Chile: Voto en disputa

lunes, 3 de julio de 2006
Valparaíso, 3 de julio (apro) - La elección del representante de Latinoamérica y el Caribe para ocupar uno de los asientos rotativos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, está levantando polvareda en Chile Mientras los partidos de la oficialista Concertación por la Democracia realizan fuertes presiones sobre el gobierno, con las que buscan imponer la candidatura de su preferencia --o al menos descartar la que les parece más nociva--, en la oposición de derecha se ha tomado como propio una de los propósitos de la administración estadunidense de George W Bush: frenar la candidatura del gobierno venezolano de Hugo Chávez La presidenta del Partido Demócrata Cristiano (PDC), senadora Soledad Alvear, dijo, el pasado 19 de junio, que Chile "tiene que votar por un país que pueda dialogar con todos los países de la región y que no se entrometa en definiciones internas de otras naciones" Esto lo planteó en alusión a la fuerte disputa que mantuvo el presidente Hugo Chávez con Alan García, en la reciente campaña electoral peruana, que terminó con éste último como presidente electo de ese país El canciller Alí Rodríguez respondió así a las expresiones de la dirigente democratacristiana: "Tengo entendido que esas voces, que con ardor se están emitiendo en Chile, fueron las mismas que apoyaron el golpe de Estado en Venezuela y que abogaban por el reconocimiento de la brevísima dictadura del señor Pedro Carmona" De esa manera, Rodríguez hacía referencia al comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile del 12 de abril de 2002 --cuando Alvear era canciller--, y que sutilmente avalaba el golpe Ésta nota decía: "El gobierno de Chile lamenta que la conducción del gobierno venezolano haya llevado a la alteración de la institucionalidad democrática con un alto costo de vidas humanas y de heridos, violentando la Carta Democrática Interamericana a través de esta crisis de gobernabilidad" El Partido Socialista de Chile se ha manifestado proclive a la candidatura venezolana El senador de este partido, Ricardo Núñez, fundamenta ésta posición "en los lazos de amistad que unen a ambos pueblos", debido a que si se vota por Guatemala ?el otro candidato del subcontinente-- "parecerá una decisión digitada desde Estados Unidos" Los otros dos partidos que componen la coalición política que gobierna Chile desde 1990 --El Radical (PR) y el Partido por la Democracia (PPD), ambos de centroizquierda-- no se han definido, aunque sus presidentes se han mostrado más proclives a la candidatura venezolana El senador del PPD y jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Roberto Muñoz, señaló a Apro que, a pesar de las divergencias que se están produciendo dentro de la Concertación, la unidad de ésta "no está en cuestión" Añadió que la definición de la política exterior de Chile es asunto de competencia de la presidenta Bachelet --como establece la Constitución-- y que la Concertación se "cuadrará" con la postura que defina el gobierno "Hay dos tesis por la que tendremos que pronunciarnos --dijo--: apoyar a Venezuela o buscar un tercer país" Entre las alternativas que se barajan para una candidatura de consenso, señaló a Uruguay y Costa Rica No mencionó como opción el apoyo a Guatemala La posibilidad de una candidatura uruguaya ha perdido consistencia luego de declaraciones de funcionarios y políticos de ese país --entre ellos el vicepresidente Rodolfo Nin--, quienes han sugerido que van a respaldar a Caracas La idea de una candidatura de consenso, expresada por Muñoz, coincide con la sostenida por la cancillería chilena Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores, Alejandro Foxley, dijo el pasado 28 de junio, que el gobierno de Chile no está "en una actitud proactiva" para encontrar la candidatura de consenso deseada Foxley ha dicho que su gobierno esperará hasta último momento para tomar su decisión El dilema de Bachelet La disparidad de criterios que se observa en la Concertación no ocurre en la derechista Alianza por Chile Éste sector está haciendo fuertes presiones para evitar que Chile apoye a Chávez El pasado miércoles, Renovación Nacional y la Unión Demócrata Independiente, partidos pertenecientes a esa coalición, sometieron a votación en el Senado una inusual moción: pedir a Bachelet no apoyar a Venezuela Ésta proposición perdió por un voto (15 a 14), dejando en claro que éste asunto es algo prioritario en el debate político chileno Es probable --como se especuló en esferas de poder y en algunos medios escritos--, que ésta moción haya contado con el beneplácito del canciller Foxley (PDC), hombre considerado muy cercano a Washington De haberse aprobado la propuesta, se hubiera transformado en una valla difícil de saltar para los partidarios de la candidatura venezolana Analistas coinciden en la importancia que está adquiriendo éste tema en Chile La razón: puede marcar el futuro de las relaciones exteriores en el continente Explican: a partir de la decisión que tome Chile, se podrá vislumbrar si este país se mantendrá apegado a la tríada del ABC (Argentina, Brasil y Chile), como ha pretendido la recién asumida presidenta, o si privilegiará la amistad con Washington, con el que tiene numerosas imbricaciones políticas y comerciales Además de los países del Mercosur, la candidatura venezolana es respaldada por Bolivia y por la casi totalidad de los países del Caribe Guatemala tiene el apoyo de Perú, Colombia, México y la mayoría de las naciones centroamericanas La elección de los candidatos latinoamericanos como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad servirá, así mismo, para probar la eficacia de la política vecinal de Chávez, que --con base en acuerdos energéticos y la cooperación económica--, ha conseguido estrechar relaciones con numerosos países de la región El propio Chile, que hace dos años se enfrentó fuertemente con Venezuela por el apoyo de ésta última a las aspiraciones marítimas bolivianas, tiene hoy importantes proyectos energéticos, donde Caracas juega un papel fundamental El canciller venezolano Alí Rodríguez ha dicho en reiteradas ocasiones que espera el voto chileno Y ha recordado el apoyo que dio su país al chileno José Miguel Insulza en su exitosa postulación a la secretaría general de la OEA Presiones Estados Unidos ha hecho explícito su objetivo de impedir que Venezuela alcance un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU Le preocupa que el gobierno de Chávez logre un resonante éxito internacional, que probaría el avance de la revolución bolivariana Además, esto ocurriría en momentos en que Venezuela e Irán han estrechado fuertemente sus lazos de amistad, justo cuando éste último país está en la mira del presidente Bush, debido a la decisión iraní de avanzar en su programa nuclear Esta prioridad de Bush se está traduciendo en enormes presiones sobre los países que aún no han expresado su decisión respecto de quien será el representante regional en el Consejo de Seguridad El diario Los Ángeles Times informó, el pasado 13 de junio, citando fuentes diplomáticas latinoamericanas no identificadas, que la Casa Blanca habría advertido a Chile que no continuaría con la capacitación de pilotos chilenos para manejar los recién adquiridos aviones F 16 si éste país apoya a Venezuela El portavoz del Departamento de Estado, Adam Ereli, negó esta información: "Entiendo que ese reporte es falso", señaló Pero Estados Unidos no sólo estaría presionando a Chile para que lo respalde en lo relativo al Consejo de Seguridad, sino también para que no ratifique el Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional (CPI) O que si lo firma, lo haga con una cláusula que de inmunidad para los ciudadanos estadunidenses En entrevista con el diario El Mercurio, el embajador estadunidense en Santiago, Craig Kelly, expresó que si Chile llegara a firmar éste acuerdo, le significará sanciones militares Raúl Sohr, analista chileno en temas de defensa, estima que éstas sanciones no afectarían el equipamiento ni la capacitación necesarias para utilizar los F 16, por haberse adquiridos antes de la eventual ratificación del Estatuto de Roma Pero si podrían implicar el no traspaso de misiles Arpón, con los que la Armada chilena piensa equipar las fragatas tipo 23, recién adquiridas a Gran Bretaña A pesar de esto, la cancillería confirmó ayer que Chile ratificará el Estatuto de Roma sin las excepciones exigidas por Washington Esto, sin embargo, debe ser ratificado en el Parlamento, donde deberá sortear las objeciones de la oposición de derecha, la que se niega a que la ley internacional se sobreponga a la legalidad chilena

Comentarios