan, Uzbekistán, Tajikistán, y Kyrgystan) ?acompañados por Irán, Pakistán e India?, Irán buscó el apoyo para resistir las presiones crecientes de Estados Unidos y Europa que buscan limitar el desarrollo de su programa nuclear La petición del presidente Mahmoud Ahmadinejad en Shangai estaba dirigida a Rusia y China, y aunque Putin y Hu Jintao no se pronunciaron explícitamente, se resisten a que puedan acordarse sanciones contra Irán La recomendación, entonces, fue que Teherán aceptara el paquete de incentivos El Ministerio del Interior de China consideró que Irán ?presionado para dar una respuesta? aún requería de un poco de tiempo, y reiteró que la diplomacia, no la fuerza de amenazas o sanciones, era la forma de lidiar con el tema En aquella ocasión hubo una reacción del secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, quien sugirió que Ahmadinejad no debería haber sido invitado a asistir a la cumbre del Grupo de Shangai, que tiene como objetivos la lucha contra el terrorismo Lo que Rumsfeld dejó ver es que hay inquietud en Washington frente al Grupo de Shangai que gira en torno a la influencia de China y Rusia, y del que Estados Unidos está excluido En la actual situación, el acuerdo de los países del Consejo de Seguridad y de Alemania de llevar el tema del programa nuclear de Irán al Consejo complica el panorama en vez de abrir espacios a la negociación Una acción bélica de Israel contra Irán y sus instalaciones nucleares ?como la ocurrida contra Irak en la década de los ochenta-- y que fue advertida como posible por el vicepresidente Dick Cheney hace unos meses, cuando dijo que Israel podría adelantarse, sería catastrófica Desafortunadamente cuando se apunta hacia Irán, en medio de los actuales bombardeos contra Gaza y Líbano, los halcones israelíes pueden entender que el mensaje les da luz verde Con anterioridad a la actual crisis, Estados Unidos había dicho que estaba, incluso, dispuesto a negociar con Irán ?por primera ocasión desde la Revolución Islámica de 1979? si detenía sus actividades de enriquecimiento de uranio Irán tiene sólo un programa de enriquecimiento de uranio, Corea del Norte ha producido suficiente plutonio para tener armas nucleares y, sin embargo, Teherán tiene mucha más atención de la comunidad internacional Su localización lo convierte en una prioridad estratégica Tiene la capacidad de ayudar mucho o hacer mucho daño en los países vecinos, sobre todo Irak Es el segundo productor de petróleo en el mundo Hoy la posibilidad de un bombardeo preventivo por parte de Israel sería una fuente de inestabilidad para la ya volátil región, ha advertido el diario británico The Economist Corea del Norte, segundo plano La discusión en el Consejo de Seguridad de una resolución en torno a la crisis desatada por el lanzamiento de seis misiles de prueba ?uno de largo alcance? se pospuso para dar espacio a la acción diplomática de China, pero, sobre todo, porque no hay acuerdo en torno a la aplicación de sanciones a Corea del Norte, que, por cierto, no violó ningún tratado internacional con el lanzamiento de misiles de prueba El Consejo de Seguridad y los países asiáticos afectados por la crisis nuclear norcoreana se encuentran divididos frente a un proyecto de resolución impulsado por Japón ?apoyado por Washington-- que contemplaría sanciones y advertiría sobre el posible uso de la fuerza militar al régimen de Kim Jong Il El 5 de julio Pyongyang lanzó seis misiles, entre ellos el Taepodong 2, con un alcance de entre 3,500 y 6,000 kilómetros, teóricamente capaz de llegar a territorio estadunidense, a la altura de Alaska o Hawai; y se quedó corto, fracasó Beijing y Seúl se oponen a sanciones y temen la desestabilización del régimen norcoreano Buscan evitar una crisis política Tokio, por su parte, tras el lanzamiento de los misiles de prueba, afirmó se reservaba el derecho, a pesar de su Constitución pacífica, de atacar a Corea del Norte: "Nos es imposible no hacer nada si somos atacados por un país que dice tener armas nucleares y que podría disparar misiles contra Japón" La posición de China, que insiste en llevar adelante negociaciones diplomáticas, hizo que se pospusiera la discusión en el Consejo de Seguridad Seúl, por su parte, endureció su posición y anunció, el viernes, que congelaba su ayuda Corea del Norte, así como la suspensión del diálogo militar con Pyongyang, iniciado como parte de un proceso de acercamiento en 2000 En enero de 2002, Estados Unidos acusó a Irak, Corea del Norte e Irán de formar parte del "ejes del mal" Poco más de un año después invadió a Irak con el argumento de que ese país contaba con armas de destrucción masiva, las cuales nunca aparecieron Teherán y Pyongyang siguieron caminos distintos, pero en ambos casos la cuestión nuclear ocupó un lugar preponderante desde 2003, convirtiéndose no sólo en un problema para Washington, sino en un elemento de inestabilidad regional en Medio Oriente y en Asia Corea del Norte decidió abandonar en 2003 el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) del que era signatario ?ningún otro país lo ha hecho hasta ahora? y no permitir las inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica; posteriormente avanzó hasta construir armas nucleares, lo que anunció en febrero de 2005 Estados Unidos y Japón han insistido a Corea del Norte que retomar las negociaciones con Corea del Sur, China, Rusia, Estados Unidos y Japón para discutir su programa nuclear La actividad diplomática por parte de Estados Unidos y de China se intensificó en la semana Según lo advierte el embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas, John Bolton, en el caso de Corea del Norte no hay preocupación por la estabilidad en el noreste de Asia: "A King Jong Il se le considera más descabellado, pero el líder iraní Ahmadinejad puede ser más maligno y tiene más capacidad para hacer daño", señala The Economist No habrá con Pyongyang un acuerdo rápido y fácil; pero es posible, incluso urgente, retomar la vía de la negociación

Comentarios